El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Zelmar Michelini: batllista

Compartí este artículo con tus amigos

Zelmar Michelini fue una de las figuras más brillantes de la historia parlamentaria del país entre los años 1960 y 1973. Era un orador excepcional, emotivo, intenso, caudaloso y hablaba con una gran naturalidad.

Al decir de Carlos W. Cigluiti: “pensó que podía encontrar las respuestas a loe nuevos problemas, primero, constituyendo una agrupación política dentro del viejo tronco del Partido Colorado Batllismo y, después, formando con ese sector un acuerdo político más amplio, ya fuera del lema tradicional (…) fue un batallador incansable, un periodista vocacional (…) Él, que amaba la paz, tuvo que vivir para la constante guerra de las pasiones políticas. Él, que siempre fue incapaz de proferir una palabra de odio y de venganza, tuvo que soportar la persecución y el ensañamiento. Él, que amaba su patria, tuvo que vivir los años más duros y dolorosos de su existencia fuera de ella, y el, que había predicado en todo tiempo la comprensión, la solidaridad humana y la defensa de los valores humanos fue perseguido y muerto fuera de su tierra, en uno de los instantes más dolorosos y abominables de la historia del República”.

En un artículo de la Revista Siete Días, Zelmar Michelini analiza la situación del país, el 21 de diciembre de 1971. El periodista lo presentó como la figura de mayor peso político que la nueva fuerza política, el Frente Amplio, pueda oponer a los Partidos Tradicionales.

Ante la pregunta de: ¿por qué abandonó el Partido Colorado?

“Porque no puedo admitir que dentro de un partido coexistan programas y hombres antagónicos. La política supone coherencia de ideas y el Partido Colorado no la tiene. Para ser coherente con mis ideas sólo me quedaba este camino. ¿cómo seguir en un partido donde militan hombres que gobiernan de espaldas al país? (…) teníamos esperanzas de triunfar con el Partido Colorado. Pudimos hacerlo cuando el Presidente Oscar Gestido nos llevó al Ministerio de Industria y propusimos la ruptura con el Fondo Monetario Internacional entre otras medidas. No nos dejaron y allí perdimos la esperanza. Ahora conocemos la política de los Colorados: a esa política le negamos nuestros votos”.

Si es así: ¿ por qué tomó su drástica decisión invocando los propios principios de su ex – partido?

“En todo caso los principios del batllismo. Nunca me sentí muy colorado sino muy batllista. El Partido nació con la Defensa de Montevideo durante la Guerra Grande pero Batlle le otorgó su contenido ideológico. Por esa razón, el batllismo tiene ideas y el coloradismo sentimientos. Pero al escindirnos no renunciamos a esas ideas. (…) No sirven los precedentes. Trabajamos con un nuevo Uruguay que exige otras fórmulas de salvación nacional. Encontrarlas es tarea de este Frente que vamos a formar y que será el tercer partido que reclaman los uruguayos. Los esquemas políticos actuales quedaron sepultados bajo el tiempo. El batllismo que hoy predica el Partido Colorado ya no le sirve al país. Y le doy un ejemplo: Batlle supo fustigar por reaccionaria a la Iglesia Católica del Uruguay. ¿ qué ocurre cuarenta años después? Que la Iglesia uruguaya evolucionó más que el propio batllismo y los papeles se invirtieron. Dígame: Si Batlle viviera ¿qué haría con estos señores que hoy invocan su nombre?”

Algunos años después. El primero de marzo de 1972 asume la Presidencia Juan María Bordaberry y Jorge Sapelli la Vicepresidencia, ambos electos por el Partido Colorado. El Presidente contó con el respaldo de su sector político, el pachequismo y de Unidad y Reforma Lista 15. No tenían mayoría parlamentaria y se buscó el apoyo del Partido Nacional. El Partido Colorado había obtenido 13 bancas en el senado y 41 bancas en la Cámara de representantes. el Partido Nacional 12 bancas en el Senado y 40 en diputados y el FA 5 bancas de senadores y 18 en la Cámara de Representantes. Bordaberry realizó una serie de entrevistas con el Presidente del Honorable Directorio del Partido Nacional C/N (r) Omar Murdoch y los principales dirigentes nacionalistas. La mayoría de los blancos que respondía al liderazgo de Wilson Ferreira Aldunate se negaron a colaborar con el gobierno. En cambio si aceptó el sector herrerista minoritario que había llevado adelante loa candidatura del general Aguerrondo. Este acuerdo recibió el nombre de “pacto chico” y permitió al Poder Ejecutivo una frágil mayoría de 50 diputados y 16 senadores. a partir de junio de 1972.

La situación general del país era casi comparable a una guerra civil con una andanada muy fuere de acciones del MLN-T. Desde el 9 de setiembre de 1971 el gobierno anterior había encomendado la lucha antisubversiva a las Fuerzas Armadas y se había creado la Junta de Comandantes en Jefe a partir del 17 de diciembre. A partir de esta fecha el protagonismo militar fue creciendo inexorablemente en una suerte de equilibrio inestable entre lo cívico y lo militar.

Algunos hechos del período muestran lo dramático de la situación:
– El 9 de marzo de 1972 la Asamblea General deja sin efecto los decretos del Poder Ejecutivo que fundamentaban las Medidas Prontas de Seguridad. Ese mismo día el Poder Ejecutivo remite al Legislativo un Proyecto de Ley de Seguridad del Estado.
– El 12 de abril vuelven a fugarse del penal de Punta Carretas 15 integrantes del MLN-T conjuntamente con 10 delincuentes comunes.
– El 14 de abril en la mañana son asesinados por comandos tupamaros los policías Delega y Leites, el C/C Ernesto Motto y el profesor Armando Acosta y Lara. Como respuesta en un allanamiento mueren cuatro tupamaros y son detenidos otros cuatro. Ese mismo día el Poder Ejecutivo pide audiencia al Poder Legislativo para suspender las libertades individuales y decretar el estado de guerra interno.
– El 15 de abril el Poder Legislativo accede a suspender las libertades individuales por treinta días y a decretar el estado de guerra interno con el objetivo de combatir la subversión y al solo efecto del artículo 253 de la Constitución que permite el funcionamiento de la Justicia Militar en lugar de la civil en los delitos de sedición.
– El 24 de abril es secuestrado el diputado y Presidente de la Cámara de Diputados Héctor Gutierrez Ruiz, es liberado al día siguiente.
– El 18 de mayo, día de las Fuerzas Armadas, son asesinados 4 soldados que estaban de guardia en un Jeep frente al domicilio del Comandante del Ejército, general Florencio Gravina.
– El 24 de mayo se ubica dentro de la estancia Spartacus una amplia Tatucera donde se escondían armas y lugar de escondite del MLN-T.
– El 27 de mayo se libera la cárcel del pueblo de la calle Juan Paullier 1192 los secuestrados un año atras Carlos Frick Davies y Ulysses Pereyra Reverbel y se detiene cuatro tupamaros.
– El 12 de junio se inicia un debate entre la CEU (Conferencia Episcopal Uruguaya) y el Presidente Bordaberry sobre el trato inhumano que se dan a los prisioneros detenidos por las Fuerzas Conjuntas.
– El 20 de junio las Fuerzas Conjuntas exhuman el cadáver del peón rural Pascasio Ramón Baez Mena en la estancia Spartacus que había sido asesinado por el MLN al descubrir en forma casual la tatucera.
– El 10 de julio se promulga la ley 14068 sobre Seguridad del Estado que modifica el Código Penal militar, el Código Penal Ordinario y la Ley de Imprenta.
– El 26 de octubre el dirigente de Unidad y Reforma, Lista 15 del Partido Colorado. Dr. Jorge Batlle realiza un discurso por Radio y TV en el que se refiere a “la ola de rumores en los cuales el país ha vivido en las últimas semanas. Rumores sobre inestabilidad institucional…una campaña sobre ilícitos económicos, partidos políticos y dirigentes políticos, que han venido a sustituir o reemplazar en la atención pública a la propia sedición”. Se refirió además a los procedimientos realizados por lo militares en relación a la infidencia. Sostuvo que si los militares lo realizaron por propia iniciativa el hecho revela “falta de disciplina en un lugar donde la disciplina es fundamental” y que “si lo realizaron por consejo de Amodio Pérez, da la pauta que alguna gente puede decir verdad cuando dice que el contacto permanente con algunos ideólogos de la sedición y alguna gente, les ha hecho creer un poco las razones que la sedición aducía para matar oficiales y matar civiles y para secuestrar gente (…) si fue por orden superior, entonces tiene que hablar claro”.
– El 27 de octubre, a las 14:50, el Dr. Jorge Batlle fue detenido por las Fuerzas Armadas en el local del diario Acción que dirigía por el discurso que había efectuado el día anterior. Estuvo preso hasta el 20 de noviembre. La consecuencia inmediata fue el retiro del sector quincista del gobierno y pasar a la oposición. El presidente Bordaberry perdió un apoyo fundamental. En tanto la sociedad uruguaya no percibió que la primera fase el golpe de Estado se había cumplido.
– El 3 de Noviembre de 1972 con el título “La lógica de la historia” Michelini escribe en Marcha su visión sobre el arresto del Dr. Jorge Batlle: “(…) la detención y el procesamiento del ciudadano Jorge Batlle, nada menos y nada más que un ciudadano, el elemento primario en que se basa toda la sociedad. Demás está que digamos que no nos alegra su prisión y que nunca hacemos leña del árbol caído. Bien sabemos y lo sabe la ciudadanía que si estuviésemos en el gobierno- el Frente Amplio por supuesto- el doctor Jorge Batlle jamás hubiera sido detenido por las opiniones en su alocución.(…) Para resolver la crisis que el país padece y para erradicar definitivamente las causas que la generan nosotros hubiéramos adoptado soluciones totalmente distintas y en ningún momento el cercenamiento de libertades y la reforma de normas y procedimientos de justicia que son los que padece hoy el doctor Jorge Batlle. Durante años- fundamentalmente desde 1968 en adelante- y en forma principal en lo que va de este período, hemos estado en total discrepancia con el sector que él representa, responsable notorio dela situación actual de país (…) Antes habíamos discrepado con la conducción económica que llevó al país a una situación de postración y dependencia, origen en última instancia de toda la acción guerrillera. Se entendió por los grupos que apuntalan al gobierno- Jorge Batlle en primera línea- que la represión era la única forma de salvar al país y en aras de esa represión, para hacerla realmente efectiva, se otorgaron plenos poderes, excepcionales en la tradición nacional: medidas de seguridad, suspensión de garantías, estado de guerra, ley de seguridad“.

Epílogo:

Michelini siempre dejaba traslucir si ser batllsita. “Las personas tienen derecho a hacer todo lo que la ley no prohibe; los organismo públicos sólo pueden hacer lo que la ley les permite; si no se cumple con ese principio y si no se respetan los derechos de los demás, si se avasalla el funcionamiento de las instituciones entonces no hay democracia”. “La violencia que aplica el gobierno es propia del régimen que pretende subyugar y que desprecia los fines de la justicia por los que lucha el pueblo; es la violencia del régimen la que engendra violencia. El pueblo responde en forma combativa, movido por la urgencia que anima la mente y el corazón de los que luchan por la justicia, pero la violencia del pueblo aparece al fin de todo un proceso y no al principio, al principio están el infraconsumo, el subdesarrollo, el privilegio, el abuso, la arbitrariedad , la miseria, la desigualdad, está la clase dominante. No empieza la violencia con los tupamaros, que ni se mencionan entre los motivos de las medidas del 13 de junio de 1968.”

Este es el debate actual, cuando empieza la violencia en nuestro país. Los sucesos parecen , por lo menos , avivar fuegos en el cual la guerrilla tuvo su parte importante y la Guerra Fría y la pérdida de valores democráticos hizo el resto. En 1973 Zelmar Michelini, se exilió en Buenos Aires. Trabajó como periodista en el diario “La Opinión”, hizo múltiples denuncias sobre lo que estaba pasando en el país (Tribunal Russell, 1974), intervino en todas las acciones de resistencia organizadas, recibió amenazas y presiones de todo tipo incluso la dictadura le canceló el pasaporte, hasta su secuestro ocurrido el 18 de mayo, y la muerte, producida el 20, día de su cumpleaños.

– Michelini, Z. Artículos periodísticos y Ensayos. Cámara de Senadores. Homenaje 13 de agosto de 1986. Tomo V.
– Frega, A. y otros. Historia del Uruguay en el Siglo XX EBO. 2007.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Ceviro
    Ceviro

    Sin dudas Zelmar fue un protagonista fundamental de su tiempo. Hay aspectos a mi juicio cuestionables, como irse del P. Colorado por no compartir que coexistieran en el mismo programas y hombres antagónicos, para conformar una coalición a la que se podía cuestionar lo mismo. Tampoco comparto la justificación de la aparición de la guerrilla como consecuencia de la injusticias sociales (aspecto que de alguna forma ni el propio Che Guevara justificó en Uruguay ), ni que la misma fuera “violencia que ejerce el pueblo” sino que fue acotada a un grupo de “iluminados” y que por cierto, no reaccionaron a la violencia del Estado sino que más bien promovieron la misma. Al margen de estos importantes aspectos, lo lamentable es que el P. Colorado no diera suficiente cabida a un batllista de ley, como a otros, y que estos sientan que sólo fuera del Partido tiene cabida su forma de aplicar el Batllismo. El ámbito natural de cualquier batllista debería estar siempre dentro del Partido Colorado, nunca fuera, y desde el propio Partido no deberían escatimarse esfuerzos en retener a quienes, aún con las discrepancias lógicas que implica la democracia, deben aportar su sensibilidad batllista para engrandecerlo y, desde la formidable plataforma que representa, aportar a la sociedad. Perder a un luchador de la talla de Zelmar, con las cualidades que describía Cigliutti en el comienzo de este artículo, fue el comienzo de una larga cadena de pérdidas que terminaron reduciendo al Partido al magro 12 % que hoy representa. Aunque resulte una ardua tarea e insuma un largo tiempo, el “renacer” del P. Colorado sólo puede pasar por volver a llenarlo de Batllismo, con hechos y no sólo palabras.

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: