Compartí este artículo con tus amigos

La hora nos convoca, son momentos en los cuales permanecer inmóviles significa resignar aquello que como sociedad, la historia nos ha encomendado: procurar el porvenir!

La historia de nuestro país es la historia de miles de Mujeres y Hombres que dieron su trabajo, su reputación e incluso su vida por el progreso, los tiempos actuales nos están reclamando una actitud en línea con ello. No podemos permanecer quietos en la comodidad de la queja, ni mucho menos anestesiados por el placebo del “activismo de redes sociales”, es la hora de trabajar sin mirar atrás y -sobre todo-  sin mirar con desprecio a aquel que está trabajando a nuestro lado, vaya su trabajo en línea con el nuestro o no; porque es en la suma del trabajo de todos, que la sociedad se construye, se reforma y se vuelve a construir.

Las redes sociales han democratizado como nunca el acceso a los espacios de participación, el pensamiento que motiva las presentes líneas no llegaría a un ápice de los que probablemente lo lean de no ser por la acción de dichas plataformas; pero no nos engañemos, que la horizontalidad que nos han brindado no perjudique la necesaria capacitación y compromiso con los asuntos que nuestra sociedad requiere.

El presente no tiene el ánimo de agitar nada más que la razón y -si la suerte me acompaña- motivar a aquellos que se sientan con las ganas y energías necesarias, a participar de los acontecimientos desde un lugar de relevancia como lo es la acción.

En lo personal creo, que la principal línea de acción debe estar signada por el desarrollo de trayectorias políticas. Entendiendo la política en su concepción primigenia: “Es la actividad noble que implica: diálogo, consenso, acuerdo, desarrollo, debate de ideas, intereses, etc”.

Hagamos pues POLÍTICA.

Pablo Ramos.


Compartí este artículo con tus amigos
A %d blogueros les gusta esto: