El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Articular: Como conversar con quienes piensan distinto

Compartí este artículo con tus amigos

El otro día estaba leyendo una frase de Adolfo Garcé que me hizo mucho sentido, él decía que si admiramos y queremos solamente a los que piensan como nosotros no hacemos más que, como Narciso, admirarnos y que querernos a nosotros mismos. Estoy  transitando el camino de mi certificación como Coach Ontológico y cada vez más me planteo el tema de la Articulación y como sentarnos a conversar con quienes no piensan como nosotros. Acercarnos a las minorías requiere de una gran capacidad articuladora entendiendo por ARTICULACION algo más que juntar lo distinto, seria algo como construir el espacio de un NOSOTROS más amplio dando lugar al otro y legitimando lo que dice y como lo dice.

Sabemos que un liderazgo que aspire a construir un mundo más integrador y sustentable tiene que tener muy presente las conversaciones de articulación ya que todos los actores sociales estamos entrelazados, los temas que nos ocupan son cada vez más dispares pero que todo converge en los espacios de encuentro que debemos darnos. Es sabido que aprendemos con otros, que el conocimiento se multiplica cuando lo compartimos con otros y cuando nuestras acciones replican en el bienestar de nuestra comunidad. Es sabido que la gente más feliz es la que más da, la que es más útil a la sociedad donde vive. La concepción de liderazgo está cambiando, ese guiar, dirigir que por lo general es atribuido a una sola persona está dejando paso a un movilizador, a alguien que tiene una mirada más humilde como es el articulador. Un articulador confía en el poder que tienen los seres humanos cuando se juntan, cuando surgen las personas sobre los roles y prevalece el espíritu humano a pesar de las diferencias.

Es así que llegamos a las funciones que debe cumplir un articulador, primero debe convocar a aquellas personas que tengan el poder de influir en sus comunidades, que tengan interés en cambiar sus realidades y que quizás nunca se han sentado a conversar por un montón de juicios pre existentes. En segundo lugar un articulador debe facilitar el encuentro siendo una persona creíble e inspirando a sus pares, haciendo y propiciando que aparezcan los seres humanos, despertar el sentido de pertenencia (que tantas veces es ajeno en muchas localidades del interior de nuestro país), propiciar que surjan las emociones, tanto las personales como las grupales. Debe además establecer reglas y principios para llevar adelante su tarea donde quede claro el respeto por la diversidad. En cuarto lugar debe construir un NOSOTROS, aquellos que nunca nos hubiéramos sentado a dialogar pero aspiramos a un mundo mejor, más justo y humano. Debe además encontrar acuerdos iniciales, defender los valores que representan al grupo y comunicar el avance que están teniendo esas personas que nunca se hubieran sentado a conversar.

En resumen no debemos temer a lo diferente, todos nosotros tenemos el poder de cambiar nuestra narrativa de lo diferente, no hablemos de diversidad porque hay que hablar de diversidad sino porque la diversidad es nuestra realidad de todos los días, es la esencia de la especie humana.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *