El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La Influencia del Gral. Lorenzo Batlle en José Batlle y Ordóñez

Compartí este artículo con tus amigos

El Gral. Lorenzo Batlle:
Era hijo de comerciantes españoles, empresarios de fortuna en el Montevideo colonial, originarios de Cataluña, y de Gertrudis Grau i Font. Emigrado político a Río de Janeiro cuando el retiro de los españoles de Montevideo, sus propiedades fueron confiscadas por el Gobierno artiguista, y solo le fueron devueltas -aunque parcialmente- cuando los portugueses conquistaron el territorio oriental en 1817.

Sin poder recuperar su antiguo esplendor, los Batlle salieron de Montevideo en 1820 rumbo a su tierra natal para afincarse allí. Poco después, Lorenzo Batlle pasó a la ciudad francesa de Sorezé, para completar sus estudios, los que terminaría en Madrid. En 1823 fue testigo presencial de la ejecución del militar español liberal Rafael del Riego, hecho que lo marcó profundamente. Regresará solamente en 1831 a Montevideo, donde se hará cargo de la diezmada herencia familiar, el molino harinero de la zona de la Aguada, donde naciera el mismo.

Ingresado al Ejército en 1833, durante la Guerra Grande sirvió a las órdenes del Gobierno de la Defensa. En 1845, junto a las tropas de José Garibaldi, se distinguió en la toma de Colonia a las fuerzas del Gobierno del Cerrito. Fue luego Ministro de Guerra y Marina en 1847, ascendiendo a Coronel en 1851. Luego el Gobierno fusionista de Gabiel A. Pereyra lo invitó a formar parte de su equipo como forma de conciliar a las dos facciones, y como tal fue Ministro de Hacienda entre marzo de 1856 y noviembre de 1857, renunciando poco antes de una nueva insurrección conservadora contra aquella administración, la cual, sin embargo no apoyó decididamente. Por ello, no se vio implicado en la dura represión que este movimiento tuvo, y que desembocaría en la hecatombe de Quinteros en febrero de 1858.

Estuvo luego alejado de la actividad política hasta 1865 pasó a ser nuevamente Ministro de Guerra y Marina hasta 1868. Posteriormente fue electo Presidente de la República el 1 de marzo de 1868, para el período 1868-1872. Lorenzo no ocuparía cargos posteriores de relevancia, salvo cuando en 1877, durante el Gobierno del Coronel Latorre, fue convocado a integrar una comisión que debería preparar el retorno a la normalidad institucional con las elecciones parlamentarias del año siguiente.

Una vez nombrado Brigadier General por el Gobierno de Santos en 1882, se exilió en Buenos Aires donde colaboró en el movimiento armado contra este en 1886, el que integraría también uno de sus dos hijos, José Batlle y Ordóñez. Tras el alejamiento de Máximo Santos del poder, retornó a Montevideo, falleciendo poco después.

Tomaremos varias versiones históricas para determinar la influencia del Gral. Lorenzo Batlle en su hijo, don José Batlle y Ordóñez.

Según H.D: “El gobierno del Gral. Batlle fue probo y honrado. Al recibirse del poder tenía una regular fortuna, que halló asaz quebrantada cuando dejó la presidencia, detalle mas elocuente, por cierto, que largos panegíricos”. En palabras de Pivel Devoto, transcribiendo un aporte de un viajero francés: “El ministerio de la Guerra y el de las finazas están entre las manos de L. Batlle, espíritu iluminado, recto corazón. Educando en Francia, en la escuela de Sorezé conservó por nuestro país un sincero afecto. Joven aun, fue llevado al poder sin buscarlo y sin ambicionarlo. Fue investido de dos ministerios por la confianza que inspiraba, y en ese doble destino, no le abandonó la estimación pública. No hay en Montevideo quién no haga justicia a sus generosas cualidades, a sus leales intenciones” y lo define el propio Pivel Devoto de la siguiente manera: “Su labor había sido honesta, bien inspirada y no exenta de energía, a pesar de las influencias ineludibles que pesaron sobre él”.

El juicio del Cr. General de la Nación, don Tomás Villalba, en 1874 fue:” El Presidente Lorenzo Batlle había revelado siempre gran honradez, dentro del caos financiero en que se debatía el gobierno”.

Gral. Lorenzo Batlle y Grau
José Batlle y Ordóñez


Por lo tanto, la mayoría de los juicios sobre el padre de Don Pepe destacan la sinceridad, la confianza que irradiaba la persona del Gral., así como su buena educación. La mejor enseñanza que recibió Don Pepe de su padre fue cuando este lo lleva a conocer al ilustre ciudadano Joaquín Suárez, a esa altura pobre , viejo y muy enfermo, cuyo paralelismo con la figura de Lorenzo era clara. A los 76 años el Gral. Lorenzo Batlle intervino en la Revolución del Quebracho con su hijo.

En resumen los valores que le trasmite a su hijo fueron: honestidad, sinceridad, claridad, valoración de la cultura y la educación, un espíritu profundamente liberal y el respeto a la libertad por sobre todas las cosas.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: