El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

(Foto de Aleksander Kalka/NurPhoto)

Diversidad sexual: Entre los dogmas posmodernos y la reacción

Compartí este artículo con tus amigos

Las primeras dos décadas del S.XXI significaron una serie de importantes avances a nivel cultural y legal para las personas LGBT, principalmente en los países occidentales. Luego de años de lucha por el reconocimiento, no solo de la existencia, sino también de derechos básicos como la salud o garantías legales, recordemos Stonewall o las protestas durante la epidemia de VIH/SIDA, la sociedad, reflejada en su sistema político, alcanzó un momento en el cual se decidió avanzar y comenzó, en el mundo occidental, una serie de normativas que protegen a las personas gays, lesbianas, bisexuales y trans de la discriminación; se comenzaron a promulgar derechos de igualdad jurídica como el matrimonio igualitario, la identidad de género o la adopción de parejas homosexuales. También es posible señalar una serie de acciones afirmativas en pos no sólo de alcanzar la igualdad jurídica sino también la igualdad material, como es el caso de la Ley Integral para Personas Trans promulgada en 2018 en Uruguay.

Estos cambios también se pueden notar a nivel cultural, donde en el arte hay cada vez una mayor presencia de historias con contenido LGBT, y se va volviendo más naturalizada la existencia de personas y modelos familiares distintos a los esquemas tradicionales. 

Estos reconocimientos tan postergados, ahora incorporados en una parte considerable de la población, también se han traducido en una importante condena social hacia la discriminación y la segregación. Sin embargo, junto a estas reacciones tan necesarias, también han comenzado a darse una serie de cuestiones más polémicas, como el escrache público ante ciertos comentarios, los intentos de censura ante determinado material artístico o humorístico, y la imposición forzada de nuevas formas de entender el lenguaje. Estas acciones también vienen acompañadas también de un marcado “purismo moral”, donde se crean imágenes de buenos y malos, de un conjunto de nuevos “dogmas”, y el que no entra en ciertos estándares es señalado y tachado de discriminador y se busca condenarlo al ostracismo. 

Esto no quiere decir que las reclamaciones y reivindicaciones de las personas LGBT hayan terminado y deban detenerse, pero las formas y el señalamiento, el no comprender determinadas realidades sociales y contextos que llevan a sectores de la sociedad a procesar más lentamente los cambios y más difícilmente comprenderlos, en lugar de ayudar a una mayor aceptación, aleja y genera rechazo por parte de los mismos. La “cultura de la cancelación”, que tal vez podríamos definir como la acción generalizada de censurar y segregar a aquel que no cumple determinados estándares sociales y morales, ha generado más enemigos que aliados a la causa. 

La reacción se ve expresada y aprovechada por grupos tradicionalmente conservadores, y abiertamente discriminatorios, que, a través de falsas premisas y eslóganes sensacionalistas, demonizan las conquistas sociales y buscan volver hacia atrás en las mismas. Atraen no solo a gente que comparte con claridad sus ideas, sino también personas desideologizadas que se ven abrumadas ante los ataques e imposiciones de cuestiones que no han logrado comprender del todo. Estos movimientos de reacción son apoyados y promovidos por ciertos sectores sociales e instituciones que buscan aumentar su influencia, como algunas iglesias evangélicas y grupos políticos de extrema derecha. A su vez, poseen el apoyo de intelectuales, que ayudan a darle difusión y legitimidad.

Todos los procesos sociales tienen idas y venidas, avances y retrocesos. A pesar de que los derechos que se han conseguido parecen consolidados, la defensa de los mismos debe continuar, pero comprendiendo y escuchando las distintas realidades, no quedarnos en una burbuja de superioridad moral y deshacernos de los dogmas. La reacción perderá su peso, cuando los reclamos sean comprendidos y aceptados por el grueso de la sociedad.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.