El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La locura buena y la locura mala

Compartí este artículo con tus amigos

Vistos los malos rendimientos futbolísticos de los últimos tiempos, tanto de la Selección Nacional como de los clubes locales, quería introducir a la discusión el acercamiento metódico, obsesivo y ecuánime de Marcelo Bielsa. Un técnico peculiar, no tan ganador, pero que influenció a otros colegas que luego llevaron a sus equipos a los éxitos más grandes dentro del fútbol.

Marcelo Alberto Bielsa Caldera nació un 21 de julio de 1955, en la vieja y querida Rosario, hogar también de fantásticos argentinos, tales como Lionel Messi y Ángel Di María. Hijo del matrimonio de una docente y un abogado, como joven futbolista supo vestir los colores del club más grande de su ciudad natal, Newell’s Old Boys. Luego militó en las filas de Instituto de Córdoba y en Argentino de Rosario. Su carrera como jugador fue corta, y dentro de todo poco trascendente, su mayor logro se encuentra en la obtención de la medalla de bronce con Argentina, allá en el Preolímpico de Brasil en el año ´76.

En sus últimos años como jugador de fútbol ya se encontraba un fuerte interés por el aspecto táctico del juego, analizaba partidos de ligas europeas que le hacía llegar un relativo de España, también estudió Profesorado en Educación Física, que le dio una formación general en el arte del deporte.

Sin embargo, lo que hizo a Marcelo Bielsa dejar su huella en el tiempo y la actualidad, ha sido su rol como técnico. Según expertos en este deporte, Bielsa ha influenciado el juego moderno en su totalidad, y ha sido reconocido por figuras del calibre de  Pep Guardiola al decir que “es el mejor entrenador del planeta”. Ha llevado a clubes como el Athletic Bilbao a  una final de Europa League y a Leeds United a la Premier League luego de, nada más y nada menos que 16 temporadas. Lo que impacta de su fútbol, sin embargo, no son los resultados sino su estilo y su método, que hoy intentaremos comprender y comparar con nuestro paupérrimo estilo.

Dejando de lado la introducción, me gustaría adentrarme más en la Propuesta Bielsa.

No sé si ustedes lo han notado, pero últimamente el fútbol se ha convertido en un juego de números. Ahora; ¿Estamos mirando los números correctos? Solo hace falta ver un programa periodístico o entrar por 20 minutos a Twitter para darnos cuenta de que el debate público se basa en criticar el 11 inicial de cada partido, “Tendría que haber puesto a González” “¿Por qué le dio minutos a Ramírez?

También se genera polémica por el simple hecho de vender, en las palabras del propio Bielsa: “Los medios de comunicación pervierten a la sociedad”.

¿El fútbol es esto? ¿Solo maneras de colocar a 11 jugadores detrás de una pelota? ¿Solo un show mediático más? La buena locura del Loco, discrepa.

¿Cuáles son las mayores diferencias entre la Propuesta Bielsa y nuestros sistemas?

Marcelo Bielsa fue uno de los precursores del análisis previo a la oposición en el fútbol, cree que cada partido debe de ser rigurosamente preparado. Usando a sus reservas como el rival, poniéndolas a jugar contra sus titulares mientras son instruidas en cómo el próximo adversario plantea su juego. En este aspecto vemos una gran influencia del mítico Bilardo.

¿Acá, en el fútbol uruguayo, proponemos la preparación hacia los partidos?

También, promueve un sistema que requiere técnica y destreza en el armado de las posesiones, con un, preferiblemente, 3-3-1-3. Una formación poco convencional, en la que Bielsa normalmente utiliza a mediocampistas como líberos en la mitad de esa línea de 3, y que también prefiere a laterales dentro de esa misma línea, para avanzar en el terreno de juego manteniendo la pelota. En el medio, un 5 que funciona como armador, y adelante un claro 1-3, con un enganche muy creativo, dos extremos rápidos y encaradores, y un 9 que las meta adentro. Todos aspectos típicos del Fútbol Total de Johan Cruyff.

¿Acá, en el fútbol uruguayo, apuntamos a sistemas veloces o vamos a lo seguro, a lo ya conocido?

El planteo de Bielsa es para jugar abierto, bien abierto, y con velocidad. Transiciones rápidas para dejar mal parado a los contrarios. Verticalidad en los pases para desarmar defensas convencionales. Toques cortos y letales. Jugadores que rotan en el ataque, jugadores que necesitan poder jugar en las demás posiciones cercanas para cubrirse los unos a los otros.

¿Acá, en el fútbol uruguayo, vamos a dejar el “¡Salimo!” en algún momento?

Presión con líneas altas, en las que todos los jugadores son instruidos a correr y dejar todo en los 90 minutos, apuntando a un juego solidario pero también feroz con el rival, sin descansos. Un sistema de presiones similar al hoy utilizado por eminencias como Jürgen Klopp.

¿Acá, en el fútbol uruguayo, solo presionan los que “tienen huevo”, no?

Marcelo Bielsa planea ejercicios de pases con anterioridad de cada partido, para que sus jugadores puedan desenvolverse con fluidez en situaciones límite, de esta forma, logra minimizar el error en sus arranques de posesión de pelota. Posesiones rápidas, pero ordenadas fluidas.

¿Acá, en el fútbol uruguayo, damos más de 3 pases seguidos?

Con este conjunto de preguntas me gustaría abrir la discusión, pero lo que quería exponer no termina acá. Ahora, vayamos a lo concreto. ¿Qué hizo Bielsa en materia de resultados?

Bueno, creo que es una pregunta trampa, el mismo Bielsa lo admite, “Soy especialista en fracasos”, dijo una vez. Ha tenido una carrera como entrenador muy ambigua. Ha logrado grandes cosas, como el Oro en los Juegos Olímpicos con Argentina, ganando sin recibir goles y de forma invicta. Dejó su marca en una Chile que pasaría a la posterioridad luego, después de ganar 2 Copas América con un sistema de juego similar al que les inculcó cuando fue su entrenador entre 2007 y 2011. Por otro lado, ha sido protagonista de fracasos y pasajes por selecciones y clubes muy polémicos, como fue lo que pasó en Corea 2002 con Argentina, y su reciente fugaz período en Lille.

Considero que hay mucho para aprender de Bielsa, y de sus sucesores espirituales. Nuestro fútbol debe cambiar desde su filosofía de juego, desde las bases. No puede ser que un Uruguay con un plantel tan habilidoso como el actual, cosa que sí considero mérito del Proceso, no pueda jugar un fútbol efectivo. ¿Estamos cerrando a nuestros jugadores modernos con sistemas del pasado en la Selección? ¿Estamos evitando el desarrollo de estrellas en el fútbol local por ponerlos fuera de puesto, en sistemas que serían considerados anticuados en Europa?

Estas interrogantes me dejan pensativo, no puedo concebir que tengan lógica en un país tan históricamente ganador como el nuestro. ¿Cuál es el camino a seguir, entonces?

Bueno, viendo los procesos de Bielsa, podemos encontrar una parte de la respuesta.

Yo, desde mi humilde opinión, buscaría un cambio en la dirección técnica de la Selección Nacional, pero siempre abogando por conservar las cosas buenas del Proceso. El mismo Bielsa que tanto defiendo, ha sido fuertemente influenciado por nuestras formativas a nivel nacional en  estos años. A pesar de esto, me gustaría afirmar que Uruguay nunca fue el país de la mediocridad. Mi patria, a lo largo y ancho de nuestra rica Historia, ha ganado 4 campeonatos mundiales y ha cosechado 15 Copas América. Los clubes grandes,  Peñarol y Nacional, 5 y 3 Libertadores respectivamente.

No podemos casarnos con una idea que ha demostrado flaquezas de 2011 hacia el presente. Si, el Maestro Oscar Washington Tabarez ha construido un equipo unido, que nos dio muchísimas alegrías, y ha logrado generar una identidad nacional que habíamos perdido, pero creo que es tiempo de pasar página. Creo que es tiempo de que Uruguay, en su totalidad, vuelva a su grandeza. A no vivir de las glorias del pasado, a no soñar despierto con partidos de antaño, a volver a ganar, como nuestra Historia demanda.

Este hermoso país y su gente, se lo merece.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: