El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Colisión en la coalición

Compartí este artículo con tus amigos

Había que derrotar al Frente Amplio, había que cambiar la política tradicionalmente conservadora, por la política popular que se estaba imponiendo en las últimas tres elecciones generales del país, para renovar la administración del Estado.

Se entendió? Administrar el Estado desde el Poder Ejecutivo junto al parlamento nacional y el poder judicial como vigilante de la justicia en este pequeño país.

Tenemos un sistema presidencialista, preponderante, a mi gusto muy preponderante.

En éstos últimos días, en redes sociales, cobraba vida una pequeña discrepancia en cuánto a la función de una coalición de gobierno.

Nos unimos, votamos y ganamos y el Frente Amplio, que perdió la elección, todavía no le cayó la moneda y menos asumirlo.

Pero esto no es lo que me pueda sorprender, es ver a nuestros adversarios políticos, desde siempre, adherentes al Partido Nacional, no reconocer una verdadera coalición de gobierno.

He recibido varias notas donde manifiestan el poder del presidente, desde que todo sale y termina en la primera figura de empleado público de nuestro país, no lo olviden, lo pusimos y les pagamos, usted, yo y el resto de los uruguayos.

Está la idea que sólo ha sido una coalición electoral y en la práctica tiene más lógica que pensar en un todopoderoso.

Otra, es una asociación en el gobierno con autoridades ministeriales, direcciones y gerencias dónde haya un jerarca de ese partido “asociado”.

En otras ocasiones, en mis columnas, he manifestado que me parecía ver demasiado protagonismo presidencial. No por que sea negativo, por el contrario, deseaba mayor actividad, intencionalidad, de nuestros senadores y diputados.

Y me “escucharon”, pero los de la oposición, con su gimnasia política por las firmas para derogar 135 artículos de la Luc.

Verguenza ajena, verlos pedir la firma y escuchar sus fundamentos.

La firmeza de nuestro presidente se confunde con un poco de soberbia, buenas intenciones con dejos de demagogia, desconfiar de él sería traicionar un código, casi ley, de un ciudadano ganador de esta coalición en una elección legítima y en la cuál participamos.

Pero, así como no es un maracanazo lo hecho por Argentina, no es un gobierno del Partido Nacional, es una coalición de gobierno.

Está claro o lo dibujo?


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: