El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Renacimiento de un pasado presente

Compartí este artículo con tus amigos

“Sí, sabemos que este es el momento para refundar un gran partido político. Este es el momento de apoyarnos en quiénes nos inspiraron para predicar con nuestra ideología, pero sin desviarnos, de bajar al llano, de mezclarnos entre la gente. Así renaceremos”

Hoy estamos atravesando, como partido político, un momento histórico.

Hoy tenemos la oportunidad de demostrar lo que somos, de lo contrario sería justo el que desaparezcamos de la vida política del país. ¿Por qué? Será por las amnistías o sanciones, la falta de vergüenza y autocrítica, por no saber luchar o estar bien dirigidos con una doctrina y métodos sabios, por los líderes débiles, los caudillos ausentes o por los dirigentes dudosos?

Más allá de las verdaderas razones, aunque tendríamos que conocerlas para no volver sobre ellas, hay mucho para hacer. ¿Las convenciones sirven o no sirven? Seremos capaces de olvidar esquemas obsoletos y transformarnos en un grupo inmenso detrás de quiénes tienen las verdaderas fórmulas de unión, tolerancia, educación y respeto. Y éstos, ¿dónde están? Estamos llenos de interrogantes, pero cuánto más ayuda necesitamos como organización, ni siquiera la buscamos y menos aceptamos de quiénes tienen y la ofrecen.

Desde la base, desde el piso, es la única manera, dónde la soberbia y el ego las hagamos a un lado, comenzará así la reforma tan necesaria que nos cambiará y transformará en un partido político dónde las confrontaciones sólo sean para ser mejores y no con fracturas internas o pelear por quién la tiene más larga (perdonen, pero realmente indigna todo esto).

En sucesivas notas trataré de llegar a eso, de proponer ideas y posibles métodos para rearmarnos y luchar, a través del ideario batllista y su otro mentor, Domingo Arena, hombre que ha dejado un legado a largo tiempo y que sabremos interpretar. Pero todo será inútil si sólo miramos desde la ventana, por eso mismo les desafío a participar, por ahora, por este medio, para lograr el objetivo.

Hoy, en circunstancias sumamente anormales, una guerra sanitaria contra una pandemia que está casi incontrolable, es cuando más tenemos que lograr los viejos principios de nuestros líderes históricos, que de viejos principios no significan que sean antiguos principios, porque sobre ellos nos movimos y nos moveremos en esta etapa del país.

A los líderes los define el pueblo, los líderes se hacen porque nacen predestinados, nos son inventados ni fabricados de la nada.

Nosotros, como colorados, nos ubicamos siempre desde ese llano, comunicándonos con la gente y este es el momento. Ayudar a crear políticas sociales, estamos en guerra contra el COVID-19, el cuál es tan brutal enemigo que se esconde y se disfraza con ropas comunes y nos engaña, llegando a arriesgar nuestras vidas sin siquiera poder defendernos.

El gobierno de coalición es tal cual, la unión de varias ideologías, comunes en sus raíces pero con convicciones diferentes, estamos aquí, para participar y cogobernar este país, y este es el momento de hacer entender que la política social es una manera de llamar a la justicia social, momento crucial para que la apliquemos y seamos sus embajadores, somos la sangre de Don Pepe Batlle y Domingo Arena.

Por eso, participemos, exijamos lo que nos corresponde, vibremos junto al pobre que necesita de nosotros y él mismo no lo sabe, hagámoslo saber, gritemos por la consigna de lo social, por mejorar y proteger mejor las trincheras de esta guerra infiel, injusta, sorpresiva y miserable, hagamos de nuestras ideas las murallas de contención, no esperemos, debemos reaccionar, no sólo el “quédate en casa”, sino el que nos necesite, ahí estaremos, en primera fila, luchando contra lo desconocido, pero leales a nuestros principios.

Formemos grupos de ayuda, trabajemos desde la calle, hagamos algo, por favor, no sólo opinando detrás de un escritorio, por eso apelo a nuestros jóvenes, a los que luchan por lo justo y debido, por los que, en lugar de reunirse y aglomerarse, extienden la mano y se brindan. Soy el primero en ubicarme en la fila, más allá de ya no ser joven, pero muchas gestiones y acciones nos esperan.

Vamos por ello, pensemos, planeemos, ejecutemos, somos fibra de un Partido Colorado que pide volver sobre sí mismo y actuar, como fuimos los gobernantes durante décadas y dejemos que los otros sigan su camino, el nuestro ya está marcado, por lo hecho y lo que haremos. Estoy seguro.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.