El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

¿Hacia dónde vamos? ¡Hacia el Porvenir!

Compartí este artículo con tus amigos

Artículo escrito por Leandro Brochado y Nicolás Silberberg.

Lamentablemente, hace un buen tiempo que en nuestro “microclima colorado”, y en el debate político en general, es moneda corriente escuchar que como partido estamos atravesando un momento de crisis. Y sí, es una obviedad afirmar que el Partido Colorado está pasando por momentos duros hace prácticamente dos décadas.

“…Si el país es más o menos bueno, se lo deberá entonces al Partido Colorado que lo ha gobernado permanentemente, nos podemos dar el lujo de perder una elección.”

Con esa frase, es que Jorge Batlle retruca la falsa afirmación de que estamos muertos políticamente, porque el constructor de la República y el defensor de las libertades, nunca capitula. Sin embargo, escapa de esto la difícil realidad que vivimos. Es innegable que estamos atravesando un momento muy delicado en todo sentido. A simple vista, esto se ve reflejado en la pérdida de caudal electoral. Pero creemos que también tenemos un problema mucho más difícil de ver, y, que, a nuestro entender, es la crisis de identidad.

 Estamos en un momento crucial de nuestra historia, en el que debemos decidir a qué modelo de país apuntamos, y, en consecuencia, cuál es el partido que queremos; ya que como escribió un día Don Pepe en las páginas de este mismo diario hace más de 120 años:

“El fin de los gobiernos es poner a la República en condiciones de ser grande y feliz; y el fin de los partidos es organizarse para crear gobiernos que sean capaces de llenar su cometido.”

            Tenemos la posibilidad (y la obligación) de actualizar nuestros postulados a los tiempos que vendrán. Siempre es más fácil hablar que hacer, es más fácil quejarse que trabajar, y es más fácil perecer que adaptarse.

Pero como Partido eso es lo que tenemos que hacer; hacer lo difícil. Adaptarnos, o morir.

Entonces, lo que debemos definir ahora es de qué manera queremos adaptarnos. En esto se centra parte del debate que tenemos hoy dentro del Partido.

Una característica de nosotros los colorados, es que nunca tuvimos un nacionalismo irracional que nos ate a una lógica de: “Todo lo nuestro es mejor”. De esta manera, como colorados y batllistas que somos, creemos que la manera de otorgarle un mejor futuro a las próximas generaciones es buscar aplicar aquello que funciona en el mundo y adaptarlo a nuestra coyuntura y a las necesidades de nuestro país. Por este motivo, haciéndole honor a nuestra fuerte tradición internacionalista, es que consideramos que Uruguay no puede estar cerrado al mundo, ni social ni económicamente.

Siempre vamos a estar íntimamente conectados con el resto del planeta, y más aun, ahora que vivimos en un mundo cada vez más globalizado.

¿Deberíamos, entonces, apuntar a la apertura comercial y cultural?

Confiamos en que lo mejor para nuestro país y para nuestros hijos, es que tengan oportunidades reales de desarrollo, y que esas oportunidades lleguen a todos. Eso se logra con apertura, eso se logra firmando “TLC hasta con Groenlandia”.

A pesar de esto, defender un modelo aperturista, no nos hace menos batllistas, al contrario. De ninguna manera negamos la concepción de tener un Estado como escudo de los débiles, como quería Don Pepe.

¿Por qué? Porque siempre van a haber desequilibrios en una sociedad, y el Estado tiene que procurar que todos los ciudadanos de nuestro país, puedan acceder a un Mejor Futuro.

“Nada de lo que sucede acá sucede porque sucede acá: sucede porque sucede en el mundo”, decía Jorge Batlle en una charla, y cuánta razón tenía. No debemos cerrarnos, necesitamos buscar soluciones en el mundo. Los países más exitosos, son también de los más abiertos en todo sentido. Soñamos con un país similar a los nórdicos, a Nueva Zelanda, a Australia. Al fin y al cabo, un Estado que sigue siendo el escudo de los más débiles, pero con una gran apertura comercial y sin burocracias excesivas. Tampoco defendemos la Libertad por una cuestión meramente ideológica o filosófica; es también por una cuestión de pragmatismo y de entender qué es lo que mejor funciona. Estos países que tanto admiramos, son los que rankean más alto en los Índices de Desarrollo Humano (PNUD), de Libertad económica (Heritage Foundation), Libertad Política (The Freedom House), y, por si fuera poco, son incluso de los más democráticos (The Economist). Si bien ningún país es un paraíso terrenal, sin lugar a dudas los que más se acercan a serlo, son los que fueron mencionados anteriormente.

Por eso apuntamos a individuos más libres en todos sus aspectos.

Libertad al individuo es libertad al colectivo.

Libertad, es poder acceder a una educación de calidad, que les permita entender el mundo en el que van a transitar sus vidas.

Libertad, es poder decidir cómo quieren vivir sus vidas, sin estar condicionados por prejuicios externos.

Libertad, es tener un trabajo que nos llene y nos permita vivir con dignidad.

La Libertad no es otra cosa que vivir como persona libre.

Queremos un Estado como escudo de los débiles, con una enorme apertura comercial, y con un alto grado de libertad en todas sus expresiones. ¿Algo más?

Si, falta lo más importante. Un Gobierno con visión de porvenir.

¿Quién puede darnos eso?

Creemos firmemente que no hay otro partido que el Partido Colorado para esta tarea. El partido de la gesta de la defensa, de la reforma constante, del cambio en paz y de la República. Somos el porvenir, somos el partido que impulsó la Ley de Forestación, la Ley de Zonas Francas, la reforma educativa de Germán Rama y el desgravamiento del Software; todos proyectos que pusieron el foco en el porvenir, y que el Uruguay goza de sus beneficios incluso décadas después.

Todo lo anterior no se logra de otra manera que, con un partido de hombres y mujeres libres, predicando la ética de la responsabilidad, y el intercambio respetuoso de ideas. Necesitamos el sacrificio constante de nuestra militancia, sumar voces, y cantar la justa. No dejarse llevar por populismos y mentiras electorales. No dejarse llevar por otra cosa que la bandera de nuestro hermoso país.

Yendo desde Rivera, pasando por Don Pepe hasta Jorge Batlle y Julio María Sanguinetti, nos preguntamos entonces….

¿Hacia dónde vamos? ¡Hacia el Porvenir!  Somos colorados, sabremos cumplir.

Bibliografía:

BATLLE, JORGE. -“A 40 años del Golpe de Estado en Uruguay – Jorge Batlle” (en línea) Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=NWAbCnMLDWU

                                   –

BATLLE Y ORDOÑEZ, JOSÉ. El Día, 1892. Extraído de “Batlle y el Batllismo” pág. 163 Imprenta Nacional Colorada, Montevideo, Uruguay. 1928.

FREEDOM HOUSE, Freedom in the World, 2020. (en línea) Disponible en https://freedomhouse.org/countries/freedom-world/scores

 HERITAGE FOUNDATION, Index of Economic Freedom, 2019. (en línea) Disponible en https://www.heritage.org/index/pdf/2020/book/2020_IndexofEconomicFreedom_Highlights.pdf

THE ECONOMIST, Democracy Index, 2019. (en línea) Disponible en https://www.eiu.com/public/topical_report.aspx?campaignid=democracyindex2019

  PNUD, Informe sobre Desarrollo Humano, 2019. (en línea) Disponible en http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2019_overview_-_spanish.pdf


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

3 comentarios

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: