El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Alas uruguayas sobre Europa en la segunda guerra mundial

Compartí este artículo con tus amigos

foto: wikipedia

Una historia poco conocida es el esfuerzo que miles de uruguayos anónimos ( y varios países americanos) realizaron durante la segunda guerra mundial a favor de los aliados, más concretamente la RAF (Royal Air Force) en forma de donaciones monetarias para la compra de aviones de combate para dicha fuerza aérea. Historia llena de patriotismo que nos demuestra que, en los momentos difíciles, solo unidos se sale adelante.

Conozcamos la historia….

En 1940, la batalla de Inglaterra estaba en pleno apogeo, entre los meses de julio y octubre la Luftwaffe descargaba sus bombas sobre las ciudades costeras inglesas. La RAF libró una dura batalla por la propia supremacía en el aire y la protección de la población civil. Famosa es la frase de Sir Winston Churchill “Never was so much owed by so many to so few” ( Nunca tantos le debieron tanto a tan pocos).

Mientras esto sucedía un grupo de jóvenes ciudadanos ingleses, residentes en buenos aires, sentados en un bar hablaban sobre como parar los bombardeos alemanes. Uno de ellos expresa que hay que crear “más fuerza aérea, pero ¿Cómo?, pues “con un fuelle”. Los jóvenes largaron la carcajada. Sin embargo, esa fue la semilla que germinó y floreció en lo que sería la “Fellowship of the Bellows” (confraternidad del fuelle).

Al poco tiempo el grupo echaba sus raíces en Montevideo. El 12 de diciembre de 1940 se crea una confraternidad similar, los jóvenes ingleses que llevaron adelante la idea se presentaron en el Victoria Hall. Una particularidad era que lo hacían detrás de una cortina pues era importante mantener su anonimato, sus nombres recién se conocieron en 2014. Eran 7 los “servents” (sirvientes) que llevaban adelante la organización en Montevideo, todos con seudónimos ante la prensa y el público, todos ellos honorarios.

Cada miembro nuevo abonaba su respectiva cuota, y se les otorgaba un rango (soplito), un prendedor-insignia con la imagen de un fuelle, y un folleto donde describía sus deberes:

1-Ser de muy buen genio

2-Saber soplar el “viento”

3-Lucir en la solapa la insignia del fuelle, no dejarla en el otro traje

4-Querer ser el primero en su barrio en obtener su insignia de promoción

5-Saber hacer el signo de la V

6-Recordar las palabras de la reina Victoria: “no nos interesan las posibilidades de una derrota. Estas no existen”.

7-Saber reír cuando las noticias no son muy favorables

8-Saber hacer el saludo de la confraternidad (movimiento ascendente en espiral del índice de la mano derecha, imitando un remolino)

9-Recordar el número de socio.

foto:wikipedia

Cada ¨fuellista¨ contribuía con una cifra en base a los derribos de la RAF informados por el Ministerio del Aire Británico. Los rangos eran los siguientes: Ráfaga, Vendaval, Huracán, Tornado y Tifón.

Con la colaboración como Diario El Día, radio Ariel, radio el espectador, se generó una gran ola de adherentes, por lo tantos más aportes a las arcas de la RAF y nuevos aviones de combate Spitfire. Hasta fines de 1941 se habían girado casi 7.600 libras, esta cifra alcanzaba al menos para el primero Spitfire que rondaba las 5.000 libras (unos u$s 348.000 actuales).

El 15 de Junio de 1941 se entregó el primer avión donado por la confraternidad uruguaya, fue bautizado como “spirit of Uruguay”. En octubre se entregaron los cazas “sangre Charrúa”, “Alas del Uruguay” y “Montevideo”.

Al primer año de creada, contaba con 9558 socios, que habían aportado unas 17.000 libras. A lo largo de los meses 15 aviones más se sumaron gracias a las donaciones uruguayas, varios con nombres alusivos a nuestro país como “Central Uruguayan Railway Staff” o “Uruguay  VII”.

Mas de 200.000 personas en américa latina donaron casi u$s 42 millones actuales al esfuerzo de guerra para combatir a la Alemania Nazi. El Uruguay, forjado en la libertad y cultura democrática de su pueblo no podía quedar por fuera de tal organización.

En algún, cajón, alhajero, cómoda de nuestro país aún descansan varias insignias de “fuellistas” anónimos que contribuyeron desde este humilde rincón, con su granito de arena a combatir el mal en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

fuentes: https://en.wikipedia.org/wiki/Fellowship_of_the_Bellows

Almanaque Banco de Seguro del Estado 2021, ¨Alas charruas para la victoria aliada¨ Diego M. Lescano.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

4 comentarios

  • Wilman Fuentes
    Wilman Fuentes

    Se puede visitar el Museo Aeronautico donde se encibtrara mas informacion sobre el esfuerzo de guerra de los uruguayos, las colectas populares fueron tambien una buena fuente de recaudacion n Cines, farmacias y oficinas publicas donde la gente participaba con monedas en alcancias.

    Responder
  • Santiago Pereira
    Santiago Pereira

    https://www.flyinglegends.com/aircraft/supermarine-spitfire-mk-vc-g-ibsy.html

    Responder
    • Carlos Duarte
      Carlos Duarte

      Exelente aporte Santiago. Muchas gracias

      Responder
  • Maria Cristina
    Maria Cristina

    Exelente articulo, no conocia esta parte de nuestra historia, muchas gracias por contarla, compartire la nota , muy interesante!!!!!! Felicitaciones, sigan asi…..

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: