El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

El Descubrimiento, Salsipuedes y la Agenda marxista

Compartí este artículo con tus amigos

Hemos dicho que una de las cosas más perturbadoras que vivimos es el creciente rechazo hacía nuestras tradiciones, una endofobia que desprende al ciudadano de aquellas cosas que lo unen a su comunidad. Las tradiciones son el tesoro intangible de las naciones, un puente entre el pasado y el presente que nos da sentido de pertenencia.

Hoy, el descubrimiento de América no se conmemora como antes y hemos visto vandalizar cientos de estatuas de Cristóbal Colón y de la Reina Isabel de Castilla, además de violentos enfrentamientos en torno al día de la Hispanidad.

Entre estas violencias destaca la agresión en Quito por parte de grupos radicales a una periodista del PanAm Post, cuando colocaba un ramo de rosas al pie del monumento a Isabel la Católica. Este hecho, que llegó a tribunales demostró que los agresores pertenecían a grupos feministas radicales, sumados a algunos grupos indigenistas.

Si bien resulta absurdo que feministas ataquen la figura de la mujer más poderosa de sus tiempos, es esperable desde que los ismos radicales se han articulado con el marxismo.

Hoy todos batallan por eliminar el patrimonio cultural de Hispanoamérica, imprescindible para reconocernos como nación, ante el avance frontal del globalismo.

Estos movimientos radicales siguen la agenda del Manifiesto comunista que afirma: «el pasado domina el presente; en la sociedad comunista, el presente domina el pasado». Para ello señalaba que se debía eliminar a la tradición, una herramienta de la burguesía que impedía emanciparse al proletariado.

Con este fin, en los años cincuenta comenzó a representarse al indígena como un trabajador explotado por el capitalismo y la burguesía, hasta que en los años ochenta, se volvió parte del discurso de “resistencia” ideológica.

Se creó el relato de sociedades pacíficas diezmadas por el conquistador, negando la realidad que caminó por un permanente mestizaje natural que dio como resultado al criollo.

Con un empuje alentado desde el revisionismo histórico se ha tratado de licuar el legado colonial, rechazando nuestras tradiciones, despreciando los espacios de religiosidad y su sistema de valores, que hoy son parte inherente de nuestra cultura.

Los operadores culturales han demonizado el maravilloso suceso del Descubrimiento, un imponente encuentro entre culturas que dio como fruto nuestra hispanidad.

La historiografía mundial, de España e Hispanoamérica ha sido distorsionada.

Esta manipulación, que hace pie en el relativismo cultural nos somete a un permanente avance sobre nuestras tradiciones, impulsando un segregacionismo que difumina la conciencia de ser parte de una comunidad más amplia.

Esta distorsión del pasado llegó hace tiempo a Uruguay de la mano de la Academia que “inventó” el genocidio de Salsipuedes, estigmatizando al Gral. Rivera con un relato falaz. 

Esto avala nuestro constante bregar para que las autoridades de la educación pongan un freno importante a ese camino de ideologizar a las nuevas generaciones.

Establecer la violencia entre los ciudadanos y desfigurar nuestra historia, es la receta para establecer el marxismo en occidente y para ello, necesitan avergonzarnos de nuestras raíces.  


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

5 comentarios

  • José Ramón Montejo
    José Ramón Montejo

    Poner las cosas en su debido lugar requiere de un esfuerzo planificado, inteligente, coordinado y enérgico, pero sobre todo requiere de constancia y mucho esfuerzo. Será una guerra de largo aliento.
    El Gobierno está demorado en reconocerla y empezarla.

    Responder
  • Ana Murell
    Ana Murell

    Nos quieren sin historia, sin patria y sin familia. Nos quieren solos y desprotegidos, ignorantes para estar sujetos a un estado totalitario y a una ideología única. Por eso han copado todos los centros de enseñanza y no tienen tienen ningún empacho en mentir o inventar. Maquiavélico…..

    Responder
  • elena margarita sapriza
    elena margarita sapriza

    A ver…no pongamos el tiempo, sino que empecemos ya. El tiempo que vivimos hoy esta liderado por mecanismos tecnologicos aue no estaban antes. Piensen, se dejo de fumar casi en 5 años utilizanso el marketin bien pensado. Aca hablamos de valores fundamentales de la sociedad y el valir de la persona y explicar porque se da la libertad y la iniciativa del individuo, dentro de un marco normativo, el cual permite la connvivencia pacifica, dentro de una sociedad de muchos y distintos. Estas sociedad libre nos ha logrado todos los avances cientificos,tecnologicos y realizacion personal que hoy tenemos.

    Responder
  • Horacio Varoli Diaz
    Horacio Varoli Diaz

    La penetracion ideológica en la educación, que data de mucho antes que del 2005, es tan profunda, que poco y nada pueden hacer las nuevas Autoridades a esta altura. Fueron muchas las generaciones que transcurrieron en ámbitos donde se derrumbaron el nivel y la calidad educativa, y no se atendió la formacion republicana y el respeto por las ideas de todos. Predominó el falso relato de la historia reciente, cuando no a través de los propios programas y textos de estudio escogidos con ese fin. No será fácil para nadie revertir esa situacion.

    Responder
    • Horacio Varoli Diaz
      Horacio Varoli Diaz

      Debo agregar que nuestros partidos politicos tradicionales fueron complices de esa infiltracion ideologica de nuestra educacion. No se combatio el falso relato elaborado por la izquierda, a la salida de la dictadura se reintegro a los pestos estrategicos del sistema educativo a los mismos (exactamente los mismos) que la habian corrompido y politizado, fueron llamados y restablecidos en cargos que en muchos casos se habian adjudicado exclusivamente por su miltancia ideologica y no por su capacidad tecnica; se procuro victimizarlos y hacerlos damnificados por una persecucion ideologica injusta, cuando simplemente habian revolucion usando la buena fe de sus alumnos. Hablar hoy de reivindicar valores tradicionales suena al menos como una contradiccion con el pasado reciente

      Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: