Tarigo, mucho gusto.

Tarigo, mucho gusto.

Cuando las personas fallecen, su figura –más aun cuando son conocidas a nivel público- pasan a ser un poco mito, un poco leyenda, y un poco humanos. Los historiadores tienen la ardua tarea de, teniendo como faro guía la objetividad, estudiar y escribir sobre el pasado. Por lo que teniendo en cuenta la complejidad de ser historiador, trataré de ser cauto para reconstruir al hombre y leyenda de Enrique Tarigo y su amor por la libertad.

Un hombre libre:

Enrique E. Tarigo Vázquez nació el 15 de septiembre de 1927 en Montevideo. Se recibió de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales en 1953, siendo estudiante tuvo una actividad gremial activa, junto a sus compañeros, entre ellos Eduardo Paz Aguirre, y quien se convertiría muchos años más tarde en Presidente de la República Jorge Batlle en la agrupación Gremialismo Auténtico. Actuó a nivel académico en la Universidad de la República como profesor de Derecho Procesal, cargo al cual renuncia en  el 1978, dado que la dictadura militar obliga a destacados profesores del medio universitario a que renuncien a sus respectivos cargos.

La preocupación e interés principal de Tarigo pasaba por recibirse de abogado y formar una familia con Susana Isabel Morador, con quien transitaría 49 años de casamiento y tendría cinco hijos, Enrique, Miguel Ángel, Alejandro, Gabriela y Juan Felipe. Susana fue su compañera y confidente cada día, a pesar de haberse recibido de Maestra, se dedicó enteramente a la vida del hogar y lo esperaba cada tarde para poder conversar, a veces, tan sólo un rato.

Tarigo a nivel profesional era una persona muy activa, tenía su estudio en Ciudad Vieja donde se ocupaba muchas veces de las más grandes sucesiones de nuestro país. En lo académico, publicó varios libros sobre Derecho y disfrutaba del dictado de sus clases en la universidad. Recordado por sus alumnos como un docente “(…) absolutamente claro, ordenado y metódico”.

El doctor No:

Al poco tiempo de instalada la dictadura nuestro país había un hombre que siempre tuvo un perfil bajo, escribiendo columnas diarias en El Día, en las que expresaría poco a poco y con mayor intensidad su marcada oposición al régimen, y también con un revólver que llevaba consigo a todos lados.

El futuro Vicepresidente de la República se ganó el apodo de “Dr. No” por parte de los militares, debido a su férrea militancia desde el semanario fundado por él mismo, Opinar, en favor del NO para el plebiscito constitucional donde, en sus propias palabras en el debate televisado por Canal 4 decía sobre aquella Constitución: “Esta Constitución es horrorosa, entre otras cosas porque se produce una enorme concentración del poder Ejecutivo, una disminución notoria de competencias del Legislativo y una pérdida de independencia del Poder Judicial“.

En aquel debate Tarigo se quedaría con las ganas de haber podido expresarse más sobre el proyecto constitucional, sin embargo, dejó bien claro sus principios al responderle al Coronel Bolentini que “Esta Constitución que se proyecta no me sirve porque soy profundamente demócrata. Soy anticomunista porque soy demócrata. (…) Esta es una Constitución totalitaria, apta para un partido fascista o un partido comunista. No me sirve a mí, que soy colorado, que soy demócrata y que soy liberal. (…) Porque además creo que es un deber cívico y moral votar por NO”.

Compromiso con la democracia:

Leyendo sobre la extraordinaria vida de Tarigo, me encontré con un hombre verdaderamente comprometido con la democracia; me encontré con un liberal que conocía muy bien los peligros del poder; me encontré con un fiel servidor a nuestro país que se aventuró en la noble lucha en contra de aquel régimen que tanto daño le hizo a nuestra sociedad, pero fundamentalmente me encontré con el hombre que cumplió con su deber.

“No tiene sentido en estos momentos en que la guerra es tan sofisticada y tecnificada, que el Uruguay pretenda seguir manteniendo un aparato militar(…)”

Me encontré con un pacificador, y destaco su postura en favor de eliminar las Fuerzas Armadas, las consideraba simbólicas y que debían suprimirse para remplazárselas por “órganos de seguridad internos que todo país necesita, sea grande o chico”. Otro tema en el que se destaca su actitud de pacificador, es con el apoyo a la Ley Nº15.848, donde se reconoce que ha caducado el ejercicio de la pretensión punitiva del Estado respecto de los delitos cometidos hasta el 1º de marzo de 1985. En una entrevista en marzo de 1998 Tarigo expresa que “si yo hubiera sido un ciudadano común, si yo hubiera seguido siendo el abogado y profesor que fui hasta meterme en política, y me hubieran matado un hijo, yo hubiera ido todos los viernes a la Plaza Cagancha, con una fotografía de mi hijo para reclamar. ¿Qué menos puede hacer un padre, una madre, que reclamar la verdad de lo que le pasó a su hijo?

No nos dejemos aturdir por eslóganes que todo lo simplifican y que nada explican; no nos dejemos tentar por promesas absurdas, como esas que [se] les ofrece a los jóvenes (…)”

Tarigo fallece el 14 de diciembre del 2002 a causa de cáncer de pulmón a los 75 años. Dejó un legado de lucha, pero que actualmente pocos lo siguen. Los jóvenes nos vemos aturdidos como él decía, por eslóganes que todo lo simplifican, por promesas absurdas de revolución, de hacer caer el sistema, de acabar con todo lo que está “mal” en el mundo.

Y porque muchos somos aquel hombre que en campaña saludaba a los paisanos con un “Tarigo, mucho gusto”; porque somos muchos los que debemos aprender que está primero la democracia para poder vivir con libertad; que debemos aprender cuando llegar a tiempo e irse a tiempo con el deber cumplido; que la política, la que exige tener la piel dura, no es más que una herramienta para lograr que la gente viva mejor, y que sin lugar a dudas “si estamos convencidos de nuestros ideales y de nuestras razones, luchemos, y hagámoslo sin desmayo

¡Viva la Libertad!

Un hombre en acción

Un hombre en acción

En estos tiempos, donde la memoria es el olvido, donde muchos sufren de amnesia histórica, sentí la necesidad este 15 de Julio de recordar a una de las figuras que luchó por la unidad de los colorados, por su juventud, por la democracia, por la libertad, la industria nacional y el país todo. Estoy hablando de Don Luis Batlle Berres.

Luis Conrado Batlle Berres nació en Montevideo el 26 de Noviembre de 1897, hijo de Luis Batlle y Ordóñez y Doña Petrona Berres, tempranamente a los tres años se quedaría huérfano de madre y a la edad de 11 perdería a su padre. A los 15 pasaría a ser criado por su tío, Don José Batlle y Ordóñez, en la quinta de Piedras Blancas.

Luisito creció en un ambiente político, viviéndola a flor de piel. Nieto de un presidente –Lorenzo Batlle- y sobrino de un dos veces presidente -Don Pepe Batlle-. Se recibió de  Abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República. Plasmó sus ideas desde las páginas del diario El Día y en El Ideal, posteriormente al finalizar su primer mandato como Presidente fundó el diario Acción en 1948 el cual subsistió hasta 1973.

Tuvo tres hijos con su esposa Matilde Ibáñez Tálice, Jorge Luis (quien ocupó la presidencia de Uruguay entre 2000 y 2005); Luis César, gran pianista e intérprete de música clásica y Matilde Linda, nacida en Argentina en 1932.

Batlle Berres tuvo el honor y la responsabilidad de ocupar el cargo de Diputado por el Partido Colorado desde 1923, a la edad de 26 años hasta 1933, año en el cual el presidente Gabriel Terra con el apoyo del Herrerismo propició el golpe de Estado, en ese momento Don Luis se opuso fervorosamente hasta el punto en que el 25 de Agosto del 33 fue expulsado del país, por lo que tuvo que exiliarse, yendo a Río de Janeiro y luego a la Argentina, retornando al país en 1936.

Previo al golpe, cuando el presidente Terra anuncia la adopción de medidas de seguridad, Don Luis pronunció ante la cámara que: “yo nunca creí que, en mi vida ciudadana, iba a tener que dedicar mi pensamiento, mis actividades, a tener que defender la ley. Creí que esto era una cosa segura por muchos años y todas mis actividades estaban para crear y nunca para defender las instituciones en peligro, hoy en peligro por la obra de estos insensatos”. Finalizaba su alocución afirmando que: “De todas maneras, venga lo que venga, sin presión alguna, pero con fe y dispuesto a dar todo lo que el país necesite, venga lo que venga, la constitución nos tendrán en su defensa, nuestro Partido no podrá ser destruido y, sea defendiéndose en este instante, o sea luchando por la reconquista de la legalidad, el Batllismo y estará siempre bregando por la felicidad de la República”

Bajo la presidencia de J. J. Amézaga presidió la cámara de Diputados desde 1943 hasta 1945. Desde la radio Ariel, la cual la adquirió, expresó sus sentires acerca de lo que ocurría en nuestra República y en los vecinos países; tenía un discurso cercano con el pueblo, expresaba su sentir democrático y de libertad de forma concreta. La democracia, una de sus pasiones más grandes, la defendía a capa y espada. Durante una visita al liceo de Treinta y Tres en Octubre de 1949 les dijo a los jóvenes: “Se habla de democracia y se habla de los regímenes totalitarios. El mundo ha presenciado las convulsiones de los gobiernos fascistas y el mundo asiste hoy a los gobiernos comunistas. A veces se ha querido desfigurar lo que puede ser expresión de uno y otro régimen, y se ha dicho que fascismo es capitalismo y que, en cambio, comunismo significa defensa del proletariado, conquistas sociales en favor del pueblo a través de las mejores soluciones. Y, sin duda, esto es la mentira con que quieren llegar a las preocupaciones del niño, tratando de formar su pensamiento, y con que quieren conquistar la voluntad de los mayores, inquietos por descubrir mejores caminos, están dispuestos con lealtad a discutir todos los problemas y todas las soluciones que se presenten”

“¿Y quién da más libertad, de entre todos los regímenes presentes? Nada más que la democracia; ningún otro de los regímenes da libertad, ni el fascismo, ni el comunismo […] lo fundamental para la subsistencia de los regímenes que no son la democracia, es negar la libertad.”

Otra de sus vocaciones y defensas, fue el modelo que construyó Don Pepe, entre ellos el Colegiado. Lo consideraba el medio para lograr la unidad de gobierno, era un legado de Batlle, “En nombre de Batlle, lo que tenemos que hacer es sacar prestigioso el régimen colegiado. Queremos triunfar no por nosotros; no por ustedes ni por lo que nos piden la responsabilidad de gobernar: queremos triunfar en el régimen colegiado para hacer triunfar el pensamiento de Batlle y darle al pensamiento de Batlle lo que Batlle puede exigirnos”.

Su invocación a Batlle era constante, su defensa y reconocimiento de la continuación de la obra de Batlle le valió la rivalidad que se generó entre Luis con sus primos César y Lorenzo Batlle Pacheco, lo que derivó en una división de la corriente batllista en dos sectores, por un lado la lista 15, que Luis Batlle condujo, y por otro la lista 14, que lideraban  los dos hermanos Batlle Pacheco.

En los comicios de noviembre de 1946 triunfa la fórmula Tomás Berreta-Luis Batlle con el 47.81% de los votos. El caudillo canario Berreta, pocos meses después de asumir la primera magistratura falleció el 2 de Agosto de 1947 a causa de cáncer de pulmón, asumiendo Don Luis la presidencia, lo cual representaba un enorme desafío ya que Don Tomás era una figura muy respetada y con gran apoyo popular.

“Me dirijo al pueblo de la República por primera vez desde que este cargo de gran responsabilidad y lo hago para asegurarle que vengo a trabajar, a luchar y a soñar -porque gobernar es soñar también – pero vengo dispuesto a transformar en realidades todo lo que se ponga mejor y progreso. El gobierno es acción; es andar siempre se adelante; es encarar problemas y tomar caminos; siempre tomar un camino antes que quedarse estacionado y vacilante; prefiero equivocarme andando que detenerme en la marcha”.

Fragmento de su discurso al asumir la presidencia

Su presidencia se caracterizó por el modelo industrialista, basado en la política de sustitución de importaciones. Don Luis veía al mercado interno como motor de desarrollo y fuente de empleo. Demostrando y poniendo en práctica el rol del Estado intervencionista y laico. “Al lado de la industria que crea clase media, al lado de la industria viene el salario bien remunerado del obrero, al lado de la industria viene el capital, al lado de la industria viene toda organización administrativa también bien paga…” Sin embargo Batlle no veía como el enemigo al capitalismo ni a los empresarios, tenía un sentir profundamente de la justicia social, “los capitalistas que vienen a hacer esto para hacer que ellos sean ricos y el pueblo pobre, están equivocados”.

Ni comunista ni socialista, Don Luis creía que “sin duda alguna para resolverse la felicidad de los hombres hay que andar por caminos nuevos (…) No creemos en mejoras sociales ni en progresos técnicos para alcanzar los cuales sea necesario renunciar a la libertad de los pueblos y de los hombres”.

Al rededor de su figura, trabajaban y militaban diariamente con Batlle un grupo de jóvenes que se los denominó “jóvenes turcos”, entre ellos se encontraban Zelmar Michelini, Teófilo Collazo, Guzmán Acosta y Lara, Norberto Sanguinetti, Tabaré Hackenbruch y Julio María Sanguinetti. Además de Manuel Flores Mora, Luis Hierro Gambardella, Amilcar Vasconcellos y Glauco Segovia. Curiosamente uno de ellos (Julio María Sanguinetti) años más tarde se convertiría en dos ocasiones en Presidente de la República.

No quiero detenerme tanto en las acciones bajo sus presidencias, ni las consecuencias económicas del uso extensivo del modelo ISI, sino, quería rescatar al político, al padre y dirigente colorado, discípulo de Batlle que luchó por la unidad del Partido Colorado. El veía a la juventud como la continuación del Partido, son los jóvenes los que tienen la última palabra “luchando por este presente tratando de hacer el porvenir y el construirlo forman las tradiciones del país” es la juventud la que le toca “resolver el presente, luchar por el porvenir e ir dejando jalones que han de ser la tradición del mañana. Ustedes en este instante están forjando la tradición del partido como la vienen haciendo toda la juventud de todos los pueblos aunque muchos de ellos con más sacrificio y con problemas más angustiosos de los que se viven aquí en estos momentos”

La historia es cíclica dicen, creo que la historia política también. Don Luis en su discurso al cumplirse un año de gobierno anunció: “Llegamos al gobierno de la República para encarar todos los problemas existentes; no hemos llegado para quejarnos por lo que el otro gobierno nos dejó… Sino fundamentalmente para darle al país lo que el país ha estado esperando y espera siempre del Partido Colorado, expresado por este sector de la 15 que Batllismo puro y es Partido Colorado auténtico”

En estos momentos donde resuenan y desde hace mucho tiempo la “muerte” del Partido Colorado, Don Luis tiene para decirnos que “Hay alguna gente que dice que los partidos tradicionales han terminado su obra frente a la democracia de la República y en sus funciones principales y efectivas en la vida del país; y, si algo está demostrando los hechos presente, es la fuerza del partido tradicional Partido Colorado, la necesidad de que el Partido Colorado vuelva el gobierno y como este país, no sólo fue organizado en su vida institucional misma por el Partido Colorado, si no cómo va a ser necesario todavía por muchos años, por decenas y por decenas de años, de la presencia de este partido tradicional. Los partidos tradicionales pueden morir cuando no tienen juventud. Los partidos tradicionales pueden morir cuando no se avienen a la hora presente y cuando no se proyectan para la zona futuras y el Partido Colorado y, fundamentalmente, el Batllismo, no sólo se aviene a la hora presente, si no se proyecta en la hora del porvenir

“Lo ha dicho ya nuestro amigo el diputado Lezama, iniciamos nuestra lucha desde la casa del partido. Traeremos de nuevo esta casa el triunfo del partido. Lo iniciamos aquí porque es la casa del Batllismo. Desde el pueblo hemos luchado por el partido; desde el gobierno con el partido, hemos luchado por la República; y de nuevo, desde la casa del partido vamos a luchar por el triunfo del Batllismo y del Partido Colorado”. Me atrevo a decir que en este discurso no sólo se habla de Martínez Trueba 1271, sino que habla de todas las casas de todos los departamentos. El Partido Colorado comienza y finaliza en el encuentro de sus militantes en asamblea, construyendo todos juntos al Partido. En tiempos de crisis, hay que reemplazar la reacción por la reflexión, escuchar para ser escuchado, y unirse en el camino que hará del Partido Colorado una unidad.

Luis Batlle Berres falleció el 15 de Julio de 1964, a la edad de 67 años a causa de su tercer infarto.

“Guarden silencio ahora, al bajar sus restos. Y que haya entre todos los colorados la misma unión por la que tanto padeció y tanto luchó”

Diario Acción,31 de diciembre de 1964
Crónicas de un adolescente en el sistema educativo

Crónicas de un adolescente en el sistema educativo

Hace poco me puse a pensar sobre mi trayectoria educativa, sobre lo rápido que tuve que elegir qué quería ser “cuando sea grande”. En 2017 fui parte del 49.6% de egresados de Secundaria, porcentaje que aumentó a 50.4% en 2019. Me inscribí a una carrera y al finalizar el año me di cuenta que me había equivocado, deje la formación en pausa y me inscribí en facultad de ciencias sociales, mi “otra opción”.

Me fue difícil identificar qué quería estudiar, al igual que otros compañeros. Algunos desde pequeños lo saben, otros hasta se reciben de algo que jamás ejercerán. Pensando, me di cuenta que las trayectorias educativas de hoy no están acompañando un proceso tan diverso como lo es la adolescencia, y recordé un libro que quiero traer a colación “Mundos adolescentes y vértigo civilizatorio” de Marcelo Viñar (16 de Setiembre de 1936), Doctor en Medicina y Psicoanalista.

Marcelo Viñar, 2018

¿Qué es la adolescencia?:

Si hacemos una búsqueda rápida en Google sobre el significado de adolescencia nos da como resultado Período de la vida de la persona comprendido entre la aparición de la pubertad, que marca el final de la infancia, y el inicio de la edad adulta, momento en que se ha completado el desarrollo del organismo”. Una definición concreta, pero que no nos dice sobre la cuestión de fondo sobre el adolescente, el proceso.

Podemos decir en base a Viñar que la adolescencia es un tiempo de turbulencia e incertidumbre. La magnitud y el ritmo de los cambios tanto en la percepción del sí mismo como del mundo, tienen una intensidad importante en esta etapa del ciclo vital, equiparable con los tres primeros años de vida. El desarrollo del niño, que comienza en la vida intrauterina, es una etapa donde interactúa lo biológico con las experiencias ofrecidas por el mundo vincular y social donde se desarrolla y, cuando aparecen factores perjudiciales en cualquiera de estas áreas, puede haber una alteración de la evolución que se espera.

La adolescencia es un proceso de desarrollo a tomar en cuenta más como transformación que como crecimiento, porque este último sugiere una linealidad y transformación implica un proceso con logros, fracasos, retrocesos, un devenir problemático sin desenlace certero, y lograrlo implica un arduo trabajo psíquico y cultural; proceso que puede también estancarse y terminar en fracaso.

Debemos concebir a las adolescencias no como una entidad en sí misma, sino inmersa en el vértigo de un mundo que cambia a un ritmo desconocido hasta ahora en la historia de la humanidad.

Sabemos que la distancia entre generaciones es mayor que las de antaño. El contraste entre padres e hijos, abuelos y nietos es cada vez más grande, incluso en los valores y sensibilidades que modifican los parámetros que definen las cualidades del lazo social ente padres e hijos ha aumentado el perpetuo conflicto intergeneracional.

Citando a Viñar, la adolescencia “no es un objeto natural sino una construcción cultural”. Construcción que, además, está siendo modificada permanentemente por los tiempos vertiginosos que se viven. Asimismo, la adolescencia no es considerada solamente como un proceso madurativo, sino que es una etapa de transformación y creación, de duelo, donde también están implicadas las características del sujeto, su historia, y además debe ser pensada en “relación con el contexto donde se desarrolla y transita”.

El autor sostiene que “el cuerpo infantil que era auto percibido como familiar y en armonía, ahora se va a transformar paulatinamente en zona de enigmas e interrogaciones”. Entonces, van apareciendo sensaciones nuevas, temores, tentaciones, sobre las que el adolescente deberá hacerse cargo y, algunas veces, hasta improvisar; sobre todo cuando lo materno o lo paterno no jugó un papel preponderante en la estructura psíquica en la infancia.

Viñar afirma que en la adolescencia se produce un proceso de reapropiación identitaria, donde se traman los proyectos de vida y los dilemas de vocación. Es un proceso largo y con dificultades, donde se mezcla la lucidez con la fantasía propia del proceso adolescente, proceso con idas y vueltas, subidas y bajadas. Puede que este proceso se reitere  lo largo de la vida del ser humano, pero en la adolescencia ocurre por primera vez, en este momento prevalece la anomia, donde nadie es nadie para nadie.

Nuestro mundo:

Referido a los dilemas de vocación y al contexto social donde se desarrolla el adolescente, quiero traer el concepto de modernidad líquida de Zygmunt Bauman. Para el filósofo, la modernidad líquida es un período de constante cambio, en el que se produce una “dessolidificación” de las estructuras sociales, provocando cambios en los vínculos, algo así como ser adolescente.

La modernidad líquida es una caracterización de las sociedades actuales, desarrolladas como continuación de la modernidad en lugar de como pasaje a una nueva era enunciada como posmodernidad. De nuevo, el mundo parece estar transitando una adolescencia.

Para Bauman, la modernidad líquida es como si la posibilidad de una modernidad fructífera y verdadera se nos escapara de las manos como agua entre los dedos, y una de las expresiones más visibles es la de individualización. Se produce una disolución del sentido de pertenencia social del ser humano para dar paso a una marcada individualidad.

Esta individualización generalizada del individuo, acompañada de un descompromiso es el resultado de las nuevas técnicas de poder, que desintegran la trama social y desmoronan las agencias de acción colectiva. Esta generación de individuos tiene la característica de estar cada vez más solos, aun estando más comunicados, pero compartiendo estando solos (a través de la tecnología) y siendo nómades.

Entonces, tenemos por un lado un sistema educativo que en momento donde se producen más cambios en el individuo, la adolescencia, le pide que elija en qué quiere especializarse, imponiéndole asignaturas y programas de estudio sin posibilidad de transitar su propia trayectoria educativa. Además, el individuo transita los cambios en una sociedad que los hiperindividualiza, los bombardea de información, los conecta y aísla al mismo tiempo, y donde el mercado laboral gracias a la automatización de tareas mediante nuevas tecnologías, necesita a individuos más especializados. Pero, las adolescencias y el mundo actual no son dos temas yuxtapuestos, sino distintas ramas de un mismo árbol que se entrecruzan atravesando problemas.

Marcelo Viñar nos habla de tomar conciencia del ingreso a la vida adulta, de un sentimiento propio de futuro como horizonte y proyecto, “de querer cambiar el mundo” y dejar su propia marca en la tierra. Es un momento crucial del individuo, y como mencioné anteriormente, el contexto donde se transita esta etapa de la vida, y los primeros años de vida son claves para un buen desarrollo adolescente.

Finalizando, para el adolescentólogo francés Philippe Jeammet el ser adolescente es el vivo  reflejo de la sociedad, y si en el mundo hay problemas, ser adolescente también es un problema. Como dice el dicho, no podemos poner “la carreta delante de los bueyes”, si buscamos que las personas transiten su adolescencia de la mejor manera, debemos hacer cambios en la sociedad, cambios en la educación, cambios en las formas de relacionamiento, sino todo seguirá igual, y el mundo se llevará por delante a su futuro, los jóvenes de hoy.

Voto consular: ¿SÍ o NO?

Voto consular: ¿SÍ o NO?

El otro día estaba navegando por Twitter, y como siempre, había polémica. Esta vez los tuiteros se indignaron porque una pareja que reside en La Haya firmaron para habilitar el referéndum para derogar los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC); también lo hicieron desde Viena (Austria), Argentina y Noruega, entre otros países. Lo que me trajo acuerdo de la discusión sobre si habilitar o no el voto en el exterior. ¿Qué relación hay entre residencia y ciudadanía?, ¿es un derecho humano? ¿Qué consecuencias trae? Trataré de abordar esta cuestión brevemente.

Para no hacer extenso el planteamiento de la discusión, partiré de la hipótesis de que el voto consular es uno de los efectos de la globalización sobre la democracia. Durante las últimas décadas, muchos países en democracia han tenido en su agenda la discusión sobre la desvinculación entre la residencia y la ciudadanía, a fin de evaluar si permitir o no la emisión de voto de manera no presencial a los ciudadanos que se encuentran fuera del territorio, a través del voto consular o epistolar. Particularmente, a partir de la década del 90, hubo un incremento sustancial de la cantidad de países que adscribieron a este mecanismo.

Antecedentes: 

En octubre de 2009 se plebiscitó una enmienda constitucional para implantar el voto epistolar, que tuvo resultado negativo. Con respecto a esto, el Instituto Nacional de Derecho Humanos y Defensoría del Pueblo (2014) expresaba que “(…)debe advertirse que lo que estaba en discusión era la “modalidad de emitir el voto en el exterior” y no “el derecho a hacerlo”.​El Informe presentado en la 20ª Sesión del Comité de Protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares se expresa en el Uruguay, las ciudadanas y ciudadanos que residen en el exterior no pierden la ciudadanía, y siendo ciudadanas y ciudadanos, tienen derecho a votar. Y pueden hacerlo, pero en la actualidad, deben concurrir a ejercer su derecho en el territorio nacional. No obstante, no existe impedimento constitucional para que la ley instrumente un mecanismo hábil a efectos de que puedan ejercer su derecho en el extranjero.

Según un informe de Datos Macro, a 2019 Uruguay tenía 633.439 emigrantes, que corresponden a un 19,28% de la población de nuestro país (censo 2011) y los principales destinos son: Argentina (135.076), España (75.539) y Estados Unidos (56.230). No está disponible la información de cuántas de estas personas estarían habilitadas para votar, pero siguiendo la tendencia nacional (82,15% apróx. de la población), estaríamos hablando de 520.397 compatriotas en condiciones de ejercer su derecho al voto.

Rol de la globalización:

Siguiendo la caracterización realizada por García Canclini “la globalización se desarrolla en la segunda mitad del siglo XX, cuando la convergencia de procesos económicos, financieros, comunicacionales y migratorios acentúa la interdependencia entre casi todas las sociedades y genera nuevos flujos y estructuras de interconexión supranacionales” ​(2006, p.2). Una de las grandes consecuencias de la globalización a nivel mundial está relacionada a los movimientos migratorios, ya que muchos países han visto a sus ciudadanos esparcirse por el mundo, en busca de mejores oportunidades, o exiliados por motivos políticos, como sucedió durante el régimen dictatorial en nuestro país. 

En la actualidad, todos los países de América Latina, a excepción de Uruguay, tienen legislación vigente que posibilita el voto consular y a nivel mundial, según datos de IDEA (2007), 115 de 214 democracias relevadas permiten alguna forma de voto a la diáspora. Aunque en nuestro país constitucionalmente un emigrante no pierde la calidad de ciudadano ni el derecho al voto, la única forma de emitir el sufragio es personalmente a través de las mesas receptoras dispuestas por la Corte Electoral. El art. 1 de la Constitución explicita: “la​ República Oriental del Uruguay es la asociación política de todos los habitantes comprendidos dentro de su territorio” dejando ya en claro el vínculo entre el Estado y el territorio, la asociación política de los ciudadanos se da en un territorio dominio del Estado. 

Según Robert Dahl (2005), en los Estados democráticos, la categorización de ciudadano “debe  incluir a toda persona sujeta a la ley del Estado con excepción de los transeúntes y las personas que se ha probado son incapaces de cuidar de sí mismas”. En este sentido Urruty (2000) distingue la diferencia entre nacionalidad y ciudadanía, donde la nacionalidad es un nexo entre el individuo y el Estado, según su lugar de nacimiento o sangre, y la ciudadanía es un concepto jurídico que tiene valor en el derecho interno y determina la participación de los habitantes en la vida política. 

Son diversos los argumentos que se esgrimen tanto a favor como en contra del voto desde el exterior. En ese sentido, Garcé (2008) enumera varios de ellos. Un elemento a considerar, suponiendo que todos los ciudadanos no residentes quieran hacer uso de su derecho al voto, es que sólo podrán hacerlo aquellos cuyas posibilidades económicas les permitan viajar hasta el país de origen. Siendo un derecho del ciudadano, y también una obligación podría discutirse si corresponde o no al Estado ser el garante del cumplimiento de ese derecho. También en términos de justicia, se formulan argumentos respecto a si es justo o no que la diáspora pueda incidir en las decisiones políticas que le afectarán a sus conciudadanos pero no a sí misma, puesto que no tendrá el mismo interés que los residentes: el ciudadano que reside en el exterior no se encontraría sujeto a las leyes de su Estado de origen ni de lo que suceda allí, por lo que votar desde el exterior sería una forma de injerencia a nivel político sin estar expuesto a las consecuencias de su decisión. Y al igual que con el voto, los que firman para derogar los 135 artículos de la LUC, no se verán afectados por tal decisión.

Organizaciones internacionales especialistas en Derechos Humanos, consideran el derecho al sufragio como un derecho inalienable, por lo que el voto en el extranjero sería una garantía de ese derecho. Según la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, el derecho al voto es un derecho humano fundamental, consagrado en el Artículo 21. En este sentido, la tendencia a la ampliación de la democracia que se ha dado desde el siglo pasado, hace pensar que el voto consular o epistolar es otro peldaño en pos de la mejora de la calidad democrática (Garcé, 2008).

¿SÍ O NO?: democracia y derechos

Según el informe elaborado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, a 2019 Uruguay lideraba el ranking de democracia plena en la región latinoamericana, encontrándose además en el puesto número 15 a nivel mundial, quien para establecer dicho indicador, evalúa aspectos tales como la pluralidad electoral, las libertades civiles, la participación ciudadana, el proceso electoral, entre otras. Por tanto, se podría asumir que el voto consular no presentaría un riesgo para la calidad de la democracia, sino más bien todo lo contrario, en tanto garantizaría el ejercicio del derecho al voto. A partir de estos mismos datos también se puede concluir que la existencia o no de voto consular, no está estrictamente ligada a la calidad de la democracia, porque nos encontrarnos a un nivel superior en el ranking respecto a los países vecinos que lo implementan.

Más allá de la discusión y argumentación en el plano teórico, la cuestión electoral parecería definir la postura de los diferentes partidos políticos respecto al tema en función de lo que estiman sería favorable para ellos al momento de la contienda electoral, así lo ha documentado Garcé (2008). Si consideramos la elección nacional de octubre de 2019, suponiendo la misma tendencia al voto, no se verían afectados los resultados electorales a nivel ejecutivo, pero variaría la asignación de bancas a nivel parlamentario en favor del Frente Amplio. De todos modos no podemos concluir que la tendencia se mantendría o favorecería a algún partido político en particular, ya que no contamos con datos de intención de voto de los emigrantes de nuestro país.

Como efecto de la globalización, las fronteras nacionales se desdibujan, y por tanto las comunidades se vuelven transnacionales. Sería un error circunscribir las ciudadanías a un territorio concreto, inamovible. El impacto económico de las remesas es creciente, y demuestra la permanencia en los lazos que mantienen los migrantes con sus países de origen (Garcé, 2008). “Las fronteras de los estados cada vez corresponden menos a las naciones. No deberían, por lo tanto, ser decisivas a la hora de asignar derechos de ciudadanía.” (Garcé, 2008, p. 45).

Sin lugar a duda, la discusión e implementación del voto consular responde a las particularidades de un mundo globalizado, donde los Estados ponen en consideración los derechos de la diáspora.

Avance en derechos medioambientales: el Acuerdo de Escazú

Avance en derechos medioambientales: el Acuerdo de Escazú

América Latina y el Caribe entran en una nueva etapa de defensa del medio ambiente y de los habitantes de la región. El Acuerdo de Escazú representa unidad latinoamericana y cambios significativos que tendrán un impacto en el ambiente, la información y las futuras generaciones.

Adoptado en Escazú, Costa Rica, el 4 de marzo de 2018, el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe tiene como objetivo “garantizar la implementación plena y efectiva en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales, así como la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, contribuyendo a la protección del derecho de cada persona, de las generaciones presentes y futuras, a vivir en un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible“.

Es el único acuerdo vinculante emanado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) y fundamentado en el Principio 10 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992. Dicho principio establece la importancia de que la ciudadanía tenga acceso a la información, participación y a la justicia en cuestiones ambientales.

Es el primer acuerdo regional ambiental de América Latina y el Caribe y el primero en el mundo en contener disposiciones específicas sobre defensores de derechos humanos en asuntos ambientales. El Acuerdo Regional está abierto a los 33 países de América Latina y el Caribe, y tras alcanzar los requisitos establecidos en su artículo 22, el Acuerdo de Escazú entró en vigor el 22 de abril de 2021.

En el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 27 de septiembre de 2018 se abrió a la firma el Acuerdo de Escazú

El acuerdo fue firmado por: Antigua y Barbuda, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y Uruguay. 24 firmas y 12 ratificaciones a la fecha, dentro de las cuales encontramos a Uruguay que, en el marco de la 74.ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ratificó el Acuerdo de Escazú el 26 de Septiembre de 2019.

¿Por qué es importante el Acuerdo de Escazú?:

Tomando como antecedente y presente que América Latina y el Caribe es una de las regiones a nivel mundial que cuenta con menor cantidad de mecanismos de transparencia y acceso a la información ambiental, y donde se cometen más delitos contra las personas defensoras del medio ambiente, si vamos a los números, en el 2019, se cometieron 202 delitos contra los defensores del medio ambiente y 148 ocurrieron en la región. Este Acuerdo vincula y compromete a aquellos que han sido excluidos en los espacios de toma de decisiones y protege los derechos humanos de las personas defensoras del medio ambiente.

Los objetivos:

Se promueve que todas las personas podamos:

  1. Tener acceso a la información sobre el estado del medio ambiente, sobre los proyectos que puedan afectarlo, así como sobre las decisiones y votaciones que realicen los responsables de la toma de decisiones.
  2. Gozar del derecho a un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible, con un enfoque intergeneracional.
  3. Ser consultadas y participar en los procesos de toma de decisiones ambientales.
  4. Acudir a la justicia para pedir reparaciones si se daña el medio ambiente o si se excluye a las personas de los procesos de toma decisiones ambientales.
  5. Crear y fortalecer el desarrollo de las capacidades y la cooperación.

Este acuerdo hace una fuerte apuesta a las personas, fueron los actores sociales en distintos países los encargados de promover la creación del Acuerdo, incluso son los responsables de que se logre ratificar por la totalidad de países formantes, un proceso que lleva tiempo pero que se está logrando. Se creó el Mecanismo Público Regional, que permite legalmente la vinculación entre las autoridades y las organizaciones sociales, dándoles participación en las reuniones internacionales. El mecanismo en sí contribuye a la transparencia y actúa como complemento  para las acciones de participación a nivel nacional, logrando marcar la historia, porque anteriormente no existía un mecanismo que permita una representación como la que existe ahora.

Protesta en Brasil. 2019

Los Principios:

El Acuerdo va a guiarse por los principios de: a) igualdad y de no discriminación; b) de transparencia y rendición de cuentas; c) de no regresión y progresividad; d) de buena fe; e) preventivo; f) precautorio; g) de equidad intergeneracional; h) de máxima publicidad; i) de soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales; j) de igualdad soberana de los Estados y pro persona.

El contenido:

Dentro de las disposiciones generales, nos encontramos con que cada parte garantizará el derecho de toda persona a vivir en un medio ambiente sano, se velará por que los derechos reconocidos en el Acuerdo sean libremente ejercidos; y que se adoptará todas las medidas necesarias, “de naturaleza legislativa, reglamentaria, administrativa u otra”, en el marco de las disposiciones internas de cada país, para garantizar la implementación del Acuerdo.

Se logra algo fundamental y necesario, se establece una relación entre los derechos humanos y la protección del medio ambiente; promoviendo la defensa de los derechos de las personas defensoras del medio ambiente y el respeto por los derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales.

Acceso a la Justicia:

El Acuerdo ordena que cada país debe garantizar el derecho de acceso a la justicia en asuntos ambientales y asegurar los procedimientos legales para que las personas puedan manifestar su disconformidad ante cualquier decisión relacionada con el acceso a la información ambiental, la participación pública en la toma de decisiones, o cualquier otra determinación que pueda afectar de manera adversa al medio ambiente o contravenir normas relacionadas con el medio ambiente. También se encuentran los países en la obligación de crear mecanismos de apoyo y asistencia para atender las necesidades de las personas o grupos que se encuentren en situación de vulnerabilidad.

La entrada en vigor:

El 22 de Abril, Día Internacional de la Madre Tierra, entró en vigor el Acuerdo de Escazú. Fue celebrado por la comunidad internacional, especialmente la Alta Comisionada de la ONU. Michelle Bachelet expresó que “Ante los daños e injusticias ambientales, instrumentos jurídicos como el Acuerdo de Escazú, son una de las herramientas más eficaces para responsabilizar a los Estados, defender los derechos y proteger la salud de
las personas y del planeta”
. También remarcó que “Esto es especialmente importante dado que América Latina es considerada como una de las regiones más peligrosas del mundo para quienes defienden el medio ambiente y la tierra, incluidos los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendiente”.

Quedan países por ratificar el Acuerdo y países por firmar, pero se dio un gran paso en materia de derechos relacionados al ambiente. La crisis climática, la depredación de nuestras tierras y el colapso de la biodiversidad nos interpela, invita y convoca a tomar decisiones, cambiar de actitud, y ponernos a trabajar por un planeta más sano para las futuras generaciones de seres humanos y animales.

Fuentes consultadas:
-https://observatoriop10.cepal.org/es/tratados/acuerdo-regional-acceso-la-informacionla-participacion-publica-acceso-la-justicia-asuntos
-http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/43595/1/S1800429_es.pdf
-https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu
-https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu/mecanismo-publico-regional