El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

El que pega primero pega dos veces

Compartí este artículo con tus amigos

El clásico por la novena fecha del torneo Apertura se lo llevo Nacional.

Tras la victoria 2 tantos contra 0 con goles de Ocampo y Cándido el conjunto tricolor queda como único puntero del mismo solo alcanzable por Plaza Colonia que juega en el día de hoy.

Un primer tiempo chato. Dónde se vio a Peñarol en su esquema habitual, la búsqueda de llegar abierto por las bandas tanto por Canobbio como Olivera. Ceppelini haciendo de enganche entre el doble cinco de Trindade y Gargano con un solitario Agustín Álvarez que jugó muy lejos de su zona de influencia.

Por su parte el tricolor, que ya había empezado a ganar el clásico pudiendo contar con los jugadores Rochet, Cándido y Ocampo que estaban con la selección en Brasil. Esto obviamente que no podría entrar dentro de un análisis del juego y si de una nueva novela del mundo dirigencial, terminó siendo detonante del resultado que se daría en el final.

Nacional apostó por Neves el cual a los 8 minutos ya tenía amarilla y a los 16 una nueva infracción que casi le cuesta la expulsión, obligo a Capuccio a realizar una rápida variante dándole ingreso a Cantera que tuvo su debut clásico. La incorporación de Cándido y Ocampo generaba una gran incertidumbre por qué no se sabía con el nivel futbolístico que traían ya que ambos casi no tuvieron participación en la copa América. Pero lo cierto es que los dos cumplieron una gran labor siendo fundamentalmente Ocampo en el primer tiempo el generador de las pocas jugadas en ofensiva, en la búsqueda constante que con su velocidad y dominio del balón tenía para llegar al área y hacer juego para Bergessio que, así como lo decíamos de Álvarez se vio superado por los zagueros rivales llevándolo a jugar lejos de la zona caliente de todo nueve.

De pelota quieta fueron las dos únicas jugadas que se puede decir tuvieron cierto peligro para los arcos de Rochet y Dawson respectivamente.

El segundo tiempo fue otro partido. Desde el banco llegaron los revulsivos que el encuentro necesitaba.

Facundo Torres que había llegado al país al mediodía junto a Giovani González también de la Copa América, fueron incluidos en el plantel y fue Torres quien ingreso para los segundos 45 minutos. Ya no estaba Olivera y esto permitió que Peñarol explotara por la banda izquierda su mayor poderío ofensivo generando éste la mayoría de los ataques con peligro e incluso en sociedad con Canobbio y Álvarez tuvieron la apertura del marcador, pero con un cabezazo fallido el numero nueve termino la jugada yéndose el balón lejos del arco.

Llego el momento de las variantes tricolores ingresando D´Alessandro por Trezza, cambio el cual resulto gravitante para la continuidad del mismo. Con el argentino encargado de tomar el balón y construir principalmente por la derecha ofensivas claras y rápidas fue dando vuelta el dominio del cotejo dejando a un Peñarol que hasta ese momento dominaba, sin pelota en el medio y ya Gargano y Trindade debieron replegarse y dejaron de ser estos los principales generadores de futbol en el carbonero.

Fue así que a los 71´ tras desborde por izquierda de Ocampo, este supera a Acosta, que había ingresado por Pereyra, y con una definición exquisita entre las piernas de Dawson marca el primer gol del partido.

Nunca Peñarol, que seguía insistiendo por izquierda con Torres, logro retomar el control del partido, viéndose superado en todos los aspectos.  A los 84´ Cándido liquida el encuentro aprovechando otro error garrafal en la última línea mirasol.

En definitiva, consideramos justo el resultado, ya que Nacional en primera instancia tuvo contundencia, luego pudo reconstruir el orden y el dominio que por minutos había perdido y algo que no es menor, quizás discutible, pero si a la postre fue gravitante, su dirigencia empezó a diagramar este partido cuando se definió que Uruguay podía quedar eliminado del torneo continental antes del clásico, cosa que así paso.

Para Larriera la revancha está a la vuelta de la esquina ya que en semanas define la clasificación en la Copa Sudamericana justamente ante Nacional y quizás allí se juegue el éxito de este primer semestre de competición.

Nacional debía demostrar el porqué de su liderazgo en la tabla, debía también consolidar al Parque Central como recinto inexpugnable y más con todo lo importante que se jugaba ya que hacia muchísimos años que el tricolor no oficiaba de local en su estadio.

Ambas escuadras deberán de todas formas analizar variantes en aspectos que quedaron en deuda. La contundencia, participación y juego de sus centros delanteros fue de las notas mas bajas que se vieron, no por performance sino por poco asistidos. Por último, hacer referencia al VAR. Este no tuvo mayor incidencia en el juego, si fue requerido, pero tan solo para confirmar las buenas decisiones tomadas por el arbitro Tejera y sus asistentes. Termina con buena nota el juez internacional que hacia su primer clásico oficial.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: