El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Sánchez Padilla yace hoy en el corazón de los uruguayos

Compartí este artículo con tus amigos

El 2020 ha sido un año que, sin duda, no se va a poder olvidar en mucho tiempo. Estamos atravesando una pandemia, hemos experimentado la pérdida de muchas personas reconocidas y hoy nos toca hablar de un grande de verdad de nuestro país que se nos fue pero que siempre será recordado: Julio Sánchez Padilla.

Desde joven fue un luchador. Empezó en su niñez como lustra zapatos en una peluquería, para después terminar siendo dueño de empresas nacionales relacionadas con el transporte. También fue un deportista nato, y su faceta de árbitro de Baloncesto lo hizo participar de dos Olimpíadas: Roma 1960 y Tokio 1964.

Por el año 1948 comenzó a escribir en el periódico “El Río” de Santa Lucía, bajo el pseudónimo “Fantasma Benito Segundo”. Más tarde tendría su pasaje por programas como “Tirando al Cesto” o “La Puerta de Oro” en los años sesenta, en paralelo a su tarea como árbitro de Baloncesto. Posteriormente participó junto a Lalo Fernández del programa “Prisma de los Deportes” en Canal 5, donde se mostró como un tipo de fuerte carácter, que fue forjando un respeto en los medios, como pocos han logrado en este rubro.

Mas adelante,  como periodista creó y condujo en 1971 el programa “Estadio Uno”, el que condujo ininterrumpidamente por 47 años. Ello le valió ser parte del Libro Guinness de los Récords por ser el programa deportivo de mayor salida al aire en TV sin interrupciones y con un solo conductor. En este lapso ganó su fama con un estilo frontal, con carácter cimentado en la firmeza y sin filtro. Tuvo el privilegio de entrevistar a todos los Presidentes de la FIFA, y supo trabajar con los más prestigiosos periodistas del país: Víctor Hugo Morales, Carlos Múñoz, Lalo Fernández, Alberto Kesman, Enrique Yanuzzi, Ariel Delbono, Mario Bardanca, Jorge Da Silveira, Juan Carlos Scelza, Ariel Alsina, Silvia Pérez y muchos otros que formaron parte del programa de alguna u otra manera.

“Estadio Uno” tenía cifras de Rating desorbitantes para su época: todo un país frente al televisor para ver la polémica, la tertulia y el análisis de los especialistas que, junto a Sánchez Padilla, supieron llevar a cada hogar el deporte de nuestro país semana a semana; sobre todo el fútbol, la Pasión sin igual de todo el Uruguay.

En un momento, previo al arreglo televisivo con la empresa que hoy tiene los derechos televisivos de los goles de nuestro Fútbol Uruguayo, en Estadio Uno se podían ver los goles de cada partido por primera vez. Además, fueron parte del programa, como entrevistados, personalidades como Diego Maradona, Joseph Blatter o Joao Havelange, y se realizaron coberturas a Mundiales y Copas América. El programa llegó a ser emitido por Satélite desde Corea del Sur, Francia y también Estados Unidos.

La última vez que estuvo al aire fue el 18 de diciembre de 2017, donde entre tantas palabras de agradecimiento e innumerables saludos de colegas, deportistas y amigos Sánchez Padilla resaltó: “Siento una enorme alegría por haber llegado a estos 47 años al aire y poder despedirme yo, no que me despidan”, mostrando su particular concepción de todo aún en el momento de su despedida y sin olvidar que siempre se mantuvo firme e incorruptible ante el monopolio que construyó Paco Casal en lo que refiere a los Derechos Televisivos de nuestro fútbol.

En lo que refiere a su vida empresarial, como se adelantó, se desenvolvió en el rubro del transporte de pasajeros: fue propietario de la empresa CITA desde 1980, año en el que la compró por u$s 1.2 millones, cuando la empresa estaba al borde de la bancarrota. Fue también un pilar importante para la Cámara de Transporte, organismo que presidió en la instancia clave de su fundación.

Supo además dirigir otras empresas: Sánchez Padilla Filtros y Dufil, que se dedicaban a la fabricación de filtros, y trabajó como vendedor de los lubricantes Shell para Uruguay.

En lo que respecta a la política, quizás sea allí donde encontremos su único anhelo por cumplir, ya que no pudo ser electo Intendente de Canelones cuando intentó serlo por el Partido Colorado en los años noventa, pero sí pudo ser Diputado Suplente por su sector político en aquella década.

Hoy se nos fue; ya no golpeará la mesa para afirmar sus ideas y opiniones, pero no hace falta que lo haga porque como siempre dijo: “Los 8 televidentes de Estadio Uno” hoy sabemos bien que fueron muchos más, los mismos que lo homenajean en honda tristeza y le dicen “Descanse en paz don Julio y gracias por todo lo que nos dejó, lo recordaremos siempre”.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Dragon Claw
    Dragon Claw

    Descanse en paz

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: