El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Independencia, neutralidad y contexto: desafíos de la prensa

Compartí este artículo con tus amigos

El 9 de diciembre, en la Ronda de Noticias de Justicia Infinita, hablando del regreso de El Día, se planteó una discusión interesante sobre la independencia del periodista. En ese marco, quisiera agregar un granito de arena a la discusión.

Independencia, a efectos periodísticos, creo que implica no estar obligados a producir ciertas informaciones o contenidos para beneficiar o perjudicar a alguien. No hay periodismo “no independiente”: si no se es independiente se es un propagandista. Esto no significa que el contenido de la información sea neutral, pero al menos no es dirigido por otros.

Todos los participantes en El Día somos independientes: no hacemos In Content o Propaganda para nadie de nuestro Partido, opinamos sin restricciones. Eso no significa que no tengamos nuestras ideas propias al informar que coinciden con el Batllismo, porque tenemos profundas ideas republicanas, liberales y profundamente comprometidos con las causas sociales, y eso no va a desaparecer de nuestros artículos, como nunca faltaron esos valores en la anterior época de El Día.

Como personas que somos, cuando redactamos y opinamos, tenemos nuestra carga cultural que afecta la neutralidad de cómo informamos u opinamos. Esto pasa en todos los medios de comunicación, porque las noticias las escriben y comentan personas. Siempre que haya personas relatando o informando habrá cosas que hacen imposible que se sea objetivo en el tratamiento de los temas.

Es por eso que creo que es mejor hablar de la neutralidad del relato. Y si el apartamiento de la neutralidad no se constata ni corrige por los periodistas, podemos terminar amplificando horrores en los medios. (1)

La confusión entre neutralidad y objetividad es un motivo por el que se ataca en las redes sociales a la prensa. Objetividad en forma perfecta no se puede tener, porque como se dijo, al informar no dejamos de ser personas con nuestra carga de socialización. Entonces es necesario que el lector sepa si estamos siendo neutrales o balanceados en la presentación de temas polémicos (2).

Lo mejor para que la información sea lo más neutral posible no es el silencio, sino aportar contexto fundado de la información. Esto permite que haya discusión sobre la información, y así reducir el desequilibrio que provoca informar en algunos casos. Se puede ser sesgado por falta de contexto, al permitir la difusión de mensajes o ideas por el mero hecho de ser “noticia” y la velocidad por ser los primeros siempre. Esto no significa que debamos dar pie a todas las ideas como noticia, o que por no informar algo se censure.

Creo que la mejor forma de evitar reproducir mensajes que atentan contra la democracia o contra ciertos sectores de la población no es silenciar todo contenido adicional, buscando “ecuanimidad”, sino asegurar que la persona a informarse tiene todos o la mayor cantidad de datos del tema para pensarlo por sí y ver más allá de la tendencia del escritor. De lo contrario, las informaciones corren y su difusión causa daños, porque normaliza cosas que en realidad son peligrosas. El mejor ejemplo fue la cobertura de la campaña de Donald J. Trump en Estados Unidos: cada cosa que dijo fue reproducida en los medios, y lo hizo popular. (3)

También están los problemas asociados con la forma de presentar los mensajes. El 4 de noviembre, la ONU Mujeres mencionaba cómo la forma en que se redacta algo puede afectar la neutralidad del mensaje (4). En efecto, se mostraban dos titulares sobre un mismo tema: una mujer violada tras el consumo de alcohol. El punto en cuestión en esa información es que la violación se produce por falta de consentimiento libre de la mujer.

En uno de los “titulares” se muestra un titular diciendo “Una mujer fue violada después que bebió 12 copas en el apartamento de un hombre” y en otro “Un hombre violó en su apartamento a una mujer”. La diferencia obvia entre los dos titulares radica en que en un caso hay un mensaje o una carga que destruye totalmente la neutralidad: el titular se concentra en las acciones de la víctima y no en los hechos en sí (que no había consentimiento válido en estado de ebriedad, y eso no cambia por dónde o cómo estuviera la víctima), mientras que el otro reduce fuertemente esa carga ideológica en la presentación de la idea (es más neutral).

Entonces, en este marco de discutir la neutralidad en la información, y cómo es mejor presentar las noticias, hubo dos declaraciones públicas hace ya un tiempo, con declaraciones resonadas en la prensa. En homenaje al reciente aniversario del NO a la reforma de la Constitución propuesta por la dictadura y al Dr. Enrique Tarigo, los denominaremos Rinoceronte 1 y Rinoceronte 2.

Rinoceronte 1 expuso sus comentarios en un medio que le era afecto a sus ideas, planteando una especie de existencia de divisiones en la izquierda entre los “soristas” (que integran el patriciado como representativos de una clase comprada por los intereses de George Soros y otros grandes capitalistas) y los demás izquierdistas (que integran el pueblo, la plebe), a la cual el autor evidentemente quiere pertenecer porque serían “mejores”.

Rinoceronte 2 decidió difundir estas ideas en 140 caracteres, diciendo que en realidad la izquierda se divide en tres: idealista y sensible a los problemas sociales, la izquierda caviar y la izquierda “sorista”. También, como corresponde, Rinoceronte 2 se dice asociar con los valores más elevados de la izquierda sensible para estar bien con los “mejores”.

En la difusión en los medios (6), las opiniones de Rinoceronte 1 y Rinoceronte 2 fueron reproducidas sin más comentario, sin contexto, como parte de una especie de “evento del día”. Lo que se hizo con ello fue dar cancha abierta en toda la prensa a uno de los tropos antisemitas más conocidos de los nuevos rinocerontes. (7)

A fin de dar contexto, George Soros es un millonario húngaro, ciudadano estadounidense, de religión judía. Es conocido por haber lucrado en el Miércoles Negro, con una caída del valor de la libra esterlina en el mercado internacional de cambios de la Comunidad Económica Europea, donde Soros obtuvo unas ganancias de unos mil millones de dólares. En esta jugada, el Reino Unido perdió muchísimo dinero por no haber manejado debidamente las reservas (y, de acuerdo al propio gobierno británico, podría haber terminado ganando si no fuera por su mala estrategia) (5), mientras que los demás inversores (uno de los cuales era Soros) constataron el problema y “apostaron” contra la libra esterlina.

Las declaraciones sobre Soros son antisemitas, y a fin de dar el justo contexto sobre por qué son antisemitas, hago lugar a la Liga Anti-Difamación estadounidense sobre el punto: “Entre la extrema derecha de todo el mundo, la filantropía de Soros a menudo se transforma en alimento para teorías de conspiración de gran envergadura, incluyendo afirmaciones según las cuales él es el cerebro detrás de tramas mundiales específicas o manipula acontecimientos particulares para alcanzar sus objetivos. Muchas de esas teorías utilizan antiguos mitos antisemitas, en particular la noción de que los judíos ricos y poderosos trabajan entre bastidores, conspirando para controlar países y manipular acontecimientos mundiales.

[…]

Una persona que promueve una teoría de conspiración de Soros puede no tener intención de difundir el antisemitismo. Pero la identidad judía de Soros es tan conocida que en muchos casos es difícil no deducir ese significado. Esto es especialmente cierto cuando las teorías de conspiración relacionadas con Soros incluyen otros tropos antisemitas muy conocidos, tales como el control de los medios de comunicación o los bancos; referencias al socavamiento de sociedades o la desestabilización de países; o lenguaje que se remonta a los libelos de sangre medievales y la caracterización de los judíos como malvados, demoníacos o agentes del anticristo.

Incluso si no se pretende insinuar antisemitismo, el hecho de presentar a un individuo judío como un titiritero que manipula los acontecimientos nacionales con fines malignos tiene el efecto de generalizar los tropos antisemitas y dar apoyo, aunque sea sin intención, a los verdaderos antisemitas y extremistas que difunden estas ideas a sabiendas y con malicia.” (8)

Al reproducir sin contexto las declaraciones de Rinoceronte 1 y Rinoceronte 2, se dio lugar en nuestra prensa a que se difundieran públicamente ideas antisemitas. Estas ideas, que estaban en los confines de los foros antisistema de la Internet, se expandieron al público sin contexto, se “normalizan”, y el efecto es determinable en las redes sociales. Esto podría haber sido reducido en sus efectos si se hubiera aclarado que las ideas difundidas eran antisemitas y por qué. Por no tener informaciones o fuentes para contrastar los efectos perniciosos de difundir algo de este estilo, se contribuyó a ser aliados de las ideas de los rinocerontes.

Es por eso que tenemos que estar preparados para defender lo que hacemos en la prensa sin que afecte la información a la que tienen derecho nuestros lectores, pero a su vez para evitar las trampas de quienes quieren usarnos para hacer crecer las suyas propias. Sí es necesario, porque el periodista no tiene todo el conocimiento, remitirse a los expertos en el tema para evitar estos problemas.

De lo contrario, con el silencio “objetivo” en la prensa no estaremos acallando sino alimentando a nuestros rinocerontes.


——————–

(1) El caso de Donald Trump es paradigmático en la materia, a vía de ejemplo: https://www.washingtonpost.com/lifestyle/media/media-cover-trump-save-democracy/2020/11/08/e23fc35e-21c1-11eb-952e-0c475972cfc0_story.html y https://www.pbs.org/newshour/show/why-the-media-is-still-struggling-with-how-to-cover-trump
(2) Siempre, claro está, que haya una real equivalencia entre las discusiones: no hay “Gente buena en ambos lados” en una discusión sobre el nazismo…
(3) Este tipo de problemas fueron referenciados por George Orwell en “La Libertad de Prensa” (prólogo a Rebelión en la Granja): “Un caso particularmente demostrativo fue el del coronel Mijáilovich, líder de los chetniks yugoslavos. Los rusos tenían su propio protegido en la persona del mariscal Tito y acusaron a Mijáilovich de colaboración con los alemanes. Esta acusación fue inmediatamente repetida por la prensa británica. A los partidarios de Mijáilovich no se les dio oportunidad alguna para responder a estas acusaciones e incluso fueron silenciados hechos que las rebatían, impidiendo su publicación. En julio de 1943 los alemanes ofrecieron una recompensa de 100.000 coronas de oro por la captura de Tito y otra igual por la de Mijáilovich. La prensa inglesa resaltó mucho lo ofrecido por Tito, mientras sólo un periódico (y en letra menuda) citaba la ofrecida por Mijáilovich. Y, entretanto, las acusaciones por colaboracionismo eran incesantes.
(4) https://www.instagram.com/p/CHK3WXRHLXS/?igshid=y2xyxwfxt9t4
(5) “‘The Cost Of Black Wednesday Reconsidered’, un trabajo escrito el 6 de Agosto de 1997 por el oficial del Tesoro Harold Freeman, estimó que el Gobierno [británico] perdió £800 millones en reservas tratando de aumentar la libra esterlina entre agosto y setiembre de 1992, con un “costo de oportunidad [adicional perdido] de £3,3 mil millones’.” https://webarchive.nationalarchives.gov.uk/20130403000951/http://www.hm-treasury.gov.uk/foi_erm4_2005.htm y https://www.standard.co.uk/news/inside-story-of-political-fallout-from-britains-black-wednesday-7166220.html
(6) No puedo decir que vi o escuché el 100% de los medios del Uruguay que trataron el tema, pero he tratado de ratificar el punto a través de los contenidos que aún existen online. No se difunden los links, para no seguir reenviando a las opiniones de Rinoceronte 1 y Rinoceronte 2.
(7) https://www.washingtonpost.com/outlook/2018/10/24/conspiracy-theories-about-soros-arent-just-false-theyre-anti-semitic/
(8) https://www.adl.org/blog/el-antisemitismo-que-se-esconde-tras-las-teorias-de-conspiracion-de-george-soros


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: