El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La Patria

Compartí este artículo con tus amigos

La mayoría de los sentimientos no poseen un momento histórico en el que se originaron, con excepción de uno solo: el patriotismo. Fueron los lideres y los actores politicos mas relevantes de las sociedades quienes generaron este sentimiento.

Definiendo a la patria de manera tan básica como una nación se englobaría la visión que muchos tienen de ella pero la patria es más que eso, puede ser entendida de diferentes formas y gozar de una importancia determinada dependiendo el punto de vista o el contexto.

Independencia patriótica

Entre los siglos XVIII y XIX, Latinoamérica fue testigo de múltiples próceres con sentimientos patrióticos que generaron movilizaciones independentistas. La Revolución Francesa fue un gran motivador de ello. Pero en un continente gobernado en su mayoría por la Corona española, los enfrentamientos de España con Francia e Inglaterra consiguieron terminar de convencer a los próceres americanos de que el sueño independentista era posible, incluso mirándolo hoy con la perspectiva histórica que nos proveen los hechos es imposible encontrar un mejor momento para ello.

La búsqueda de la independencia latinoamericana no solo fue con motivo del robo que la corona española le estaba haciendo al continente o por malas gestiones, también fue por la falta de patriotismo, la no identificación con quienes lo gobernaban: los americanos se relacionaban íntimamente con la tierra en la que vivían, pero la regulaban unos extraños que no pertenecían allí. Además de un robo de riqueza, cultura y esperanza, fue un robo de identidad.

Hombres como Simón Bolívar, José Gervasio Artigas o José de San Martín, lograron una victoria no solo por encima de los españoles sino en contra del esclavismo cultural. Los españoles no conquistaron el continente con la única razón de enriquecerse, ya que aunque esa fuera la prioridad, la transferencia de su cultura junto a su religión era esparcida por militares y evangélicos por igual. Esto era un atropellamiento a los indígenas de la zona y a los criollos que estaban forzados a sentirse parte de un Estado que ni siquiera conocían en carne propia.

Lo que empezó como una simple idea de acabar con el orden establecido por extranjeros (algunos incluso actuando en contra de sus progenitores) termino con una necesidad de una tierra a la que llamar “mi patria” y el origen de líderes que aun a día de hoy son reivindicados por sus actos heroicos. Aunque más allá de su destreza en la guerra estratégica y su inteligencia, la principal fuerza de estos hombres era su capacidad para unir a los pueblos siendo la tarea más difícil en tiempos donde la comunicación entre regiones no estaba desarrollada de la mejor manera y muchos sectores de la población no congeniaban del todo bien.

Los hombres mejores capacitados para una tarea militar, discursiva y política serían los elegidos para liderar uno de los mayores movimientos independentistas en el continente en pro de una identidad y una patria por la que luchar.

La patria como idioma

Como anteriormente mencioné, la patria puede ser entendida de diferentes formas, depende de cada contexto y persona que la interpreta. Por esta línea es que recaigo en una cita del autor Emil Cioran que niega a la patria como normalmente la interpretamos. En este caso el autor plantea que “No es una nación la que habitamos, sino un lenguaje. No te equivoques; nuestra lengua madre es nuestra verdadera patria”.

Cioran entiende al lenguaje como nuestra patria al igual que muchos escritores alrededor de la historia, siendo esta una visión completamente entendible, ya que quienes no se identifican con su nación o territorio, tendrían una patria y serían reconocidos por ella debido a que es normal identificar a un individuo por la lengua madre que posee, pero este concepto deja atrás todo lo mágico que envuelve al patriotismo: ese orgullo nacional, esa fuerza ideológica que nos dan las figuras patrióticas que lucharon por el país y el recuerdo de todos los que entregaron su cuerpo y espíritu por la causa independentista.

La patria es necesaria

Históricamente los seres humanos hemos sobrevivido a los peores momentos gracias a estar en un grupo y la fuerza emocional que provee el sentirse acompañado no es insignificante, pasando por las movilizaciones independentistas en las Américas, hasta llegando a las guerras mundiales, las alianzas y la necesidad de protegernos los unos a los otros fueron clave para vivir en un mundo donde prime la paz.

Algunos grupos étnicos dejaron atrás sus costumbres, sus ideologías, sus adversarios y su dignidad con tal de obtener así el bien mas preciado que en aquel momento podían adquirir: una tierra unificada donde vivir.

Artigas en Uruguay, Simón Bolívar en Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Panamá, serán siempre un recordatorio de lo que es capaz de provocar un discurso que promueva un bien mayor por el que luchar, una patria por fundar.

Ya sea con figuras patrióticas, con una nación o con un lenguaje, la humanidad siempre triunfara si está unida y por eso la patria es necesaria.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Luciano Britos
    Luciano Britos

    Excelente!

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: