¿Y si Homero no existió?

¿Y si Homero no existió?

Recuerdo la primera vez que fui a comprar en una librería un libro que necesitaba para un curso, me paré cerca del mostrador y le dije -“¿Tiene la Ilíada de Homero?”-. El librero sin titubear un segundo afirmó con la cabeza, se dirigió a un estante y me dió unos cuantos libros que elegí entre los que estaban bastante cuidados y que tuvieran un precio razonable.

Contento por esta nueva adquisición durante el transcurso de los meses investigando sobre la obra me tropecé con un artículo que cuestionaba la pregunta que le había dicho al librero. Homero, ese que supuestamente escribió la Ilíada que yo había pedido, jamás existió.

No se cuenta actualmente con información fiable que nos den al menos una aproximación de su lugar de nacimiento o el año en que nació. Incluso esa información fue debatida durante varios siglos ya que “Homero” es un nombre tradicional, es el cénit de la literatura épica, para los griegos de la época antigua nada había más que Homero prueba de ello es la clasificación de Aristóteles sobre los géneros literarios, el único ejemplo que asignó al género de la épica fue a Homero.

Hay una cuestión que debemos tratar antes, y es la posibilidad de que sus obras hayan sido escritas por diferentes autores, no son argumentos muy válidos el hecho de que traten temas diferentes, pero sí la diferencia entre cómo el autor -o los autores- entienden la moralidad, la religión y su entorno: mientras la Ilíada se centra en su tierra en las costas de Asia menor, en la Odisea se centra en la Grecia continental.Y hay pasajes en la Ilíada que parecen modelos para la Odisea, se entiende que fue una imitación del autor de la Odisea.

Hay tres escuelas que tienen diferentes posturas al respecto de la composición de las obras homericas: Los analíticos entienden que hubo varios autores que modificaron la obra, que fue producto de una recopilación de varias obras que ya existían previamente. Por otro lado, los neoanalíticos defienden que hubo un solo autor recopilador y compositor de la obra.Los unitarios por su parte entienden que hay una unidad global en la obra en general que impide entenderla como una recopilación de obras diferentes. Existieron los homeriades un gremio de rapsodas que se decían los descendientes de Homero, estos fueron claves en la transmisión de los textos. Queda aún saber si realmente se trata de una persona que realmente existió o un concepto de rapsoda inalcanzable “casi inmortal”.

Lo más probable es que el recitado se haya fijado en el texto durante un período bastante considerable dando la posibilidad al autor de hacer modificaciones, no fue un dictado directo desde la poesía oral a la escrita, sino una recopilación donde las versiones originales que se recitaban también sufrían cambios según el rapsoda. Una vez que tenemos el texto a medida que se copia hay intervenciones por parte de otros escritores. Nos podemos apoyar en el uso de “fórmulas” típicas de la literatura oral, esto nos permite dar a entender que hubo una copia desde la oralidad a la escritura una vez que el alfabeto ingresó a la cultura griega.

Por otra parte las diferencias lingüísticas en el texto griego nos ayudan a comprender más la idea de una intervención de varios autores y concluir que Homero más que un autor es un concepto, el escritor de la Ilíada y la Odisea fue posterior, la narrativa épica busca transmitir el sentimiento patriota de los personajes que en el pasado hicieron grandes hazañas.

De haber existido un Homero probablemente haya sido un rapsoda, los textos que hoy tenemos son un tesoro de tantos que tiene la literatura, el acercarnos a los textos nos permitirá entender nuestro pasado como Humanidad y ver en qué cosas seguimos fallando y en qué otras hemos avanzado.

Fuente: West, M. ( Diciembre, 2011) “The Homeric Question Today” Proceedings of the American Philosophical Society, Vol. 155, No. 4 recuperado de web : www.jstor.org/stable/23208780

Una lectura a la lectura.

Una lectura a la lectura.

En esta ocasión voy a hablar de un libro mencionado por algunos autores y poco conocido: “El Necronomicon” un libro que está en pocas bibliotecas del mundo, según el autor Lovecraft la más cercana se encuentra en la ciudad de Buenos Aires.

Según se dice es un libro muy peligroso ya que contiene ciertos conocimientos útiles para la magia, sabiduría de épocas antiguas y secretos ocultos del universo.
Su lectura tuvo fatales consecuencias para los lectores a lo largo de los tiempos consecuencia de un mal manejo de las artes mágicas que resultaban quizá incontrolables a humanos tan limitados.

En realidad lamento informarle que si se ha dejado llevar por mis datos o por la información bastante verosímil de Lovecraft usted ha caído en un engaño. 
La literatura no es, en parte, para tomar a la ligera y enseguida asimilar un ejemplo de la realidad con un personaje (o varios personajes, historias) si no tenemos al menos en cuenta que detrás de esa “capa” de sucesos atrapantes, hay una información que realmente importa, que es el mensaje y el verdadero significado.

Hay una estructura, personajes que se proyectan en base a modelos conocidos en la literatura (por ejemplo, los héroes, el villano, elementos y significados que se repiten en otros textos) a veces también se busca derribar esos modelos siendo entonces la intención, la de derribar algo “establecido”.
La próxima vez que lea algo, busque una estructura, un mensaje en profundidad, ese “algo” que se repite en toda la literatura, a qué género pertenece, y si realmente cumple con lo que ese género “exige”, entre otras tantas cosas más a las que prestar atención.
Eso, antes de caer en la trampa y querer asignar a alguien o un hecho un símil con una novela.

Al escribir este artículo del Necromicon me podría resultar gracioso poder decir que es el programa de tal o cual partido porque no existe (bromas a parte) pero, ¿Le hago justicia al autor, al Necronomicon?¿Al lector? Tendría primero que leer en profundidad para rescatar al menos algo que puede estar pasando desapercibido ante mis ojos y como la carta robada encontrada por el ya conocido por nosotros Chevallier Dupin, pasó delante de los ojos de tantos agentes excepto para la mirada analítica del detective.

Así es, la literatura es un mundo más fantástico que real, donde ambos “mundos” se entremezclan y a menudo con un sabor a tristeza, hay textos antiguos donde se mencionan libros que han sido extraviados en el tiempo, ¿Se imagina esa sensación de saber que jamás conocerán el contenido de tal o cual texto porque alcanzarlo está más allá de su capacidad? 
Así que aprovechemos que tenemos algo que tal vez en el correr del tiempo se pierda y exprimamos al máximo la tinta de las letras impresas en cada página de un libro en nuestras manos.

Montevideo: Ciudad Cervantina

Montevideo: Ciudad Cervantina

En conmemoración del día del libro esta columna no puede quedar indiferente, traigo una noticia de hace unos años -en su momento El Día aún no había sido relanzado- pero escribiré esta noticia aquí que pese a ser de unos años sigue siendo actual y El Día podrá ser eco de esta buena noticia.

En el año 2015 en el XI Plenario del Congreso de la Asociación de Cervantistas en San Pablo-Brasil, declaró a Montevideo como “Ciudad Cervantina” a petición por medio de una solicitud enviada por varias universidades de Uruguay, la Intendencia de Montevideo, la Biblioteca Nacional y otras instituciones a la Embajada de España.

El director del Centro Cultural de España en Montevideo defendió en el plenario del mencionado congreso siendo votada la propuesta por unanimidad.A 400 años [en 2015] de la publicación de la segunda parte del Quijote.

Montevideo como Ciudad Cervantina

Debido a varios factores como ser: el número de bibliotecas públicas que poseen importantes ediciones del Quijote y presentaciones teatrales por habitantes así como la tradición de lectura crítica en la enseñanza secundaria de manera sostenida. A nivel académico, desde 2010 se ha creado un grupo de Estudios Cervantina adscrito a la CSIC de la UDELAR.Se ha promovido el desarrollo de cursos de posgrado, reuniones académicas internacionales y la publicación de artículos académicos.

Desde la CEDEI/UM se lanzó un vasto programa 2015/2017. Y en el campus de la UCU alberga una valiosa colección de libros y objetos.Por su parte Montevideo homenajea a Cervantes y su obra con calles que llevan el nombre de sus personajes principales (del libro Don Quijote).

La Embajada de España reunió a escritores, políticos y artistas uruguayos en torno a la lectura mundial del Quijote, actividad que se desarrolla hace más de 20 años desde el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

¿Qué es ser una ciudad Cervantina?

Es primero un honor tener una nominación como tal entre tan pocas ciudades, no solo se trata de difusión sino una actitud desde el ámbito político y social. Un compromiso de cada habitante de Montevideo a continuar la agenda que promueva la lectura para hacer de Montevideo una ciudad con protagonismo en lo que se refiere a las actividades del cervantismo, y agrego yo, de la cultura en toda la amplitud del término.

Fuente: https://www.fhuce.edu.uy/images/comunicacion/Noticias/2015/julio/MontevideoCiudadCervantina.pdf

Auguste Dupin: El primer detective

Auguste Dupin: El primer detective

El primer detective de la literatura

Holmes, Poirot, entre otros están condicionados a las reglas impuestas por la razón.
Dupin, el Chevalier venido a menos, tendrá varios casos por resolver-su primera aparición en “Los crímenes de la Calle Morgue” y su última en “Carta Robada”-. Nace de la pluma y la tinta de Edgar Allan Poe (1809-1849) en el siglo XIX en una sociedad que empieza a experimentar los efectos de la Revolución Industrial, la modernidad y el positivismo científico, los crímenes y la violencia.

Desde el inicio del libro -“Los Crímenes de la Calle Morgue”- se nos expone ante dos tipos de juegos de mesa: el Ajedrez donde se destaca la cantidad de movimientos hábiles y sus respectivas piezas, donde se repara en que todo depende de la atención de los jugadores, en donde muchas veces pierde el que se equivoca antes. En cambio, las Damas donde las piezas son todas iguales y los movimientos también, no vale tanto la estrategia sino la intuición.
Así es Dupin, un detective de 1800 que contrario a los informes de la policía decide adherirse a una metodología: La observación.
Como mencioné al comienzo este tipo de literatura enmarca al detective como el que resuelve los casos, tomando por eje la resolución del mismo mediante el uso de la razón y la sucesión de hechos de manera lógica lejos están los mitos, leyendas y supersticiones.

Un mono con fuerza sobrehumana que descontrolado mata de una manera sangrienta y horrorosa a dos mujeres, una carta que parecía imposible de encontrar estaba desde el inicio a la vista de todos, son resoluciones que tal vez pueden parecernos poca cosa, sin embargo, estamos asistiendo a la aparición de un nuevo género literario: La novela policial.

Más adelante surgirá también en Estados Unidos la Novela Negra donde se da un paso más allá de la racionalidad del detective, se centrará en la crítica del mundo moderno en su máxima expresión, se dejará a un lado la resolución lógica de los casos para poner el eje en el detective persiguiendo al crimen en un mundo colmado por el crimen, la miseria y la corrupción del poder.

Sobre el autor:
Edgar Allan Poe nació en Boston, Massachusetts en 1809 y falleció en 1849 en Baltimore, Maryland.
Escritor de poemas y cuentos cortos que destacan por su temática de terror, además de su incursión en la novela detectivesca, su primera obra en 1827 “Tamerlane and Other Poems” un libro que se aleja de la temática por la cual conocemos al autor, su poema más conocido “El Cuervo” fue publicado en 1845.
Trabajó como crítico literario en diferentes periódicos.

Se habla de su influencia en diferentes movimientos literarios. Más allá de la lógica racional de el detective Dupin en las demás obras existe un halo de romanticismo tardío.
Huérfano a los pocos años de haber sido bautizado (en el protestantismo), vivió una vida turbulenta y dolorosa entregado al vicio del alcoholismo, muere en el hospital al haber sido encontrado en la calle agonizando, actualmente la causa de su muerte sigue teniendo un halo de misterio.

El Golem de Meyrink

El Golem de Meyrink

Hace unas semanas terminé un libro que me dejó pensando, esos libros que uno los lee y necesita satisfacer ese deseo de concluir un “algo” en el interior de su ser. Es la sensación que a uno le deja ese “no entender” e intenta descifrar algún mensaje oculto entre líneas.

Hablamos de “El Golem” de Gustav Meyrink publicado en 1915 en Alemania, ambientado en un gueto judío en Praga. De principio a fin nos encontramos con capítulos que hacen las veces de “escenas” que mantienen una cierta independencia, el lector perderá el hilo entre lo real y lo onírico-el mundo de los sueños-, nos encontramos con el protagonista que también es narrador y nos vamos enterando de todo a medida que suceden los hechos, quien lo lea se encontrará con una duda total, ante todo, con personajes que le serán desconocidos y poco a poco irá descubriendo a medida que continúe la lectura.

Si está usted interesado por la mística, lo esotérico, esa búsqueda de lo metafísico encontrará muchas relaciones con esos temas como ser la cabalística y el tarot, el Zohar, la Torá, el Talmud, entre otros elementos.

A modo de resumen voy a explicar de qué va el libro: En la primera página nos encontramos con un relato que puede resultar bastante difuso, por eso es preciso saber que el personaje está en un estado de hipnosis o quizá podríamos decir, un sueño y a partir de ese momento se empiezan a desencadenar escenas que no podremos ponerlas en el plano de lo real pues siempre quedaremos con esa duda -entre lo real y lo ficticio- que más adelante veremos al final del libro, final que usted deberá descubrir.

En la obra se habla de un Golem, ese personaje mítico de una leyenda judía que un rabino hizo de barro y que tenía forma humana,. Esta figura de barro podía vivir, eso sí, de forma autómata e inconsciente, y regresar a su estado de quietud siempre que el rabino quitara un papel escrito (con una letra, el Aleph) de su boca.

Es importante dar a entender ciertas cosas antes de leer, hay ciertos personajes que remiten a algo más que un simple personaje y sobre todo sus oposiciones, el claro ejemplo es entre Rosina que representa el deseo, lo carnal en contraposición a Miriam, la hija de Hillel, quien tendrá una visión y apertura a lo espiritual, lo transcendental.

“La guía” por ese camino espiritual representada en Hillel el sabio judío, conocedor de la Toráh y el Talmud, vecino del protagonista que conocemos con el nombre de Athanasius Pernath en contraposición a Wassertum ese otro vecino, también judío pero que es la oposición al rabino, buscará siempre hacer daño y tiene atrás una historia que iremos descubriendo, con la ayuda de los demás personajes y sus comentarios.

¿El Golem y su forma de ser autómata representa al  individuo moderno? Probablemente, en ese sentido se habla de las personas del gueto como autómatas, es una sensación que hay en el gueto de la presencia de ese Golem que produce estragos, un “todos” que conforman ese “yo colectivo”. El individuo convertido en un autómata que termina destruyendo el mundo y sus significados trascendentales.

Hay en toda la obra una constante pregunta que se repite, no literalmente, pero se da a entender: ¿Quién soy? ¿Es el personaje tal vez ese autómata que se conduce de manera inconsciente a través de los sueños que va teniendo?

Podríamos extender esas preguntas a nosotros mismos: ¿No seremos autómatas en cierto sentido? ¿Cuándo estamos viviendo como personas con ese espíritu que nos indica que estamos vivos y cuándo nos convertimos en autómatas? En caso de estarlo, ¿Podremos hacer algún esfuerzo en despertar la consciencia?

Después de leer el libro necesitaremos un tiempo para procesar la información y probablemente lo mejor que podamos hacer será releer la novela nuevamente.