La Revolución virtual del trabajo

La Revolución virtual del trabajo

El pasado 22 de abril, se celebró el Desachate “Anormal”. 

Este evento no sólo tiene como principal objetivo premiar a la publicidad local, sino qué también, abordar otras temáticas relevantes y transversales como la cuestión de género. Lo que ha provocado en la sociedad, un cambio desde antes del Covid de forma gradual e igualitaria.

En este Desachate “Anormal”, una de las expositoras fue la Senadora Carmen Sanguinetti.  Para ella el Uruguay no está ajeno a otras realidades, pero se cuestiona; 

“¿Cuándo realmente se hizo el click”?

El teletrabajo y la virtualidad han marcado un antes y un después, respecto al trabajo tradicional. El Covid, ha acentuado una nueva forma de trabajar que va de la mano con el nivel educativo para la Senadora. 

La virtualidad nos motivó a bucear en otras áreas, pero para Carmen Sanguinetti, también es fundamental el contacto físico.  

“No perder los momentos únicos de nuestras vidas”. 

Nos ha informado acerca de esta Ley de teletrabajo, y describió algunas de las características, es que adquiere tecnología de información en el ámbito físico, es de carácter voluntario, se define el lugar de trabajo y que también estos pueden ser varios lugares.

“Tenemos una idea romántica de teletrabajo, que no es así”. 

Existe un período ventana de 90 días que, si el trabajador no se adapta, puede cambiar de virtualidad a presencial y viceversa. Manifestó también que el trabajo virtual a veces no tiene límites, que la presencialidad son 8 horas. Los derechos en el teletrabajo son los mismo que la presencialidad, o deberían de serlo, como el seguro por accidente, enfermedades y fundamental, el derecho a la desconexión. El empleador debe brindar las herramientas suficientes al trabajador.

La Senadora Carmen Sanguinetti; 

“está convencida que el teletrabajo es un aliado excepcional para algunos colectivos”- 

Ella define a estos colectivos como a las personas discapacitadas motrices, con problemas de trastornos TEA, psicosocial, madres o padres en demanda inicial de la crianza de sus hijos, trabajadores que vivan en poblados alejados de centros urbanos. 

Concluyó su charla manifestando que, para ella,

“Estamos recién empezando, es un aprendizaje que nos ofrece una oportunidad a muchos de forma equilibrada, personal y laboral. Logrando así una mayor felicidad”