El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

El 76 aniversario de Auschwitz, en pleno alzamiento del nuevo fascismo.

Compartí este artículo con tus amigos

En el día de hoy, 27 de Enero, se cumplen los 76 años de la liberación del campo de concentración de Auschwitz a manos del Ejército Rojo. Ese día se liberaron aproximadamente 7600 prisioneros que habían sido dejados atrás por las autoridades alemanas encargadas del campo, por estar muy débiles para moverse, si no al borde de la muerte, en el marco de los hechos conocidos como el Holocausto.

            El campo de concentración de Auschwitz fue construido en 1940, en territorio polaco, a las afueras de la población del mismo nombre, en la confluencia de los ríos Vístula y Sola, cercano a Katowice, y fue pensado con la finalidad de utilizar a la población prisionera como mano de obra esclava (la llamada Solución Final, el exterminio de la población judía, se haría esperar hasta el año siguiente para ser planteada, y hasta 1942 para ser ejecutada). El campo se dividió en tres áreas: Auschwitz I, el complejo original, construido en mayo de 1940, en un primer lugar fue utilizado para albergar a disidentes polacos, especialmente intelectuales, pero también fueron encarcelados aquí comunistas, homosexuales y algunos presos comunes, así como judíos. Los prisioneros solían trabajar la tierra o en construcciones, así como también en la creación de armas, sea como obreros o sujetos de prueba. En este complejo se dieron los aterradores experimentos en seres humanos de Josef Mengele. Auschwitz II Birkenau, es el complejo que se conoce comúnmente como Auschwitz, siendo el campo destinado al exterminio exclusivamente. En él se ejecutaron más de un millón de judíos y decenas de miles de gitanos, si bien la cifra no se sabe con exactitud, se presumen alrededor de 1.400.000 muertos[1], de los cuales casi 1.100.000 eran judíos, de acuerdo con las cifras de Piper[2]. El tercer complejo, Auschwitz III Monowitz, consistió en un campo de trabajo subalterno ubicado a unos pocos kilómetros de los complejos principales, y destinaba a sus prisioneros a trabajar en la producción de caucho sintético a cargo de la empresa IG Farben, así como combustibles. Fue establecido en mayo del año 1942.

            En estos tres campos existía un riguroso y brutal procedimiento: se seleccionaban a los individuos sanos para emplearlos como mano de obra esclava, mientras que los demás eran destinados a la muerte ni bien eran bajados del tren que los había transportado allí, cual ganado. Eran llevados a duchas para “despiojarse”, donde se les arrojaba granos del gas Zyklon-B, muriendo en el lapso de unos 20 minutos. Además de los destinados al trabajo forzado, también existían barracones con esclavas sexuales tanto para los soldados como para ciertos prisioneros con privilegios; a su vez, las SS instauraron grupos conocidos como Sonderkommandos, prisioneros que, a cambio de un trato mejor, eran obligados a rebuscar objetos de valor entre los cadáveres de los muertos por gas, a castigar a prisioneros desobedientes, entre otras actividades. Cabe destacar que los Sonderkommandos eran ejecutados y reemplazados frecuentemente también.

            El 17 de enero de 1945, tras varios años de continuos asesinatos y crímenes de lesa humanidad, el campo fue abandonado por las autoridades nazis debido al inminente avance soviético. El día 27 de ese mismo mes, el Ejército Rojo liberó el campo, encontrándose con unos pocos miles de sobrevivientes. Tras el final de la guerra, el primer director del campo, Rudolf Höss, declaró en los Juicios de Núremberg y fue condenado al ahorcamiento en 1947. Arthur Liebehenschel fue juzgado por un tribunal polaco y ejecutado en 1948, mientras que su último director, Richard Baer, estuvo prófugo durante años, siendo capturado en Hamburgo, pero se suicidó en prisión antes de ser juzgado, en el año 1963.

            Y este consiste en tan solo uno de los múltiples campos de exterminio o trabajo edificados de acuerdo con los planes alemanes. La sistematización de la muerte y el sufrimiento quizá podría ser comparada a la del Gulag soviético, más no su cantidad de muertes, ampliamente superior en el caso alemán.

Para el año 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

El tiempo pasa, y las generaciones que lucharon, sufrieron y murieron durante la Segunda Guerra Mundial, sea como soldados o civiles, libres o prisioneros en un campo de detención, prácticamente nos han abandonado. Los que sufrieron los horrendos crímenes de guerra, especialmente por parte de los estados fascistas (pero no solamente por ellos; los ucranianos, polacos, rumanos, estonios, letonios y lituanos también sufrieron crímenes de guerra a manos del imperialismo soviético, producto del pacto Ribbentrop-Molotov. Tambien cuentan las violaciones masivas llevadas a cabo en las ciudades alemanas por parte del Ejército Rojo, o los crímenes de guerra en el resto del bando aliado), ya no están. Nuestra sociedad actual se ha polarizado radicalmente, con el resurgimiento tanto de la izquierda reorganizada tras la caída del Muro de Berlín, como con un nuevo impulso en las ideas de la libertad, mucho más reciente y en respuesta a la aparicion izquierdista. Sin embargo, se asume erróneamente que el fascismo está muerto: Existe una frase atribuida erróneamente a Churchill, “los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas”, la cual proviene de una frase afirmada por Huey Long “cuando el fascismo llegue a América, será llamado antifascismo”.

Así lo hemos podido apreciar, especialmente este último año, con la proliferación de medios como la censura para recortar la libertad de pensamiento, el intento de imponer un pensamiento único por medio de los medios masivos de comunicación y las instituciones educativas por un lado; los avances de los diferentes estados en el recorte de libertades y el impulso que le han dado los medios a discursos en favor de estas medidas por otro. Es curioso como, por ejemplo, la organización estadounidense Antifa recurre al mismo manual que utilizaron las camisas pardas en Alemania para oprimir a los opositores al nazismo, así como a la población judía,  realizando discursos que parecen una mezcla de discursos fascistas y comunistas de hace 70 u 80 años, donde ensalzan el racismo, el robo institucional, la desigualdad ante la ley y buscan ampararse bajo la premisa de su “antifascismo” para justificar las mismas actitudes que dicen denostar.

Es curioso como ese disfraz, que apenas esconde los colmillos del lobo que hay detrás, funciona tan bien contra el grueso de la población. Véase el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien al conseguir pactar con la izquierda radical se consiguió llevar unas elecciones muy irregulares, no exentas de polémica. El presidente al que los medios toman como el más democrático en los últimos tiempos, ha sido el que más órdenes ejecutivas ha firmado en las primeras semanas entre los últimos 5 presidentes, alcanzando las 30 para el 24 de enero,[3] “pasando por arriba” al Congreso. Para no ir al otro lado del continente, nuestra vecina Argentina presenta en sus últimos estertores otra gestión del kirchnerismo, cuya base política cumple casi al pie de la letra con el “modelo estandarizado” de votante de la izquierda radical, y en lo que llevan de gobierno han vulnerado numerosas veces la Constitución Argentina.

Uruguay es un país tradicionalmente de centro, pero es difícil negar que lo que viene pasándole a todo el continente ha empezado a afectarnos. Se ha podido ver desde el inicio de la pandemia, y este fenómeno no ha hecho más que crecer. La polarización política se ha acentuado, los lobos con pieles de corderos se multiplican, amparados en discursos adornados, que esconden la realidad de sus objetivos tras bonitas palabras, mientras claman medidas totalitarias “para el bien colectivo”, algo que no dista mucho de los planteos estalinistas o hitlerianos.

Lamentablemente, la historia suele repetirse una y otra vez, y lo que ya sucedió podría volver a pasar, amparado en nuevos colores y nuevos ideales. Como dijera Mario Escobar: “Fascismo y comunismo son dos caras de una misma moneda”[4]. A día de hoy, mientras uno parece haber sido desplazado en su mayor parte del escenario político, el otro se beneficia de un discurso falaz para imponer una agenda que, con el tiempo, acarreará la misma miseria, muerte y penurias que el fascismo les trajo a nuestros abuelos o bisabuelos en su día.

En el día de conmemoración a las víctimas de uno de los peores crímenes de la humanidad creo que nos debemos, tanto a nosotros mismos como a nuestros antepasados, víctimas de esos horrores, el pararnos a pensar la situación en la que estamos como sociedad a nivel global, recordar las declaraciones de Long, no dejarnos llevar por un puñado de lobos con pieles de cordero. Evitar, no solo para nosotros, adultos con voz y voto, sino para las generaciones que aún no votan o incluso no han nacido aún, lo que sufrieron nuestros antepasados como seres humanos.


[1] Yadvashem.org. (n.d.) Extermination Camps. Disponible en: https://www.yadvashem.org/odot_pdf/Microsoft%20Word%20-%206308.pdf  [26 Enero 2021].

[2] Piper, Franciszek (1994) The Number of Victims” En Gutman, Y., Berenbaum, M. (ed) (1994) Anatomy of the Auschwitz Death Camp.(P:61-80)Indiana University Press, Bloomington, Indiana

[3] Sullivan, K (2021). Here are the 30 executive orders and actions Biden signed in his first three days.  CNN. Disponible en: https://edition.cnn.com/2021/01/22/politics/joe-biden-executive-orders-first-week/index.html  [26 Enero 2021].

[4] Radio y Televisión Martí  (2021). Mario Escobar: “Fascismo y comunismo son dos caras de la misma moneda”. Disponible en: https://www.radiotelevisionmarti.com/a/mario-escobar-fascismo-comunismo-dos-caras-misma-moneda-prometieron-gloria/179741.html  [26 Enero 2021].


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: