El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La guerra del humo

Compartí este artículo con tus amigos

Somos un país chico, todos nos conocemos o a través de terceros nos informamos.

Entonces nos parece que aliviados de la emergencia sanitaria, excusa para tapar cosas, era hora de sacar los palos y trancar las ruedas.

Durante 15 años un silencio traicionero por parte de los satélites del gobierno, llámese gremios, llegó la hora de la gimnasia política.

Pero no todo es equivocado, hay reclamos justos y pueden, están en su derecho, de manifestarlo.

Pero ahora aparecen los agujeros del colador, pero cierta parte de la población parece que cree que todo empezó el 1/3/20 y realmente en esa fecha, el inquilino de Suarez y Reyes se retiraba por voluntad popular.

¿Que se encontró?

Malas gestiones administrativas, derroche, abandono de vitales donaciones, casos de corrupción, contratos precarios, ninguna prevención del covid19, es que estaba lejos.

La coalición multicolor no es perfecta, pero reclamar cosas con un tiempo de año y medio, me parece una payasada de la oposición.

Entonces surgen las interpelaciones, al ministro del Interior y ya que tienen tiempo lo llamamos al ministro de Defensa, esto, por un tema de hace un año y después de haber visto lo útil que fue el procedimiento que ellos critican.

Dejamos atrás el ANTEL Arena, ANCAP, INAU, los viáticos de los funcionarios que no pueden viajar solos, las cárceles que dejaron, los evasores, mientras Pereira aspira la presidencia de un partido de coalición (llámese Frente Amplio) que quiere refundar.

Pero no olvidemos el total abandono de compras millonarias en dólares, compradas a sabiendas de su difícil funcionamiento normal.

Y las máquinas de AFE abandonadas en el interior del país.

Hay una gran cantidad de ciudadanos que compraron máscaras anti humo, la ventaja es que estamos acostumbrados a los barbijos.

La epidemia, en Uruguay se logró calmar, ahora enfrentamos otra clase de pandemia y lamentablemente sólo la callamos cada cinco años, con nuestro voto. Que así sea.

Humo por acá, humo por allá.

Tapar, esconder, olvidar, distraer, sinónimos de la estrategia lanzada por la oposición, ideas, proyectos, planes solidarios planteados por sus capaces dirigentes.

Yo no conocí ninguno ¿y usted? 

El pueblo sufre los enfrentamientos, los viejos políticos moderan, los nuevos se equivocan, los capaces escuchan a un pueblo, no actúan al grito de la misma frase que utilizó por años.

La síntesis de un pueblo pobre y vulnerable es manifestarse pero no seguir a los inútiles políticos disfrazados de sindicalistas.

Como dijo Winston Churchill, “si la izquierda administra el desierto del Sáhara, a los pocos meses hay escasez de arena”.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: