El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Ética Y Política

Compartí este artículo con tus amigos

Cuánta polémica, cuánta palabra barata, cuánta mediocridad señores.

Lo vemos todos los días, lo escuchamos todos los días, ni feriados respetan, pero llegó y no lo podemos negar, invadió esa pobreza intelectual y la falta de debate y de valores, un desastre.

Representantes nacionales que ni los votantes los conocen, pero uno, más o menos lo puede “sacar” de ese anonimato. Hoy voy a hablar de uno en particular y es del Partido Colorado, porque el mejor oficialismo lo sacamos de la mejor auto oposición. Y lo digo porque hoy en día la ética está en primer lugar de los valores, sobre todo en los políticos y si es de nuestros colores, mucho más.

No es ético y menos justo con nuestra gente, y eso es vergüenza, eso es transparencia, hablarlo, tratarlo, denunciarlo sí, pero en los medios que correspondan, como cuando hay ilegalidad, entonces vamos por los carriles que correspondan a la justicia y así lo haremos.

Y eso no le hace ningún favor a la política, a la que todos la critican, la menoscaban, la toman cómo uno de los defectos de la persona que la práctica, cuando en realidad es una de las prácticas más honorables y hermosas de la vida.

El Partido Colorado se ha distinguido en cada acción tomada por su cuerpo ejecutivo en pleno a proteger la democracia y nuestro estilo republicano con el cuál vivimos, pero deberá comprender que también somos una fuerza política con nuestro pasado y no muy buen presente. Desde donde estamos, todos sus integrantes como colaboradores de este gobierno de coalición deberían ser controlados, seguidos y vigilados como operadores de nuestra ideología y propia vida de nuestra corriente ideológica.

Por supuesto que la gimnasia de la izquierda y los poco democráticos sindicalistas de este país poco piensan en el pueblo mismo, en su propia gente si acaso, sólo alcanza con ver como un paro general les genera el tiempo extra para conseguir firmas para eliminar la LUC, que si es posible o no, bueno dependerá del propio pueblo, pero lejos estamos de contradecirlos, poco decimos de lo absurdo de su junta firmas, de militantes frentistas con un discurso pleno y convincente, donde el presidente del PIT CNT repite canal por canal, la misma cosa que dijo hace unas pocas horas.

Hay que comprender señores que debemos nosotros mismos negar la acción de esta clase de militantes, de toda la vida, pretendan algo justo y beneficioso al pueblo trabajador y si de eso se trata, nuestro Partido tiene una relevancia enorme para sostenerse.

Nos valemos de ellos, nuestros dirigentes, nuestros representantes en el gobierno, que trabajen para un futuro inmediato, que logren sostener la bandera de quienes supieron dar en el pasado, hasta sus propias vidas, en defensa de una causa común, la libertad y el logro de vivir dignamente en un país democrático y republicano.

El batllismo tuvo como principal característica impulsar un gobierno de partido y de centralizar las discusiones administrativas y políticas. Resulta muy difícil en el Uruguay hacer la Historia del siglo XX sin hablar de Batlle y el batllismo. Resulta muy difícil además, hablar de la evolución ideológica y política de nuestro país sin mencionar los últimos treinta años del siglo XIX.

Finalmente es muy difícil ocuparnos de la efervescencia revolucionaria en ideas, pensamiento y acción del primer batllismo sin, entre otros, ubicar a Domingo Arena como primera figura del entorno de José Batlle y Ordóñez. Es difícil encontrar una lealtad tan duradera y fuerte como la ocurrida entre estos dos personajes de nuestra historia. En cada proyecto, en cada debate, en cada fracaso, en cada vuelta a empezar, en el último día de la vida de Don Pepe, Domingo Arena estuvo junto a él.

Resulta muy difícil, también, encontrar una persona que no fue deslumbrada por el triunfo personal, que jamás olvidó su origen y que finalmente trató por todos los medios de buscar consensos con la simpatía necesaria para lograr el debate.

La herencia política del primer batllismo no solo fueron sus grandes realizaciones en muchos campos de acción que dieron forma al Uruguay moderno, también fue la formación política de toda una generación de hombres que creyeron en el proyecto y lo llevaron adelante, hasta que el pragmatismo mató a las utopías y por consecuencia inmediata los sueños que son imprescindibles para lograr hacer realidad nuestras tan grandes al pueblo uruguayo.

Ahora estamos casi en el mismo momento, líderes, militantes, adherentes, cumpliendo un solo mandato, la ética es un gran comienzo de nuestro resurgimiento.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: