El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

El momento para que renazca El Día

Compartí este artículo con tus amigos

En este particular momento de la historia del republicanismo
uruguayo se está dando un fenómeno formidable. Queremos subrayarlo
desde el comienzo.
Cómo se sabe, las dos alas del Partido de los republicanos, por
diferentes causas, deben hoy reformular sus liderazgos.
Algunos pensaron que ello iba a llevar a cierto desánimo en las
bases partidarias. Lo que está sucediendo, sin embargo, es exactamente
lo contrario.
La gente de a pie, por doquier, particularmente los jóvenes,
levantan la bandera del Partido Colorado en todo el país y se movilizan.
Damos testimonio de ello pues nos han invitado a numerosas reuniones.
Y la actividad ha sido la respuesta a la incertidumbre.
Es el momento de un espontáneo movimiento de reafirmación
histórica de nuestros ideales y de proyección de los mismos de cara al
futuro. Reafirmación de la identidad desde la que hemos contribuido a
armar el país. Reafirmación republicana, pues.
El nacimiento mismo de este esfuerzo periodístico debe
entenderse en ese marco. El Día digital renace hoy representando esa
nueva ola de militancia republicana, colorada y batllista, que reclama su
lugar en la defensa de la libertad, la que solo es consagrada por la idea
de república.
En efecto, decenas de jóvenes se han reunido y sin pedirle
permiso a nadie lanzan este proyecto periodístico que hoy se inaugura.
Felicitémoslos.
Desde las páginas de El Día, Batlle y Ordóñez hizo pedagogía
durante años del concepto de república. Desde Aristóteles en adelante,
la república romana, las repúblicas nacidas en la segunda mitad de la
edad media (Florencia, Venecia, etc.), la revolución francesa, la
revolución americana, todo ello fue relatado parsimoniosamente antaño
por estas páginas.

Desde estas páginas, como se sabe, se bregó siempre por esa idea
republicana. Y se bregará. Por el sistema de ideas que consagra la
libertad misma.
El sistema de garantías y derechos individuales, de separación de
poderes y de distribución del poder, de control del poder, de la
transparencia pública y la rendición de cuentas, de la libertad de
prensa, de la tensión siempre presente al hacerse primar el interés
general por sobre interés particular, la tarea republicana de combatir
los poderes que no emergen del sistema constitucional sino que son
poderes de hecho, los poderes fácticos, de origen corporativo,
económico, o basados en la fuerza.
La mejor versión del republicanismo uruguayo fue desde luego el
republicanismo social del Batllismo al que está atado el republicanismo
que representamos. Porque sabemos, por republicanos, que cuando se
concentra poder en demasía en algún lado de la sociedad, por eso
mismo en otro lado de esa sociedad … se está dejando gente sin poder
ninguno, librada a la vulnerabilidad. Y ello nos rebela.
Es hora de decirles a estos jóvenes que durante su vida les tocará
enfrentar a los enemigos de la idea de república. Enemigos redivivos en
el mundo de hoy y en la región. Al populismo de izquierda que cree,
como se demostró en febrero de 1973, que las garantías republicanas
pueden ser arrasadas por pensamiento de clase. Al populismo de
derecha, que cree que en nombre del orden o del “ser nacional” pueden
vulnerar en un momento dado el orden constitucional, como también se
demostró en aquel mismo momento.
Hoy florecen nuevos populismos de derecha y de izquierda de
manera que no será fácil la tarea de estos jóvenes de hoy. Estos jóvenes
defienden una idea, además, que está en permanente evolución tanto
como evoluciona la sociedad. Defendiendo esa idea de república, y
adaptándola a la sociedad que vivan, los jóvenes que hoy empiezan se
irán convirtiendo, como todo buen republicano, en ingenieros
institucionales.


Con hambre y con gloria.

Cuenta Domingo Arena que, cuando entró a trabajar en el
pequeño diario El Día a fin del siglo XIX, aquello era una empresa
bastante endeble.
Cuando entraba un “aviso”, cuando alguien pagaba algo para
publicar su propaganda en el diario, se autorizaba a los pocos
funcionarios de El Día que con ese dinero fueran a comprar algún
embutido y galleta para comer. La patria y el pregonar de las ideas
siempre se hizo con estrecheces materiales. A salchichón a veces.
Todas las noches al terminar su labor, dice Arena en el mismo
texto, Don Pepe salía de El Día en la ciudad vieja y se iba caminando a
su casa. Lo acompañaba un trecho su amigo el histórico administrador
de El Día, Arturo Santana, muerto tempranamente por pulmonía.
Los domingos, sin embargo, Santana no iba al diario y el joven
Arena se ponía cerca de la salida cuando terminaba la jornada para
poder así acompañar a Batlle. Cuyas ideas sirvió el resto de su vida.
Una noche en esa caminata Arena sintió que Batlle deliraba. Dijo
Batlle a Arena que un día iban a vender 10.000 ejemplares e influir
decisivamente en la opinión del país. A Arena, según cuenta, le pareció
un sueño casi irrealizable.
Pasaron los años y, cumplida su primera presidencia, Batlle estaba
en Europa. Dejó en la Dirección del El Día a los jóvenes Domingo Arena
y a Pedro Manini. Le cupo a Arena enviarle un telegrama a Don Pepe por
esos años. Le decía emocionado que …. habían alcanzado los 10.000
ejemplares.
Cuento estas cosas porque es mi modo de decirle a los muchachos
que arrancan hoy esta lucha que, aunque les toque solo comer
salchichón, si persisten en el sueño del ideal … lo pueden lograr.
Por nosotros y por nuestros adversarios. Por nuestros hijos y por
los hijos de nuestros adversarios.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

8 comentarios

  • RICARDO PACHECO MÈNDEZ

    – TENÌAMOS …CASI 18 AÑOS Y LA MAYORÌA DE EDAD NOS ESPERABA A LA VUELTA DE LA ESQUINA. QUERÌAMOS TRABAJAR EN UN DIARIO…ERA NUESTRA QUIJOTEZCA FORMA DE INICIARNOS EN UN PERIODÌSMO CASI DE PANTALONES CORTOS…
    -HABÌAMOS DIBUJADO PARA EL SUPLEMENTO DE TV DE EL DIARIO `EL DEBATE `, DONDE CONOCIMOS A O`NEIL, UN SECRETARIO DE REDACCIÒN QUE NOS IMPULSABA A SEGUIR ADELANTE CON NUESTRO LÀPIZ. Y TAMBIÈN CONOCIMOS ALLÌ, UNA NOCHE CRUEL DE INVIERNO A DON EDUARDO VICTOR HAEDO, QUIÈN NOS FELICITÒ POR NUESTRAS HISTORIETAS. LEJOS ESTABÀBAMOS DE PENSAR QUE UN DÌA, UN JUEVES OTOÑAL DE TARDE, EL SR. VÌCTOR GUTIÈRREZ SALMADOR, DIRECTOR DEL SUPLEMENTO FAMILIAR DE `EL DÌA `, NOS IBA A PUBLICAR LOS DIBUJOS. ADMIRÀBAMOS AL EXIMIO JOSÈ RIVERA, NOS FASCINÀBAMOS CON SU `JUAN MOREIRA `, UNA HISTORIETA EMBLEMÀTICA…
    _PERO LOS JUEVES, CORRÌAMOS AL QUIOSCO A COMPRAR EL GRAN DIARIO BATLLISTA PARA VER NUESTROS DIBUJOS A COLOR…TAN SOLO UN CHISTE, TAN SOLO UN CUADRITO DE LOS MUCHOS QUE HACÌAMOS…Y LA ALEGRÌA REVOLOTEABA EN NUESTRO SER, POR ESTAR TRABAJANDO ALLÌ…
    -EL TIEMPO PASÒ, SE NOS CORTÒ EL CONTRATO POR RAZONES QUE JAMÀS SUPIMOS…A LOS AÑOS, ESE ROTATIVO QUE TENÌA UNA SIRENA PENETRANTE SOBRE LA AV. 18 DE JULIO PARA HACERSE OIR ANTE EVENTOS DE GRAN ENVERGADURA, DEJO DE VOLCAR TINTA SOBRE EL PAPEL Y HOY, EL EDIFICIO DONDE SE PASEARON ENORMES PERSONALIDADES POLÌTICAS , FILOSÒFICAS Y CIUDADANOS DE LEY…ES UN SITIO DE APUESTAS VARIAS Y CARRERAS DE CABALLOS…-
    – APRENDIMOS A LEER CON LOS SUPLEMENTOS DOMINICALES, DONDE `TARZÀN `OCUPABA LA PENÙLTIMA PÀGINA, EL `FAMILIAR` O LOS DEPORTIVOS…Y CRECIMOS PARA LLEGAR HOY A 75 AÑOS SABIENDO DE QUE TUVIMOS EL HONOR DE ENTRAR EN LA CASA DEL ROTATIVO INSIGNIA DEL PERIODISMO URUGUAYO, FUNDADO POR UNOS DE LOS ESTADISTAS MÀS GRANDES DEL MUNDO ENTERO…
    – ES UN ÈPOCA DIFÌCIL PARA EL PERIODISMO. LA ERA DIGITAL HA MATADO EL PAPEL Y LA TINTA…PERO , COMO SE APRECIA EN UDS., EL ALMA SIGUE, EL CORAZÒN LATE Y SIGUE ESTANDO ESTE BALUARTE PERIODÌSTICO DE PIE, EN LUCHA Y SEMBRANDO LAS IDEAS PARA REGOCIJO DE TODOS….RICARDO PACHECO MÈNDEZ .

    Responder
    • graciela
      graciela

      Este relato mi hizo viajar en el tiempo…De niña visité algunas veces la sede de EL DÍA en la esquina de 18 y quien me llevaba de la mano era un tío que escribía sobre Maroñas…Juan Carlos Moratorio -Coco- que era periodista de ese periódico…
      Gracias por estas memorias.

      Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *