El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

¿Único tipo de belleza?

Compartí este artículo con tus amigos

Los trastornos alimenticios son alteraciones en la salud mental e implican problemas serios respecto a la comida y la conducta alimentaria. Son trastornos que afectan la capacidad del cuerpo de obtener una nutrición adecuada provocando problemas de salud como enfermedades cardíacas y renales o, incluso, la muerte.

Es desconocida la razón por la cual las personas padecen estas patologías, aunque, según investigaciones, se cree que son causados por interacciones de factores genéticos, biológicos, psicológicos y hasta sociales. Si bien los trastornos alimenticios pueden ser padecidos tanto por hombres como mujeres, estas últimas, comúnmente, se ven mayormente afectadas. La doctora Catherine Preston, integrante del Departamento de Psicología de la Universidad de York (Reino Unido) parece haber encontrado una explicación neurológica que explique el motivo por el cual las mujeres son más propensas a padecer trastornos alimenticios: “resulta que el sector femenino es más propenso que el masculino a experimentar la actividad cerebral relacionada con la percepción negativa del cuerpo”. Un dato a destacar es que las mujeres suelen ser más susceptibles a la presión social respecto a la apariencia física.

Es debido a esto que en esta oportunidad decidí escribir sobre la presión que ejercen tanto la sociedad como los medios de comunicación en cuanto a la apariencia física y los estándares de belleza establecidos por los mismos en las mujeres. 

No es sorpresivo que las mujeres se encuentren constantemente en el foco de atención cuando de cuerpos se habla, ya sea por los estándares de belleza establecidos por la misma sociedad o por el mensaje que se quiere transmitir en numerosas publicidades, desde productos para adelgazar hasta marcas de ropa. La realidad es que ambos factores funcionan como uno solo ya que se podría pensar que los estándares de belleza los establece la sociedad que se encuentra bajo la influencia del bombardeo de imágenes y conceptos que asocia a lo bello o estético con cuerpos delgados.

A lo largo de mi investigación sobre los cuerpos, sociedad y medios de comunicación me encontré con la siguiente publicidad lanzada en 2015:

En esta imagen vemos una publicidad con una mujer delgada en bikini en donde se plantea la pregunta “¿Tu cuerpo playero está preparado?”. Esta publicidad pertenece a una empresa que fabrica productos para adelgazar y suplementos vitamínicos (Protein World) y con ella pretende hacer énfasis en que solo existe un tipo de cuerpo preparado para el verano. La pregunta planteada en la imagen establece un preconcepto que dice que para ir a la playa y poder mostrarse, el cuerpo debe cumplir con los cánones de belleza establecidos por la sociedad actuando como lo correcto y real.

Indagando un poco más acerca de esta publicidad me encontré con la siguiente imagen:

En esta imagen se puede apreciar la misma publicidad de “Protein World” pero editada. Se cambió la pregunta de “¿Tu cuerpo playero está preparado?” por la frase “Todos los cuerpos están preparados”. El objetivo de editar esta publicidad fue recalcar la importancia de ser conscientes de que siempre se está preparado para realizar cualquier actividad sin importar el cuerpo que se tenga. A primera vista, cuando vemos el cuerpo de la modelo, tendemos a pensar en los cánones de belleza establecidos hasta que observamos la edición de la publicidad en la que dice que todos los cuerpos están listos. Se acude a un choque de conceptos y a un impacto en el receptor del mensaje publicitario. 

Debido a la polémica que se generó, este anuncio fue prohibido en el Reino Unido, pero, a su vez, generó diferentes reacciones en las personas. 

Algunos dijeron que este anuncio los deprimía, les generaba tristeza, los hacía sentir más inseguros consigo mismos y hasta muchos temieron que sus hijas sintieran que deberían verse de esa forma para ser felices. Por otro lado, una gran cantidad de personas reafirmaron su conformidad con sus propios cuerpos y no permitieron que esta publicidad tuviera un efecto negativo en ellos.

Yo, al igual que muchas otras mujeres, somos el blanco de críticas e imposiciones por parte de este tipo de publicidades y mensajes que quieren establecer que solo existe un tipo de cuerpo con el cual una puede sentirse bella y aceptada. Así como no hay dos copos de nieve iguales, los cuerpos tampoco lo son; y si bien la lucha para erradicar este estándar de belleza impuesto será larga, confío en que cada vez estamos un paso más cerca de lograrlo. 


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • FLAVIA CUSTODIO
    FLAVIA CUSTODIO

    Por más mujeres que luchen por sus derechos Es muy interesante como en otros países existe la ley de talles por ejemplo o las campañas de algunas marcas en pro de la variedad

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: