El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

EL REFLEJO DE LOS INMORTALES

Compartí este artículo con tus amigos

Difícil es encontrar las palabras para despedir a un gran blanco como lo fue Jorge Larrañaga. Difícil es transmitir lo que pasa por la cabeza al tener que honrar a aquel líder y referente que nos motivó a militar en las filas del Partido Nacional. Noveles sueños en 2017 cuando lo conocimos por primera vez. Erizada la piel al sentir el coraje, la fuerza y la vehemencia de sus palabras, que calaban a fondo y transmitían con certeza hasta el más profundo del pensamiento, la idea, que estaba allí, para ser descrita y puesta en andas con el impulso de los más grandes exponentes del último tiempo.

Motivado por su amor a la patria, a la causa nacional, desde muy joven se lo encontró del lado de las responsabilidades en los desafíos, que con compromiso, le tocaba asumir. Edil departamental, Diputado, dos veces Intendente de su tierra natal, la heroica Paysandú, Senador, Presidenciable, Presidente del Partido Nacional y Ministro, cargo que el Presidente Lacalle Pou le confió por su dedicación y entrega a la causa de la seguridad nacional y la convivencia ciudadana que fueron motivo de sus desvelos desde tiempo atrás, dando cuenta de las credenciales que hoy son reflejo de la aceptación y apoyo a la gestión del Ministerio del Interior.

Las despedidas duelen, y calan hondo cuando son inesperadas, injustas, repentinas. En el mejor momento, y con la energía para seguir adelante, la realidad, da una pausa y despide a un servidor de la causa nacional, un hombre que fue padre, hijo, hermano. El calor, la angustia y la rabia reinaron en su despedida. En un año que tuvimos que lamentar muchas injustas partidas de compañeros que no tenían que irse;  quedaba mucho por caminar, mucho por hacer.

La vida nos golpea hoy y nos invita a recordar lo que fue. El guapo de la gente, que creció amando a la divisa, a la patria y su historia. Raíces que ponía en cada discurso y nos llamaban a interpelar nuestros orígenes, los motivos de la actividad política, los motivos de aquellos que dieron la vida y lucharon por la rutinaria armonía del presente.

“No hay fuerza que detenga a aquel que no se rinde”. Se cayó y se levantó, siempre para aguantar en la trinchera, desde el lugar que le tocara ocupar. La renuncia a la causa no era opción, los más grandes sacrificios por la bandera han sido parte de su ser político y han impregnado en el sentir de la gente, que lo admiraba, lo respetaba y se reflejaba en su hondo caminar, su estoicidad y profunda confianza y rebeldía en sus ideas.

Honrar su vida es revivir su camino y reflexionar sobre su legado. Legado que queda en cada venia, cada lágrima, cada sentido de confianza y respeto a su imagen, impronta y entereza. Las partidas de aquellos que dejan huella se demuestran en el clamor popular, en la gente, que impávida espera el último adiós, llevándose consigo sueños, futuro y presente, mucho presente.

Amó su bandera, la bandera del Partido Nacional, pero ello no era impedimento para tender puentes, construir en conjunto la democracia que es el mejor valor de la república. Con su bonhomía, encontraba en diferentes trincheras aliados de la misma causa, que en definitiva era la causa de los uruguayos todos. Supo entender que el país está primero, el partido después y los intereses personales al fondo. Valores que se desprenden de sus orígenes wilsonistas, que ha llevado siempre en su caminar; valores que perdurarán en el tiempo y son parte de la idiosincrasia que construyó, dotada de un liderazgo que lo llamaba a ocupar y continuar con la prédica más noble, la de servir a su país, la de sentir el compromiso con el devenir histórico y la responsabilidad de conducir al partido, conducir a su gente.

Las partidas nos enseñan que la idea nunca muere, las improntas quedan en el imaginario colectivo y nos interpelan, nos llaman a seguir levantando las banderas que con nobles causas, servirán a la patria desde el lugar que fuere. Los mensajes son muchos; las reflexiones interminables, los recuerdos de varias anécdotas que son parte de nuestras vidas y son el fiel reflejo de su persona. En la naturalidad de la vida, los personajes se vuelven humanos, cercanos, afectuosos y comprensivos; se vuelven inmortales en cada recuerdo, cada bandera que se levanta, cada abrazo que transmite, desde la profundidad del sentimiento, la fuerza de su personalidad, la fuerza en su caminar.

El Partido Nacional y su gente están de luto, porque se fue humilde servidor de la causa que honró la vida en cada etapa que acompañó, sin rencores, el llamado de la patria.

El Uruguay despide tempranamente a uno de sus mejores hombres; el Partido Nacional a un gran blanco. El guapo descansará con la certeza que sus ideas seguirán en alto, levantadas por aquellos que con profunda responsabilidad continuarán el legado del servicio, el compromiso y por sobre todo el amor a la patria y su gente.

Seguiremos levantando tus banderas, la orden de no aflojar seguirá intacta. En tu memoria se alzarán aquellos que impregnados en tu legado caminarán por los caminos de las ideas más nobles, más justas, más de todos.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

2 comentarios

  • Sandra Fracchia

    Un gran artículo que logra conmover profundamente el sentir de los uruguayos, transmitiendo los valores propios de un excepcional representante del Partido Nacional. ¡¡Felicitaciones a Gonzalo Gómez por escribir éste brillante artículo!!.

    Responder
  • Sandra Fracchia

    Un hombre de extraordinaria capacidad y de firmes principios e ideales, Jorge Larrañaga sin lugar a dudas estaba hecho a la medida del Ministerio del Interior. Estuvo para su gente y su país cuando más lo necesitábamos, y demostró con su invaluable Gestión al frente de su cartera que era posible el cambio. Lo recordaremos como el hombre digno y generoso que supo ser, de ésa naturaleza propia solamente de aquellos que tienen ésa grandeza de corazón.

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: