El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

El Día de los jóvenes

Compartí este artículo con tus amigos

“Cuando era joven, cuando usaba el pelo largo y remeras de bandas de rock no me sentía a gusto en la Casa del Partido. Me sentía como un sapo de otro pozo”. Palabras más, palabras menos este fue el planteo que recibimos en plena campaña por parte de alguien que hoy considero un amigo. Se acercó con la propuesta de hacer un evento con música, con bandas, con onda. Un evento disruptivo. “Porque la música, el arte, la creatividad no es propiedad de ningún partido político” afirmaba convencido. ¡Y vaya si coincidimos!


Así nació el VAPAÌ, festival que realizamos en pleno Parque Capurro. Con ese Festival hicimos mucho más que un evento. El Festival fue, también, una invitación a la diversidad. A la apertura. Aunque no hayamos logrado movilizar a las masas para muchos fue un pequeño gran acto de rebeldía.


Que vuelva El Dia es motivo de celebración. Que vuelva El Dia de la mano de un grupo de jóvenes es motivo de celebración doble. Que vuelva El Dia nos emociona. “Emoción” es, según la RAE: “interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo”. Ojalá El Dia logre emocionar a muchos más allá de quienes hoy participamos en el partido.


Confío en los jóvenes. Confío en el poder transformador y el empuje de quienes han vivido menos. Confío en el potencial de la juventud para generar los cambios en las estructuras que precisamos. En nuestra sociedad. En nuestros partidos. Confío su potencial para sacudirnos de
la modorra.


Los jóvenes nos impulsan. Nos desafían. Nos cuestionan. Hoy, con este lanzamiento, los jóvenes hacen mucho más que eso. Nos enorgullecen y nos dan esperanza.


Gracias a todos los jóvenes que son parte de El Día. En esta actividad, la política, en la que con tanta insistencia se mira al pasado, a nuestros próceres y a los que nos hicieron grande como partido y como país; celebro que El Día llegue de la mano de los jóvenes.


Los jóvenes son el futuro. Son nuestro futuro. Confío que en las páginas de este Semanario habrá mucho de eso: futuro, ideas, esperanza. Confío en las páginas de este Semanario habrá porvenir. Confío desde El Día sean ustedes, los jóvenes, los que nos sacudan la modorra.


Salú.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

4 comentarios

  • Veterano Esperanzado
    Veterano Esperanzado

    Ese tremendo empuje fermental de la salida de la dictadura: CBI, políticos, gobernantes, trabajadores de la sociedad y la cultura, pintaba para ser la vanguardia de un fuerte movimiento republicano y liberal, capaz de disputar el intento de hegemonía cultural de la izquierda no republicana. Los problemas internos (disputa por candidaturas y “brazo arrancado”), la “aplanadora pragmática” que acorraló las discusiones y disidencias, por priorizar los actos de gobierno (son incompatibles?), fueron nefastas, crearon una enorme frustración en muchos de esos jóvenes, y los alejaron. He esperado una profunda autocrítica de la plana mayor, que nunca llegó.
    De nada vale quejarse. Parecen tiempos propicios (aunque más “cuesta arriba”) para reeditar esfuerzos.
    Al respecto, sería bueno un rescate histórico, y una discusión actualizada, de los jóvenes del Quebracho, como hizo Jorge Batlle en su momento.

    Responder
  • Federico Mayora
    Federico Mayora

    En mi opinión, el partido Colorado adoleció de una falta de mirada hacia la juventud, salvo aquel corto intento de la CBI ( Flores Silva y Victor Vaillant) acompañada por Jaque y las magistrales contratapas de Flores Mora.
    Si bien Opinar y el Correo de los Viernes hacían lo suyo, los jóvenes de aquel entonces fueron viendo, con el paso de los años, como el PC dejaba de lado la visión socialista propia del Batllismo.
    La política es la “Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados” entre otras definiciones; pero no debemos olvidar que conlleva poder y el poder, o la necesidad de perpetuarse en el, corrompe. Los jóvenes batllistas deben pensar y trabajar por una sociedad mas justa y equitativa, con la total convicción de que un político que accede a cargos públicos, es un funcionario que debe trabajar por el bienestar de los ciudadanos y no de algunos grupos de poder. Utópico quizás, pero debe ser el rumbo que se debe mantener.
    Los mejores deseos en esta nueva etapa. “Audentes fortuna iuvat”

    Responder
    • Diego Santi
      Diego Santi

      Totalmente de acuerdo con el artículo de Carmen y con los comentarios de Federico.

      Responder
    • Alejandro Ramos
      Alejandro Ramos

      Comparto absolutamente con Federico, gran y llena de realidad la columna de Carmen

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.