El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

110 años de la Comisión Nacional de Educación Física

Compartí este artículo con tus amigos

Celebrar ciento diez años de la Comisión Nacional de Educación Física (CNEF) es un hecho muy significativo en la vida deportiva del país en particular y en lo social en general que involucróa todos los uruguayos.

Este próximo miércoles es el día de su celebración y será el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo quién recibirá al ambiente deportivo y autoridades. Todos ellos y quienes lo seguirán de manera virtual, sin duda recordarán como se logró tan importante aporte a la sociedad uruguaya.

Es que, esto se debió al determinante impulso del presidente José Batlle y Ordoñez , que en a los pocos meses de su segunda presidencia crea por ley Nro. 3.789 del 7 de julio de 1911 la CNEF, colocando a Uruguay en la primera línea en la materia.

El mismo presidente Batlle, a partir de sus vivencias en experiencias europeas, sobre todo francesas, fue un firme introductor de ideas de vanguardia  en materia de educación física, del deporte y de la recreación para los habitantes del entonces joven país emulando modelos de países europeos añosos. Siempre tuvo esa visión de la importancia de la actividad física y de los habitos saludables de vida.

Ya en el año 1906, también el mes de julio, propuso la creación de los primeros Juegos Atleticos Nacionales. La Comisión de Fomento de la Cámara de Representantes lo apoyó y fue la plataforma para que, cinco años después, se creara la CNEF.

Basta recordar algunos párrafos de la exposición de motivos, para ver la inspiración de Batlle y Ordoñez al respecto, que con claridad y convicción expresaba: “Montevideo, julio 7 de 1906. Mensaje y proyecto de ley del Poder Ejecutivo creando los Juegos Atléticos…tiende este proyecto a fomentar en los habitantes del país el gusto y la pasión por los ejercicios físicos que hacen a las razas más sanas y más fuertes (…) Estimulemos, pues, los deportes, recordando que influyen eficazmente en la mayor salud del pueblo y son, además, una escuela insustituible de voluntad y ánimo. Tiene fe profunda el Poder Ejecutivo y cifra sus más vivas esperanzas en el éxito de esta iniciativa que tiende a reaccionar contra un abandono suicida, y espera que si se adopta, nuestras multitudes presentarán dentro de varios años el aspecto sano y armonioso que el escritor francés descubría en las multitudes británicas. Saludan a V.H. con su más distinguida consideración. José Batlle y Ordoñez. Claudio Williman”.

Así como fue el promotor de una vasta cantidad de iniciativas legislativas, que fueron importantes conquista sociales de la época, como la ley de ocho horas de jornada laboral y el voto de la mujer, entre otras, quiso darle a la educación física un empuje mayúsculo inspirado en la Europa que conoció.

De ese modo, en un clima de paz que reinaba en Uruguay, dejando atrás la guerra civil de 1904, los gobernantes de la época dirigían sus esfuerzos a consolidar una sociedad justa, tolerante y vanguardista, apuntando a esa raza de orientales emergentes no solo en su desarrollo intelectual sino en lo físico por su salud física y mental.

Entendían que lo más importante era el pueblo y por eso había que darle lo mejor.

Con esta impronta vino la construcción de las plazas de deportes, en cuya concepción nada se dejaba al azar.

En 1912 llega el profesor Jess Hopkins de Estados Unidos a dirigir el Departamento Físico de la ACJ. Además de organizar dicha institución , colabora con las flamantes instalaciones públicas diseminadas por los barrios más populosos de Montevideo y las capitales del interior del país, con visión más amplia, desde su infraestructura hasta su personal, desarrollando los grandes juegos organizados y reglados con excelente aceptación popular a los que él llamaba concurso.

Las plazas de deporte, que llegaron a ser 110 en todo el país, paulatinamente y con una fuerte participación de la comunidad, se transformaron en lugares donde se desarrollaba física y socialmente la vida de los uruguayos e inmigrantes que concurrían. Sin diferencia de clases sociales, razas o religiones.

Además de estos centros deportivos, se fomentaron conferencias sobre higiene y salud de la población, el apoyo a las federaciones y las prácticas deportivas en las costa que propiciaban la natación, las travesías de la bahía y la incursión en deporte como remo, canotaje y otros.

En 1985 se inauguran numerosas piscinas en varias plazas de deporte y complejos deportivos arraigados en la comunidad. Hoy, más de 55 mil niños concurrieron a las piscinas públicas en el curso de los llamados Programas de Verano ahora denominados Tirate al Agua. De este modo no sólo se logró la práctica de la natación, sino la divulgación de normas de seguridad para los niños en el agua.

Un destaque especial es la creación de la Pista de Atletismo a mediados de noviembre de 1921, que con el desinteresado apoyo del asesor de la CNEF Hopkins, fue construida por el entonces arquitecto del Servicio de Paseos Públicos de la Intendencia Municipal de Montevideo Juan Scasso, el mismo que en 1930 construyó el Estadio Centenario en 9 meses, la  Colonia Marítima frente a la playa del Buceo, el Club Náutico de Carrasco y Punta Gorda y el propio Estadio Monumental de Nuñez, en Buenos Aires, con la firma de una arquitecto argentino ya que su título de arquitecto no estaba revalidado en el vecino país.

Enclavada en un lugar magnífico, el actual parque De los Aliados, antes llamado parque Pereira, donde se jugó la Copa América de Fútbol de 1917, es hoy en día un orgullo de la ciudad.

Si bien el predio ya había sido utilizado como pista de césped para el Campeonato Sudamericano de 1919, se utilizó por primera vez como pista en el Campeonato Uruguayo de Atletismo de 1922.

A lo largo de su historia, además de recibir a miles de atletas, se le hicieron importantes refacciones, de las que se destacan recientemente la de 1986, en que se agrega el riego, la de 1989,en que se instala por primera vez la carpeta sintética que sustituye a la de pedregullín, y la de febrero de 2005, en que se instala la otra carpeta certificada por la IAAF luego de 16 años de prolongada vida útil de la anterior. En el 2023 la Secretaria Nacional del Deporte prevé una nueva sustitución necesaria por los ciclos de vigencia en las certificaciones internacionales.

Otro hito de la CNEF fue la creación del Campeonato de Parque del Plata, que hoy con estricta justicia lleva el nombre del profesor Salvador Mauad, para el disfrute  de miles de niños del interior del país. Hoy su gestión la lleva la ANEP.

Sería injusto no mencionar y agradecer la enorme tarea que desarrollaron en todos estos años los funcionarios de la CNEF, desde los empleados de la División Talleres, que muchos tuvieron que ver con la construcción y reparación de materiales deportivos para las plazas y para la Pista de Atletismo, pasando por los profesionales del Centro Médico, del pionero Departamento de Antidopaje creado en 1971, hasta los más de 500 docentes  que impartieron e imparten sus conocimientos a los usuarios de las instalaciones de la Comisión en todo el país y en los centros educativos.

Seria interminable enumerar las más relevantes acciones de este organismo,  intentamos dar un breve mensaje en estas líneas.

Pero, si nos detenemos a mirar todo lo que ha desarrollado la Comisión, se puede concluir sin dudas que fue una usina generadora de valores para la sociedad, creando personas que convivieron con el respeto a las reglas del juego, respeto al rival, al público, a la institución, aprendiendo a ganar y a perder.

En definitiva, procurando que la sociedad reciba mejores personas, sanas en su cuerpo y espíritu.

Por muchos años de más uruguayos en la educación física, ¡salud!


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Suscribite a nuestro boletín informativo ¡GRATIS!

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo. 

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: