El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Salpicón sindical

Compartí este artículo con tus amigos

Jules Adler, La Huelga 1899.

“El que quiera ser águila que vuele,

el que quiera ser gusano que se arrastre,

pero que no grite cuando lo pisen”

Emiliano Zapata

Para esta nueva edición de El Día, se me planteó el desafío de escribir sobre la actividad sindical de nuestro país, un resumen de lo más importante del sector.  Créanme que fue una tarea difícil, por lo tanto celebro nuevamente el incansable aporte del obrero organizado en sus aciertos y errores.

A  comienzos del mes más caluroso del año, tuvimos el primer cortocircuito entre el gobierno, representado por el Ministro Daniel Salinas y el PIT-CNT. Teniendo origen en declaraciones del ministro en la comisión de salud del senado, donde dio a entender que el aumento exponencial de casos positivos de Sars-cov2, pudo haber tenido su punto de partida en marchas sociales. Textualmente dijo: “Tuvimos todas las marchas que quisimos ¡y déjenme decirlo, porque alguna válvula de escape tengo que tener!”. También hizo alusión a filmaciones en las que se veía gente sin tapaboca y sin respetar el distanciamiento requerido. No faltaron quienes salieron a responder estas acusaciones. Uno de ellos fue Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT quien solicitó que se presente la evidencia científica que compruebe lo planteado. Además agregó que ningún hilo epidemiológico de los rastreadores tuvo punto de partida en marchas, ni se registraron picos a los 15 días de realizadas las mismas.

Es de conocimiento popular que el GACH (Grupo asesor científico honorario) recomienda el distanciamiento físico y el uso de tapabocas como pilares de la prevención. También es sabido que todo trabajador tiene derecho a manifestarse si ve vulnerado sus derechos, y más aún en épocas de reducciones salariales y despidos masivos. ¿Qué se supone que deba hacer? ¿Aceptar la injusticia? ¿Rápidamente asimilar que perdió su fuente de ingresos y con ello el sustento de su familia? Aunque claramente pareció inoportuna la realización de la marcha de la diversidad y la conmemoración de los mártires estudiantiles. Nadie duda de la importancia de defender derechos ganados, festejarlos y conmemorar a los caídos, pero dado el enemigo común que representa la pandemia, debería primar la causa nacional. En conclusión: No todas las marchas se justifican de igual manera.

A mediados de enero surgió una nueva polémica que involucró al diputado Felipe Schipani, del sector Ciudadanos del Partido Colorado. Quién denunció públicamente la junta de firmas a favor del referéndum contra la LUC en edificios públicos, puntualmente en el Hospital de Clínicas. Alegando que es “violatoria de la constitución y atenta contra la laicidad”, haciendo alusión al artículo 58, el cual transcribo para no realizar interpretaciones:

“Los funcionarios están al servicio de la Nación y no de una fracción política. En los lugares y las horas de trabajo, queda prohibida toda actividad ajena a la función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie.

No podrán constituirse agrupaciones con fines proselitistas utilizándose las denominaciones de reparticiones públicas o invocándose el vínculo que la función determine entre sus integrantes”.

La unión de trabajadores del Hospital de Clínicas (UTHC) en un intento de defensa declararon que es una “iniciativa ciudadana”,  no política, agregando: “lo hacen o por desconocimiento o por el afán de generar odio hacia quienes tenemos el derecho de pensar distinto al gobierno de turno”.

En este asunto no hay dobles lecturas, es un acto ilícito, no se permite el proselitismo de ningún tipo. Quienes vivimos muchos años transitando la Facultad de Medicina, y el Hospital de Clínicas sabemos que estas actividades son moneda corriente en esas dependencias. Donde el hall de ambos edificios se convierte en un carnaval de banderas y pancartas. El hecho de que se haya hecho siempre no contrarresta el sentido de que es inconstitucional. Partiendo de la base que la Constitución de la República se encuentra por encima de La Ley Orgánica de Udelar, (por las dudas que alguien lo haya pensado). Con respecto a las declaraciones sindicales, parece pertinente que se entienda, que hacer cumplir las normas de buena convivencia no es una incitación al odio, todo lo contrario. Cada actividad tiene su espacio y debe respetarse.

Otra noticia importante que mantiene la atención sindical es el aumento del sector público para el 2021, el cual alcanzará el 4,41%, muy por debajo de la inflación que fue de 9,41%. La encuesta de expectativas del Banco Central dio una proyección que sitúa a la inflación en el 7,5% para 2021, lo que establecería una pérdida de 3.09% de poder de compra para este año. Estimándose alrededor de 18 jornales perdidos en el año, según datos que brindó Fernando Pereira. En la comisión de presupuesto se previó una recuperación gradual del poder adquisitivo de los funcionarios públicos a finalizar en 2024. A pesar de las intensiones de recuperación a futuro, y de la complejidad que conlleva manejar el Ministerio de economía en estos tiempos, es entendible y es mínima la empatía necesaria para comprender el malestar del sector público. ¿Quién quiere esperar a 2024 para que su salario esté acorde a la inflación?

            Sin ánimo de ser reiterativo, no puede haber la menor duda que la actividad sindical es un pilar fundamental en el balance que toda sociedad justa debe tener. Esto no la exime de cometer errores, caer en actos ilícitos, ya sea por desconocimiento o con el afán de aportar a la causa. Está en el rol del estado democrático republicano mantener la convivencia, respetando la constitución y permitiendo ejercer las libertades individuales y colectivas.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: