El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Descuidando la frontera

Compartí este artículo con tus amigos

El Estado es una entidad definida por la sociedad a la que se le atribuyen ciertas funciones y competencias. Quienes creemos en la Libertad como valor fundamental a defender, tendemos a ser sumamente cuidadosos con el rol que este tiene en la vida de los ciudadanos. Sostienen los más liberales, que como máximo debemos encomendarle la administración de Justicia, la diplomacia, el mantenimiento de la seguridad interna y, por supuesto, la defensa exterior. Particularmente con este último rol pretendo construir una analogía, que ayude al lector a comprender la importancia de invertir en algo “no fundamental” (al menos bajo esta visión fundamentalista), como lo es la generación y aplicación de conocimiento científico.

« Cuanto más instruida está la gente, menos es engañada por los espejismos del fanatismo y la superstición, que con frecuencia dan lugar a terribles perturbaciones entre las naciones ignorantes. Un pueblo educado e inteligente, además, siempre es más decente y ordenado que uno ignorante y estúpido. »

Adam Smith, La Riqueza de las Naciones (1776)

Si la pandemia de Covid-19 trajo algo positivo a nuestro país, es la histórica colaboración entre la comunidad científica nacional y el gobierno de turno. Los uruguayos no estábamos acostumbrados a que académicos sin actividad política dieran conferencias de prensa, tuviesen una voz institucionalmente avalada y sus recomendaciones movieran la aguja de las decisiones tomadas en Torre Ejecutiva. Todo esto no es casualidad, como sociedad nos vimos amenazados y tuvimos que atrincherarnos en la frontera, pero no en una frontera geográfica, sino en la del conocimiento. Un enemigo invisible, del cual sabíamos muy poco, nos atacó y tuvimos que enviar a los únicos soldados entrenados para pelear en la frontera del conocimiento: los científicos nacionales.

Y los resultados fueron soberbios: el mejor status sanitario en la región, pudimos retrasar la “primer ola” de propagación durante 9 meses [1], salvando cientos de vidas y permitiendo a su vez que nuestra economía funcionara a un nivel superior al estándar regional. Coronando esta hazaña con el merecido reconocimiento al colega Gonzalo Moratorio, por parte de la prestigiosa revista Nature [2]. No hace falta remarcar que nuestros “soldados” cumplieron con creces su “misión”.

Tristemente, cuando cabía esperar al menos una contemplación desde el gobierno, al que se lo puede amparar en la comprensión de las circunstancias difíciles, pero no en la racionalidad de su accionar, nos enteramos que el Ministerio de Educación y Cultura decidió ejecutar un presupuesto sensiblemente menor al usual en la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) [3]. Esto se suma a un tristemente sostenido reclamo, por parte de la academia nacional, por más presupuesto destinado a Investigación y Desarrollo (I+D), el mismo no fue escuchado tampoco por la administración anterior, a pesar del compromiso de campaña asumido en 2014 [4].

Bien es sabido que “lo que se evita, no se valora”, y algo así parece estar sucediendo. Nuestro gobierno tuvo la sagacidad y la humildad de convocar y tener en cuenta la opinión de expertos, algo que no se verificó en varios países (algunos muy grandes e influyentes). Pero se olvidó de su importancia cuando hizo las cuentas, decidió postergar un área esencial para el desarrollo y viabilidad nacional, justo al día siguiente de haber comprobado que así lo era. Esto es una decisión ejecutiva, puede ser revisada y espero que así sea, estoy seguro de que no soy el único.

« (…) Podremos y querremos enaltecernos por la intensidad y brillo de nuestra cultura, en todas las ramas de la actividad humana y por el puesto que ocupemos en el concepto de las otras naciones. »

José Batlle y Ordóñez, El Día (28 de setiembre de 1910)


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • No puedo afirmarlo con certeza pero creo que el recorte no es como afirman. Si hay una baja en los sueldos por considerarse excesivos, dada la situación económica del país

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: