El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Desempleo, entre la realidad y las cifras

Compartí este artículo con tus amigos

           Debemos enmarcar el crecimiento del desempleo en Uruguay producto de las consecuencias de la pandemia provocada por el virus SARS-COV-2. En ese plano el desempleo salto de un 8,5% en enero de 2020 a 10,5% en febrero de 2020, según datos extraídos del INE (Instituto Nacional De Estadística) el pico más alto de desempleo se dio en octubre de 2020 llegando a alcanzar 11,2%.

           Ahora bien, debemos pensar en el trabajo como “un factor abstracto de la producción”. Según el premio nobel de economía Paul Samuelson, las personas buscan empleo no solo para satisfacer sus necesidades básicas sino también sus deseos. “Economía 18va edición” Paul Samuelson (pág. 238). En este contexto iniciado en 2020 donde el desempleo subió a cifras elevadas a nivel nacional, buena parte de la población no alcanzó a obtener un trabajo que lograra cubrir esas necesidades y deseos, generando una brecha más alta de desigualdad y capacidad de acceso a los diferentes servicios. A propósito, el Gobierno nacional tomó diversas medidas, pasando por el plano social a través de incrementos en los periodos de subsidio por desempleo otorgados desde el Banco de Previsión Social, así como creación de empleos sociales con un cupo de 15.000 empleos a nivel nacional, sin perjuicio de no detener la actividad económica en su totalidad.

           Existe una relación entre la cantidad de trabajo y la cantidad de producción, ahora bien, debemos analizar cómo influye eso en la cantidad de empleos que se perdieron producto de la pandemia. En Uruguay la actividad económica mermó, pero a los efectos reales nunca se detuvo (a diferencia de otros países), recibió rezagos producto de una economía internacional desgastada y con escaso movimiento, pero aun así la capacidad financiera del país le ha permitido hasta ahora sostener parte del mercado. Debemos tomar el factor de desempleo no solo por la afectación de las medidas, sino por el aumento en la demanda de mano de obra calificada que dejó muchas personas por fuera del mercado laboral, incluso antes de la pandemia, y que hoy forman parte de ese enorme grupo de 225 mil personas que se inscribieron al programa “Jornales solidarios” por un salario de $12.500 nominales. A propósito de las cuestiones salariales, la degradación del sistema educativo a lo largo de los años en un país como Uruguay que tiene escasa producción industrial sería un factor importante para deducir porque en un llamado de 15 mil puestos de trabajo y menos de USD 300 al mes se inscribieron 225 mil personas.

            En síntesis, la demanda de mano de obra calificada dejó muchas personas por fuera del mercado laboral, producto de problemas estructurales en el sistema educativo y la baja producción actual, lo cual hace que exista mayor demanda de trabajo y menor oferta, esto deriva en que existan personas dispuestas a trabajar por menor salario y puestos laborales inestables generando una contradicción con lo mencionado por premio nobel de economía P. Samuelson al respecto de que las personas con el trabajo buscan satisfacer sus necesidades y deseos, ya que lo segundo no sería posible con un salario sumergido y destinado a la mera supervivencia.

Ahora bien, pensemos en medidas concretas que se han tomado como el Programa Jornales Solidarios que se sustenta sobre el Fondo Coronavirus creado por la ley nro. 19.874 promulgada el 08/04/2020. El Fondo COVID-19 actualmente se compone de utilidades generadas en diversos organismos del Estado, distintos mecanismos de crédito internacional, recaudación impositiva a los trabajadores públicos con determinado nivel de ingresos líquidos y donaciones tanto nacionales como internacionales.

Es necesario aclarar que si bien el cometido de la ley que crea el fondo COVID-19 no es específicamente la creación de empleo, el Articulo nro. 1 numeral 1 de la ley, deja apertura para que se tomen medidas de protección a las personas, derivadas de los daños colaterales de la pandemia, claramente, en esos daños colaterales puede encajar perfectamente el empleo. Tanto es así que el programa Jornales Solidarios obtiene sus recursos del fondo COVID-19.

Por otra parte, la ley nro. 19.952 crea directamente el programa “Oportunidad Laboral” dándole un marco jurídico más específico. En síntesis, se financia con la ley nro. 19.874 y se ejecuta y reglamenta con la ley nro. 19.952.

La desocupación en Uruguay alcanza aproximadamente 196.000 personas (9,7% de la población según el INE), el impacto de los 15.000 empleos sería una reducción de 0,77% menos en la tasa de desempleo actual (suponiendo que no existan variaciones en la tasa actual). Por otra parte, existe una incongruencia muy grande entre la cantidad de inscriptos al programa de jornales solidarios y la cantidad de desempleados según INE. Esto deja un desafío muy grande que tiene que ver con conocer la cifra real de desempleo, un estudio más detallado, evaluar bajo que parámetros hoy en día se considera una persona empleada y ajustarlos a una medida más precisa dadas las circunstancias. Todo esto deja abierto otro foco de discusión, si se publica un desempleo de aproximadamente 196.000 y se anotan 225.000 personas para trabajar por un sueldo de menos de 300 dólares al mes ¿Que tan sinceros han sido los gobiernos anteriores al respecto del desempleo real? ¿El Gobierno actual piensa corregir esa incongruencia o piensa darle continuidad a una cifra que a todas luces no es real?


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

3 comentarios

  • Verónica Villalba
    Verónica Villalba

    Muy buen análisis

    Responder
  • Pablo Falero
    Pablo Falero

    Es verdad todo lo que dice. Hay que ver que va a hacer este gobierno.

    Responder
  • Juan Carlos Espinosa Rios
    Juan Carlos Espinosa Rios

    Un muy buen análisis de la realidad laboral de nuestro país.

    Mi punto de vista es que la industria a bajado la producción para poder achicar el presupuesto y la plantilla laboral.

    En el área que yo me desempeñó a sido una constante y al bajar la producción pueden enviar personal so seguro de paro total o parcial y eso influye también en las distribuidoras.
    Es una cadena.

    Solo hagredo esto aunque todos los sectores viven distintas realidades.

    Felicidades Ezequiel.

    Abrazo!!!

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: