El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Coalición, desafíos y pilares

Compartí este artículo con tus amigos

Hace unos días los jóvenes del Partido Colorado y del Partido Nacional de Salto, nos invitaron al diputado Martín Lema y a mí a reflexionar sobre los desafíos de la coalición. Más precisamente la propuesta del conversatorio se titulaba “cómo construir acuerdos en un mundo de gritas”. Esta instancia sirvió para mirar la coalición más allá de lo coyuntural y analizar sus orígenes, sus desafíos y sus pilares.

Empecemos por apuntar que los partidos políticos son la esencia de la democracia. Lo fueron siempre. Desde los Tories y los Whigs en el Parlamento Británico, la confrontación pacifica de ideas entre partidos es el combustible que las democracias necesitan para permanecer activas y pujantes. Y el Uruguay moderno, con luces y sombras, siempre fue un ejemplo de esa confrontación pacifica. Pocas veces asociamos la idea de que la estabilidad de nuestra democracia se debe, en parte, a la rica historia institucional de nuestro sistema de partidos (uno de los sistemas más antiguos del mundo). De aquí que llama la atención cuando a veces se habla de “nueva política” cuando en realidad lo que necesita nuestra democracia es seguir fortaleciéndose desde nuestro sistema departidos que ya es de referencia en el mundo.

Desde Carpintería en 1836, la historia uruguaya ha estado fuertemente marcada por la historia de sus partidos. El historiador Carlos Demasi llega a hablar incluso de que los partidos fundacionales uruguayos son parte de la “identidad nacional”, logrando “construir la definitiva institucionalización del orden democrático”.

Todo esto viene a cuento de que una vez superada la difícil crisis sanitaria que hoy vive Uruguay, los años de gobiernos que restan, se seguirán teniendo que basar en la unidad para poder encarar la fase de recuperación post pandemia. Nuestra generación política, es hoy testigo de la necesidad de que una vez más –aunque no igual a las anteriores– los dos partidos históricos, conservando sus pilares fundamentales, deban trabajar en conjunto por un bien mayor.

El primer paso esta coalición lo dió en mayo de 2018 el expresidente Sanguinetti cuándo se reúne con el hoy presidente Luis Lacalle Pou y con el ministro Jorge Larrañaga para comenzar un diálogo basado en “construir al pie de las coincidencias”. Aquella foto que todos recordaremos fue el primer impulso que se necesitaba.

Por otra parte, es importante saber que lo que se encaró en los últimos años fue una coalición de partidos y no un mero acuerdo electoral. Este quizá sea el principal diferencial con otrasinstancias del pasado. Es decir, esta vez se gana una elección presentando un proyecto común, que intentó unir puntosde acuerdos que existían más allá de las necesarias diferencias entre un partido y otro. En aquel paso de concertar más allá de las diferencias, hay un gran sentido de ética de la responsabilidad, un pilar central del Batllismo.

Yendo a los orígenes de esta coalición, se dio otro factor que muchas veces no se lo resalta con claridad. Amparados en la no intromisión en asuntos de otros estados, el Frente Amplio venía volcó nuestro país a una complicidad con el régimen de Nicolás Maduro que le costó caro a nuestro país. Los partidos que estábamos del lado de enfrente a esa postura, empezamos a ver que una alternativa ya no era solo importante, sino que una responsabilidad política. No podíamos quedarnos de brazos cruzados ante quienes, usando el poder otorgado mediante el voto, estaban entregando el gobierno a las corporaciones y a nivel internacional, se alineaban a Bolivia y Cuba, para abrazara Maduro.

Desde una mirada más global no es menor ver que el mundo tiende a miradas antagónicas de la política: bueno versus mano, capitalistas versus socialistas, y nuestro país –históricamente moderado y centrista–ya comenzaba a acercarse a esas visiones radicales. Las grietas se generan cuando se debilitan los espacios de búsqueda de acuerdos, el parlamento, los organismos multilaterales, etc. Por eso debemos cuidar siempre nuestras instituciones. Cuando algunos se suban fácilmente a la critica de la clase política, lo que están haciendo no es ni más ni menos que atacar la esencia del dialogo democrático.

Esta coalición, más allá de sus enormes desafíos, tiene la fortaleza de basarse en defensa de valores que sentíamos que, como país, empezábamos a perder si no actuábamos en conjunto.La defensa de la democracia y la libertad como pilares del progreso son ejemplo un ejemplo. De aquí que nuestro horizonte, más allá de las instancias electorales, debe ser la defensa de estos valoreshacia adentro y fuera de la coalición.

Quizá una buena forma de resumir el horizonte que tenemos por delante es lo que dijera el expresidente Sanguinetti hace un tiempo atrás, no debemos anclarnos al pie de las diferencias, sino que construir al pie de las coincidencias.

Y filosofía de las coincidencias no parte de una mirada romántica de la política, sino que estratégica y moderna. Cuando hablamos de coincidencias y valores es también porque en este mundo de tensiones, una proporción creciente de personascomienza a exigir a los servidores públicos hablar sobre aquellos puntos en los que si concuerdan y no únicamente en aquellos en los que disienten. Y el progreso nace justamente de las coincidencias. La ecuación es fácil de entender: el debate sobre las diferencias se asocia a la pasividad. No concordar es no hacer, no avanzar. Acordar, está asociada al hacer, al progresar. A tratar de estar un poco mejor de lo que es estábamos ayer. En definitiva, sin partidos fuertes no hay democracias solidas. Y sin partidos que trabajen en base a puntos de acuerdos y no únicamente asus diferencias, no hay progreso.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.