El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Marihuana: ¿Capricho de jóvenes o algo más dañino?

Compartí este artículo con tus amigos

El ser humano le ha sacado provecho de numerosas formas a esta planta, como fuente de fibra textil,  herramienta mística espiritual, uso medicinal, y sin lugar a dudas de la mayor manera utilizada, como un psicotrópico. De ésta ultima manera su uso frecuente no se discute, pero si sus efectos adversos en nuestro organismo. 

Se compone por la molécula THC, la cual contiene psicoactivos, a esto se denomina toda sustancia química que genera efectos significativos en el sistema nervioso central y de esa forma produce cambios en las funciones del mismo, se caracteriza primordialmente por tener la capacidad de inhibir el dolor y modificar el estado anímico. Ésta molécula también está compuesta por psicotrópicos, que también actúan sobre el sistema nervioso central, lo cual como consecuencia repercute en el estado anímico, en la conciencia y en el comportamiento humano.

En Uruguay la marihuana es legal desde el 10 de diciembre del 2013, a través de la ley N.º 19.172 se regula la producción, distribución y venta del cannabis. Se ha tratado de evitar el uso problemático de esta droga y hacerle frente al narcotráfico. 

No es una novedad ver a numerosos jóvenes fumando marihuana en los espacios públicos del país. Es algo totalmente cotidiano, pero surge la gran pregunta de: ¿Realmente esta droga es simplemente recreativa, no cambiando absolutamente en nada la vida de estos jóvenes? O por el contrario, ¿Podría causarles algún perjuicio?

La Sociedad de Psiquiatría del Uruguay y la Sociedad Uruguaya de Psiquiatría de la Infancia y la Adolescencia se ha pronunciado sobre este tema, y ha mencionado que el consumo de marihuana tiene varios efectos adversos, debido al efecto de bienestar que el cannabis les brinda a los consumidores, acaban presentando una gran intoxicación, los consumidores buscan nuevamente ese efecto de bienestar, distorsión de la realidad y euforia. También se producen alteraciones del estado de ánimo, la concentración puede ir disminuyendo cada vez más, la ubicación de tiempo y espacio puede perderse, a su vez, la coordinación motora, y la reducción de la memoria. Cuando el consumo se produce durante un largo período de tiempo puede generar un síndrome  amotivacional con apatía (condición psicológica que se caracteriza por la pérdida de interés de las situaciones sociales y participación de actividades de cualquier tipo). Pueden existir variaciones emocionales, aumento o disminución de peso y cansancio. El desempeño laboral, escolar, entre otras, en general se deteriora. La necesidad de aumentar la dosis para adquirir iguales efectos se ha constatado en consumidores crónicos quienes también pueden padecer síntomas de abstinencia.

Los síntomas mencionados a veces no son fáciles de ver y su parecido con síntomas de ansiedad o depresión facilita a que pase desapercibido. Se caracteriza principalmente por aparición de ansiedad,  insomnio, cansancio, dificultad de concentración, irritabilidad, agresividad, sudoración, mialgias, náuseas  diarreas y temblor. 

Según la Quinta Encuesta Nacional en Hogares sobre Consumo de Drogas de la Junta Nacional de Drogas, el 16% de los consumidores presentan signos de dependencia a la marihuana, lo cual alerta respecto a los daños que puede generar el uso constante y problemático de esta droga. 4 de cada 10 de los que prueban la sustancia mantienen el consumo y no lo dejan o por lo menos, les cuesta dejarla para siempre. La marihuana puede inducir episodios psicóticos agudos como ideas delirantes, alucinaciones, entre otras que no siempre terminan bien. Además, es un factor de riesgo para la esquizofrenia, agilizando  el inicio de la misma en edades más tempranas. También incide sobre la evolución de la esquizofrenia establecida precipitando las descompensaciones. 

La opinión médica sobre este tema es importante e interesante, y con esto apreciamos las palabras del Dr. Eduardo Rodríguez: “No es lo mismo un cerebro normal que con la presencia de sustancias psicoactivas, genera una gran dependencia, el cerebro se acostumbra a funcionar de determinada manera con esa sustancia implementada. La marihuana modifica funcional y estructuralmente a los seres humanos, se cambian las conexiones hablando de neuronas y esto es muy difícil de recuperarlo, lleva un lapso de tiempo muy extenso. También disminuyen las conexiones nerviosas, el objetivo de los consumidores es encontrar lo que les hace bien. Quien fuma mucha marihuana diariamente termina teniendo efectos  letales y no solo a nivel de pulmones. El cigarrillo si fumas mucho te produce cáncer sin lugar a dudas, es común que una persona se fume 15 cigarrillos al día, cuando su nivel de adicción es alto, en cambio con la marihuana generalmente no se llega a 5 cigarros por día, muchas veces menos, son pocas las personas que fuman más de  cinco cigarros de marihuana por día, sin embargo la marihuana es mucho más nociva que el cigarro.”

Celso Arango, uno de los mayores expertos del país sobre psiquiatría infarto juvenil, ha mencionado en varias oportunidades que “es que hay áreas del cerebro que disminuyen de tamaño en los consumidores crónicos de cannabis como, por ejemplo, ocurre con el hipocampo y la corteza, el lóbulo frontal, la parte más anterior de nuestro cerebro que es, precisamente, la que nos hace ser más humanos y nos proporciona la capacidad de reflexionar. Estos cambios aparecen en las áreas del cerebro que tienen una mayor densidad de receptores cannabinoides. Por lo tanto, lo que podría ocurrir es que se produce una estimulación y neuroadaptación al consumo de cannabis que, probablemente, cuando este es muy masivo y muy inicial, impide que el cerebro la realice de forma normal, produciendo cambios estructurales que pueden considerarse neurotóxicos o lesivos”.

La información es fundamental para elegir, somos personas libres en la medida en que tenemos la información suficiente como para la toma de decisiones. Los efectos adversos de la marihuana son bastante discutidos en una sociedad que se resiste a conocerlos, pero no podemos mirar para un costado, debemos comprender lo que consumimos y decidir. 


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: