El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Satoshi Nakamoto, la identidad secreta del creador de Bitcoin

Compartí este artículo con tus amigos

Bitcoin es una moneda digital, libre y descentralizada que permite realizar transacciones directas sin intermediarios. Fue creada en 2009 y su autoría se atribuye al seudónimo de Satoshi Nakamoto. Al día de hoy aún se desconoce la identidad de la persona, grupo o institución detrás de ese nombre.

Satoshi Nakamoto, de quien se desconoce su verdadera identidad, es la referencia fundacional de la criptomoneda que amenaza con alterar el sistema financiero internacional. En 2015, Nakamoto fue ganador del Premio a la Innovación otorgado por The Economist, en dónde se lo distinguió por generar un sistema que “eliminaría la dependencia en terceros de confianza como los bancos centrales (…), reduciría el costo de las tarjetas de crédito y transacciones”

También fue propuesta su nominación para el Premio Nobel de Economía en 2016, pero se rechazó la postulación porque el galardón no se otorga a personas anónimas o fallecidas.

Repasemos la trayectoria conocida de una de las entidades más misteriosas del siglo.

En octubre de 2008, bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, se escribió un artículo que se titulaba “Bitcoin: Un sistema efectivo electrónico entre iguales”. En enero de 2009 empezó a circular entre los “cypherpunks”, otro documento, del mismo autor, asociado a Bitcoin.

Los cypherpunks son un grupo de activistas digitales que defienden la libertad, se oponen a la perdida de privacidad de los usuarios en internet, construyen sistemas anónimos a través de criptografía, y se oponen a cualquier tipo de regulación sobre la misma.

El hecho de que Nakamoto eligiera esta comunidad para difundir el documento “fundacional” de Bitcoin, nos muestra una faceta ideológica detrás del creador y de la propia criptomoneda.

De todas formas, Nakamoto reafirma su postura en el mensaje que aparecía en el mencionado documento, en dónde además de registrar la fecha, contenía el titular de ese día del medio británico The Times: “The Times 03 / Jan / 2009 Canciller al borde del segundo rescate para los bancos”. Un titular bastante crítico con las entidades bancarias.

El 11 de febrero de 2009, Nakamoto publicó un post explicitando su postura sobre los bancos y dejó entrever uno de los principales objetivos de su proyecto:

“El problema fundamental del dinero convencional es toda la confianza que se requiere para hacerlo funcionar. Debemos confiar en el banco central para que no devalúe la moneda. Pero la historia del dinero fiduciario está llena de abusos de esa confianza (…) Hace una generación los sistemas de ordenadores de usuarios múltiples tenían el mismo problema (…) Después llegó la encriptación fuerte y ya no tenía que basarse en la confianza. Los datos podían asegurarse de una forma que hacía imposible que fueran accesibles por otros. Es tiempo de que tengamos lo mismo para el dinero”.

Así fue el inicio de este proyecto de sistema de pagos descentralizado, pretendiendo transformarse en una respuesta al sistema financiero tradicional.  Rápidamente aparecieron los primeros usuarios y la red comenzó a popularizarse. Cada vez son más los actores del sistema financiero y comercial que integran Bitcoin a sus medios transaccionales habituales, empujados por el crecimiento exponencial de su popularidad en el mundo.

Hoy es posible operar con Bitcoin en PayPal, Visa, MasterCard, Tesla, Microsoft, BlackRock, Overstock, Bank of New York Mellon, KFC, Fidelity Investments, entre muchas. Y son muchas más aún las que pretenden sumarse.

Nakamoto en su perfil dejó muy pocos datos personales. A través de esta información apenas podemos concluir que aparentemente se trataría de un hombre nacido el 5 de abril de 1975, originario o residente de Japón en ese momento. Y nada más.

El desarrollador Laszlo Hanyecz, quien compró una pizza por 10.000 BTC (unidades de Bitcoin), trabajó como voluntario en el proyecto durante 2010. Intercambió varios correos con Nakamoto. Asegura no tener datos sobre su identidad, pero lo describe como una “persona un poco rara”, además de paranoica y demandante.

Satoshi Nakamoto se retiró repentinamente del proyecto en 2010. Entregó el repositorio del código de fuente y la clave de alerta de red a su sucesor, Gavin Andresen.  Quedaron en “stand by” una cantidad estimada en un millón de bitcoins, pertenecientes al misterioso fundador.

El hecho de que hayan quedado Bitcoins inactivos bajo control de Nakamoto, que representan al menos el 7.5% de la totalidad emitida, genera mucha incertidumbre en los analistas. El fundador, a través de la posesión de reservas suficientes, podría haberse resguardado el poder de hacer crecer o descender el precio en el mercado de su moneda mediante movimientos repentinos. Algo que hasta el momento no ha sucedido.

Desde la “renuncia” de Nakamoto y las especulaciones sobre el destino de estos ahorros, comenzaron a surgir muchas nuevas hipótesis sobre su verdadera identidad.

El investigador de seguridad informática Dan Kaminsky y el propio Hanyecz sostienen que es imposible que un código así haya sido creado por una sola persona.

Se especula que el origen del seudónimo podría tener relación con el filósofo japonés Tominaga Nakamoto (1715 – 1746), en un documento Satoshi habría calificado al filósofo cómo el Adam Smith japonés. “Satoshi” en cambio, según el documento, significaría “aprendizaje inteligente”.

Sin embargo, las distintas teorías sobre su verdadera nacionalidad también empezaron a plantearse. En primer lugar, se cuestionó su aparente residencia en Japón. El programador suizo Stefan Thomas, analizó los horarios de publicación de los aproximadamente 500 post que hasta el momento había realizado Nakamoto, concluyendo que los mismos disminuían considerablemente en el horario comprendido entre las 14:00 y las 20:00 en Japón. Si se especula sobre una rutina horaria “normal” al momento de sus posteos, Nakamoto podría haber estado ubicado en regiones dentro de las zonas horarias UTC-5 o UTC-6, que corresponden al continente americano.

Hay quienes se basan en su uso del inglés perfecto, acompañado de expresiones típicamente británicas, para sostener que podría tratarse de una persona o grupo proveniente de algún país perteneciente a la Mancomunidad de Naciones, conformada por territorios que mantienen lazos históricos con el Reino Unido. O quizás todo forme parte una distracción planificada por parte del autor.

Veamos el catálogo de personas y organizaciones que desde ese entonces estuvieron o están bajo sospecha de esconderse tras el seudónimo de Nakamoto:

Los primeros sospechosos de estar detrás del perfil de Nakamoto fueron tres de sus primeros clientes, quienes también trabajaron en sistemas precursores a Bitcoin.

Hal Finney: criptógrafo, activista cypherpunk y la primera persona en recibir la criptomoneda. Falleció en 2014 a causa de esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Wei Dai: ingeniero computacional, destacado por sus desarrollos en el campo de la criptografía.

Nick Szabo: criptógrafo estadounidense, diseñador de “bit gold”, un proyecto teórico de criptomoneda descentralizada, y considerado el padre de los contratos inteligentes. Aparece cómo uno de los principales sospechosos de ser el verdadero fundador de Bitcoin. En 1990 Szabo llegó a utilizar seudónimos, lo cual refuerza la teoría.

Los tres lo han negado.

Dorian Nakamoto. La revista Newsweek en 2014 publicó un artículo asegurando que un físico estadounidense-japonés, en ese momento de 64 años de edad, sería el verdadero creador de Bitcoin y operaba desde Los Ángeles. Dorian Nakamoto no sólo negó ser el creador de Bitcoin, también aseguró que ni siquiera tenía idea de su existencia. Rápidamente se desestimó la hipótesis.

Craig Wright: Científico informático australiano. Dos investigaciones paralelas, de los medios Wired y Gizmodo, lo señalan como el fundador de la criptomoneda. Desde entonces, Wright realizó muchas apariciones en público, sin pruebas concretas, pero autoproclamándose como el verdadero Satoshi Nakamoto, lo cual no coincide con las posturas tradicionales de los cypherpunk. Algunos analistas creen que Wright “se aprovechó” de la sospecha sobre su persona para sacar rédito personal a través de su exposición mediática. En medio de las acusaciones, apareció un nuevo mensaje de Nakamoto: “No soy Craig Wright. Todos somos Satoshi”.

Dave Kleiman: el fallecido analista informático y retirado de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, aparece como sospechoso junto a su amigo Craig Wright, desde que un hacker asegurase haber accedido a la cuenta de correo de este último, y descubrir que ambos utilizaban el seudónimo de “Satoshi Nakamoto”. Su misteriosa muerte refuerza esta teoría.
Otras teorías:

Dr. Vili Lehdonvirta y Michael Claro: El sociólogo económico finlandés y el criptógrafo irlandés respectivamente, han sido señalados por un artículo de Joshua Davis para The New Yorker en 2011. Ambos lo negaron rotundamente.

Neal Rey, Vladimir Oksman y Charles Bry: Los tres presentaron conjuntamente en 2008 una solicitud de patente con la frase “computacionalmente impracticable de revertir”, que también se utilizó en el libro blanco de Bitcoin. Tres días después de la solicitud de la patente, se registró el dominio bitcoin.com. Los tres negaron rotundamente ser Nakamoto.

Otros nombres asociados a la figura de Nakamoto: El matemático japonés Shinichi Mochizuki, el empresario estadounidense, programador y activista por la protección de las abejas Vincent van Volkmer, y Elon Musk, quien semanas atrás anunció que Bitcoin podría utilizarse como medio de pago en su empresa Tesla. Musk anteriormente había generado un alza en el precio de la moneda tan solo publicando en su cuenta de Twitter la frase “Bitcoin”.

Corporación financiera europea: Varios especialistas y empresarios sostienen que es muy probable que Bitcoin haya sido creado por un grupo de expertos europeos vinculados al sector financiero.

Otra teoría sostiene que Satoshi Nakamoto sería un acrónimo conformado por las empresas Samsung, Toshiba, Nakamichi y Motorola.

Teorías conspirativas afirman que Bitcoin habría sido creada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), o ambas.

Las ventajas del status quo:

Muchos analistas sostienen que, si se descubriera la verdadera identidad de Satoshi Nakamoto, se generarían más problemas que ventajas para el funcionamiento de Bitcoin.

En primer lugar, el verdadero creador podría resultar víctima de delincuentes informáticos, sobornos o incluso ver en riesgo su propia integridad física, así como la de su familia y allegados. Distintos gobiernos podrían intentar intervenir Bitcoin o incluso iniciar acciones legales contra su creador.  

Debemos considerar la cantidad de bitcoins que posee Nakamoto. La percepción de mercado es que esta suma de dinero estaría “congelada”. Si se revelara la identidad, y esta resultara ser una persona aún viva, u organización, se podría generar la incertidumbre sobre el destino que tomará este dinero y la posibilidad efectiva de ser descargado afectando los precios de mercado.

Nakamoto también podría enfrentar problemas legales por su relación con Wikileaks y Julian Assange. En 2010 cuando PayPal bloqueó de su servicio a la plataforma Wikileaks, la misma empezó a recibir donaciones mediante el sistema de Bitcoin.

Países sancionados económicamente por Estados Unidos o Europa, como Corea del Norte, Venezuela o Irán, han encontrado en Bitcoin un refugio para sortear las limitaciones. Algo por lo cual también podría acusarse a quién esté detrás de Nakamoto.

Bitcoin es descentralización. Ningún gobierno o entidad, ni siquiera el mismo Nakamoto, en teoría, puede ejercer controles sobre el libre uso de la criptomoneda y sobre su valor exclusivamente basado en la oferta y demanda. Es parte de su esencia. El anonimato de su creador parece estar fuertemente vinculado con la protección de estas condiciones.

Fuentes consultadas: Semana.com, BeInCrypto, iProfesional y Clarín


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

6 comentarios

  • Bitcomunidad.Latam

    Satoshi definitivamente hizo un excelente trabajo, si esta vivo o no, no lo sabemos pero su legado prevalecerá al pasar los años.
    Bitcoin es una moneda la cual es descentralizada bajo una red segura e inmutable, y lo mejor es que solo tiene una cantidad finita la cual le hará la competencia al oro en los próximos años.
    Posiblemente Bitcoin sea la solución que las personas necesitamos para la liberación de las cuales hoy nos prohíben los gobiernos y bancos. Bitcoin es la revolución de las personas.
    Por cierto, excelente artículo! Te felicito.

    Responder
  • Rocio
    Rocio

    Bitcoin es la consagración real del ideario liberal, esta por encima de cualquier concepción basada en la dualidad izquierda/derecha, bitcoin es mucho más que eso, bitcoin es libertad. Satoshi quien quiera que seas, estoy contigo

    Responder
  • Seba D
    Seba D

    La criptomonedas son la mejor forma de evadir la cleptocorporatocracia de que tanto nos advierte el Doctor Salle, enhorabuena!
    Hablando en serio, la idea de centralizar el funcionamiento de las transacciones entre pares en una simple relación privada y sin intermediarios (bancos), es tan fantástica como arriesgada para el contexto. Creo que eso responde al anonimato de su creador o creadores. El tiempo dirá

    Responder
  • Jorge
    Jorge

    Muy bueno

    Responder
  • Marcos Lopez
    Marcos Lopez

    Satoshi es argentino y se llama Carlos Maslatón xd

    Responder
  • Emiliano
    Emiliano

    Muy interesante 👌🏽

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: