El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La mujer y el deporte: ¿existe un debe?

Compartí este artículo con tus amigos

El rol de la mujer en el deporte ha mutado a lo largo de la historia, y
podríamos decir que han alcanzado conquistar diversas disciplinas que en un
principio eran territorio masculino.

Recordemos que, desde un inicio, en las actividades deportivas primitivas el
acceso de las mujeres era nulo, o en ocasiones restringido. Esta exclusión
inicial se debía al concepto de mujer que se tenía en aquellos tiempos, donde
la delicadeza y debilidad que la caracterizaba eran incompatibles con la fuerza
y brutalidad que requería el deporte. Además del cuidado del hogar que parecía
distar mucho de poder participar de actividades fuera de la casa, y más aún si
eran de estas características.

Sin embargo, gracias a décadas de grandes luchas, la mujer logra insertarse
en el mundo deportivo. Hoy en día se encuentra presente en casi todas las
disciplinas existentes. Es fácilmente apreciable si recurrimos a las
estadísticas de los últimos Juegos Olímpicos disputados en el año 2016, donde
la participación en relación al género está repartida casi en un 50% exacto.
Una cifra que ha costado alcanzar, pues en las primeras ediciones de los Juegos
Olímpicos y durante muchos años la participación femenina era considerablemente
menor.

Sin embargo, aún queda un debe, que es la publicidad y visibilidad encarada
al deporte femenino, así como también continuar ajustando la brecha salarial
presente entre deportistas masculinos y femeninos.

En primer lugar, cuando pensamos en el salario de los deportistas, debemos
analizar cómo es que estos se determinan. Se rigen bajo la regla de la demanda,
es claro que, si se consume masivamente el deporte masculino, este aumente su
valor. Realizando esta analogía, es claro que el deporte femenino tiene una
difusión considerablemente menor, lo que hace que su consumo sea bajo y por
supuesto, su valor también.

La visibilidad del deporte femenino es un debe, aún se requiere más difusión
y conocimiento. No solo se necesita la transmisión de los deportes en los
medios de comunicación, sino que también se apunte al reconocimiento de las
deportistas más destacadas.

En los últimos años, con el impulso de las redes sociales, y la influencia
de las mismas, las marcas han apuntado a localizar referentes, y las
multinacionales deportivas no han sido la excepción. De esta forma se fomenta
el deporte a través de la publicidad. Grandes deportistas a nivel internacional
como Serena Williams, o a nivel local, como Deborah Rodriguez se han
consolidado como referentes de grandes marcas, generado un reconocimiento
personal mayor, y un aumento del consumo del deporte femenino.

Sin embargo, ¿Esto ha sido suficiente? Creemos que aún se necesita
fortalecer y masificar estas directrices. Es decir, el consumo va de la mano de
la difusión, pues el primero, no existe sin el segundo. Sin duda se ha avanzado
mucho, y podemos hablar de un crecimiento de la visibilidad del deporte
femenino en los medios de comunicación. Tomando un ejemplo local, la última
liga uruguaya de basquetbol femenina ha sido transmitida de la misma forma en
que se hace habitualmente la liga masculina. Es por ello que no podemos
denunciar la completa ausencia, pero sí continuar por el camino marcado, de
manera tal de achicar cada vez más la brecha de difusión que existe entre ambos
géneros.

En un mes tan significativo como lo es marzo para las mujeres, es necesario
replantearnos nuestra presencia, donde queremos estar hoy y a donde queremos
llegar mañana. No podemos proyectar sin reflexionar, sin ir a las bases y
construir desde las raíces un camino que nos conduzca a la igualdad y
reconocimiento.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: