Las “Dinocárceles”

Las “Dinocárceles”

Análisis y crítica sobre la situación de las cárceles en Uruguay.


Es indiscutible que la inseguridad es uno de los temas que más preocupa a los uruguayos, según los datos más recientes obtenidos por la Encuesta Nacional de Victimización 2017 realizada por el INE, el 21% de los encuestados (la mayoría) indicó que la inseguridad es la primera de sus inquietudes.

El tema de la inseguridad es un tema complejo con múltiples causales y para cuyo abordaje se debería realizar una investigación más profunda desde una perspectiva multidisciplinaria, por lo tanto un simple artículo no alcanzaría para responder todas las incógnitas que surgen en torno al tema. Eso me lleva a hablar de un tema puntual dentro de la complejidad que abarca el tema de la inseguridad: hoy escribiré sobre la situación de las cárceles.

Según el informe del año 2019 del Comisionado Parlamentario Penitenciario, en lo que va del siglo XXI la población penitenciaria se triplicó. El informe muestra cómo Uruguay figura en los puestos más altos del gráfico de la Tasa de prisionización (c/100.000 Hab.) de distintos países del mundo elaborado en base a datos del Instituto de Investigación en Política Criminal de la Universidad de Londres.

De acuerdo con dicho informe, la población penitenciaria no ha parado de aumentar desde 1999, cuando tenía unos 4.000 presos. Para noviembre de 2019, la cifra aumentó a 11.574.

A pesar del crecimiento económico, la redistribución de la riqueza, la disminución de la pobreza y del aumento de la cantidad de presos en las cárceles, la inseguridad no ha parado de aumentar. Según los datos del Ministerio del interior, la cantidad homicidios en el año 2000 era de 214, en 2018 paso a ser 414. En cuanto a las rapiñas para el año 2000 se registraron 6.751 denuncias y en 2018 aumentaron a 29.904. La cantidad de hurtos en el año 2000 era de 60.608, y en 2018 pasó a ser de 145.161.

En torno a estos datos surgen varias incógnitas, algunas son las siguientes: ¿Cuáles son las causales de la delincuencia? ¿Qué hacemos para frenarla? El debate respecto de estas preguntas es variado, hay quienes atribuyen las causas al “maldito sistema neoliberal en el que vivimos”, otros al avance de la cultura de la drogadicción y la falta de moral, pero para tratar de encontrar las causas se requeriría un análisis técnico más en profundidad, que excede las posibilidades y el objetivo de este artículo.

En cuanto a las posibles soluciones, hay quienes reclaman mayor gasto social y posibilidades de trabajo, y quienes reclaman “mano dura y plomo”. En lo atinente a este punto, es necesario aclarar que la realidad social es compleja y nadie tiene la bola de cristal. Existen múltiples fórmulas para abarcar la problemática, pero la que vamos a tratar sigue una línea Batllista, y por lo tanto se apega a principios humanistas.

Muchos dirán: ¿Debemos ser humanistas con los delincuentes? ¡No hay que tenerles piedad! ¡Que no salgan nunca más! ¡Que sufran ahí adentro!

Es entendible que quienes perdieron a un ser querido en manos de un mal encaminado tengan sentimientos de furia y de venganza, al fin y al cabo somos seres humanos y cualquiera en ese lugar sentiría lo mismo. La cuestión es que aquellos mal encaminados no sigan arruinándole la vida a otras personas.

Actualmente las cárceles no garantizan la rehabilitación, sino por el contrario, garantizan la reincidencia. El 61,9% de las personas privadas de libertad son reincidentes, mientras que los primarios son el 38,1%.

La razón por la que tenemos estas cifras se explica por las condiciones de vida que hay en las cárceles: tan solo el 27% de los presos tienen oportunidades de integración social, mientras que el 47% de los presos presentan insuficientes condiciones para lograr la misma; por otro lado, 26% de los presos reciben tratos crueles, inhumanos o degradantes y aproximadamente el 50% de los presos en la Zona Metropolitana presenta problemas de salud mental (Informe del comisionado Parlamentario Penitenciario, 2019).

Esto se complementa con el problema de la superpoblación carcelaria que no contribuye al proceso de rehabilitación: en promedio, la densidad poblacional del sistema penitenciario (2019) es del 87% en la Zona Metropolitana, mientras que en el Interior del país es de 117,6%. Cabe destacar que es un promedio elaborado en base a la totalidad de los módulos; si analizamos la situación en base a cada módulo los porcentajes varían.

En cuanto a los homicidios, en 2019 la tasa se mantuvo similar a 2018, indicando 186,5 homicidios cada 100.000 personas. La distribución de las muertes violentas tiende a concentrarse en los establecimientos de mayor tamaño, ubicados en el área metropolitana. Por su parte, la tasa de suicidios en cárceles fue de 83,9 cada 100.000, aproximadamente 4 veces más que la cifra nacional (Datos extraídos del informe del Comisionado Parlamentario Penitenciario, 2019).

¿Quién en su sano juicio puede pensar que una persona se puede rehabilitar en un lugar donde se violan los derechos humanos, en donde existen escasas oportunidades, y en donde reina prácticamente la anarquía?

Es importante que nuestro país siga el ejemplo de los países que lograron obtener los mejores resultados en seguridad a nivel mundial gracias a la inversión en las cárceles, gracias a apostar por mejorar la calidad de vida de los presos orientándolos hacia una vida sana, de trabajo, y dotándolos de oportunidades y herramientas para rehabilitarse.

Es momento de que sigamos el ejemplo de Don José Batlle y Ordóñez, mirando a las sociedades más “desarrolladas” para estar un paso adelante y así ser un País Modelo.

¡Es el momento de Reformar las cárceles!


Política Mediática: el producto de la sociedad de la información

Política Mediática: el producto de la sociedad de la información


Los tiempos cambiaron, la sociedad no es la misma.

Es importante rescatar dos conceptos claves que componen al mundo moderno caracterizado por la creciente globalización: el primero es el paradigma de la modernidad líquida estudiado por Zygmunt Bauman. En resumen dicho concepto hace referencia a la pérdida de solidez que caracteriza al mundo actual: en él, las identidades han dejado de ser sólidas para pasar a ser líquidas, fluidas, volátiles e inestables. La figura central es el mercado y en este contexto la libertad puede entenderse como ir de compras en una tienda de identidades.

El otro concepto a rescatar es descrito por Martin Hopenhayn en su texto: «¿Integrarse o subordinarse? Nuevos cruces entre política y cultura». En la actualidad una de las características de la sociedad es que pone en un lugar privilegiado a los componentes de conocimiento-información, siendo este el pasaje hacia una sociedad de la información donde predominan los bienes simbólicos. En dicho contexto el papel cada vez más preponderante de los medios de comunicación hacen que la política desarrolle un componente mediático, trasladándose desde un eje centrado en la elaboración de proyectos hacia un eje centrado en la circulación de imágenes.

A nivel nacional la integración de nuestro país al mundo trae consigo los componentes anteriormente nombrados afectando a la política nacional. Esta ha desarrollado un componente mediático, pasando de centrarse en la promoción y elaboración de proyectos para pasar a centrarse principalmente en vender mensajes, imágenes, eslóganes y verdades volátiles.

Algunos ejemplos actuales de lo nombrado con anterioridad se pueden ver reflejados en las portadas de las noticias donde cada palabra, cada gesto y la manera en la que se comunican pueden influir en la opinión pública.

Nueva imagen de los políticos:

Es interesante a destacar la nueva imagen que tratan de promover algunos políticos como la Intendenta de Montevideo Carolina Cosse, que trata de promover una nueva imagen de política moderada y responsable. Dicha tendencia es la misma que sigue el Intendente de Canelones Yamandú Orsi y el Presidente Luis Lacalle Pou. Este último es uno de los ejemplos más claros de lo recién nombrado.

Como mencioné anteriormente el Presidente de la República al igual que la Intendenta de Montevideo buscan promover una nueva imagen, en su caso de gobernante moderado, inteligente, humilde, agradable y responsable. 

A su vez cada acción que hace es aplaudida y es destacada en los medios de comunicación a tal punto que hasta el simple hecho de caminar por 18 de Julio con su esposa fue noticia. En dicho acontecimiento hay una imagen en la que se puede observar a varios periodistas sacándome fotos al presidente y a su esposa como si se tratase de una escena armada.

Dicho en palabras del Expresidente José Mujica: “Parecería que es un gobierno manejado por una agencia de publicidad; es mucho más importante el ruido que el hacer”.

La frase del Expresidente Mujica puede aplicarse a cada bando. En el caso de su colectividad política cada acontecimiento vinculado al nuevo gobierno es criticado y es utilizado para hacer ruido en los medios de comunicación.

Eslóganes políticos y títulos de las noticias:

En base a lo anterior es importante hablar de los eslóganes políticos, las imágenes y los títulos de las noticas. En el contexto actual las imágenes simbólicas que representan generan un mayor impacto que el contenido de las noticias, dejando de lado el contexto y los detalles técnicos.

En las redes sociales es común ver como en los comentarios sobre cada noticia las personas se expresan opinando en base al título y no tanto en base al contenido de la notica. Esto hace que los hechos puedan ser sacados de contexto utilizando imágenes y palabras puntuales dichas en una entrevista.

Por su parte los eslóganes también cumplen un rol fundamental en la sociedad actual. El simbolismo que representan estas palabras claves se imponen por encima de los hechos.

Ejemplos de esto se pueden ver reflejados en ambos lados del espectro político. Uno de ellos es el caso de la campaña actual para juntar firmas contra la LUC . Las imágenes promotoras de la negativa frente a dicha ley se destacan por tener mensajes que buscan generar impacto recurriendo en muchos casos a tergiversaciones y falacias.

Algunos mensajes son los siguientes: «Mercantilización de la educación» dicho eslogan viene acompañado del siguiente mensaje: «Los cambios en la gobernanza de la educación incrementan la centralidad del poder ejecutivo en las decisiones, y establecen una menor participación de los involucrados y las organizaciones sociales representativas en las decisiones, reduciendo la participación democrática». Dicho mensaje es engañoso, ya que centralizar las decisiones dándole mayores potestades al Poder Ejecutivo no tiene nada que ver con la mercantilización, pues el mercado no estaría jugando un rol. Es irónico ya que históricamente se ha puesto al Estado como el máximo antagonista del mercado. El mensaje impacta implantando la noción de mercado, que se vincula a la privatización de los servicios públicos.

Otro de los mensajes argumenta que una de las razones para firmar es que la ley «nos estigmatiza bajo la apariencia delictiva»: nuevamente se busca tergiversar un hecho de años anteriores en el que se aclaró que no se hacía referencia a la apariencia física de las personas.

Colectivos Sociales:

El ejemplo anteriormente nombrado se puede vincular con los colectivos sociales ya que estos han sido participes y hasta gestores de ese tipo de campañas, esto refleja el hecho de que además de ser protagonistas en los hechos y campañas políticas también han adquirido un componente mediático.

Redes sociales:

Las redes sociales han revolucionado el mundo y son componentes claves en la era digital, han revolucionado tanto el mercado como los medios de comunicación.

A nivel político también suelen mostrar tendencias que marcan la agenda política, ya sea visibilizando los temas de interés; preocupaciones y carencias de la población; denuncias públicas de hechos de violencia, abuso de poder, corrupción, etc. Por otro lado han contribuido a mantener informada a la población. Esto último es un arma de doble filo ya que también se puede desinformar a la población mediante las “Fake News” y la tergiversación de noticias.

Agenda política:

El papel preponderante de los medios de comunicación, las tendencias y la adquisición del componente mediático de la política han generado cambios en la agenda política de todos los partidos. Por un lado los temas que generan mayor visibilidad han pasado a ser prioridad en la agenda política posicionando en algunos casos en lugares menos relevantes a temas que quizás pueden ser más importantes. Por otro lado, esto puede ser beneficioso para temas que pasaban desapercibidos, ya que en la actualidad se les da mayor importancia. 

También es importante destacar como esto influye tanto en sectores políticos como en los partidos políticos que generalmente son asociados con la derecha conservadora y que ahora han buscado modernizarse adaptándose a algunas de las nuevas tendencias.

A modo de conclusión:

El panorama político actual es un fenómeno de las sociedades modernas, los bienes simbólicos son parte esencial de la actualidad y seguirán influyendo en nuestra opinión y en nuestras vidas. Una de las acciones que pueden contribuir a que la política frene el foco en el componente mediático es la valoración de lo práctico, de los proyectos, de la dedicación por el bienestar social. A su vez, es fundamental que no nos quedemos con las portadas de los medios de comunicación y con los eslóganes. Antes de llegar a una conclusión y emitir una opinión al respecto es fundamental indagar e informarse más con respecto al tema.

Por último es importante mencionar que no todo es negativo, ya que el avance hacia la sociedad de la información ha contribuido a informar y concientizar a la población y ha puesto sobre la mesa temas que pasaban desapercibos o que no se les daba importancia en la agenda política.

Suspensión a los docentes: ¿Violación a la libertad de expresión?

Suspensión a los docentes: ¿Violación a la libertad de expresión?

En los últimos días fue noticia el hecho en torno a la suspensión por un período de seis meses a 15 docentes del Liceo N°1 de San José, por haberse sacado fotografías manifestando una postura en contra al plebiscito de vivir sin miedo dentro del centro educativo.

A raíz del acontecimiento algunos de los implicados manifestaron posturas de indignación y tristeza frente al hecho. Varios sostuvieron que dicha medida es “una violación a la libertad de expresión” por parte de las autoridades de la enseñanza.

Los docentes implicados fueron respaldados por algunos alumnos, el sindicato FENAPES y el Frente Amplio. El sindicato FENAPES realizó un paro el pasado 1° de marzo (el primer día de clases) en respuesta a dicha resolución. 

Desde el Frente Amplio se emitió un comunicado en el que sostuvieron lo siguiente: «El Plenario del Frente Amplio resuelve: 1. Expresar su solidaridad con las y los trabajadores docentes, integrantes de la filial San José de FENAPES, perseguidos y sancionados de forma absolutamente arbitraria por las autoridades. Esta situación sobre las que no existen antecedentes recientes, constituye un ataque directo a la libertad sindical, a la libertad de expresión, un golpe duro a la educación y una forma inadmisible de amedrentamiento. 2. Encomendar una bancada a sus bancadas parlamentarias, a la Mesa Política Nacional y al Secretario Ejecutivo, realizar todas las acciones a su alcance para denunciar y revertir este atropello». 

Por otro lado el Comité Ejecutivo del Partido Colorado hizo pública una postura totalmente contraria, manifestándose mediante el siguiente comunicado: «Ante las reiteradas violaciones a la laicidad cometidas por Inspectores de Enseñanza y Profesores de enseñanza media, durante la campaña electoral y la reciente de una propuesta de referéndum, el Comité Ejecutivo del Partido Colorado reitera la obligación de todos los ciudadanos del país de respetar el principio constitucional (art.58) que prohíbe toda actividad “proselitista de cualquier especie” en los lugares de trabajo. Lo que se desarrolla en el Estatuto docente de 1993 que considera la destitución como preceptiva en caso de actos de proselitismo. Esto es lógico porque, además, de la neutralidad del Estado en general, en la enseñanza se vio la conciencia de la independencia cívica y moral de los alumnos de modo alguno pueden ser presionados por sus docentes». Finalizaron el comunicado con una invitación: «Llamamos a la reflexión tanto a los gremios docentes como a todos los partidos políticos, que tenemos en la laicidad republicana una garantía fundamental de los derechos ciudadanos».

Resumidos los acontecimientos surge la siguiente pregunta: ¿El hecho constituye una persecución ideológica y un ataque directo a la libertad de expresión? 

Desde mi punto de vista el acontecimiento no constituye una violación a la libertad de expresión y mucho menos una persecución ideológica. 

Por un lado el acontecimiento fue denunciado por la directora del centro educativo en la anterior gestión, y por otro la medida se apega al artículo 58 de la Constitución que le prohíbe a los funcionarios toda actividad proselitista de cualquier especie dentro de las horas y lugares de trabajo, garantizando consigo la separación del Estado de toda ideología y religión. 

Artículo 58 de la Constitución:

«Los funcionarios están al servicio de la Nación y no de una fracción política. En los lugares y las horas de trabajo, queda prohibida toda actividad ajena a la función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie.» 

«No podrán constituirse agrupaciones con fines proselitistas utilizándose las denominaciones de reparticiones públicas o invocándose el vínculo que la función determine entre sus integrantes. (*)» 

Además de lo mencionado con anterioridad, el artículo constituye uno de los pilares fundamentales de la educación pública en nuestro país, evitando el adoctrinamiento ideológico y religioso a los estudiantes, contrario a lo que ocurre en otros países del mundo donde el Estado en nombre de una ideología y/o religión busca adoctrinar a la población.

Los docentes cumplen un rol fundamental en la formación humana, ética y técnica de cada estudiante. ¿Quién no ha sentido admiración por algún docente alguna vez? Ante la vulnerabilidad por falta de experiencia, conocimientos e inmadurez, los docentes tienen la capacidad de influir sobre la independencia cívica y moral de cada estudiante, pudiendo formar a muchos de estos a imagen y semejanza como si de una figura paternal se tratarse.

Esas son las razones para defender la prohibición del proselitismo de cualquier especie en las aulas de los centros educativos. 

La medida tomada marca una posición en defensa de este principio constitucional por parte de las autoridades de la educación, posición contraria a la de las autoridades anteriores que permitían tales atropellos. Esta medida fue flexible ya que permite que los implicados puedan ejercer la docencia una vez se termine el período de suspensión, incluso luego de haber violado uno de los principales pilares de la educación a la que tanto dicen defender. 

Por otro lado las imágenes fueron tomadas dentro del centro educativo y por fuera de las actividades sindicales, por lo que la medida no constituye un ataque directo al sindicato.

Cabe preguntarse si quienes se posicionan contrarios a la sanción también respaldarían a docentes que se saquen fotos en centros educativos con simbología nazi y racista. ¿También defenderían la libertad de expresión? 

En dichas imágenes aparecen carteles con el famoso eslogan «No a la reforma, el miedo no es la forma» que trascendió de ser una campaña integradora para posicionarse como un eslogan vinculado claramente a la izquierda frenteamplista. Dicho sea de paso es importante mencionar que mi posición era contraria al plebiscito -que poco tiene que ver con la educación pública-, y por lo tanto mi postura no está influida por prejuicios sobre los posicionamientos sobre dicha reforma.

Reflexión final:

Es importante que como ciudadanos respetemos las normas y leyes que hacen posible un buen funcionamiento institucional.

Debemos generar conciencia y no sumarnos al juego de quienes quieren sacar provecho político de cada acontecimiento, buscando en ellos violaciones a los derechos de todo tipo. Dichos actores buscan generar visibilidad e imponer medidas y resoluciones a la fuerza utilizando como herramienta la presión social ejercida por una cantidad considerable de personas molestas ya sea por confusión, desinformación, adoctrinamiento, manipulación o por reclamos que poco tienen que ver pero que le son convenientes a estos actores, que saben cómo sacar provecho. 

La conciencia sobre el porqué de estos principios y la defensa de los mismos es necesaria para garantizar un país plural y libre en todos los sentidos, diferenciándonos de los regímenes más violentos e inhumanos que la historia humana supo conocer. 

RENTA BÁSICA: ¿PELIGRO O SALVACIÓN?

RENTA BÁSICA: ¿PELIGRO O SALVACIÓN?

Cuando hablamos de la Renta Básica (RB) pensamos en una idea que a priori parece atractiva, para muchos es la esperanza de la humanidad para terminar finalmente con la pobreza, para otros es una idea que al escucharla parece buena pero que tiene consecuencias nefastas en materia económica.

Situándonos en el contexto actual, la pandemia del coronavirus trajo consigo un contexto de crisis a nivel mundial que abarca diversas dimensiones, entre las que se destaca la dimensión económica. En nuestro país la idea de una Renta Básica impulsada por la oposición para hacerle frente a la crisis actual ha tomado una notoria relevancia.

¿Pero qué es la Renta Básica? Para contestar la pregunta citaré a uno de sus defensores más importantes, el filósofo y economista belga Philippe Van Parijs.

Van Parjis hace referencia a una RB de carácter Universal, la define como: “un ingreso pagado por un gobierno, a un nivel uniforme y a intervalos regulares, a cada miembro adulto de la sociedad. La subvención se paga, y su nivel es fijo, independientemente de si la persona es rica o pobre, si vive sola o con otros y, si está dispuesta a trabajar o no” (Van Parjis, 2017, p.5).

Imagen de Studio FD – http://www.flickr.com/photos/bibliotheekkortrijk/

En cuanto al carácter básico, refiere a una base material con la que cada persona pueda contar, ya sea insuficiente o superior a lo que se considera suficiente para la subsistencia.

Según Van Parjis es importante diferenciar la Renta Básica de las Rentas Mínimas garantizadas, la primera es incondicional mientras que las otras tienen requisitos que pueden ir variando.

También es importante diferenciar la RB que propone Van Parijis del proyecto de la oposición. Además del carácter universal, Van Parjis está a favor de los ingresos sostenibles más altos (p.6). Mientras tanto la propuesta de la oposición no es estrictamente similar ya que está dirigida a unos 300 mil hogares y en cuanto a los ingresos proponen otorgar un salario mínimo nacional por un tiempo determinado.

En base a esta definición me surgen las siguientes preguntas: ¿Es viable una Renta Básica de carácter universal por encima del nivel de subsistencia en Uruguay? ¿Realmente la RB puede ser una alternativa para hacerle frente a la crisis actual?

Para contestar la primer pregunta procedo a citar al economista Juan Ramón Rallo, según él, la característica más distintiva de la RB es que permite desvincular producción e ingreso (Rallo, 2015, p.352).

Esto tiene como primera consecuencia que los ciudadanos pueden obtener rentas sin la necesidad de contribuir a generalas, esto puede implicar que aquellos ciudadanos que valoren más su tiempo de ocio que los ingresos adicionales que puedan obtener produciendo bienes y servicios vayan a optar por dejar de producirlos (Rallo, 2015, p.355).

Imagen sacada de juanramonrallo.com

La teoría económica -neoclásica- expone dos efectos sobre la oferta laboral. En primer lugar el denominado «efecto renta» hace referencia a que a mayor renta habrá mayor demanda de ocio, por otro lado a menor renta habrá menor demanda de ocio. Esto es debido a que la persona se volverá más rica y por lo tanto preferirá disfrutar más su tiempo libre. El segundo efecto llamado «efecto sustitución» implica que mayores ingresos pueden estimular a una persona a trabajar más, dado que cobra más por cada hora trabajada (Rallo, 2015, p.355). Siguiendo esta línea los efectos sobre la oferta laboral se determinarán en base a las preferencias de cada individuo.

Imagínense que a toda la población de Uruguay se les otorga una RB de $20.000. La población de Uruguay es de 3.505.985 habitantes (INE, Anuario estadístico 2019, p.53) y según los últimos datos del Banco Mundial (2019), nuestro PIB es de aproximadamente 56,046 mil millones de USD. Entonces, si mis cálculos escolares no fallan, una RB de $20.000 supondría un presupuesto de aproximadamente $70.119.700.000. Si pasamos las cifras a dólares teniendo en cuenta solamente el valor del tipo de cambio de la fecha en la que se escribió el articulo ($42,388), el valor en dólares sería de 1.654.234.689 USD (cada mes), esto implicaría un presupuesto enorme por año.

Una alternativa para financiar la RB es recortar el gasto público, eliminando por ejemplo las pensiones contributivas, asistenciales y los subsidios (ya que no serían necesarios con una RB). Esto supondría ahorrar millones de dólares, pero aun así no se tiene en cuenta el impacto negativo que generaría sobre el PIB el hecho de que una cantidad considerable de la población dejará de trabajar, lo cual perjudicaría los ingresos del Estado y por lo tanto el presupuesto seria menor.

Otras posibles alternativas son fijar mayores impuestos, especialmente sobre las grandes fortunas, pero esto posiblemente agravaría la situación debido al impacto negativo que generaría sobre la inversión, afectando las fuentes de trabajo y posiblemente la entrada de divisas y tecnología.

Otra alternativa de financiación de este proyecto podría ir por el lado de la emisión monetaria: esta genera un ingreso real a quien la controla (en nuestro caso el Estado) que puede utilizar para financiarse. Sin embargo, el uso de esta vía tiene efectos inflacionarios y su uso para financiar grandes gastos puede devenir en procesos hiperinflacionarios. A su vez, la inflación generada puede redundar en una disminución del poder de compra de los consumidores, afectando por esta vía a quienes se pretende ayudar.

En cuanto a la segunda pregunta: La propuesta de la oposición puede llegar a causar los efectos negativos que vimos con anterioridad. Recordemos que la crisis económica que estamos viviendo en la actualidad es debido a la paralización de la actividad económica, por lo tanto incentivar a que una cantidad considerable de la población no produzca mientras se les otorga dinero para consumir puede agudizar la crisis económica. Asimismo una posible fuente de financiamiento a corto plazo seria endeudarse con organismos internacionales, aumentando aún más la deuda a externa de nuestro país.

Desde mi punto de vista la solución es retomar la actividad económica, respaldar a las empresas e incentivar la inversión para aumentar las fuentes de trabajo. No se descarta brindar una pequeña ayuda económica en el corto plazo a aquellas familias que más lo necesitan.

Reflexión final:

En primer lugar: Es importante aclarar que para profundizar en el tema se requerirá un análisis técnico más extenso, serían necesarias varias carillas o quizás un libro entero para hablar de todos los argumentos a favor y en contra de la Renta Básica.

En segundo lugar: No existe suficiente evidencia para probar realmente los efectos que puede tener una Renta Básica Universal por encima del nivel de subsistencia ya que nunca se llegó a implementar a gran escala, gran parte de los argumentos existentes están sujetos a la especulación y resultados de experimentos puntuales con una pequeña cantidad de sujetos de prueba.

Por último: La idea de la Renta Básica es un intento de satisfacer las necesidades básicas del ser humano, tal como sostiene Van Parjis puede llegar a asegurar la libertad real para todos, el problema no es el objetivo sino la sostenibilidad a largo plazo. Aun así, para muchas personas es agradable la idea de una pequeña renta básica por debajo del nivel de subsistencia que sirva como una pequeña ayuda económica a miles de familias. Personalmente desde mi punto de vista es más viable una renta mínima garantizada que otorgue un ingreso a quienes más lo necesitan y a su vez tenga requisitos y genere mecanismos para que la persona a la que se le otorgue pueda salir adelante por sus propios medios.


Nuestro deber como estudiantes

Nuestro deber como estudiantes

Cuando hablamos de la historia nacional, es imprescindible hablar del rol que ha tenido el movimiento estudiantil en la vida política de nuestro país, el tema que me motiva a escribir el siguiente artículo no es la historia del movimiento estudiantil, hoy vengo a hacer énfasis en uno de los deberes más grandes que tenemos las nuevas generaciones de jóvenes de convicciones republicanas y reformistas, el foco del texto es nada más y nada menos que la necesidad de una Reforma del Movimiento Estudiantil.

Antes de proceder me gustaría comentar que el movimiento estudiantil no se reduce solamente a la Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay (FEUU), pero para realizar una crítica al movimiento estudiantil es necesario hablar de dicha organización por ser la más grande, por ser la que a lo largo de la historia ha causado más polémica y por ser el ejemplo perfecto para realizar la crítica que me lleva a escribir este artículo.

La FEUU de hoy en día está lejos de aquel espíritu crítico y reformista que profesaba el movimiento estudiantil a comienzos del siglo XX, está lejos del pensamiento de uno de sus fundadores más conocidos –por no decir el más conocido-, el mártir colorado batllista Julio César Grauert.

El Movimiento Estudiantil se caracteriza por tener un espíritu crítico, a priori esa característica no tiene nada de malo, el dilema ocurre cuando se comienza a fomentar una crítica para nada constructiva con el afán de satisfacer intereses políticos ajenos al ámbito académico.

Tanto los gremios que componen la FEUU, como gremios ajenos a dicha organización hacen proselitismo político tanto dentro como en los alrededores de los centros educativos. Por un lado algunos pueden justificar tales actos con la premisa de que como estudiantes y como futuros profesionales debemos tener un pensamiento crítico de la realidad, o tal vez justificarlos con la premisa de que “todo es política”, por un lado ambas premisas tienen algo de verdad, los estudiantes debemos tener un pensamiento crítico y al momento de realizar ciertos reclamos –como por ejemplo presupuestales- se está haciendo de algún modo política, pero la cuestión aquí es cuando se realizan reclamos tan nobles como los presupuestales empapándolos de ideología, no es lo mismo un cartel que diga: “Exigimos presupuesto para la educación”, que uno que diga: “Falta presupuesto para la educación porque sobran milicos”, citando uno de los mensajes pintados en la fachada del Liceo N°3 Dámaso Antonio Larrañaga en octubre del 2020, -en torno a ese hecho algunos estudiantes del centro educativo volvieron a pintar la fachada y se sentaron para evitar que las autoridades del CODICEN vuelvan a borrar los mensajes. Volviendo al tema, el primer mensaje es neutral y no está empapado de ideología política, mientras que el segundo es totalmente lo opuesto, promueve el odio, la división y es lo que no debemos permitir que se promueva en los centros educativos.

Tuit de Robert Silva, Presidente del CODICEN, rechazando los mensajes de las pintadas en la fachada del Liceo N°3 Dámaso Antonio Larrañaga

Se podría nombrar varios ejemplos que se pueden encontrar con tan solo buscarlos en internet, como los mensajes plasmados en carteles de protestas de la FEUU que dicen lo siguiente: “Educar, No LUCrar”; “Basta de exonerar de impuestos a las impresas, plata para la educación”.

Varios gremios estudiantiles, principalmente los que componen a la FEUU dicen alzar las banderas de la Democracia mientras denigran las Instituciones, pilares que sostienen a la Democracia Liberal que hace posible protestar, tener un pensamiento crítico y propio, y poder expresarlo libremente. Cabe destacar que nuestra querida Democracia Liberal es contraria a la democracia cubana que propone el Che Guevara, personaje cuyo rostro se puede ver plasmado en un afiche dentro de la sede de la FEUU en la calle Arenal Grande 1422.

Desde mi punto de vista, los estudiantes que se sientan identificados con los valores Republicanos y Reformistas, no debemos permitir que los mandaderos de ciertas élites políticas sigan promoviendo el odio, la división, sigan ensuciando causas tan nobles con mensajes ideológicos, y mucho menos le sigan faltando el respeto a los valores republicanos necesarios para asegurar la Democracia y la convivencia pacífica. 

Como Reformistas y Republicanos que somos debemos organizarnos de a poco y defender nuestros valores sin miedo al qué dirán, apostando al cambio desde una vía reformista, promoviendo un pensamiento crítico pero constructivo, proponiendo soluciones detalladamente estudiadas, viables, objetivas, realizables y poco utópicas.

No será fácil, pero con algo se empieza, como dice el famoso refrán: “Roma no se construyó en un día”. ¡Es momento de movilizarnos!