El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Crónica del padeciente

Compartí este artículo con tus amigos

Vivir con dolor crónico

   Buenas tardes, me llamo Santiago, tengo 22 años y padezco dolor crónico. ¿Cómo me siento? Bueno, es difícil de decirlo con precisión ya que dudo que exista una escala para eso, pero aun así intentare contarles.

   Un día te despiertas, preparado para asumir la rutina del día a día, pero algo comienza a sentirse distinto. Un dolor te invade y las cosas nunca volverán a sentirse de la misma manera.

   Ese dolor no desaparece y la inseguridad se vuelve cada vez mayor. Zolben, Ibupirac, Perifar, nada funciona. Tus padres intentan calmarte porque “Los dolores vienen y van”. Decides consultar con un médico, el cual te deriva a otro y luego a otro. De repente te conoces tu mutualista de punta a punta y la sala de espera se vuelve un espacio cotidiano. “¿Qué hago aquí? Debería estar en casa viendo una serie con mi pareja”. El tema sigue hasta que llega un especialista que te da el tan temido diagnóstico y es cuando comienza la verdadera odisea.

   Sin duda te cuesta entenderlo e intentas cerrar los ojos, buscando que todo, simplemente desaparezca. No sabes que decirles a tus padres, a tu pareja y como se lo explicas a tu amigo? con el cual estuviste tomando mates plácidamente hace tan solo unos días.

    La gente comienza a verte distinto. Ya no sos el de antes, ahora eres “el que se enfermó de no sé qué”. Intentas poner tu mejor cara, “Tranquila ma, nos vemos en un rato”. Primera cirugía, aun no pasé los 20, pero en pocas semanas sientes que pasa una vida.

    Volves a tu casa, sabes que tu vida acaba de darse vuelta por completo y te preguntas “¿Ahora qué hago?”. El dolor crece, el cansancio se vuelve recurrente, la medicación falló, la cirugía no dio resultado y no sé cómo, pero aún hay lugar para el optimismo.

    El dolor se hace constante, tu mente esta difusa y, sin embargo, las lágrimas no aparecen. La gente hace preguntas ¿Qué te sucede exactamente? ¿Cuánto te duele? ¿Qué puedo hacer para ayudarte?  y la buena voluntad comienza a incomodarte, porque “Quiero que me vean como antes”.

    Siguiente cirugía, tercera medicación en dosis aproximadas y ya todo tu entorno es distinto. Tus seres queridos realizan su propio duelo y te sentís culpable por haber alterado sus vidas. La cirugía tampoco sale según lo esperado y ese falso optimismo vuelve a salir a flote y esta vez, para consolar hasta a la propia doctora. Y vuelves a casa y el circulo se repite. Acumulas agendas medicas como si de facturas del supermercado se trataran.

    Pasa un año, pasan tres años. Te volves experto en tu propia patología y realizas un esfuerzo considerable por continuar con tu vida, aunque cueste el doble y en el fondo el miedo siga persistiendo. Creces de una forma muy rápida a nivel personal y aprendes a valorar a tus amistades de otra forma porque, al fin y al cabo, ahí están y les duele ver el agotamiento en tus ojos.

   Es un proceso sumamente largo y a veces, de toda una vida. Escuchas a la gente hablar de su dolor de pie, espalda, rodilla y en tu mente piensas “Si tan solo vivieran lo que yo vivo, realmente lo entenderían”. Te sentís solo porque nadie puede entenderte en la forma en que tú necesitas y ese es otro dolor que ni la mejor medicación puede curar.

   Hoy, después de tanto tiempo, me animo a darle voz a ese sentir. Quizás mis palabras no sean las más apropiadas o tú, quien también sufres, las encuentres vacías. Pero si de algo estoy seguro, es que el poder hablar, me hace sentir de alguna forma seguro.

Cada vez es mayor el numero de personas que padecen un dolor crónico de diferente origen y a pesar de eso, en Uruguay sigue siendo un tema poco discutido. Es necesario que el tema, entre en el orden del día.

    Si estás leyendo esto y sientes propias estas palabras quiero decirte simplemente, que no estás solo. Si necesitas hablar con alguien, escríbeme.

Atentamente y simplemente, Santiago


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Lourdes Méndez
    Lourdes Méndez

    Excelente msj lo aplaudo de pie y gran Compañero!!!

    Responder

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: