El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

¿Será el hombre que todos pensamos? José Fructuoso Rivera

Compartí este artículo con tus amigos

Es inevitable afirmar que todas las historias nacionales son problemáticas. La historia nacional describe un relato que siempre está en juego con el presente, le sirve al presente y a determinadas partes que se encuentran influenciadas con su pasado…

Conocer un personaje histórico como Rivera, requiere comprometerse con las circunstancias en las que vivió: un territorio semidesértico, sin alambrados y sin caminos, una agricultura que carece hábitos sedentarios y pacíficos, una realidad social netamente caudillesca con claros intereses conservadores y al mando de una única autoridad política respetable y preponderante: el caudillo. 

El caudillo es un gaucho como los demás, característico por sus sentimientos y hábitos, distinguiéndose por su audaz inteligencia, su eficaz entrenamiento, su capacidad enérgica y su personalidad emprendedora. El gauchaje consigna en él su confianza política; es una delegación de soberanía hecha de un modo tácito: donde está el caudillo, está su causa. Si él se levanta le siguen, está donde debe estar. El caudillo nacional es el verdadero jefe del país, en él reside la autoridad y la fuerza política, Rivera emerge como uno de los más grandes caudillos y líderes de la Republica. 

José Fructuoso Rivera nacido el 17 de octubre de 1784 fue formado y educado en el seno de una multitud campesina, ajeno a la vida de la ciudad. Se considera un hombre verdaderamente célebre, cualificado, venerable, honorable y de gran idiosincrasia. Gaucho, caudillo, militar, presidente y la punta de la lanza de un memorable Partido Político que ha teñido el corazón de miles de jóvenes e individuos de los subsecuentes siglos. Fue determinante en el destino de nuestro país, glorificado desde el Partido Colorado por haber sido fundador de su divisa, poseedor de fuerte temperamento con grandes rasgos camaleónicos y bajo un relato uniforme que ignora y camufla el desazón y los errores de su actuar. 

Hombre cambiante el cual fluía con la corriente de sus intereses y beneficios propios. Dependiendo de la coyuntura, podía ser determinante y revolucionario de primera línea por la lucha de la libertad o, por otro lado, podía hallarse sofrenando el Reglamento Artiguista y simpatizando con los grandes terratenientes. A su vez, oscilaba entre dos bandos, por un lado dejaba su sangre impregnada del lado brasileño del cual obtuvo altos cargos, y por otro, luchó con capa y espada siendo un hombre clave para Lavalleja en contra de los invasores brasileños. Por último vuelve a unirse y hacerse aliado de los brasileños, para enfrentarse con Juan Manuel de Rosas y Manual Oribe en la Guerra Grande. 

El 24 de octubre de 1830 la situación tomó un giro renovador, se erguía como el primer presidente constitucional el General Fructuoso Rivera frente a una situación social, económica y política inestable. El país tenía grandes problemas, las grandes deudas que se generaron a causa de los movimientos revolucionarios fallidos de 1822 y 1823 y de la Cruzada Libertadora de 1825; la existencia de un único impuesto predominante (las aduanas), y la indefinición de los límites de nuestro territorio. 

Rivera, hombre de campo, gran lancero, con un gran manejo de la campaña se mantuvo ajeno a las leyes y la administración, delegando las tareas de gobierno. 

Uno de los grandes problemas no mencionados con anterioridad fue la población autóctona, denominados bajo nuestro territorio: charrúas. Los charrúas fueron víctimas de un terrible choque entre civilizaciones que cobró la vida de muchas personas. Rivera, empapado  del pensar de la época visualiza a los indígenas como hombres atrasados, aberrantes, los cuales solían asaltar estancias, robar ganado, asesinar y violar a mujeres y niños. Los indígenas siempre fueron los otros, los otros ante los ojos de los hispanos “hombres blancos y educados”.  

En tiempos en que las batallas y las muertes eran más comunes de lo que podemos pensar, donde el genocidio en manos de los españoles y portugueses seguía latente, Rivera, influenciado por el tiempo y el pensar del momento, delegó en manos de su sobrino Bernabé Rivera la matanza del arroyo Salsipuedes el 11 de abril de 1831. En el acto (según la historiografía oficial) murieron 40 indígenas y hubo 300 prisioneros los cuales fueron trasladados a Montevideo y en su mayoría (mujeres y niñas) esclavizadas. 

El General Fructuoso Rivera forma parte de nuestra historia, adquirimos conocimiento a temprana edad (escolar), continuamos empapándonos de su actuar en nuestra juventud (liceal) y el resto dependerá de nosotros…

Es clave destacar que es imposible juzgar o criticar el actuar de un individuo el cual no nos podemos poner en su lugar, hay que tener en claro que los ideales de hoy en día no son los de ayer ni serán los de mañana. La felicidad, la tristeza y el amor no son lo mismo para el siglo XXI que para el siglo XX, del mismo modo con las épocas anteriores.
A pesar de sus errores Rivera llevó adelante la independencia de un país y comenzó con el legado de un partido que generó a futuro grandes figuras políticas que moldean y determinan nuestro actuar en el 2021. 

¿Quién fue realmente Rivera? La conclusión quedará en sus pensamientos…


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

2 comentarios

  • Diego Garcia
    Diego Garcia

    Buen articulo, reflexivo.
    Igual discrepo con “charrua poblacion autoctona”…, de la misma manera NO existio un genocideo asi como que la orden de pacifiacion de la campaña fue aclamads por ABSOLUTAMENTE TODOS los actores politicos dd la epoca,desde Lavalleja a Oribe…
    Esos datos historico tambien desconstruye el mito de de bueno y malos.

    Responder
  • Diego Santi
    Diego Santi

    Muy buen articulo, creo que no le falta nada para ilustrar sus luces y sombras, cada uno pondrá foco donde más le interese o convenga.

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.