El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La brecha digital: cuando el acceso a la información deja de ser un derecho y se convierte en un privilegio

Compartí este artículo con tus amigos

Como todos sabemos, el derecho a la libertad de expresión y de opinión se encuentra consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, cuya característica fundamental es la universalidad: todo ser humano, sin distinción alguna, es titular de estos derechos. Dentro de este derecho en particular, se encuentra implícito el de acceso a la información. Sin embargo, aunque dentro de lo teórico informarse es un derecho universal de manera indiscutible, en la práctica no se lleva a cabo como tal. 

A partir de la pandemia en la que estamos viviendo, es más notorio que nunca el hecho de que la tecnología es una herramienta indispensable, no solo para mantenernos comunicados sino también para suplantar elementos y actividades que previamente hacíamos de manera presencial: el trabajo en la oficina se convirtió en “teletrabajo”, los niños asisten a la escuela “en línea”, y las visitas al médico ahora son, en su mayoría, a través de videollamadas. Pero, ¿todos tenemos la posibilidad de “teletrabajar”, asistir a clases “en línea” y tener consultas médicas a través de videollamadas?

Para tener esta posibilidad, son necesarias tres cosas: un dispositivo electrónico, conexión a internet y saber utilizar ese dispositivo. Sin lugar a dudas, no todo el mundo posee estos tres elementos. Hablando en números claros, el 46,4% de la población mundial, aproximadamente 3.600 millones de personas, no pueden acceder a internet, según un informe de 2019 realizado por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones. A esta distribución desigual en el acceso y uso de las tecnologías de la información, se la conoce como “brecha digital”. 

Teniendo en cuenta lo fundamental que se ha vuelto el acceso a internet y a las tecnologías, ¿no deberíamos todos tener el derecho a acceder? Así lo piensan varias organizaciones defensoras de los derechos humanos, quienes hacen activismo para que el acceso a internet sea considerado como tal. En cuanto a esto, existen dos posturas al respecto: que el acceso a internet debería ser un derecho humano, y que se encuentra implícito en otros derechos humanos por lo que no debería considerarse como tal. 

Personalmente, considero que estas posturas no se contradicen. Si bien es cierto que el derecho al acceso a internet se encuentra implícito en los derechos humanos, ya que una gran parte de la información pública se encuentra en internet, esto no es un impedimento para que el derecho al acceso a internet como tal vaya ganando autonomía. Aún así, como explicó Frank Le Rue, relator en el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de la ONU, es competencia de los estados elaborar políticas eficaces para obtener el acceso universal a Internet. De no ser así, Internet será un instrumento tecnológico al que solo podrá acceder una élite, por lo que la brecha digital se agrandará.

Como sociedad debemos tomar consciencia de esta situación y comprender que, en un mundo cada día más digital, una gran parte de la información, sobre todo pública, se encuentra en internet. Por este motivo es que el acceso a él no puede ni debe ser privilegio de una élite, sino que es fundamental que sea un derecho universal avalado por los Estados de todo el mundo.

“La democracia solo es posible con el acceso fácil a la información y a las nuevas comunicaciones. Y la tecnología es una forma de facilitar las comunicaciones”.

—Tom Clancy


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

2 comentarios

  • Rosana Espino
    Rosana Espino

    Abrumadora realidad muy bien expresada.

    Responder
  • Ana María Llugdar
    Ana María Llugdar

    Excelente artículo!

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: