El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Esc. Eduardo Malaquina

Compartí este artículo con tus amigos

La lista 1 vivió la gloria de lograr 6 mandatos municipales gracias al voto popular y a la estupenda gestión de sus candidatos. Don Armando Barbieri, Don Ramón J. Vinci y el Esc. Eduardo Malaquina escribieron páginas imborrables en la historia de Salto. Todos ellos resultaron electos más de una vez. La fisonomía del departamento, durante años, fue el fruto de su personalidad y trabajo.

En los sesenta, Malaquina tuvo a su cargo representar a la comuna en la comisión que logró el acuerdo definitivo para que las Termas del Daymán pasaran a nombre de la intendencia. Fue presidente de la Junta Departamental y, aunque nunca trascendió, la totalidad del dinero que le correspondía por concepto de gastos de representación fueron donados a Casa de Salto. Precisamente, durante su gestión, el legislativo comunal adquirió su casa propia.

Después llegaron los años oscuros en los que actuó siguiendo las enseñanzas de Prudencio Vázquez y Vega y, respetando su tesis doctoral “no prestó su concurso a los gobiernos usurpadores”. Durante ese tiempo trabajó activamente bregando por la reconquista de la democracia.

En 1980 formó parte de un pequeño y selecto grupo de hombres dignos que condujeron al pueblo a la resonante victoria del “NO” en el plebiscito realizado ese año. En los comicios de 1984, en un final cabeza a cabeza, resultó proclamado intendente de Salto.

El perfil de su accionar quedó demostrado desde el inicio de su gestión,atendiendo a la emergencia social y poniendo en funcionamiento comedores populares. En tan sólo una semana se hicieron los trabajos que permitieron contar con el primer Hogar Estudiantil Liceal para los jóvenes del medio rural, lo que significó una gran conquista social.

La preocupación de su gobierno por los más humildes permitió que se inaugurara en Salto el primer CAIF del Uruguay. Una de las acciones que con visión futurista se abordó, fue la recuperación del pozo termal del Daymán, hecho que por lo cual, las termas tuvieron un extraordinario desarrollo.

Recibió en un remozado aeropuerto internacional al Papa Juan Pablo II.

En 1994, el pueblo volvió a ungirlo como intendente, resultando reelecto 5 años después, destacándose entre sus obras, la entrega de numerosas soluciones habitacionales para las familias que sufrían inundaciones periódicas.

En ese tiempo, oscuros nubarrones cubrieron la República, fundamentalmente, al irresponsable manejo financiero del país hermano.

A pesar de ello esa fue su mejor hora ya que lo mostró como un gran intendente, destacándose en el concierto nacional como el más popular. Su temple le permitió comandar el barco en plena tormenta y llevarlo a buen puerto.

La crisis económica terrible que enfrentamos los uruguayos no impidió que se inaugurarán tres hoteles 5 estrellas: “Los Naranjos”, “Horacio Quiroga” y “Barceló”, poniendo a Salto en un primerísimo plano internacional y asegurando nuevas y diversas fuentes genuinas de trabajo. No contento con ello, inauguró dos parques acuáticos: “Acuamanía” y “Quiroga”

Mientras colapsaba el sistema bancario, se afianzaba definitivamente la cultura del departamento, no sólo abriendo las puertas de nuevos liceos, sino que también inaugurando el moderno edificio de la Universidad de la República, haciendo realidad el sueño de Barbieri y poniendo en funcionamiento el CERP, para que los jóvenes pudieran recibirse como profesores estudiando en Salto.

Los primeros proyectos PIAI también se cuentan entre sus logros durante ese turbulento tiempo. Y como si fuera poco lo narrado, se logró la reapertura del frigorífico “La Caballada” donde volvieron a trabajar centenares de operarios.

El centro de la ciudad fue renovado, las fuentes de aguas danzantes embellecieron las plazas, se construyó el Shopping Center y se inauguró la terminal de ómnibus.

Parece algo imposible que se hayan hecho todas estas obras y muchas más en el peor momento económico del país. ¡Pero se hicieron!

Sus realizaciones no pueden reducirse en pocas líneas, pero este resumen ilustra a las nuevas generaciones el trabajo realizado. Con enorme pesar, el pueblo de Salto despide a un gran militante batllista, extraordinario gobernante, buen hombre y mejor persona


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.