El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Turquía: Genocidio por hecho consumado

Compartí este artículo con tus amigos

En estos últimos días hemos visto cómo el gobierno azerí (étnicamente turco), apoyado militarmente por Turquía, consiguió lo que quería: eliminar la obligación de realizar un referéndum en Nagorno-Karabakh sobre la independencia de la región, ocupar los territorios que había perdido en la guerra civil de 1992-1995 y la instalación de fuerzas de seguridad rusas (y potencialmente de Turquía, de creer sus declaraciones al presidente azerí) que protejan el acuerdo sin intervención de la OSCE o de Estados Unidos.

Nagorno-Karabakh es una región que ha sido de población mayoritariamente armenia por cientos de años que quedó, tras la guerra entre el imperio otomano y el imperio ruso, bajo control de éste. Luego de la instauración de las repúblicas populares y tras las guerras regionales del Cáucaso (1917 a 1922), se le asignó a la R.S.S. de Azerbaiján su control por parte del gobierno soviético, incluso a pesar de que varias veces la población local pidió ser reasignada a control de Armenia (incluso con una petición en 1988 para salir del control azerí que fue violentamente reprimida por la R.S.S. azerí). (1)

Con la independencia de la Unión Soviética en 1991 de Armenia y Azerbaiján, el conflicto por la región se reavivó, y en esas instancias el gobierno de Armenia ocupó las regiones azeríes contiguas y a Nagorno-Karabakh (que es una región enclave, que está discontinuada territorialmente de Armenia), y garantizó al gobierno local protección, formando la República de Artsaj. (2) Bajo el Protocolo de Minsk de 1995 y la paz de Bishkek, Armenia se retiró y se acordó por las partes que en la región habría protección tripartita (por Francia, Rusia y Estados Unidos), paz temporal en la región (reputándola una región autónoma de Azerbaiján), y una solución pacífica que incluyera un referéndum local sobre la autonomía de la región. (3)

Azerbaiján, aprovechando ese estatus de reconocimiento internacional como región autónoma, bombardeó y atacó a la población civil de la región varias veces desde que el acuerdo se firmó, considerándola siempre como una situación interna. Este conflicto en setiembre de 2020 (que sigue a otro en julio de 2020) dejó de lado a un millón de personas desplazadas, ellas étnicamente armenias, arrasó con íconos religiosos, templos y hospitales, y tuvo la intervención de terroristas sirios. (4) El acuerdo de paz del 9 de noviembre de 2020, esponsorizado por los turcos y los rusos, y garantizado además por la total omisión del gobierno estadounidense, no garantiza la protección de la población armenia allí localizada, pero será un fait accompli y sus efectos estarán por verse en el futuro, si nada se hace. (5) Ahora, con el acuerdo firmado en Moscú, los refugiados volverán a sus tierras ocupadas y controladas por un gobierno étnicamente turco, que ha bombardeado masivamente en escaramuzas continuas durante los últimos años.

Simultáneamente, en un hecho que no tuvo mayores comentarios en la prensa local, otro fait accompli turco ocurrió el 11 de octubre donde, en las regiones de la República Chipriota ocupada por Turquía en una guerra en 1974, la población eligió a Ersin Tatar (candidato apoyado por Turquía) venció a Mustafá Akinci (candidato apoyado por los centristas turco-chipriotas).

Chipre es una nación en guerra y parcialmente ocupada desde 1974. Desde su independencia de los ingleses en 1960 y hasta la invasión turca en 1974, la población vivía en un mismo país en un régimen de co-gobierno étnico para tratar de asegurar la paz (Presidente étnicamente griego, representante de 78% de la población, y Vicepresidente étnicamente turco, representante de un 18% de la población). (6) Tras la ocupación turca de un tercio del país (que no ha terminado a hoy y que tiene un muro que parte la capital a hoy), los gobiernos locales turco-chipriotas buscaron un acuerdo con el gobierno central de la República de Chipre para la reunificación.

Turquía incentivó la ocupación de los territorios con poblaciones étnicamente turcas de Anatolia, que nunca vivió antes allí, y saboteó el acuerdo del Plan Annan interviniendo sobre las políticas del mismo para poder mostrar a la población greco-chipriota como intransigente. (7) Tatar, candidato pro-turco, ahora no desea buscar más el acuerdo con los greco-chipriotas, y busca la independencia. (8) La ocupación y el control de Turquía sobre las regiones ocupadas de Chipre es un fait accompli también, y es más grave aún porque es posible que ésta haya sido la última instancia “democrática” en la que se disputaron candidatos que alguna vez vivieron durante la coexistencia étnica pacífica entre griegos y turcos previa a la invasión turca de 1974 (Tatar tiene 60 años y Akinci tiene 74 años).

La situación de Nagorno-Karabakh y Chipre no es análoga, por un simple motivo: en Nagorno-Karabakh el ímpetu por la reunificación nació de la población local que se identifica culturalmente con la protección de Armenia, y en Chipre la opinión de los turco-chipriotas claramente no es libre, tras ya 46 años de ocupación militar turca, influencia de los partidos turcos en el país y ahora de control político por Turquía a través de Tatar, el nuevo administrador regional. (9)

Si el relato resulta conocido al lector, es porque son nuevos episodios que se suman a los conocidos del genocidio de las poblaciones armenias, griegas, grecopontias, asirias y caldeas ocurridas en Anatolia entre el 24 de abril de 1915 y 1923. El término “genocidio” es el único que puede aplicar al exterminio masivo de más de 3 millones y medio de personas, entre armenios, griegos, grecopontios, asirios y caldeos. (10) Es necesario decir que lo ocurrido es un genocidio, porque cumple con la definición de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio del 9 de diciembre de 1948:

En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:
a) Matanza de miembros del grupo;
b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.


La cifra dada está de acuerdo a las estimaciones difundidas por el Prof. Israel Charney, de la Asociación Internacional de Investigadores sobre Genocidio. (11) Además, se debe señalar que no fueron los únicos genocidios provocados por las etnias turcas en Anatolia: están las masacres hamidianas de armenios entre 1894 y 1896, la limpieza étnica de griegos en Chíos en 1822, y un demasiado largo etcétera en la región.

Ahora bien, ante estas acusaciones la respuesta turca al genocidio de las poblaciones armenias, griegas, grecopontias, asirias y caldeas, siempre gira básicamente en tres ideas: 1. No existió, o si existió no fueron tantos; 2. No fue la actual Turquía quien los cometió; o 3. Fue en defensa propia. (12)

Sobre si existió y sus números, los testimonios de los sobrevivientes y de los testigos (los embajadores de la Entente, alemanes y austríacos), son demasiado elocuentes, y dejo a los lectores buscarlos para su conocimiento. (13) En uno de los pocos usos de una comparación nazi que son aptos en una discusión, el Observador del Pueblo (semanario nazi) en febrero de 1921 publicó en su artículo “El rol modelo”, que “La nación alemana algún día no tendrá más opción que recurrir a los métodos turcos también”, y en el discurso de Adolf Hitler de Obersalzberg del 22 de agosto de 1933, donde se delineó el lebensraum sobre el Este y el genocidio de judíos, el mismo habló cándidamente de sus métodos cuando dijo “Genghis Khan llevó a millones de mujeres y niños al matadero – con premeditación y un corazón feliz. La historia lo ve solo como el fundador de un estado. […] Después de todo, ¿quién recuerda hoy la aniquilación de los armenios? […]”.

Sobre que la actual Turquía no cometió los genocidios, es una respuesta engañosa: fueron generales turcos quienes masacraron a las poblaciones bajo las órdenes del gobierno central otomano (reconocido como crímenes de guerra por el Imperio Otomano bajo el Tratado de Sévres de 1920 (14) y por los cuales fue condenado a muerte in absentia al triunvirato gobernante de los Jóvenes Turcos y se ejecutó a varios generales y gobernadores), y en 1923, tras el fin del gobierno otomano, el gobierno de Turquía de Mustafa Kemal y sus sucesores se encargaron de la segunda parte: el genocidio cultural. (15)

Bajo esta política: se ordenó el “intercambio poblacional” con el cual los griegos en Anatolia fueron expulsados a Grecia, a cambio de recibir poblaciones musulmanas de Grecia (Tratado de Lausana de 1923) (16); se ordenó que sólo se hablara turco en el país (la campaña de “Ciudadano, ¡hable turco!” de 1928 que atacaba a la población no turcófona, se transformó en leyes locales en 1938 y se revivió en la década de 1960) (17); se prohibió a la población el uso de apellidos no turcos (ley Soyadı Kanunu, vigente de 1934 hasta 2013) (18); se ordenó la reubicación forzada de las poblaciones que no fueran mayoritariamente turcas (leyes 885 (19) y 2510 (20) de 1926 y 1934, respectivamente); se declaró delito mencionar actos que afectaran el “honor” turco mediante el artículo 159 del Código Penal Turco de 1926 y hoy artículo 301 de 2008 (que ha incluido en la interpretación judicial como delito el considerar genocidio los actos turcos contra las poblaciones locales); y la organización de pogromos contra las poblaciones locales que no fueran turcas (pogromos antijudíos de 1934, la masacre de Derzim de 1937-38 y la Septemvriana antigriega de 1955). Esto demuestra que el genocidio no terminó con el cambio de país entre el Imperio Otomano y la República de Turquía.

Las poblaciones armenias, griegas, grecopontias, asirias y caldeas habitaban Anatolia desde hace más de dos mil años, antes que llegaran los turcos. Sin embargo, en un artículo de Christopher Hitchens, él mismo citó la respuesta del actual primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, a los comentarios sobre el desconocimiento de la presencia armenia en Turquía, durante uno de sus discursos: “En mi país hay 170.000 armenios. Setenta mil de ellos son ciudadanos. Toleramos cien mil más. Así que, ¿qué haré mañana? Si es necesario le diré a los cien mil: OK, tiempo de volver a vuestro país. ¿Por qué? Porque no son mis ciudadanos. No estoy obligado a tenerlos en mi país.” (21) Cuando comenzó la guerra civil en Siria, la República Helénica recibió a ciudadanos sirios en Creta, que fueron intercambiados en 1910 y 1923 por ser musulmanes de Creta, más de 3 generaciones después de haber abandonado forzadamente sus tierras. (22) Al día de hoy los griegos de Anatolia no pueden volver a ver sus propiedades familiares porque lo impide el gobierno de Turquía o existen problemas para poder reclamar o incluso mantener esas propiedades. (23)

Sobre la defensa propia, es un argumento que no se sostiene, pero que sigue en las mentes de la población local. El autor greco-armenio Petros Márkaris lo menciona en su cuento Tres Días, como la desconfianza surgida por la derrota turca durante la Primera Guerra Mundial. (24) Sin embargo, todos los elementos de este fenómeno no se sostienen como resultado de la defensa turca, sino más bien que en los casos mencionados las muertes de turcos fueron como resultado de ataques turcos contra las poblaciones atacadas. Es como culpar a los judíos de la destrucción nazi de Varsovia tras su alzamiento.

Por ejemplo:

– uno de los ataques azeríes contra Nagorno-Karabakh en 1988 fue esponsorizada por la prensa azerí dando lugar al progromo de Sumgait. (25)
– los conflictos de 1974 entre las poblaciones grego-chipriotas y turco-chipriotas en Nicosia fueron conflictos internos que provocaron muertes y cuyos hechos aún hoy no son claros por la imposibilidad de investigarlos, pero el gobierno turco hasta el día de hoy dice en la prensa local (Anadolu, Hürriyet, (26) etc.) que fue culpa de los greco-chipriotas el motivo de sus invasiones (y señalamos que una de las cuales fue en violación a un acuerdo de paz). Además, que de ser probados como resultado de hechos coordinados por el gobierno greco-chipriota desde ya indicamos que son tan reprensibles e indignos como los pogromos turcos;
– la Septemvriana contra la población griega en 1955 fue producto de la acusación de un atentado griego contra el consulado turco en Tesalónica (la casa de nacimiento de Mustafá Kemal), y la bomba la puso un funcionario turco en las oficinas. (27)
– el homicidio de la intelectualidad armenia y griega de Constantinopla del 24 de abril de 1915 fue justificado diciendo que se habían aliado contra la Triple Entente que integraba Turquía, acusaciones que fueron falsas.

¿Suena conocido a la Kristallnacht de 1938? Es porque lo son, son parecidos: es un caso de echar la culpa a la víctima para aprobar la destrucción.

A todo esto, de nuestro gobierno que alega defender los derechos humanos, ni una palabra de crítica ha salido al actuar turco. La actual Cancillería uruguaya sacó un comunicado poco lustroso en defensa de una resolución pacífica en Artsaj, sin una mención a Turquía o a la libre determinación de los pueblos, pero ante una “paz” garantizada que no protege a las poblaciones y viola acuerdos anteriores no hubo más comentarios. Ni una palabra se dedicó a la situación chipriota, donde las Fuerzas de Paz de las Naciones Unidas siguen custodiando la línea de fuego mientras Turquía mantiene ocupada un tercio de Chipre.

Debemos hacer notar algo muy relevante: las comunidades armenio-uruguayas tienen sus descendientes, ciudadanos uruguayos, también viviendo en Armenia. Muchos fueron testigos de primera línea de la guerra, de los refugiados, de las agresiones, e incluso puede que hayan peleado como voluntarios contra Azerbaiján. Si uno mira la actuación de la actual Cancillería uruguaya, no pareciera que hubiera habido uruguayos en la zona de conflicto o intereses nacionales en la región, en consideración a su comunicado y nula actividad.

El país que fue el primero independiente en reconocer el genocidio armenio, el que siempre está tras la institucionalidad y la protección de los derechos humanos, ¿seguirá con su mutismo defendiendo el fait accompli turco?

——————

Fuentes (muchas en idioma original de publicación)

(1) De Waal, Thomas. Black Garden: Armenia and Azerbaijan Through Peace and War. New York University Press, Nueva York, 2003.
(2) http://www.cilicia.com/armo19e.html
(3) https://www.osce.org/files/f/documents/f/f/70125.pdf
(4) https://www.theguardian.com/world/2020/oct/02/syrian-recruit-describes-role-of-foreign-fighters-in-nagorno-karabakh
(5) https://www.nytimes.com/2020/11/09/world/middleeast/armenia-settlement-nagorno-karabakh-azerbaijan.html y https://www.bbc.com/news/world-europe-54885906
(6) Valvidares Suárez, María; BREVE APROXIMACIÓN A LA CONSTITUCIÓNDE LA REPÚBLICA DE CHIPRE, Revista Española de Derecho Constitucional (Nueva Época), núm. 73, enero-abril (2005), págs. 225-238, disponible en https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwjPk5vCvr7tAhXlHrkGHdM9DrAQFjACegQIARAC&url=https%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fdescarga%2Farticulo%2F1211318.pdf&usg=AOvVaw2CWqJzvQH263tZRqxIPW90
(7) http://www.seep.ceu.hu/archives/issue52/loizides-keskider.pdf
(8) https://www.theguardian.com/world/2020/oct/18/hardliner-wins-turkish-cypriot-leadership-runoff
(9) https://www.theguardian.com/world/2020/nov/15/erdogan-met-by-protests-from-turkish-cypriots-during-visit-northern-cyprus
(10) Asociación Internacional de Investigadores sobre Genocidio; La Asociación Internacional de Investigadores sobre Genocidio Reconoce Oficialmente los Genocidios Otomanos Contra los Armenios, Asirios, y Helenos. 26 de diciembre de 2007, disponible en http://www.atour.com/~aahgn/news/20080311a.html
(11) http://www.genocidetext.net/iags_resolution_supporting_documentation.htm
(12) Chorbajian, Levon «‘They Brought It on Themselves and It Never Happened’: Denial to 1939». The Armenian Genocide Legacy. Palgrave Macmillan, 2006, UK. Disponible en https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-1-137-56163-3_11
(13) http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-19182016000300337
(14) https://www.dipublico.org/3680/tratado-de-sevres-1920/
(15) https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwiTtfKxpb3tAhUFI7kGHXwYC2AQFjAAegQIAhAC&url=https%3A%2F%2Flink.springer.com%2Fcontent%2Fpdf%2Fbfm%253A978-1-349-27348-5%252F1.pdf&usg=AOvVaw20wI7A2PvSLWDzBxBYGgMo
(16) https://wwi.lib.byu.edu/index.php/Treaty_of_Lausanne
(17) Bali, Rifat N., VATANDAŞ TÜRKÇE KONUŞ!, disponible en http://www.rifatbali.com/images/stories/dokumanlar/turkce_konusma_birgun.pdf
(18) https://www.mevzuat.gov.tr/MevzuatMetin/1.3.2525.pdf
(19) Ülker, Erol, Homogenising a Nation: Turkish National Identity and Migration Settlement Policies of the Turkish Republic (1923 – 1939), disponible en https://www.academia.edu/30243125/Homogenising_a_Nation_Turkish_National_Identity_and_Migration_Settlement_Policies_of_the_Turkish_Republic_1923_1939_
(20) https://www.resmigazete.gov.tr/arsiv/2733.pdf
(21) https://slate.com/news-and-politics/2010/04/turkey-denies-history-all-the-more-reason-for-the-rest-of-the-world-to-tell-the-truth-about-the-armenian-genocide.html
(22) https://www.haniotika-nea.gr/enas-kritikos-apo-ti-siria/ y https://www.bbc.com/news/stories-44242621
(23) Kurban, Dilek y Hatemi, Kezban. The Story of an Alien(ation): Real Estate Ownership Problems of non-Muslim Foundations and Communities in Turkey. Tezev, 2009. Disponible en https://www.researchgate.net/publication/289129341_The_Story_of_an_Alienation_Real_Estate_Ownership_Problems_of_non-Muslim_Foundations_and_Communities_in_Turkey
(24) Está en la colección de cuentos denominados “La Muerte de Ulises”.
(25) http://old.sakharov-center.ru/publications/azrus/az_0055.htm
(26) Nótese los párrafos finales repetidos: https://www.aa.com.tr/en/turkey/premier-tatar-wins-presidential-runoff-in-ncyprus/2010881, https://www.aa.com.tr/en/politics/voting-for-presidential-election-in-turkish-cyprus-ends/2002860 https://www.hurriyetdailynews.com/premier-tatar-ousts-incumbent-president-in-turkish-cyprus-vote-159262
(27) https://neoskosmos.com/en/145547/first-your-property-then-your-life-turkeys-own-kristallnacht/ y Whitman, Lois, Denying Human Rights and Ethnic Identity: The Greeks of Turkey; Helsinki Watch, HRW, marzo de 1992.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Ceviro
    Ceviro

    El hecho de que hubiera uruguayos en el conflicto es un aliciente más, pero no debería ser lo primordial ante lo que debería ser de estricta justicia como es el reconocimiento de la República de Artsaj por parte de Uruguay. Es fundamental que en zonas de conflicto se respete el derecho de autodeterminación de los pueblos, lo cual es un DDHH básico reconocido por la ONU y que debería ser especialmente sensible para Uruguay desde la Convención de Montevideo de 1933. Esta situación es aplicable también a otros conflictos como los de Chipre y Catalunya, en los que sería deseable un mayor compromiso de parte de la cancillería uruguaya y de cualquiera que se precie de demócrata y vele por el respeto de los derechos humanos hoy avasallados.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *