El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Sin principios no hay historia

Compartí este artículo con tus amigos

Este, fue el eslogan que acompañó al diario EL DÍA durante un gran período de tiempo, y yo tuve la oportunidad de entrevistar a quien estuvo a cargo de la agencia de publicidad que lo pensó.

Los invito a leer este artículo lleno de historias, anécdotas y reflexiones.

Empieza a trabajar en el año 1978, en plena dictadura. Enrique Tarigo era el gerente general del diario en ese momento, pero renuncia por discrepancias con el resto de la dirección y años después fundaría su propio semanario ‘’Opinar’’.

El eslogan surge con un doble sentido. El primero es, con la palabra ‘’principios’’ refiriéndose a que fue el primer diario en el país, pero, el segundo, y a mi parecer, el más importante es hablando de ‘’principios’’ desde lo moral, ya que eso es lo que distingue a un buen periodista.

Me cuenta que el diario no se manifestó ni a favor ni en contra del régimen, si no que era equidistante, ya que era riesgoso, además, había dos sectores dentro del directorio y no todos los integrantes eran opositores a la dictadura, a tal punto que cuando empieza la campaña por el ‘’Si o No’’ ante la reforma de 1980, se hicieron dos avisos, uno por el ‘’Si’’ de algunos integrantes del directorio, y, al otro día, uno por el ‘’No’’, esto demuestro lo divididas que estaban las opiniones.

Una anécdota comienza cuando, una noche, alguien (nunca se supo quien fue), cambia una línea y escribe ‘’Milicos putos’’ y esto, al publicarse, ocasiona un gran escandalo con los militares, quienes detienen al secretario de redacción, Leonardo Guzmán. También clausuran el diario por tres días y le imponen como sanción comenzar a pagar IVA, esto lo dejaba en una gran desventaja con los demás medios de comunicación ya que ninguno lo hacía, entonces, queda desde un punto de vista económico, con un nivel de inferioridad respecto a la competencia, ya que publicar un aviso en este medio saldría más caro.

Otra anécdota fueron las ‘’guerras’’ publicitarias que había con el diario El País, este tenía la intención de competir a nivel de avisos económicos con EL DÍA y superarlo, pero nunca lo consiguió. En un momento, la ‘’guerra’’ llegó a tal punto que todos los días uno sacaba un aviso y el otro le respondía, esto duró una semana, ya que, en un momento, la dirección de EL DÍA se enteró de antemano que su competencia publicaría un aviso que diría ‘’Hay gente que no vende un pito’’, con esta información y un poco de creatividad, el domingo, en la sección de avisos económicos se publicó: ‘’Vendo silbato de referee alemán’’, entonces, cuando sale el aviso del diario El País, EL DÍA vuelve a publicar el aviso, pero esta vez, más grande y además agregan la imagen de un silbato, debajo decía ‘’Hay gente que no vende un pito, tienen razón, nosotros sí’’.

El diario El País recién logra ganar la batalla de los clasificados cuando EL DÍA se derrumba.

También recordó la fiesta de aniversario de cien años, una gran celebración en el Parque Hotel con todas las autoridades del gobierno, las agencias de publicidad y los medios de comunicación, lo definió como ‘’un evento de dimensiones muy importantes’’.

A los jóvenes que hoy están trabajando con el histórico diario, les dejó un consejo, el cual cito textualmente:

‘’… El diario, siendo un producto digital y sin tener el lastre del producto impreso, tiene grandes posibilidades de sobrevivir si hacen las cosas bien. Haciendo un periodismo honesto, independiente del aparato político y, lo más importante, de investigación’’.

Finalmente, y a modo de reflexión, hablamos de que, para ella, fue un hito haber sido parte de la agencia publicitaria del diario El Dia, ya que era ‘’el’’ diario de la época. Además, gracias al vínculo que se establece con Tarigo es que llegan a trabajar también en su semanario ‘’Opinar’’, y lo hacen bajo el eslogan ‘’Una costumbre que no debe perderse’’, ya que en la dictadura había quedado de lado la opinión. La prensa cumplía la única acción de informar, sin posicionarse de un lado o del otro porque se corrían el riesgo de ser clausurados, y esto, según mi entrevistada dañaba al periodismo. ya que ‘’El periodismo debe investigar, plantear, interrogar y publicar’’.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.