El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La “posrepública”

Compartí este artículo con tus amigos

Estados Unidos es mucho más que la primera potencia del mundo, representa el primer experimento de la democracia liberal en el occidente basado en los principios de libertad e igualdad ante la ley, siendo fuente inspiradora de las revoluciones libertadoras en Latinoamérica.

Con el paso del tiempo, las instituciones republicanas, democráticas y del Estado de Derecho se mantendrían y evolucionarían hasta instalarse en la idiosincrasia del mundo occidental. A su vez, la caída del régimen comunista contribuyó a reforzar la sensación de perfección del sistema republicano. Pero esta ilusión fue lentamente perdiendo preponderancia.

La desconfianza emergente entre ciertos sectores de la población para con la clase política y, como consecuencia, con los valores republicanos de la democracia liberal, fue generando una brecha cada vez mayor debido en gran parte a las dificultades de la clase política en resolver los problemas de la ciudadanía, culminando en una progresiva desidentificación de los unos con los otros. Este fenómeno es cada vez más perceptible entre los ciudadanos marginalizados, cuyas necesidades de respuestas por parte de las instituciones son más urgentes.

Todo este proceso de desencanto, desconfianza y divorcio abonó el terreno para el surgimiento de figuras cuyo accionar no se rige por las premisas republicanas, porque directamente no creen en ellas; pero que se amparan en ellas para llegar al poder y desde allí ejecutar su programa, traspasando, en muchos casos, los límites establecidos por la Constitución.

Los ejemplos más claros son los gobiernos populistas de Latinoamérica y el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos. Estos, con sus particularidades específicas, comparten un patrón de funcionamiento que se centra en deificar la figura del líder, a quien deben lealtad y fidelidad, más allá del vínculo que los une con su ideología política o inclusive con su patria, llegando al límite de justificar hasta la destrucción de toda institución legal con tal de asegurar la victoria de su mesías.

Esto es lo ocurrido en Estados Unidos, donde, en una manifestación convocada por el presidente Trump, un grupo de sus seguidores más radicales ocuparon el Capitolio (hecho que no ocurre desde la Guerra de 1812) e impidieron el desarrollo del conteo de los votos que oficializarían la derrota electoral de su líder.

Las repercusiones internacionales de este acto de sedición fueron inmediatas, y dieron lugar a un acalorado debate en las redes sociales con apasionados defensores de Trump de todo el mundo (incluidos algunos de nuestro país), centrando más su posición en la defensa de su figura que en su accionar, justificando su atropello a la constitución y a las instituciones democráticas.

El término Posverdad ​o mentira emotiva se refiere una distorsión deliberada de la realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales.

Si este fenómeno se sigue generalizando corremos el riesgo de que el término se extienda a una “posrepublica”, donde los valores, instituciones y reglas de cada país no se basan en un estado de derecho, sino en lo que determine el líder carismático de turno, y donde la realidad de sus ciudadanos se construye en lo que su líder dicta como cierto.

La historia ya ha demostrado lo que ocurre cuando la República y la democracia se ponen en tela de juicio y se debilitan. Depende de nosotros cortar con este proceso. 


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Carlos Trianon
    Carlos Trianon

    Estoy de acuerdo.
    Si bien creo que el término ‘posverdad’ abarca un concepto más amplio que el de ‘mentira emotiva’, coincido en que es la bisagra que abre la puerta a la posrepública.

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: