El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

¿Coalición en Salto?

Compartí este artículo con tus amigos

Si… bueno, en realidad no lo sabemos. Aunque de haberse consolidado una coalición en las pasadas elecciones departamentales, el resultado podría haber sido distinto. ¿Por qué no se hizo? Distintas discrepancias entre actores políticos y demás. Episodios que hoy no vienen al caso.

Es que antes de hablar de futuras expresiones electorales conjuntas tales como una coalición de gobierno, el Partido Colorado en Salto debe solucionar su grave situación orgánica en el departamento. En primer lugar, quién termina validando y ratificando si habrá coalición o no en el Departamento de Salto debe ser la Convención Departamental. Las coaliciones la pueden forjar actores y líderes políticos, pero no las validan porque no expresan la voluntad orgánica del Partido Colorado. Por más que hoy se diga que la Coalición existe en Salto porque políticos se pusieron de acuerdo, es incorrecto. Es sencillo, los partidos políticos serios y organizados se expresan por sus vías institucionales y orgánicas, no por voluntades aisladas. Los acuerdos formales los hace el Partido, no los actores políticos. Así que hoy en día podemos decir que dicha coalición no existe, sin perjuicio de que en un futuro si exista.

A su vez el Partido Colorado en Salto no tiene formas para manifestar opiniones institucionalmente. No existe una voz clara y contundente para pronunciarse sobre distintos motivos porque sus respectivos órganos, que la Carta Orgánica dispone (Artículo 13), no funcionan. No hay un Comité Ejecutivo Departamental que se ocupe de la organización y vida interna del Partido; de la administración de los bienes; de llevar registro de los afiliados y de las distintas organizaciones que puedan existir en el Departamento, entre tantas otras actividades. Siguiendo un razonamiento parecido al del párrafo anterior: están los representantes electos, pero estos, a mi criterio, no deben realizar declaraciones institucionales por más que hayan sido elegidos por el lema de la colectividad política. Tienen un margen de acción referida a su condición de representante electo (para opinar, proponer, diferir, etc.) que son personales o referidas a su sector político pero no representan institucionalmente al Partido Colorado.

Este problema orgánico también denota inconvenientes en la esfera de la política departamental. No hay una oposición (actualmente gobierno el Frente Amplio en Salto) departamental institucional, hay bancada sectorial y sus respectivos ediles, hay otros cargos de confianza en representación del Partido Colorado pero se actúa de forma aislada y no tienen un respaldo orgánico, como debería ser. No funciona una Agrupación Departamental de Gobierno en donde puedan dialogar y llevar a cabo ciertas acciones como planificar, idear, etc.

Los temas pendientes siguen y la Casa del Partido Colorado en Salto es otro de ellos. El grupo de jóvenes multi-sectorial llamado Jóvenes Colorados de Salto ha tomado la posta para poder proyectar la remodelación y refacción del edificio. Sin perjuicio de que quién quiera sumarse a aportar y ayudar, puede hacerlo, claro. El estado actual de la construcción no es para nada bueno pero es reparable: humedades, techo agujereado, problemas pluviales, etc. Está ubicada en el centro de la ciudad. Hoy es inhabitable y el costo aproximado (según lo estimado) de las reparaciones ronda entre los 20.000 y 30.000 dólares.

Planta alta de la Casa del Partido Colorado en Salto.

¿Qué se busca lograr? Poder tener una Casa institucional del Partido Colorado en Salto, que no sea únicamente de un sector ni de un líder, que sea de todos los Colorados tal como funciona en Martínez Trueba. Allí podrían hacerse muchas actividades políticas y de diversa índole, así como tener una biblioteca, espacio para el afiliado que desea estudiar, reuniones sectoriales o grupales con previa reserva de salas, talleres de todo tipo, etc. Ni que hablar de que claramente allí, después de la pandemia, se pueden desarrollar la Convención Departamental y sesionar tanto el Comité Ejecutivo Departamental (de forma híbrida) como cualquier otro órgano partidario. No solo eso, este pasado Miércoles 23 de Junio vimos con alegría y esperanza la inauguración del Instituto Joaquín Suárez en Montevideo, anhelando poder concretar una idea similar para nuestro departamento y partido, tal como es el Instituto Baltasar Brum que perfectamente podría funcionar en el edificio que se planea arreglar. Uniendo esfuerzos, trabajando para la recaudación y teniendo presente el sueño de este gran espacio del Partido Colorado en Salto para todos los correligionarios, es posible lograrlo.

Como alguna vez dijo Don Pepe Batlle y muchos empuñamos: ‘‘La historia de las asambleas es la historia de la libertad’’. Y definitivamente es así, somos el Partido de las asambleas y no se puede entender la vida partidaria y sus órganos desde una perspectiva cupular.

A modo de ejemplo, la última Convención Departamental en Salto fue hecha en Febrero del 2020 exclusivamente para proclamar los distintos candidatos que en su momento compitieron para la Intendencia de Salto bajo el lema Partido Colorado. Las pocas veces que se ha reunido a la Convención Departamental, ha sido porque es necesaria su actuación de cara a los procesos electorales. Y está bien que actúe en dichas instancias, es lógico que así sea, pero casualmente (y penosamente) la Convención Departamental se reúne cuando aprieta el zapato, cuando se la precisa, algunos viéndola hasta como un obstáculo. ¿Por qué? En este caso porque si no se reúne, no hay candidatos y si no los hay, no hay proceso electoral.

La misma Carta Orgánica les da el derecho a los afiliados de hacer saber estas situaciones si es que ocurren, buscando que se cumpla con los mandatos de la misma (Artículo 9°), es por ello que decido hacerlo. Es que todos los Colorados afiliados tienen derecho a participar de la vida interna del Partido Colorado (Artículo 8°) y así debe ser. No se puede entender al Partido Colorado sin sus órganos. Todas las instituciones de nuestra República, como los partidos políticos, son importantes y siempre se debe cuidarlas y respetarlas. Parte de ese cuidado y respeto es cumplir con sus órdenes normativos para garantizar la existencia de un partido democrático y disciplinado. No estoy inventando nada, repaso el Artículo 2° de la ejemplar y fantástica Carta Orgánica del Partido Colorado, y aferrado a ella voy.  


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • CARLOS ALVAREZ VIVAS
    CARLOS ALVAREZ VIVAS

    TENGO LA DUDA SI LOS CONVENCIONALES SIEMPRE EXISTIERON O FUE ALGUN INVENTO QUE SE HIZO DESPUES DE LA DICTADURA.-
    CREO QUE ANTES,NO ERA NECESARIO SER CONVENCIONAL PARA IR A UNA ASAMBLEA.-Y SE TENIA VOZ PERO NO VOTO.-
    EL CONCEJO DIRECTIVO DECIDIA QUE ERA LO MEJOR.-

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: