El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Meritoria gestión frente a la pandemia

Compartí este artículo con tus amigos

En diversos lugares del mundo el confinamiento obligatorio por la crisis sanitaria del Covid19, ha sido declarada inconstitucional. Sin embargo, todavía existen voces dentro del Frente Amplio – como la del exministro Fernández Galeano, y ni qué decir, del propio expresidente José Mujica – que declaran raudamente y sin la debida contemplación legal, política, social y económica, la necesidad de tomar medidas estrictas como el lockdown.

La fiebre de muchos medios de comunicación empantanados en una sañuda campaña de rating a causa de la crisis sanitaria interpela al conjunto de la ciudadanía si una medida de tal naturaleza contribuiría o no a mejorar la situación actual. El presidente Luis Lacalle Pou, y la coalición multicolor, sin embargo, hacen bien en no someter a la población uruguaya a esa nefasta restricción de libertades, que causaría con bastante certeza más problemas de toda índole, incluida la ya deteriorada salud mental de los ciudadanos de la que poco o nada se dice.

Resulta casi inverosímil que una izquierda que dice ser defensora de los derechos humanos y las libertades individuales, y que en menor o mayor medida padeció persecución y encierro durante los regímenes dictatoriales, se sumerja ahora en un contrasentido histórico. Pero quiénes quizás por delante elucubran y dan tiros sin freno, son precisamente gobiernos de cuño autoritario en diferentes latitudes del mundo, que parecen no comprender que la salida a la crisis sanitaria no es el encierro voluntario, el confinamiento estricto, o el nombre que se le quiera acuñar.

No solamente es un asunto que incumbe al derecho constitucional y más propiamente a los derechos fundamentales. La situación de aquellos países que han optado por la dureza y es por todos conocida, está muy lejos de amainar. ¿Qué hace pensar entonces a sectores del Frente Amplio que nuestra realidad sea mejor con medidas cuasi – dictatoriales?.

Imagino que ni siquiera en la peor de las pesadillas como una guerra nuclear, se restringiría el derecho de circular y de usar la propiedad. Por lo tanto, debemos ser cautelosos a la hora de hacer un balance favorable o no a la meritoria gestión multicolor frente a la crisis sanitaria.

La administración de Lacalle Pou, en efecto, ha hecho muy bien. El momento que las libertades individuales y los derechos fundamentales sean puestos en jaque, será el instante en el que dejemos a un lado nuestros valores republicanos, democráticos y liberales.

Un editorial del diario El País del 3 de mayo de 2021, concluyó: “… podrá decirse que incluso viejas democracias europeas asentadas, como Italia, Francia o España, tomaron caminos más drásticos y autoritarios para enfrentar la pandemia. Eso es verdad, y la comparación internacional debiera en realidad llenarnos de satisfacción: en momentos de crisis, surgió el ADN más profundo de la concepción de la libertad uruguaya, sostenida sobre todo por los partidos tradicionales, pero en general por toda la coalición republicana, para marcar el rumbo. Y en esa misma comparación, al final de la jornada, nos daremos cuenta de que salimos muy bien parados de la fiera circunstancia que nos tocó vivir. Cuando las nubes pasen, quedará claro que el cielo azul está hecho de libertad responsable, para orgullo de la mejor tradición del Uruguay”.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: