Partido Colorado, Coalición e Identidad Partidaria

Partido Colorado, Coalición e Identidad Partidaria

Los tiempos cambian. Las realidades no son las mismas.

Negarse hoy a las coaliciones como forma de gobernar es oponerse a la realidad. Es como manejar a contramano, sería casi que terminar defendiendo conceptos políticos apolillados.

Una realidad que desde hace décadas se impone en Europa, donde el acuerdo entre diferentes partidos es la forma de gobierno más común en esa parte el mundo. Más del 70% de los países europeos gobiernan bajo este régimen

El desencanto, la baja credibilidad, la negación de los partidos al momento de leer la realidad política, las dificultades para encontrar los caminos de la renovación partidaria, la incapacidad de buscar alternativas que contemplen a un electorado no satisfecho, la crisis de identidad partidaria y la propia fragmentación de los partidos producto de todo lo anterior, ha llevado a que partidos fuertes, con gran arraigo y tradición se debilitaran en lo electoral dando paso a otras alternativas, que terminaron propiciando esa fragmentación que mencionábamos.

Eso ha dado lugar a dos cosas: el nacimiento de otros partidos y las dificultades de obtener las mayorías necesarias.

Han nacido nuevas opciones, muchas de ellas de corte populista, que se muestran como el antisistema, que se ubican por lo general en los extremos del espectro político y que han fragmentado las ofertas electorales, pero que además ha llevado a que quien resulte ganador no logre las mayorías necesarias para concretar su gestión, por lo que debe buscar acuerdos que permitan la gobernabilidad.

Se han podido ver en todo este tiempo coaliciones exitosas, algunas más o menos satisfactorias y otras que naufragaron, con resultados magros.

Por ello se hace necesaria una coalición seria, responsable, con un importante grado de compromiso, responsabilidad y lealtad institucional.  Donde la negociación, el acuerdo, la madurez política, la confianza y la tolerancia sean valores imprescindibles, donde además todos sean capaces de ceder y de otorgar.

Construyendo esos vínculos sólidos que le brinde la fortaleza para asumir con éxito tan exigentes desafíos. 

La Coalición vino para quedarse

Pretender gobernar solos es obstinarse en mantener una mirada antojadiza y hasta cavernaria de una realidad política cambiante

Cuando uno escucha los argumentos de aquellos opositores a las coaliciones, se siente como ese gran capricho de adolescentes, más que a posturas bien fundadas. 

El funcionamiento de los sistemas políticos descansa hoy en la necesidad de llegar a acuerdos inter partidarios, en lograr consensos entre partidos que no son idénticos, ni lo serán y es fundamental que así sea, pero que deben tener la suficiente grandeza, humildad, inteligencia y madurez política para acordar. Adaptarse a estos nuevos tiempos, aggiornarse, abrir las cabezas…reciclarse mentalmente.

Partidos políticos fuertes y con identidad

Los opositores a las coaliciones mencionan como principal argumento la perdida de la identidad partidaria. Es un temor entendible, pero no es necesariamente producto del acordar en coalición, un partido político o un sector puede perder identidad sin la necesidad de estar formando parte de una coalición de gobierno. No son incompatibles, un partido político puede perder identidad, abandonar sus raíces históricas sin haber ingresado a una coalición de gobierno y por el contrario otro partido o sector que decida formar parte de ella puede incluso hacer pesar esa tradición y fortalecer mediante sus decisiones su propia identidad.

Nadie necesita partidos fagocitados ni débiles, por el contrario, se hace imprescindible para la democracia el fortalecimiento de los partidos políticos a través de afianzar su propia identidad.

Mantener un perfil claro, marcar diferencias, buscar equilibrios y puntos de encuentro. Saber cuando ceder y cuando no hacerlo si la causa lo amerita. Sin oportunismos ni especulaciones, con responsabilidad institucional.

El Partido Colorado y el gobierno de coalición

“No puedo apoyar a un blanco, no puedo apoyar a un herrerista” se pudo escuchar por allí (algunos de los que luego terminaron votando en el Frente Amplio, con el dogmatismo comunista o ex guerrilleros tupamaros y apoyando todas las dictaduras de la región) o los que obstinadamente prefieren no hacer alianzas, ni acuerdos con nadie, en una postura casi que omnipotente y hasta de soberbia que no se condice con los tiempos en los que vivimos.

Muchos son los momentos por los que tuvo que atravesar el país. Momentos de guerra y de paz, de enfrentamientos y de entendimientos. Hombres que hacían la revolución en los campos de batalla y que luego pactaban y acordaban. Esa es la historia de colorados y blancos. Uno mas tiempo en responsabilidades de gobierno, el otro dando desde la oposición ese equilibrio tan necesario para la democracia.

El Partido Colorado construyó los destinos de la república y aunque a algunos les rechine y hasta cueste admitirlo, es así. La historia no nos deja mentir. Sería larga la interminable lista de logros y transformaciones concretadas por el partido de Rivera, Suárez, Batlle y Ordóñez, Arena, Brum. Con ese espíritu reformista y de gran sensibilidad social que lo llevó a ser el escudo de los más débiles.

Con Batlle como eje central de esas ideas revolucionarias para la época pero que conoció antes y después de él otros hombres con esa matriz reformista que hizo del partido colorado un partido con una gran identidad.

El partido de la república laica, liberal y de justicia social.

Es difícil haber nacido en Uruguay y no sentirse, aunque más no sea un poco batllista. No hay sector de la vida del país que no tenga el sello del partido de Don Pepe.

Un batllismo que mantenga su esencia, sus principios, sus ideales, pero aggiornado a los tiempos que corren. El Uruguay de hoy no es le Uruguay de hace más de 100 años.

El compromiso del Partido Colorado

Ese debería ser el compromiso del Partido Colorado, apoyar la gestión de la coalición republicana y los compromisos asumidos, de un partido que nació para gobernar. La ética de la responsabilidad.

Con la tarea de imprimirle a esa gestión, como socio principal de esa coalición, la impronta batllista, de justicia y solidaridad social.

Y además con un primerísimo desafío en lo partidario, de afianzar su identidad, de recuperar espacios que nos pertenecen. Con esa obligación moral y ética de defender esa república laica que tanto costó lograr y que algunos parecen querer destruir.

La democracia necesita de partidos políticos fuertes, nuestro país necesita de un Partido Colorado fuerte y hacia allí hay que ir… con la coalición republicana y reafirmando nuestra identidad. Esa que nos llevó a ser los constructores de la república.

El mal tiene sede en Montevideo

El mal tiene sede en Montevideo

A punto de cumplirse un año de las históricas protestas del pasado 11 de julio en Cuba, desde Uruguay, persiste el reclamo ante las violaciones fragantes a los derechos humanos que comete el régimen comunista de La Habana contra su pueblo. Así lo evidencia su comunidad de exiliados, en la protesta y denuncia constante ante lo que no debería normalizarse jamás a los ojos del mundo moderno. Crímenes de lesa humanidad a diestra y siniestra a manos de una casta de militares enquistados en el poder desde hace más de seis décadas que someten a una sociedad empobrecida y privada de la palabra misma.

Desde la capital montevideana hace varios años se vuelve asiduo el reclamo de los que es hoy la comunidad de migrantes más grande del país, los cubanos. A menudo cientos de caribeños, desplazados y forzados al exilio por el régimen comunista en Cuba, se dan cita en las inmediaciones de la tormentosa sede ‘’diplomática’’, Embajada de la República de Cuba, para reclamar por sus derechos y la libertad de todo un pueblo que quedó preso en la Isla cárcel de barrotes de agua.

La embajada del régimen de Cuba en Montevideo, a pesar de ser casi simbólica, en cuanto a cumplir sus principales funciones, por el desamparo total que encuentran los cubanos que a ella acuden en busca de gestionar trámites de índole consular o alguna otra acreditación u apostilla. Donde lejos de hallar resolución reciben el maltrato de sus funcionarios. Cada dia que pasa es un tormento para las decenas de miles de exiliados cubanos que buscando refugio llegaron al Uruguay, el mismo que brinda espacio a los representantes de la dictadura más longeva y dañina del continente. La presencia de una embajada en funciones en Uruguay, de un régimen tiránico , es una asignatura pendiente para todos, en especial para la comunidad cubana. Quienes transitan cientos de peligrosos kilómetros poniendo todo el mar y tierra posible entre ellos y el opresor, y a su llegada a Montevideo chocan con la triste realidad de que los mismos gozan de privilegios e inmunidades tras las cuales se escudan para continuar desde estas tierras coaccionando y cercenando los derechos de sus víctimas. Una paradoja dantesca que afecta al desarrollo y tranquilidad de miles de cubanos; los cuales, a pesar de sufrir la apátrida, deben dormir a solo calles de los verdugos que los sentenciaron a la misma.

Solamente en el año 2019 arribaron al país más de 19.000 mil caribeños. En la actualidad, se estiman decenas de miles en territorio nacional. Ocupando así la primera posición de comunidades migrantes desplazadas. Un fenómeno propiciado por el acrecentamiento de la represión, las torturas y los miles de presos políticos a manos de una dictadura que impunemente y ante los ojos de la comunidad internacional aplica absurdas y largas condenas a todo aquel que muestre un ápice de disentimiento con el régimen.

Teniendo en cuenta que está por cumplirse el primer aniversario de las históricas protestas del 11 de julio en Cuba consultamos a la Asociación Civil: ‘’Cubanos Libres en Uruguay’’ -organización referente nacional por su destacada labor con la migración y su lucha por restituir la democracia en la Isla- Sobre la trascendencia para el Uruguay y la comunidad cubana en particular, su Presidente Luis Estrada Ayala nos comentó:

’Como Organización hemos acercado a la comunidad a los diferentes actores políticos democráticos y republicanos de este hermoso país. A Uruguay le debemos nuestra capacitación en la vida política y social. Amamos este país, y lo hemos adoptado como segunda Patria. Nos nutrimos constantemente de nuestros hermanos uruguayos, quienes anteponen la libertad en su vida como prioridad, es por ello que debemos resaltar y agradecer cuando en sus mismas instituciones democráticas diferentes actores políticos se solidarizan y hacen suya nuestra causa. Creemos imprescindible teniendo en cuenta el crecimiento constante de una comunidad que ha alcanzado dimensiones gigantescas en el país, involucrarnos más activamente en la vida política de la nación. Adoptar el compromiso de representar los intereses reales del exilio cubano, y aportar desde nuestras experiencias al desarrollo de la democracia uruguaya. Añorada por muchos, y amenazada de múltiples maneras por la izquierda más radical que sabemos reconocer fácilmente por las cadenas que arrastramos.’’

¿Crees que la Democracia uruguaya está en peligro?

‘’Como exiliados de una dictadura vemos con preocupación el discurso de algunos actores políticos del ala izquierda, principalmente sectores más radicales con compromisos internacionales con dictaduras como la cubana dentro de la coalición frenteamplista. Podemos reconocer el peligro que representan estos fieles defensores y promotores del mismo discurso que llevaron a los pueblos de Cuba, Venezuela y Nicaragua al abismo.’’

Luis Estrada Ayala en nota para Canal 4 durante manifestaciones frente a la embajda de Cuba en Montevideo. / fuente: ONG Cubanos Libres en Uruguay

’Luego de vivir como pueblo seis largas décadas de tiranía, es obligación advertir a los orientales de cualquier indicio antidemocrático que podamos leer en el dia a dia, pues tenemos la obligación moral de no permitir que el país que nos ofreció cobijo caiga en las garras del comunismo que empobrece y mata. Advertimos en su momento al pueblo venezolano, pero muchos se mostraban incrédulos, jamás se imaginaron que un país tan rico pudiera terminar por la senda del castrismo que los eyectó a migrar forzadamente. No podemos quedar al margen cuando vemos intentos de fragmentar la democracia uruguaya a manos de personajes que encuentran en La Habana y su dictadura, el reservorio ideológico perfecto para sustentar sus discursos utópicos. Mientras el pueblo cubano paga el más alto precio. No quedaremos inertes mientras se intenta seguir importando al Uruguay una ideología que acarrea consecuencias irreversibles para cualquier pueblo.’

Interés mata convicción. Lo comercial pudo más.

Hace apenas unos meses, en la sede de ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) en Montevideo, tuvo lugar un evento de promoción de viajes y paquetes turísticos a toda Cuba patrocinado por la propia embajada de Cuba en Urguay con la venia de autoridades nacionales. Mientras que el régimen comunista cubano se dedica a cazar uno a uno a sus ciudadanos, inclusive a menores de edad, para aplicarles las más severas e injustas condenas por oponerse a la ideología de partido único que nos imponen desde 1965. Decenas de desaparecidos, violaciones gravísimas de derechos humanos, juicios sumarísimos con causas fabricadas a artistas sin causas penales reales parecieron no importarles al Ministro de Turismo Tabaré Viera y al propio Secretario General de la ALADI el Dr. Sergio Abreu Bonilla, quienes alabaron la iniciativa en prensa y cedieron el espacio de una institución destinada a promover los lazos comerciales interregionales. Donde los dictadores bailaron y degustaron de tragos en las narices del exilio cubano; mientras promovían el turismo a la Cuba comunista. Turismo, que solo beneficia a la casta militar que maneja la Isla y que utiliza esos mismos fondos para comprar en el mercado internacional indumentaria para reprimir a la ciudadanía de a pie ante cualquier indicio de rebeldía.  

En medio de contradicciones gubernamentales, con mucho terreno ganado y el respaldo del actual presidente de la nación, Dr. Luis Lacalle Pou, evidenciado en su postura intransigente con los dictadores de la región; transita nuestro exilio una carretera de dos vías. Por una parte el agradecimiento eterno a quienes nos abrieron las puertas de este hermoso país, pero con el pesar de tener que compartir el mismo cielo con los dictadores que mantienen una sede, que lejos de representarnos, nos avasallan y contribuyen a mantener la más pesada bota sobre el cuello de los cubanos de dentro y fuera de Cuba. Peligran la democracia, el prestigio y la seguridad de miles de vidas que hace mucho forman parte de esta nación. Uruguay debe despertar antes de que sea demasiado tarde.

El Uruguay que despega

El Uruguay que despega

Del Ministerio de Industria, Energía y Minería vienen en estos días noticias esperanzadoras. El diario El Observador anuncia que la gira por EE.UU. del ministro Omar Paganini trae muy buenas nuevas: el interés concreto de multinacionales como Microsoft, Netflix, Facebook, Google, Amazon, Pfizer y Citibank, por invertir en nuestro país.

No hace falta estar demasiado informado para advertir el salto que ha dado en los últimos dos años nuestra industria audiovisual. Alcanza con echar un vistazo a la oferta de los streaming para encontrarse no con una, sino con muchas series y películas rodadas en nuestro país, donde incluso tenemos la alegría de ver a actores compatriotas interpretando personajes a veces episódicos, pero a veces también importantes.

Y lo hacen muy bien.

El crecimiento exponencial de la industria audiovisual en el país se dio por la combinación de dos factores: el Programa Uruguay Audiovisual que se implementó desde el Instituto del Cine y el Audiovisual (INCAU) del Ministerio de Educación y Cultura, otorgando beneficios fiscales a las empresas extranjeras que venían a contratar servicios de producción en el país, y el eficiente manejo de la emergencia sanitaria, que permitió a las productoras seguir filmando casi sin interrupción, siguiendo protocolos estrictos facilitados por el Ministerio de Salud Pública.

Por supuesto que el factor fundamental fue y es el alto estándar de calidad con que trabajan nuestros profesionales del cine.

No es casual que los hermanos Federico e Ignacio Álvarez estén dirigiendo grandes películas en Estados Unidos y España respectivamente, ni que ya tengamos uruguayos premiados con el Oscar (el músico Jorge Drexler, la productora Mariela Besuievsky).

Hoy nos enteramos de que la industria audiovisual uruguaya genera ingresos por exportación de nada menos que 84 millones de dólares anuales.

El paradigma de que la producción cultural en Uruguay estaba desatendida ya es cosa del pasado. Si bien los oficios artísticos han sido tradicionalmente sacrificados, ahora se abre una oportunidad para que nuestros creadores se profesionalicen, en este gran mercado, demandante de cada vez más y mejores productos, que son los servicios de streaming.

Y atención: esto no solo beneficia a los artistas y técnicos. Porque los rodajes internacionales que se están realizando en nuestro país representan un incremento de la actividad de vastos sectores conexos, como los rubros de hotelería, gastronomía y un largo etcétera.

Pero esto no es todo. Hay interés de Microsoft de instalar en Uruguay un laboratorio de inteligencia artificial e internet de las cosas, en el LATU. Según se informó de Presidencia, se trataría del primero a establecerse en América Latina y el tercero en el mundo, fuera de EE.UU. (los otros dos están en Munich y Shangai). Tanto este proyecto como otro importantísimo de Meta (la empresa que nuclea a Facebook e Instagram), tienen la mirada puesta en generar plataformas de empresas tecnológicas uruguayas y regionales que trabajen en red para el desarrollo de distintas aplicaciones.

El mundo ha cambiado mucho.

A veces resulta gracioso (y otras muy triste) confrontar estas realidades esperanzadoras con la voz lastimera de quienes en nuestro país siguen hablando de lucha de clases, oligarquías y explotación…

Las nuevas generaciones no entienden cuando se les habla de esas etiquetas acuñadas en los años 60 del siglo pasado. Están creciendo en una sociedad del conocimiento, donde la información y las oportunidades están a un clic, solo hay que saber encontrarlas, y las innovaciones tecnológicas no tienen techo porque la imaginación y la creatividad tampoco lo tienen.

Qué bueno sería que todos los uruguayos de buena voluntad, así adhieran al gobierno o a la oposición, entendiéramos estas simples verdades. Sacaríamos una sencilla conclusión: no podemos seguir empantanando al país en discusiones menores, cuando el gran desafío es subirnos todos al tren de la innovación y aprovechar la excelente imagen país que nos identifica, como democracia estable, con reglas de juego claras y transparentes y una población educada.

Todo lo demás (los paros sin motivo, las peleas a gritos en el parlamento, el atizamiento de odios) es, realmente, lo de menos.

Avalancha de paros y el sindicalismo que merecemos

Avalancha de paros y el sindicalismo que merecemos

Encuestas de opinión, unas de ellas muy reciente, nos muestra la confianza que deposita la ciudadanía sobre las diferentes instituciones de nuestro país. Mientras algunas se mantienen en el tope en cuanto a credibilidad, otras luchan, tal vez por mérito propio, por mantenerse en el fondo de la tabla. En las que la ciudadanía cree muy poco.

Ellas son la iglesia católica y los sindicatos.

En cuanto a la primera, es “vox populi” sus grandes dificultades de aggiornamento y renovación, no permitiéndose miradas más amplias y adaptadas a estos nuevos tiempos, el dogmatismo se los impide. Con gravísimas y dolorosas denuncias de abuso en nuestro país y en el mundo, algunas perdurables en el tiempo, que han intentado barrer debajo de la alfombra, con tímidas reacciones.

En cuanto a la actividad sindical decir con claridad que no es esta la dirigencia sindical que el país y los propios trabajadores merecen.

Donde la política partidaria se ha apoderado y empaña las verdaderas reivindicaciones. Esta encuesta que acabamos de mencionar no es producto de la casualidad, marca una realidad, que solo el ciego no puede ver o el obtuso dejar de reconocer.

Paros porque si, paros porque no, paros por las dudas. Paros a veces justificados y otras muchas veces absurdos. Paros por reivindicaciones o paros políticos partidarios.

Paros para aceitar la maquinaria militante, para enrarecer el clima y que se aplican sin el más mínimo pudor.

Hemos apelado muchas veces a frases de José Batlle y Ordóñez y su relacionamiento e impulso a la lucha por los derechos del trabajador…hemos mencionado muchas veces el dialogo entre Batlle presidente y el dirigente anarquista Ángel Falco que encabezaba un grupo de huelguistas que se dirigía a Casa de Gobierno: Batlle desde el balcón les dijo: “soy el encargado de hacer cumplir el orden y los derechos de todos los ciudadanos, por lo tanto el gobierno garantizará vuestros derechos, mientras os mantengáis dentro del terreno de la legalidad. Organizaos, uníos y tratad de conquistar el mejoramiento de vuestras condiciones económicas, que en el gobierno no tendréis un enemigo, mientras respetéis en orden y las leyes”. Muchos sectores conservadores no lo entendían y lo criticaban duramente, mientras que desde la calle los trabajadores gritaban ¿Viva Batlle!

Seguimos pensando lo mismo.

Pero la dirigencia sindical es otra, que abrazada a la lucha del proletariado ha perdido la sustancia por la que nació y por la que era respetada. Esa lucha real y única por los derechos del trabajador.

Cuando habla el Pit Cnt, no sabemos si hablan ellos o habla el Frente Amplio. Antes por lo menos eran más disimulados, intentaban desmarcarse…ahora ni eso.

Llegando al punto de que el presidente del Pit Cnt saltara a presidir el Frente Amplio.

Llamaron a la población a votar a esa coalición en la última elección, en esa desesperación por no perder esa cuota de poder importante que sus socios le proporcionaron.

Abrazados a cuanta dictadura anda por el mundo, pretenden dar lecciones de democracia.

Con un discurso propio de la dictadura del proletariado y abrazados al más rancio dogmatismo, pretenden dar cátedra sobre libertad.

Entre quienes gobernaron estos últimos 15 años y los propios sindicatos destrozaron la enseñanza, todo cambio que se intentaba era imposible.

La laicidad se violentaba una y otra vez y a quien intentó frenarlo se lo consideraba “persona no grata”.

Le hicieron la vida imposible a Rama, le frenaban la entrada de camiones con bandejas de alimentos a los niños en las escuelas, por suerte gracias a las profundas convicciones, temperamento y personalidad de Rama, logró concretar la última gran reforma de la educación.

“hay que juntarse y hacer mierda a esos sindicatos, hay que reventarlos” decía el expresidente en esos momentos de sincericidios mujiquistas.

El propio Ehrlich en el 2014 ministro de educación, opinaba al respecto cuando era al gobierno del Frente al que le paraban “No entiendo lo radical y dura de las medidas extremas, parar sin dialogar, cuando hemos ofrecido diálogo” … “me gustaría que los docentes pudieran valorar lo que significa para los alumnos y su familia un día sin clases” terminaba diciendo en ese momento el indignado ministro de educación.

La reacción del Frente Amplio hoy frente a los paros por supuesto que es otra, ya no hay que hacer mierda a nadie, ni reventarlos…incluso hasta respaldan a Fenapes y los certificados truchos de profesores que dejaron sin cientos de horas a miles de alumnos en decenas de centros de educación por todo el país.

Hay previstos una avalancha de paros para los meses de junio y julio.

Nadie duda de la legitimidad de los paros, amparados por nuestras leyes, pero el paro debería ser la medida última, extrema, después de agotadas todas las instancias posibles de diálogo.

Estamos frente a un ministro de Trabajo que dialoga, muchas veces en la mitad de esas conversaciones, de esa búsqueda de acuerdo y negociación se anuncian paros, como para enrarecer el clima y dificultar salidas…

Paro de la UNTMRA el 9 de junio en pleno proceso de negociación, paro nacional parcial el próximo 7 de junio, paro el 15 de la educación, el 22 de la mesa coordinadora, el 29 para el SUNCA, paro en Conaprole, en el gas…se adelanta que el clima será similar en julio por rendición de cuentas.

Un modesto productor avícola de San Bautista perdió más de 5000 pollitos que murieron de frio al cortarle el gas por el conflicto y no poder calefaccionarlos. El productor decía que esperaban el camión con gas a granel pero que debido al conflicto nunca llegó, una mañana a las 5 le cortaron el gas. Los pollitos bebes necesitaban entre 28 y 30 grados. Murieron de frío.  Un contrato de exclusividad con la empresa en conflicto no les permite comprarle a otro proveedor.

Esto grafica la realidad del problema, lo angustiante de la situación, donde no se perjudica con estas medidas extremas a los más pudientes a los que más tienen, al gran productor, al màs poderosos, siempre el más perjudicado es el de abajo, el pequeño productor, el alumno de flias modestas de la escuela pública que nunca recupera las horas perdidas, o el ciudadano al que se le impide llegar a su lugar de trabajo porque su único medio de transporte es el ómnibus que para.

“si no te bajás del camión, te voy a matar de un balazo” le habría dicho un delegado sindical del gas a un chofer de camión que pretendía ejercer su derecho al trabajo. Situación que fue denunciada.

Esas formas de hacer sindicalismo, al estilo patoteril con la que hay que terminar.

Ese viejo esquema de la izquierda obsoleta que el Pit Cnt sigue aplicando, esas formas anquilosadas, detenidas en el tiempo, que les impide avanzar o lo que es peor, que parece no querer hacerlo.

Hay una serie de medidas anteriores a un paro, imaginativas, modernas, adaptadas a estos nuevos tiempos y que contribuirían en sus luchas reivindicativas sin afectar los derechos de otros…pero parece que no es el camino que el Pit Cnt desea transitar.

Tienen merecido estar en el final de la tabla en cuanto a credibilidad. Se esfuerzan poco en revertir esa situación. Una triste realidad de la que no nos alegramos. Merecemos otra cosa.

Por qué los mejores se van antes

Por qué los mejores se van antes

A los 59 años, esta semana falleció un ciudadano ejemplar: José Emilio Fernández.

Es de lamentar no solo su temprana partida, sino el hecho de que lo encontrara en la plenitud de su aporte al bien común.

Aunque me resulte difícil, trataré de escribir estas líneas atenuando en algo el impacto emocional que me produjo la noticia, porque tuve el privilegio de ser su correligionaria política en no pocas luchas y eso me valió una amistad hermosa e inquebrantable.

Emilio fue un batllista coloniense de todas las horas, que en las más diversas facetas de su vida demostró un don de gente y una generosidad que le valieron la admiración de amigos y adversarios.

Fue presidente de Plaza Colonia entre 2016 y 2018, habiendo protagonizado esa hazaña deportiva que fue la victoria de los colonienses en el Torneo Clausura de 2016, derrotando a Peñarol en el estadio Campeón del Siglo.

Integró el Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol y, en los últimos años, desplegó al máximo su vocación solidaria, convirtiéndose en promotor de los deportes inclusivos del club. Así lo hizo con el Power Chair Football, que se juega en cancha de básquetbol y permite a los discapacitados no solo desarrollar todas las ventajas de la actividad deportiva, sino incluso introducirlos en un estándar competitivo.

Y lo hizo sobre todo convirtiendo a Plaza Colonia en “epicentro del deporte inclusivo”, al decir del periodista Luis Eduardo Inzaurralde de El Observador, “con el impulso y desarrollo de fútbol para ciegos, sordos, amputados, chicos con síndrome de down, power chair, natación, esgrima y tenis”.

Realmente nos quiebra pensar cuánto más podría haber hecho Emilio por la inclusión, si no hubiera partido tan tempranamente…

Y también fue un gran dirigente político, un batllista a carta cabal.

El 8 de marzo organizó una formidable movida por el Día Internacional de la Mujer y me invitó a Colonia, con la generosidad que lo caracterizaba, para dialogar con las congéneres de ese departamento sobre sus carencias y necesidades, sus esperanzas y sueños.

Siempre estaba ahí, construyendo. Nunca dinamitando puentes, siempre tendiendo la mano a lo que representara un aporte a la libertad, los derechos y la inclusión.

Difícil no emocionarme al escuchar hoy el último audio que me envió por whatsapp: estaba preocupado por el centralismo capitalino en muchas decisiones partidarias y me propuso enfáticamente que “tenemos que reunirnos y cada cual exponer las realidades de su departamento, si no, le erramos al bizcochazo. Las realidades son diferentes, absolutamente diferentes. A mí me encantaría un día lograr eso: que nos sentáramos y cada uno explicara la realidad de su departamento, para que no avalemos todo por el solo hecho de integrar una coalición…”.

Este es el Emilio que me queda en el alma, ahora que sé que mis ojos no volverán a verlo. El del compromiso con los débiles.El que pone el foco en lo territorial y en la capacidad de diálogo y escucha, como condiciones imprescindibles del ejercicio responsable y constructivo de la actividad política.

Gracias por tanto, Emilio.

Ahora el compromiso es todo nuestro: continuar tu lucha y mantener en el alma la franqueza contagiosa de tu sonrisa.

Oposición cubana envía contundente mensaje de la desde la IX Cumbre de las Américas

Oposición cubana envía contundente mensaje de la desde la IX Cumbre de las Américas

La 9na Cumbre de las Américas que tuvo lugar esta semana en Los Ángeles, California, rompió con todos los esquemas. Luego de la polémica desatada por algunos mandatarios de la región ante la exclusión de otros por parte de su anfitrión Joe Biden, fue la cumbre celebrada con la menor participación de jefes de Estado y gobierno desde sus comienzos en 1994, pero no por ello la menos notoria.  

De las figuras más reclamadas por la audiencia sin dudas fueron las del polémico presidente del El Salvador, Nayib Bukele, quien se encuentra inmerso en una frontal guerra contra las maras terroristas salvadoreñas, por lo que ha recibido un sin números de críticas positivas y otras no tanto incluso desde organizaciones como Amnistía Internacional quienes han denunciado violaciones graves de los derechos humanos en los procesos de captura de los delincuentes. Otro de los mandatarios más esperados que tampoco acudió presencialmente al conclave luego de anunciar en su cuenta oficial de Tweeter PCR positivo para sars-COVID19 fue el presidente Dr. Luis Lacalle Pou, quien desde 2020 se viene perfilando como principal líder emergente en la región. Respaldado en su gestión durante la emergencia sanitaria y el índice de altísima popularidad que goza entre los uruguayos desde inicios de su gestión en marzo del 2020.

Dictaduras al margen:

El 46 presidente de los Estados Unidos decidió excluir de cuajo a los mandatarios que representan a las dictaduras sanguinarias de la región: Cuba a la cabeza, seguidas por los regímenes de Ortega y Maduro. Un acto poco consecuente con lo que ha venido siendo la política exterior de la administración demócrata con la Isla, quienes en días pasados anunciaran un nuevo paquete de medidas que rosaban lo que pareciera una aparente apertura económica para el régimen cubano con la frágil excusa de llevar más libertades al pueblo de a pie.

Ni el berrinche de Andrés Manuel López Obrador ante el veto a los dictadores de la región de los cuales se le ha visto posar y apoyar abiertamente sin escrúpulos en los últimos tiempos para la vergüenza de los mexicanos; ni infértiles amenazas por parte de mandatarios que no gozan más que del desprecio de sus pueblos como en el caso del dictador de turno en La Habana, quien días antes al evento se daba golpes de pecho al decir que su régimen tendría palabra de una u otra forma en dicha cumbre a pesar de la exclusión.

Las amenazas fueron cumplidas

Si bien el régimen de La Habana quedó excluido totalmente de participación gubernamental, pudo colocar una pieza clave en los formatos que paralelamente reúnen a las sociedades civiles de los países involucrados. Como lo fue el caso de la vocera del grupo de trabajo sobre Gobernabilidad Democrática, la ciudadana panameña y simpatizante del régimen comunista en Cuba, la Sra. Panezo Asprilla, quien para su sorpresa y ante la conmoción causada con su presencia entre los participantes de la sociedad civil cubana libre, recibió de inmediato el cuestionamiento y la mirada incrédula por lo que claramente constituía un grave conflicto de interés. Pues a quien se le ocurriría la disparatada idea de designar al puesto de vocera de las mismas sociedades civiles que sufren el destierro, la cárcel y tortura a manos de estas tiranías a la misma persona que comparte sin tapujos cama y mesa desde su natal Panamá con los culpables.  

Sobrada muestra de madurez política dieron los disidentes cubanos que participaron del mencionado grupo. Supieron poner los puntos sobres la mesa sin titubear y denunciar lo que constituía una clara infiltración por parte de la dictadura cubana a través de esta vocera panameña quien traía evidentemente la intención de cercenar al resto de los acreditados. Del cruce se derivó en una acalorada y legítima defensa de puntos de peso como fue la inclusión en el documento final que elaboró la Gobernabilidad Democrática de un punto de condena clara y directa a las tres dictaduras latinoamericanas. Acuerdo que se votó casi por mayoría mientras que la secuaz del régimen cubano presentaba su renuncia y quedaba así al margen del evento. Luego de forma casi inmediata emitía declaraciones para el periódico oficialista Granma, órgano oficial de comunicación del régimen castrista, alegando que no compartía los puntos ‘’impuestos por los supuestos representantes allí presentes’’ como fue el caso de: Rosa María Paya Acevedo (fundadora de la iniciativa ciudadana Cuba Decide), Yotuel Romero (músico y compositor cubano autor de Patria y Vida), Félix Llerena (activista DDHH cubano), entre otros.

Documento Final elaborado por la Gobernabilidad Democrática durante la IX Cumbre de las Américas. / fuente: Facebook Rosa María Payá.

A pesar del cuórum que logró albergar la IX cumbre de las Américas, tomando en cuenta la escasa participación de jefes de estado, tuvo esta una marcada trascendencia. En especial para las sociedades civiles de Nicaragua, Venezuela y Cuba, dictaduras que no solo afectan a sus pueblos y exiliados, sino a todos los países de la región por la naturaleza injerencista de las mismas. No es poco el camino aun por recorrer para lograr las transiciones democráticas de este nefasto triangulo dictatorial latinoamericano, con sus pesadas anclas bien a fondo en La Habana, pero que se encuentran hoy de cara a una oposición más unida y renovada que gana cada vez más terreno en los escenarios internacionales de puja democrática, Llevando el mensaje y la denuncia a todo coste con el objetivo común de colocar el foco donde realmente importa y duele, sobre los pueblos que pagan con sangre el precio de la falta de libertades.

Los Ruidos de la Democracia

Los Ruidos de la Democracia

Uno de los acontecimientos políticos de la semana ha sido la comparecencia al Senado del Ministro del Interior, Luis Alberto Heber, esto en régimen de Comisión General y convocado por el Frente Amplio, para tratar temas referidos a su actual gestión. Los resultados y conclusiones de la convocatoria son públicos y diversos. Cada persona, político y partido saca sus cuentas y hace sus críticas, sus reivindicaciones, etc. Como ha sido de forma ininterrumpida desde hace 37 años.

Desde hace un tiempo, después de este tipo de jornadas parlamentarias, se me ha hecho costumbre leer en distintas redes sociales, ciertos ataques de personas e inclusive de políticos al Parlamento. He descubierto también que no es algo que únicamente pasa en el Uruguay, sino que en otros países sucede lo mismo y surge como una reacción ante el ruido de los debates.

En lo que respecta a los Partidos Políticos, tanto oficialismo como oposición y ese afán por adjudicarle al otro ciertas culpas de forma permanentemente, creo que no habla mal del Parlamento como institución y de forma conceptual, sino de sus miembros, que más allá de que son quienes integran el Parlamento, son inquilinos de sus respectivas bancas por cinco años. Es decir, el problema no es de los sistemas de representación e inclusive tampoco de los partidos políticos como instituciones, sino que, en todo caso, será de sus respectivas conducciones. No podemos atacar al Parlamento por no ser ejecutivo, por ejemplo, cuando por naturaleza no es un poder ejecutivo y dentro de sus facultades pocas son ejecutivas. Tampoco se puede atacar a los partidos políticos por tener opiniones distintas entre sí, buscando la supresión de estos. No esbozo que el Parlamento es intocable en lo que respecta a sus métodos parlamentarios, muchas cosas pueden ser modificables, siempre y cuando la modificación sea valedera y no un mero impulso simplista y populista.

La democracia no es perfecta, tampoco -por suerte- dogmática y puede tener defectos. Aun así, es la forma de organización de gobierno que se acerca más a la perfección en lo que respecta a garantías y libertades. Esto último lo hemos escuchado un montón de veces y no es un relato ficticio. Planteándolo de otra forma: exceptuando la democracia, todo lo demás es peor -decía Vaz Ferreira-. De hecho, la mayoría de las críticas que se le hace a la democracia quedan truncas por el argumento anterior. La democracia liberal puede tener defectos y para enmendarlos, se proponen ‘‘otras democracias’’ como la llamada democracia diferente, democracia popular, democracia autoritaria u otros supuestos ‘‘tipos de democracia’’ que en realidad no existen y si de alguna manera llegasen a existir, más bien son formas degradantes de la democracia que poco tienen que ver con la democracia en sí y tienen intenciones maquilladas. Mejor sería si se busca enmendar los defectos de la democracia sin tratar de derribarla.

La democracia que gozamos tiene un ruido, o quizá, mejor expresado, tiene varios ruidos. Es en momentos como este, después de una comparecencia de un Ministro al Parlamento, cuando hay acuerdos, desacuerdos y disidencias, es cuando el ruido de la democracia se puede acrecentar en el debate público y este se puede tornar molesto para algunas personas. Más cuando son temas delicados o de interés general. Estas situaciones originan de forma colateral un suelo fértil para algunos políticos y/o personas, que bien despabilados, lo utilizan llevar agua a su molino. Imaginémoslo con la ayuda de un formato todavía en auge y simple de entender: las tertulias. En la misma habrá varios tertulianos, tanto de profesión como políticos o periodistas y en la mesa un tópico que está en discusión. Estos difieren entre sí, lo cual es válido y comienzan a hablar uno arriba del otro -obviando toda regla de orden y de respeto que los Parlamentos tienen- generando un bullicio, un ruido inentendible, insoportable y para nada placentero. Este ruido se puede asimilar a cuando se prende la televisión y el volumen había quedado muy alto de la última vez que se la utilizó, entonces el ruido puede molestar y darnos, hablando mal y pronto, una especie de ‘‘histeria’’ momentánea que nos incita a apagar el aparato o bajar el volumen.

Como nos dice la escritora estadounidense-polaca Anne Applebaum, ‘‘con frecuencia, las personas se sienten atraídas por las ideas autoritarias porque les molesta la complejidad. Les disgusta la división; prefieren la unidad. Y, por lo tanto, una repentina avalancha de diversidad —diversidad de opiniones, diversidad de experiencias…— les enfada. Entonces buscan soluciones en un nuevo lenguaje político que las haga sentir más seguras y protegidas. (…) ‘‘El ruido de los debates, el constante rumor del desacuerdo, pueden irritar a aquellas personas que prefieren vivir en una sociedad unida por un solo relato’’.

Los ruidos de la democracia son diversos y que existan está bien. Cuando se tratan temas ‘‘polémicos’’ o de gran interés general, el bullicio puede -no necesariamente tiene que pasar- crecer y hacer que nos encontremos en un panorama complicado. De igual manera, bajar la pelota al piso, sin quitarle importancia a los temas, puede servir para seguir adelante en una convivencia democrática. Cuando se tratan otros tipos de temas, quizá los debates no se tornan con tantos estruendos, pero no dejan de ser debates, lo cual es lo importante. Poder fomentar la tolerancia para poder sentirnos orgullosos de ser tolerantes aun en la disidencia. Eso es una de las tantas expresiones de democracia. Por otro lado, si deberíamos de tomar recaudos e inclusive asustarnos cuando no existan más ruidos, cuando todo sea silencio o solo haya una voz, porque allí ya no habría democracia. Negar estos ruidos, cancelándolos y ofreciendo una solución simplista, es peligroso. Es negar el pluralismo.

Si no hay consenso o políticas de Estado referidas a la seguridad, lo que sí es más razonable hacer, es exigirle respuestas al sistema político y sus actores. Eso siempre.

Del Cannabis y su riesgo

Del Cannabis y su riesgo

Un tema que está en constante discusión en nuestro país es el debate relacionado al consumo de sustancias psicoactivas como la marihuana, la cocaína y la pasta base. Según un informe comparativo del consumo de drogas en América llevado a cabo por la OEA en 2019, Uruguay tiene la segunda mayor tasa de consumo de alcohol, tabaco y marihuana de Sudamérica y la primera en el consumo de cocaína en Sudamérica. Este hecho tiene ramificaciones en todas las esferas de nuestra sociedad y genera consecuencias sociales y económicas enormes para nuestro país.

Al centrarse en la marihuana, uno puede apreciar que su consumo ha estado en constante crecimiento desde el año 2001, llegando al 30% de la población  que admite haberla consumido en algún momento de su vida (Observatorio Uruguayo de Drogas, 2019). Lo más llamativo de esto es que el mayor crecimiento en el consumo se ha dado en las personas entre 18-25 y 26-35 años, llegando a un 47.2% de las personas del primer grupo y 51.6% del segundo consumiendo marihuana en algún momento de su vida. El peligro de este aumento radica en la percepción de riesgo de consumo que se tiene sobre dicha sustancia (Observatorio Uruguayo de Drogas, 2019). Esta ha descendido de forma constante entre 2006 y 2014, aumentando levemente entre 2014 y 2018. Esto significa que la población general está consumiendo cada vez más, iniciando su consumo  en forma  cada vez más temprana y entendiendo que hay  nulo o poco riesgo asociado.

Estos datos implican una gran amenaza para nuestra salud pública, dado que el consumo sostenido de marihuana conlleva grandes efectos perjudiciales para la salud física y mental. En el caso de las consecuencias físicas, se ha observado un mayor riesgo de desarrollo de cuadros pulmonares como broncoespasmos y EPOC. En cuanto a los efectos psicológicos, se encuentran afectaciones en la memoria a corto y largo plazo y en la atención. A su vez, es un agente que agrava los cuadros clínicos de ansiedad y depresión, genera descompensaciones en los trastornos bipolares y es un factor en el desarrollo de trastornos psicóticos (Iglesias & Tomás, 2010). A su vez, se ha observado que estas alteraciones tienen un impacto directo en el rendimiento  de  los estudiantes de liceo, con un deterioro en los  resultados académicos.

Lo que no se debe perder de vista es que, al ser la marihuana una sustancia cuya legalidad es reciente, todavía no se han podido identificar todos los riesgos que conlleva su consumo a largo plazo, como tampoco sus efectos positivos que son potenciados por el emergente mercado de marihuana medicinal. 

Por lo tanto, el país se encuentra con un incremento general del consumo de una sustancia que pasó de la clandestinidad a la aceptación cultural, con políticas prohibicionistas que no han sido efectivas en desestimular su consumo y una postura ambigua del Estado que parece no saber cómo actuar ante esta situación. 

Un posible camino para buscar un descenso de consumo es repitiendo una experiencia exitosa de regulaciones que bajaron radicalmente el consumo de una sustancia: el tabaco. Al comparar las situaciones uno puede apreciar cierta similitud con el de la marihuana, ambas son sustancias legales que se consumen de forma masiva y son culturalmente aceptadas. Es más, el consumo de tabaco era sumamente mayor. En el año 1998, el 43.9% de la población masculina fumaba tabaco de forma diaria frente al 13.1% de consumo diario de marihuana (González Mora & Barbero Portela, 2020). En este caso, la disminución se debió a una mezcla de políticas públicas que dificultaron el acceso al tabaco (aumentaron la carga impositiva sobre cada producto), prohibieron la publicidad de los productos, iniciaron una campaña masiva de información sanitaria sobre los efectos del tabaco, colaborando con otros países para disminuir el consumo. Como dice el informe del control de tabaco en Uruguay, “las políticas para el control del tabaco deben simultáneamente acompañarse de acciones dirigidas a la sensibilización de la población en relación con el tema, a través de acciones de promoción, educación y difusión de información” (González Mora & Barbero Portela, 2020, 47). Los resultados de estas políticas han sido contundentes, se ha pasado de un 35.6 % de la población que fumaba tabaco en el año 2000 al 21.9% en el 2020 (González Mora & Barbero Portela, 2020). 

Claro está que no se puede ni debe retornar a un prohibicionismo de la marihuana, pero la actual reglamentación tampoco ha sido efectiva para disminuir su consumo. Frente a este panorama queda clara la necesidad de una reforma que permita desarrollar las políticas públicas que prioricen la disminución. Experiencias de éxito tiene el Uruguay, es un tema de proponérselo. 

Bibliografía:

  • Comisión Interamericana para el control de abuso de drogas, (2019). Informe sobre el consumo de drogas en América. Organización de Estados Americanos. 
  • González Mora, F. & Barbero Portela, M., (2020), El control del tabaco en Uruguay: Perspectiva histórica. Montevideo, Uruguay: Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular. 
  • Iglesias, E. B. & Tomás, C. B., (2010). Manual de adicciones para psicólogos especialistas en psicología clínica en formación. Valencia, España: Socidrogalcohol.
  • Observatorio Uruguayo de Drogas, (2019). VII Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Población General. Junta Nacional de Drogas. 
De Libros y Magia

De Libros y Magia

“Qué cosa impresionante es un libro. Es un objeto plano, hecho de un árbol, con partes flexibles en las que se imprimen muchos garabatos graciosos. Pero si le echamos una mirada, nos encontramos dentro de la mente de otra persona. Tal vez alguien muerto hace miles de años. A través de los milenios, un autor hablando clara y silenciosamente dentro de tu cabeza, directamente a ti. La escritura es quizá la mejor invención humana. Une a personas que nunca se conocieron, ciudadanos de épocas distantes. Los libros rompen la barrera del tiempo. Un libro es la prueba de que los humanos son capaces de hacer magia”.

La cita pertenece a Carl Sagan y resume de manera inmejorable, por lo precisa y a la vez poética, la importancia de la lectura.

Vale la pena traerla a colación en estos días, cuando acabamos de celebrar el Día Nacional del Libro, evocando aquel 26 de mayo de 1816 en que el sacerdote Dámaso Antonio Larrañaga funda la primera biblioteca pública de la nación oriental.

En estos días, la ANEP nos ha recordado que el Día del Libro se celebra en nuestro país por una resolución fechada en 1940 por el Consejo de Enseñanza Primaria y Normal de entonces, con los objetivos manifiestos de “combatir el analfabetismo, fomentar la cultura, rendir homenaje universal a los libros y autores y alentar a las personas a leer”.

Bellas metas que hoy, más de 80 años después, están más vigentes que nunca.

Porque si bien es cierto que la gran construcción educativa del Batllismo llevó el analfabetismo a niveles ínfimos en nuestro país, sigue vigente la necesidad de alentar a las personas a leer, más en un mundo donde la urgencia de las imágenes va sustituyendo cada vez más la conceptualización de las palabras.

Debemos, como en 1940, seguir bregando por rendir homenaje a libros y autores. Si no lo creen así, observen lo que declaró nuestra Cristina Peri Rossi en noviembre del año pasado al diario La Nación: ya sonaba su nombre para ganar el Premio Cervantes que obtuvo este año, y se quejaba amargamente de que ningún gobierno uruguayo “haya querido reconocer mis años de exilio y devolverme la cátedra”, una denuncia en la que incluye a los del ciclo frenteamplista.

En este gobierno se ha recorrido un largo camino de mejoras en ese aspecto. Por primera vez en mucho tiempo, en 2021 se asignaron dos premios nacionales de literatura consecutivos, dado que por mero burocratismo, los premios estaban atrasados un año respecto al período de publicación de los libros que concursaban. Y en estos días se llevó a cabo una simpática campaña denominada “Dejá un libro, llevate un libro”, para que la lectura no se empolve en las estanterías sino que gane la calle y esté al alcance de la mano de toda la gente.

Pero queda mucho por hacer. Vivimos en un país donde las figuras más populares son deportistas y dirigentes políticos, pero poco se habla de nuestros grandes creadores.

Lejos estamos de la época en que Julio María Sanguinetti, electo presidente de los uruguayos en las primeras elecciones libres después de la dictadura, fue a visitar a Juan Carlos Onetti a su casa en Madrid, donde el genial escritor permanecía recluido por propia voluntad. Esa visita sin protocolo, de un presidente de la República que se sentaba al lado de la cama donde reposaba el escritor para charlar con él, simboliza en cierta forma el respeto, la reverencia del poder político hacia los intelectuales y artistas que dignifican y enaltecen la cultura de los pueblos, más allá de la condición en que se encuentren y de su menor o mayor interés en socializar con sus semejantes.

En esa tarea debemos seguir. Invitando a las nuevas generaciones a que retornen al libro y pausen un poco la adicción a las pantallas. Impulsando los homenajes y celebraciones que merecen nuestros escritores. Difundiendo más cultura a más vastos sectores de la ciudadanía.

Porque el libro no solo nos permite dialogar con personas que vivieron hace miles de años, como decía Sagan.

También amplifica nuestra capacidad de comprensión de la realidad.

Metafóricamente, nos hace dominar el mundo.

El Ser, el Parecer y el Poder de la Palabra

El Ser, el Parecer y el Poder de la Palabra

El ser y el parecer esa dualidad que nos atrapa, a veces al punto de la obsesión. Esa necesidad latente de muchas veces llenar vacíos o cubrir carencias que no logramos en vida intentando aparecer como algo que no somos. Ese esfuerzo por subvertir la realidad.

Esas ansias casi viciosas por esforzarnos en aparentar virtudes de las que carecemos o tal vez de lo que desearíamos ser. En estos nuevos tiempos con un gran aliado: las redes sociales. Las que son de gran utilidad para acercarnos con nuestros seres queridos y amistades.

Las que unen, estrechan vínculos y en muchos casos acompañan. Que retratan momentos y ofrecen la oportunidad de compartir recuerdos. Que nos brindan la posibilidad de expresarnos, exponer ideas, publicitar y ofrecer servicios y hasta contribuir con acciones solidarias.

Pero que siempre dependerán de nosotros y del uso que hagamos de ellas.Porque también puede potenciar idiotas, valentona a los cobardes que escudados en el anonimato pretenden transformarse en los jueces de la moralidad o darle visibilidad al leguleyo en ese esfuerzo denodado por convertirse en persona letrada.

Esa necesidad de gastar todas las energías en querer ser lo que no somos, llegando incluso a modificar hábitos, estilos de vida y hasta costumbres para reflejar una imagen que en muchos casos está divorciada de la realidad.

Lo vemos hoy, reflejado en las redes.

El individuo que inicia casi que una cruzada en su supuesta lucha titánica por los derechos de la mujer y contra la violencia, con palabras grandilocuentes pero que luego es denunciado por esas mujeres por hechos violentos y de abuso.Algunos docentes (solo algunos) que a veces en discursos que hasta suenan majestuosos dicen preocuparse por el alumnado y su aprendizaje pero que luego, a esos mismos alumnos en los hechos les hacen perder cientos de horas de clases presentando certificados de licencia sindical falsas o utilizándolos de rehén a través de paros continuos sin medidas creativas y alternativas de lucha que estos tiempos modernos exigen.

El del discurso sobre la honestidad que luego es procesado por corrupto (recuerdo aquel discurso casi que para la posteridad de un ex vicepresidente que decìa: “si es de izquierda no es corrupto, si es corrupto no es de izquierda”)Los que hablan e intentan aparecer como individuos sencillos y humildes y esconden la más rancia de las soberbias.

Jean Jacques Rousseau refiriéndose al tema mencionaba como algunos individuos deslumbrados por el gran carnaval de la historia solo dibujaban máscaras y proyectaban sombras deformantes, “ya nadie se atreve a parecer lo que es” decía. “Si un habitante de tierras lejanas quisiera conocernos a partir de lo que parecemos, nos conocería justamente por lo contrario de lo que en verdad somos”El Tartufo de Molière, sus apariencias y engaños puede ser un claro ejemplo de ello.

La Fabula de los loros:

Un hombre que pasaba delante de una tienda coreana vio que vendían dos loros, encerrados en una misma jaula.Uno era muy bonito y cantaba estupendamente, mientras que el otro en estado lastimoso estaba mudo. El primero valìa 50 wons y el segundo 3000. Al hombre le asombró ambos precios y no entendía esa diferencia.

Le dijo al vendedor – ¡deme el loro de 50 wons!

Imposible señor- le responde el vendedor. No puedo vender los dos loros por separado.

– Pero… ¿por qué?

– ¿Cómo explica ud semejante diferencia de precio?

– Pues el más feo cuesta considerablemente más que el lindo.

– Y además no canta. ¡Eso es absurdo!- ¡Ah, no se equivoque usted, señor!

– ¡El loro que usted encuentra feo es el compositor de las canciones!…vivimos detrás de las apariencias. Y no todo lo que brilla es oro.

Pero esa cuestión del ser y parecer está indisolublemente unida a la palabra y al poder que ejercen sobre las personas.Todo depende de su uso. Le podemos dar a las mismas un uso virtuoso o uno vicioso.

Palabras que acarician o que hieren, que abrazan o alejan, cálidas o frías. Palabras que duelen o emocionan, huecas o con contenido. Que pueden denotar crueldad o un alto contenido de sensibilidad. Palabras que pueden persuadir, convencer, pero también manipular.Palabras inteligentes o de las otras

Mientras Platón confiaba en la palabra para diferenciar lo bueno de lo malo o lo verdadero de lo falso, Nietzsche sospechaba de ellas, él decía que detrás de las palabras solo había apariencia, afirmaba que la función del filósofo es sospechar de ellas.

Algo de razón tenía Nietzsche…

Las palabras exigen hechos para ganar credibilidad, alinear palabras con los actos. Que exista congruencia, coherencia.

En cuanto al ser y parecer…caminan juntas, porque es fundamental el ser pero también el parecer.

A veces da la sensaciòn que nos está faltando un poco de todo eso.