El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

FeNaPES ¿el hundimiento de una cúpula alejada de la realidad?

Compartí este artículo con tus amigos

Tras la denuncia realizada por el Partido Colorado ante la Corte Electoral por el uso de la figura de Batlle y Ordóñez como aliciente para firmar en contra de la Ley de Urgente Consideración por parte de FeNaPES y el PIT-CNT, frente a la cual la Corte se expresó en favor del Partido Colorado, en la tarde de ayer (16 de Junio) se pudieron apreciar varias publicaciones en redes por parte de la primera de las organizaciones denunciadas.

            En estas publicaciones, FeNaPES, en contra de lo expresado por la Corte, vuelve a hacer uso de la figura de Batlle y Ordóñez, y lo que es peor, lo hace en forma de una imagen, una copia burda de la portada de Charlie Hebdo tras los atentados terroristas de París en enero de 2015. Se pueden ver expresiones como “el Uruguay es un poco menos democrático”, así como comentarios cargados de sorna a diputados nacionales, así como a otros compatriotas. Además, aunque no es sorprendente ni mucho menos, la cuenta oficial de dicha federación se ha nutrido de diversas citas totalmente partidarias, lo que, en suma, plantea ciertas cuestiones.

Publicación de la cuenta oficial del Sindicato en Twitter (https://twitter.com/FenapesUruguay/status/1405312176747855877)
Respuesta del Sindicato al diputado Felipe Schipani (https://twitter.com/FenapesUruguay/status/1405349055249764352)

            La primera de ellas es referente a la figura de Batlle y Ordóñez. ¿Apoyaría dicha figura de nuestra historia nacional a una organización que ha rechazado lo establecido por un organismo como la Corte Electoral, en plena democracia? Por lo que podemos saber de las anécdotas, claramente no. Cuenta la memoria popular del Partido Colorado que, cuando los sindicatos fueron a hacer reclamos a su casa, Batlle y Ordóñez les respondió “Cuenten conmigo, pero siempre dentro de la ley”. Cosa que, obviamente, no estarían cumpliendo, y tampoco es que hayan sido grandes defensores de la institucionalidad a lo largo de su historia (y todo esto sin mencionar su pertenencia al PIT-CNT, que sigue sin cumplir con la personería jurídica establecida como requisito para su funcionamiento en el artículo 57 de la Constitución Nacional, y creo, a nivel personal, que habría que estudiarse, por parte de especialistas en la materia, si algunas de las situaciones de los últimos días no vulneran a su vez el artículo 58). Asimismo, ha quedado bastante claro con el paso de los años, que tanto PIT-CNT como FeNaPES difieren radicalmente de lo que es el ideario batllista en su origen (incluso teniendo mis fuertes diferencias con el ideario batllista, no me es para nada difícil señalar esto), empezando con esos coqueteos con el socialismo, frente al cual Batlle y Ordóñez se posicionaba vehementemente en contra.

            En segundo lugar, tenemos la referencia a la portada de Charlie Hebdo. Más allá de lo que pensará la sociedad francesa (y, por ende, sus representantes en nuestro país) de estas referencias insensibles, fueras de lugar y provenientes de individuos de un país que nunca vivió (ni siquiera durante el periodo de actividad del MLN y demás movimientos guerrilleros) una situación similar a la de los sucesos de enero de 2015, sigue patente ese desdén por las instituciones, al menos si éstas no resuelven lo que ellos quieren. Este análisis puede ir mucho más allá (podríamos intentar encontrar la relación que los altos cargos de FeNaPES parecen observar entre una resolución de la Corte Electoral y un atentado terrorista, por ejemplo [lo cual me parece, vuelvo a repetir, totalmente fuera de lugar]).

Portada de Charlie Hebdo (n° 1178) tras el ataque terrorista, claramente similar a la imagen utilizada por FeNaPES

            En tercer y último lugar, pero no por eso menos importante, está la siguiente cuestión: ¿debemos tolerar que una organización sindical, encargada de educar a los futuros ciudadanos de nuestra república, pueda creerse por encima de la institucionalidad, rechazar en los hechos resoluciones emitidas por organismos conformados de acuerdo a lo que sanciona el derecho nacional, sin vulneración alguna de nuestro estatus democrático, y aun así permanecer impune? Si este es el accionar de sus más altos representantes, el cual, por lo que se puede ver en las redes de dicha organización, es apoyado por parte de sus miembros (cabe destacar que obviamente, no todos los miembros de este sindicato han apoyado el accionar reciente del mismo), ¿son estos los valores que se les inculca a nuestras juventudes? A nivel personal, situaciones como esta colman mi mente de dudas al pensar sobre el futuro de nuestra ciudadanía, y me hacen cuestionar sobre el peso que tienen organismos con estas características en la vida y educación de nuestros jóvenes. Más aun cuando, siendo que pertenecen al sector de la educación, parecen no haber profundizado lo suficiente en el ideal de grandes individuos de nuestra historia nacional como para desdibujarlo de tal manera, y no solo en el caso de Batlle y Ordóñez y el Partido Colorado, en los últimos años ha podido verse también con la figura de Wilson Ferreira en el Partido Nacional, por ejemplo.

            En definitiva, los eventos de los últimos días han planteado una situación problemática. Por una parte, un sindicato cuya cúpula ignora flagrantemente una resolución. Por otro, se aprecia una falta de respeto total hacia las victimas de un atentado terrorista, tras los intentos de relacionar simbólicamente dos hechos distintos, sacándolos de contexto (y pudiendo propiciar fricciones de carácter internacional, dadas las condiciones). Tercero, se aprecia que, al menos en el interior de la cúpula sindical, y de un sindicato de la educación, nada menos, existen claros errores de interpretación (¿y de comprensión lectora, quizá?), del ideario de una de las personas mas relevantes para la historia de nuestro país. Todo esto lleva a pensar, ¿Cómo será tomado por la sociedad este accionar, deleznable, en cualquier caso, pero que, además, presenta el agravante de que son los representantes de buena parte de los trabajadores de nuestro sistema educativo, encargado justamente de formar, en gran medida, a los jóvenes?


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Humberto Tartaglia
    Humberto Tartaglia

    Muy bueno Lucas

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: