El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Erika Chuwoki celebra sus más de 10 años con nuevo disco: “Una década de mutaciones”

Compartí este artículo con tus amigos

Conversamos con Nilton Duplech y Andrés Ivaniski, vocalista y guitarrista de la banda montevideana que prepara el lanzamiento de su cuarto disco, grabado en vivo, y consagrando más de una década de trayectoria musical.

Además de Duplech e Ivaniski, la banda esta integrada por Marcos Da Silva, Fabián Maccio y Andrés Melo. Se definen como “una banda de rock con sonoridades emparentadas con el pop/rock británico y los oídos atentos al rock rioplatense; letras cargadas de ironía, melodías y psicodelia climática que los cinco músicos maceran bajo la figura enigmática que les da nombre”.


¿Cómo nace la banda?

Andrés: El proyecto arrancó en 2010, aunque es preciso mencionar que nosotros ya éramos amigos desde bastantes años antes, nos conocíamos del barrio y del ambiente musical montevideano.

Nilton: El Lalo (Andrés), por ejemplo, estaba en otra banda y yo iba a los ensayos, y él venía cuando ensayábamos nosotros. También nos cruzábamos en los toques. Recuerdo que nos prestábamos discos, yo conocí un montón música a través del Lalo, eran otras épocas, no era lo mismo que buscar música hoy en día.

Aparte de conocerse y compartir en el ambiente musical, ya intercambiaban discos, ¿puede decirse que se “retroalimentaban” musicalmente entre ustedes?

A: Así es, entre todos.

N: Éramos amigos, hacíamos música, y teníamos distintos proyectos que terminaron fusionándose en lo que hoy es Erika Chuwoki.

¿De que barrio son?

A: Somos de Flor de Maroñas.

¿Viven de la música hoy en día?

A: No.

Y no poder dedicarse de lleno durante tanto tiempo, ¿no los ha desgastado como banda en algún momento?

N: Por suerte creo que no. 

A: Nosotros, a nuestra edad, el sueño de vivir de la música no lo tenemos. Es algo que no tenemos como prioridad. Nos juntamos para crear entre todos, pasarla bien, y porque sentimos entusiasmo al juntarnos y hacer lo que hacemos.

Hoy seguimos entusiasmados y ni siquiera nos hacemos un planteo de ese tipo.

Más allá del enigma detrás de la figura de Erika Chuwoki, ustedes en varias entrevistas, y en su propia descripción, se refieren a ella como una integrante más de la banda, algo así como la guía. ¿Cómo podrían definirla? 

N: En definitiva Erika es una entidad. Muchas veces no tenemos otra forma de darle cuerpo a determinadas cosas.

En un documental de Sepultura en Netflix, uno de los miembros de la banda hablaba justamente de la existencia de ese integrante extra que termina siendo, de alguna forma, una combinación o reflejo simbólico de todos. Imaginé algo así en cuanto al papel de Erika, ¿puede decirse que cumple un poco ese rol?

A: Lo imaginaste bien.

N: Seríamos algo así como sus “esclavitos”. Ni siquiera somos dueños de saber algunas cosas de las que se generan entre los cinco. Yo al Lalo no lo veo hace meses físicamente, y mirá, Erika convocó una entrevista. Es como ese elemento que nos mantiene integrados como banda.

¿Qué tipo de música hace Erika Chuwoki?

A: Es un poco difícil esa pregunta, ni siquiera sabemos bien cuál es el tipo de música que hacemos ahora. Lo cierto es que no estamos ni atados ni pendientes en cuanto a delimitarnos dentro de un género, tratamos de ser bastantes amplios en ese sentido. Los cinco aportamos, y casualmente todos tenemos bastante amplitud de gustos.

¿A grandes rasgos podría encasillarse dentro del rock como género?

N: Sí, al escucharlo podes decir que es rock, pero tampoco nos casamos con el rock, es lo que nos sale.

Pero dentro de esa amplitud, ¿sienten que fueron delineando un estilo propio?

A: yo creo que eso tiene que ver con los años, y la constancia en cuanto a seguir creando de forma colectiva. Cuando te aferras a eso durante tanto tiempo se va forjando una personalidad propia.

“Beetho ven-de gas, por el barrio vá, genio mal!
Mionca orquestal, música laboral. Para Elisa dá, un amor garrafal”

Leer las letras suele cambiar el sentido de la canción, ayudar a comprender algunos pasajes y descubrir alguna ironía o guiño a otras obras escondido. ¿Eso lo buscaron desde un principio? 

N: Yo lo llamo “ilusiones óticas”. Lo que suena no es lo mismo cuando lo lees. Si vos lees “himnorancia” (Ridiculum Vitae), podes escuchar “ignorancia”, hasta que lo lees.

¿Es como un sello de la banda?

N: Bueno nunca he leído o escuchado “himnorancia” en mi vida. De todas formas, esas jugadas que uno hace no son nuevas. En mi caso, cuando lo hago, y lo voy descubriendo en el proceso, justamente me gusta jugar con eso. El texto es para leer, y la canción es para escuchar. Eso es intencional.

A la hora de componer, ¿Cómo es el proceso creativo? ¿Tienen un procedimiento definido?

N: No, no hay procedimiento ni papel definido. En un principio arrancamos adaptando temas que ya tenía encaminados, después eso fue cambiando, y ampliándose con la participación de todos. He adaptado música de Lalo con letras mías. En ese sentido no hay pautas. Me gusta ir cambiando la receta, es como un desafío. Trabajar una letra para un tema que, por ejemplo, haya armado Lalo, o cualquier otro integrante, me genera otra responsabilidad, una presión distinta.

A: Sí, y ese es un punto de partida. Cuando uno presenta una canción, una idea o una base, tiene un proceso posterior en donde entra a jugar el aporte de todos. Eso nos lleva un tiempo que tampoco es el mismo siempre, a veces se da bastante rápido y fluido, otras veces le dedicamos bastante más.

¿Y el proceso de grabación? 

A: En cuanto a la grabación de los discos nosotros hace tiempo que lo hacemos en el estudio Retrotrak, que es el estudio de Marcos (Da Silva), nuestro batero, que como miembro de la banda entró hace un par de años, pero desde el principio era nuestro “sexto integrante”, quien nos grababa. Ahí también hay un proceso que va cambiando, hay diferentes etapas que se han ido afinando.

¿Creen que eso se puede notar en Mute? En donde se ve una mayor uniformidad en las canciones, a diferencia de álbumes anteriores.

A: Sí. Para mí nuevamente eso tiene que ver bastante con el tiempo. Ya nos conocemos, y también fuimos afinando y justamente perfeccionando los procesos.

N: Después de haber grabado un disco, ya cuando vas a grabar de nuevo te cambia mucho. Lo imaginas más. Vas ahorrando tiempo y enfocándote, y esa experiencia ganada te va ayudando disco a disco.

En su portada de Spotify aparecen posando junto a un cuadro con una fotografía de Alfredo Zitarrosa, supongo que no es casual, pero, aunque así lo fuera, ¿se sienten influenciados por su obra?

N: Justo hoy estuve escuchando a Zitarrosa. Con respecto a la pregunta, el contexto de la foto si es casual, fue un toque aniversario de la radio “El Aguantadero”, justamente en Sala Zitarrosa, y aprovechamos la foto con Alfredo de fondo.

A: Tiene que ver con esa amplitud de gustos. Puede aparecer cualquier tipo de influencias, que a veces uno piensa que no tienen nada que ver, pero al fin y al cabo todo termina jugando en el hacer colectivo.

Más allá de esa diversidad de influencias de la que hablan, ¿no tienen o tuvieron referentes definidos en sus inicios?

A: Esa pregunta siempre nos complicó. Nos cuesta un montón nombrar referentes en nuestro proceso evolutivo, por lo que hablábamos hoy de la amplitud de gustos. Escuchas tantas cosas que cuando te preguntan las influencias de tu obra ni siquiera sabes que es lo que se refleja. A nosotros, desde adentro de la banda, nos cuesta verlo.

N: A veces es más fácil que la gente te diga a que se parece lo que hacemos, desde adentro no es capaz de notarse. A esta altura hemos escuchado tanta cosa que se filtran influencias por todos lados. Al grabar uno va discriminando menos cosas, te puede gustar el sonido de la batería de determinada banda, y solo eso.

En referencia a eso, ¿hacer música cambia la manera de escucharla?

N: Estas en un plano en el que escuchas detalles, y no tanto como antes, que ponías un disco y era como una bandera que levantabas. El acercamiento a la música hoy en mi caso es diferente. Incluso en esos discos que uno catalogaba como impecable, de repente noto que hay un teclado que me molesta y ya no lo puedo volver a escuchar como antes. O empezas a analizar las letras y ya no estas ni ahí con esas canciones que antes victoreabas. Estas más concentrado en lo tuyo y lo único que haces es alimentarte. En conclusión, hoy escucho la música muy diferente a como lo lo hacía hace 20 años. Tiene su lado positivo y su lado negativo.

Y en ese afán por alimentarte, comentabas que hoy justo estabas escuchando a Zitarrosa, ¿escuchas todo tipo de música?

N: Sí, en general, en el día paso por todos los estados musicales. Desde música brasileña, folklore, jazz, de todo tipo en realidad.

“Genio Garrafal” se publicó como adelanto del nuevo álbum en vivo, ¿qué pueden adelantar de este disco?

A: Precisamente es un disco en vivo que lo grabamos a fines del año pasado, en medio de este contexto raro. El material quedó muy bueno, teníamos una idea inicial más acotada, nos fuimos copando y terminamos haciendo un disco entero con todo el recital, son 15 temas que en Youtube se podrán apreciar en formato audiovisual.

Como banda independiente, nuestra idea era tener un 2020 con varios toques, incluidos uno o dos fuertes, para meterle energía. Queríamos hacer la presentación de Mute y los festejos por los 10 años de la banda, pero quedo todo trunco y nos quedamos ahí mordiendo bronca. Finalmente terminamos combinando ambas cosas en este show.

Más allá de todos estos percances, ¿Les dejó algo positivo la pandemia?

N: A nivel banda tuvimos suerte de haber sacado la edición física de Mute, y armar el “Delivery Chuwoki” para repartir los discos a domicilio. Tuvimos mucha repercusión. Se dio así en ese momento, no sé si hubiera pasado lo mismo en otro contexto. Que la gente esté pendiente de comprar un disco físico hoy en día, fue una sorpresa. Animarnos y mantenernos en ese plan nos ayudó.

A: Sí. Dentro de lo malo, teníamos un disco listo, recién había salido. Si lo estuviéramos grabando era peor el panorama. Aunque no estuviéramos tocando, teníamos la edición física pronta. Incluso se dio la posibilidad de hacer el disco en cd y en vinilo. Tuvimos algo para mover y mostrar. Esas cosas puntualmente nos terminaron ayudando. La gente se re copo, estuvo buenísimo.

¿Tienen una fecha estimada para la publicación del resto del disco?

A: Publicamos este adelanto, seguramente subamos otro y después el resto del disco, al que solo le restan detalles, calculo que en un mes.

¿Más allá del nuevo disco, que planes tienen a futuro?

A: En cuanto a toques, ahora estamos un poco limitados para programar actividades, hay mucha incertidumbre aún en cuanto a la posibilidad futura de hacer eventos en vivo. En cuanto a composición, queremos seguir reformulándonos y haciendo canciones, el plan es sacar otro disco el año que viene.

N: Sí, te doy la primicia, se viene un disco nuevo en 2022.

Pueden escuchar a Erika Chuwoki en las siguientes plataformas:


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja un comentario

Suscribite a nuestro boletín informativo

Suscribite a nuestro boletín informativo

Unite a nuestra comunidad y empezá a recibir nuestro boletín informativo, con todas las novedades y noticias sobre El Día.

El formulario de suscripción fue recibido correctamente.

A %d blogueros les gusta esto: