El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Criptoarte, un mundo al que también ingresó Messi

Compartí este artículo con tus amigos

Messi se suma al mundo “cripto” mediante el criptoarte

El pasado 21 de agosto Lionel Messi puso a la venta en Ethernity un conjunto de obras digitales diseñadas por el artista BossLogic. Todos podemos verlas en su cuenta de Instagram y en las redes en general, entonces, ¿por qué alguien compraría algo que puede verlo, e incluso descargarlo, de forma gratuita? Para explicar esto primero tengo que comenzar por desarrollar de qué se trata esto del criptoarte y el mundo “cripto” en general.

Así como existen artistas que realizan obras físicas (pinturas, esculturas, etc.), existen artistas que realizan obras electrónicas (videos, imágenes, etc.).
Como todos sabemos, el problema de realizar este mismo trabajo en forma digital, o sea producir una obra artística única, es que ella puede copiarse y reproducirse en forma que sea exactamente igual a la original. Si no hay un objeto único, es entendible que la valuación del bien se encuentre en un rango muy inferior al que puede tener una obra única en el mundo.

Una aparente solución para los artistas digitales está en ligar un documento que certifique la originalidad de la obra electrónica con la propia obra. Eso llevaría a que las copias o reproducciones que se hagan sobre la pieza original puedan identificarse.
El problema de ese documento que tiene por función autenticar la obra u obras originales, es que no cuenta con la seguridad suficiente como para consolidar la imposibilidad de ser copiado. Si bien existen modos de descubrir si un documento electrónico es el original o una copia, ese proceso llevaría costos y tiempo, por lo que al final podemos concluir que este no es un medio eficiente para que el arte electrónico encuentre su medio de ingreso al mercado.

Ahí es donde entra este concepto del criptoarte, y enfatizo el término “cripto”, que es el que en definitiva otorga la seguridad que le faltaba al documento autentificador que antes nombré. Cuando hablamos de criptoarte, estamos hablando de arte que se mueve por el universo del blockchain.

Entiendo que el blockchain y “lo cripto” puede ser algo que no todos conocen, más allá de que sí sea probable que todos en algún momento hayamos escuchado sobre derivaciones de ello. Por ejemplo, el proyecto sobre criptomonedas que presentó el senador Sartori hace muy poco, o cuestiones muy populares como el bitcoin y la variación de su cotización.
A fin de poder explicar mejor lo que viene más adelante, muy básicamente y pecando de minimizar demasiado lo que es, cuando hablamos de blockchain nos estamos refiriendo a un sistema de realización de transacciones (en sentido amplio), mediante una red, que genera un registro utilizando la criptografía como herramienta para otorgar seguridad.

Tal como en un comercio se lleva la contabilidad registrando asientos de movimientos de caja en un libro físico, en blockchain lo que se hace es generar “bloques” concatenados con información de quien recibe y quien envía algo. Esos bloques son registrados por todos los “usuarios” de esa red, por lo que, a priori aunque existen muchas variantes de funcionamiento de este sistema, no estamos ante un sistema centralizado -como puede serlo un banco que controle las transferencias-, sino que existe una “democratización” del control, que a su vez es la clave de la seguridad que otorga el sistema, porque todos tienen una copia del “libro de contabilidad” que irá actualizándose a medida que se realizan y verifican nuevas transferencias, y que se autocontrola por sus propios miembros.
Por supuesto que esta definición puede generar algunas dudas, principalmente porque deja muchos vacíos en la enorme complejidad que tiene el blockchain y lo cripto en general. Quédense con la idea de que estamos ante un sistema que ofrece mucha seguridad en las transferencias, que en sus mejores exponentes es prácticamente imposible de hackear o falsificar en cuanto a sus registros refiere.

Retomando entonces el tema de la columna, el arte electrónico encuentra en esta solución tecnológica el medio ideal, porque goza de total seguridad a la hora de verificar la autenticidad del elemento artístico en cuestión.
Si yo creo una obra, y envío esa pieza de arte electrónico a otra persona, ella puede demostrar que la recibió de mí, y por ende, que tiene la pieza original, por lo que esta obra siempre será trazable hasta mí sin importar la cantidad de transferencias posteriores. No puede duplicarse esa pieza o piezas de arte autenticadas, más allá de que sí puedan existir copias, tal como yo puedo conseguir una copia del Guernica en internet y ponerlo de fondo de pantalla de mi celular, o buscar un artista que realice una reproducción exacta de la obra original que me plazca. Una reproducción de una obra de Picasso, Dalí o Velázquez no vale ni por asomo lo mismo que la propia obra realizada por mano de Picasso, Dalí o Velázquez.

Ahora, la seguridad no es la única ventaja que tiene para los artistas la utilización de blockchain. Este sistema permite también establecer, por dar un ejemplo, un programa de “regalías” por las que cada vez que se transfiera la pieza de criptoarte de una persona a otra, el artista creador de la obra recibirá un porcentaje. Allí estaremos ante la utilización de “Smart Contracts”, o sea, contratos que se autoejecutan sin la necesidad de intermediarios (de allí que, si soy el artista creador de la obra y realizo una venta con una cláusula que establezca regalías a mi favor, pueda cobrar automáticamente una cuota parte del monto transferido por esa reventa).

Por último, cabe entonces referenciar a la tecnología específica que utiliza el criptoarte dentro del universo del blockchain, esto es, el NFT, o token no fungible.
Así como una criptomoneda es un bien fungible, o sea, que no tiene valor por sobre otro igual, tal como las monedas corrientes (en principio, así como dos billetes de $100 valen lo mismo, dos unidades de bitcoin valen lo mismo). En los casos de tokens no fungibles, estamos ante elementos que son únicos, la distinción está en la autenticidad que tiene por sobre otro “igual”. Tal como la firma de una camiseta por un jugador conocido la hace más valiosa que una camiseta exactamente igual, pero sin esa firma, si yo tengo una imagen realizada por mi artista favorito, valdrá más si tengo esa imagen “tokenizada”, o sea, ligada a un mecanismo de autenticidad mediante la tecnología del blockchain, que me otorga una clave única, produciendo unicidad a la obra/bien/objeto electrónico.
Aunque por supuesto, que exista unicidad no significa que no pueda producirse más de una obra auténtica, como es el caso cuando se lanzan colecciones o series de una misma obra, realizada por el mismo artista, pero con una cantidad determinada. O sea, yo puedo distinguir una de otra porque tendrá un número de serie que la hace única, por más que la obra sea visualmente similar a otra. Pero además, y lo más importante, puedo decir que ella es auténtica.

En definitiva, el valor en este tipo de bienes podríamos decir que está en la firma del jugador conocido, en la autenticidad de que un cuadro fue hecho por Velázquez, o en que contamos con un NFT que nos asegura que una obra la hizo determinada persona, y no tanto en la camiseta, la belleza del cuadro o el archivo que contiene la imagen. El valor está en la autenticidad de haber comprado la pieza específica, y no una copia, duplicado o reproducción posterior.

Así encontramos que a día de hoy se han vendido tweets, videos de YouTube, obras de arte electrónico y muchas cosas más, por valores astronómicos.

Beeple (Mike Winkelmann), un artista digital y diseñador gráfico estadounidense, vendió por 57 millones de euros, mediante la utilización de este sistema, la siguiente obra:

Como se habrán dado cuenta, al compartir esta imagen en esta columna acabo de darles acceso a una obra que vale 57 millones de euros. Pero, tal como expliqué antes, esto es una copia, el comprador tendrá un NFT que otorga autenticidad de que la unidad que él tiene es la creada por Beeple.

La obra única “Lionel Messi: ‘The Golden One’ ” se vendió por U$S 9.735.720, su actual dueño es @t-rex.

Lo interesante es que cada vez más veremos este nuevo tipo de comercialización del arte electrónico, incluso con la creación de museos de arte, como el MALa, primer museo de criptoarte latino del mundo.

Link a la obra en Ethernity: https://ethernity.io/lionel-messi-the-golden-one/0x912BA2984910F9e3576Df76ccBBbA3B8e8b1dD97/1

Link a MALa: https://www.mala.gallery/


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: