El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La política internacional en 2020 y los desafíos para el 2021

Compartí este artículo con tus amigos

El 2020 ha dejado eventos claves en materia internacional que, más allá de la pandemia, es importante repasar para entender con qué mundo nos vamos a encontrar en el año que comienza. 

La pandemia del COVID-19 pasó a tomar un rol protagónico en la agenda pública. Si se analiza la cronología de la evolución de la pandemia realmente sorprende por lo maratónico que fue. El 31 de diciembre se emite el primer reporte sobre el virus en el que China avisa a la OMS sobre un conjunto de casos de neumonía en la ciudad de Wuhan, sin que se conozca la enfermedad causante y descartando un posible brote de SARS. El 5 de enero, la OMS emite un comunicado oficial en la que descarta la transmisión entre humanos, algo que la OMS tendrá que explicar al mundo en algún momento con mayor claridad. Recién el 11 de marzo de 2020, tras existir casos confirmados en 100 países, la OMS finalmente declara al coronavirus como pandemia. Y luego el desenlace que todos conocemos hasta nuestros días.

En medio de ese mundo en pandemia, las elecciones en EEUU siguieron adelante. Recordemos que el proceso eleccionario ya había comenzado medio años antes: entre abril y mayo de 2019, se dan los primeros anuncios de los candidatos que se presentarán a las primarias (internas). Después llegaron los debates de primarias de cada partido, que, en el caso del partido demócrata, llegó a tener más de 20 precandidatos. Fue en julio de este año que supimos quién serían los candidatos que debieron recibir la confirmación de sus respectivas convenciones partidarias. Fue así como se confirmó la candidatura de Joe Biden por el partido demócrata y Donald Trump por el republicano, fue que se concretaron los debates presidenciales que esta vez fueron diferentes por no contar con publico y por haberse suspendido uno de los tres pactados, ya que el Trump contrajo COVID-19. El 3 de noviembre se concretó la elección presidencial, dándole a la formula Joe Biden y Kamala Harris, la victoria. Ambos asumirán el 20 de enero de 2021.

En mitad del proceso eleccionario y en pleno contexto de pandemia, en mayo de este año es asesinado George Floyd, un hombre negro de cuarenta y seis años, que fue arrestado en Minneapolis por supuestamente pasar un billete de $20 falsificado. El video del asesinato de Floyd provocó protestas en todo Estados Unidos y provocó una conversación nacional largamente esperada sobre el racismo estructural. Las manifestaciones se dieron en diferentes partes del mundo, con la frase “I can’t breathe” (no puedo respirar) como consigna del movimiento Black Lives Matter, que son las últimas palabras que se le escucha decir a Floyd en el video que recorrió el mundo.

Por otra parte, en Europa la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) sigue entre los temas principales de agenda. Recordemos que la estrategia de Boris Johnson fue salir de la Unión (algo que ya se había aprobado por referéndum en 2016) y después pactar las condiciones y no al revés como algunos de sus contrincantes proponían. Los negociadores de la Unión Europea (UE) y el Reino Unido (RU) alcanzaron un acuerdo sobre una nueva asociación el 24 de diciembre de 2020. Este acuerdo establece las reglas que se aplicarán entre la UE y el Reino Unido a partir del 1 de enero de 2021. El Parlamento y los estados miembros aún tienen que aprobar el acuerdo. Este proceso comenzará muy pronto. Lo que se sabe del acuerdo por estas horas es que se compone de unas 2.000 páginas y fija los pilares de una asociación económica y social entre la Unión y el que ha sido su miembro durante 47 años. También se ha mencionado que el acuerdo no sólo abarca el comercio de bienes y servicios, sino también una amplia gama de otras áreas de interés para la UE, como la inversión, la competencia, las ayudas estatales, la transparencia fiscal, el transporte aéreo y por carretera, la energía y la sostenibilidad, la pesca, la protección de datos y la coordinación de la seguridad social.

El mundo también vivió hechos importantes en materia de acuerdos comerciales. Quizás pasó desapercibido para muchos, pero este mes Asia irrumpió de manera definitiva en el mundo comercial: se firmó la Asociación Económica Integral Regional (el RCEP, por su sigla en inglés), un bloque comercial formado por China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda y todos los países del sudeste asiático. En su conjunto, son un mercado de 2200 millones de personas (30 por ciento de la población mundial) y un PIB de poco más de 26 billones de dólares (alrededor del 30 por ciento del producto mundial).

En adición al RCEP, entre estos acuerdos también se encuentra el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (CPTPP, por su sigla en inglés), integrado, entre otros, por Japón, Australia, Nueva Zelandia, Chile, Perú y México; el intento por un Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (TTIP) entre Estados Unidos y la Unión Europea; el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA) —que reúne un 70 por ciento del comercio mundial del sector— y otros. Estos tratados nos dicen que los países comprometidos con la liberalización comercial buscan “refugios de consensos” ante el anquilosamiento de las negociaciones multilaterales.

La firma de estos “megatratados” internacionales podría llegar a tener un fuerte impacto en la economía mundial. No solo por las dimensiones de los dos recientes megatratados (el RCEP y el CPTPP), sino también porque el RCEP, por ejemplo, contempla áreas tan diversas como la regulación de emisiones, subsidios agrícolas, propiedad intelectual, comunicaciones y servicios. Y economías emergentes como las de América Latina deberían ver cómo adaptarse a las nuevas regulaciones que este tipo de negociaciones pueden llegar a promover.

Finalmente, en junio de este año se concretó el Acuerdo de Asociación de Economía Digital (DEPA, por sus siglas en inglés) entre Chile, Nueva Zelanda y Singapur, firmado el pasado 11 de junio. Es un acuerdo que marcha sin dudas una nueva época de los acuerdos comerciales en muchos sentidos. El acuerdo, además de ser el primeo en firmarse de forma virtual, incluye temas como identidades digitales, comercio sin papel, FinTech y pagos electrónicos, normativas conjuntas sobre facturación electrónica, inteligencia artificial.

En definitiva, este 2020 nos deja enormes desafíos por delante que se traducirán en un 2021 en el que muchos de las regiones emergentes deberán acelerar la marcha de sus gobiernos para no quedar desfasados de un nuevo orden internacional que comienza a gestarse. 

Este artículo se basa en una columna escrita por el autor para The New York Times, América Latina se está quedando al margen del mundo que viene(Nov. 2020).


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: