El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

«… a los diferentes gobiernos no les ha importado el Correo…»

Compartí este artículo con tus amigos

Entrevistamos a Marcelo Giménez (presidente) y a Juan Acevedo (secretario) de la Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay.

1 – Contanos ¿qué es AFPU y cuál es su historia?

AFPU es la Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay, uno de los sindicatos públicos más antiguos del país, sino el más. AFPU integra nuestra Convención, el Pit-Cnt, y formó parte de COFE hasta el año 95, cuando el Correo deja de ser Administración Central y pasa a ser
empresa pública. Ahí, al dejar COFE, pasamos además de integrar directamente el PIT-CNT, a integrar también la Mesa de Entes. Con una rica historia de lucha y compromiso, nuestro sindicato supo enfrentar recortes, represión, intentos de privatización, flexibilización laboral, siempre en unidad y lucha, con dignidad y compromiso. El sindicato del Correo, con 96 años de lucha, defendiendo a las y los compañeros postales en todo el país, tiene una tradición de lucha, de ser un sindicato duro, independiente, de acción concreta por sobre todo; de apoyarse fundamentalmente en la movilización, con un extraordinario despliegue militante de
sus afiliados. Para nosotros, valga la subjetividad, un sindicato con mística.

2- ¿Cuántos funcionarios tiene el Correo Uruguayo y cómo están distribuidos?

En el Correo trabajan 1800 funcionarios aproximadamente; más compañeros con vínculo tercerizado, más becas y cupos de planes sociales; que sumarán unos 300 más. Los funcionarios se distribuyen por todo el país, en grupos ocupacionales, siendo el grupo de carteros el más numeroso, prácticamente un tercio, así como los y las compañeras
ventanilleras, segundo grupo más grande, con cerca de 300. Otros grupos: operativos, supervisores, también afiliados al sindicato, administrativos y de apoyo en la tarea postal.

3- ¿Cuántos afiliados tiene AFPU?

1400 compañeras y compañeros afiliados al sindicato, aproximadamente, en todo el país.

4- ¿Cómo fue la gestión que hizo el sindicato y la labor qué realizaron los funcionarios mediante empresa en la pandemia?

Desde AFPU, y en esta situación de pandemia, se ha buscado colaborar en las distintas formas de cuidar la salud, el control en la exposición y riesgos de contagio, en el reclamo sistemático de que estén al alcance de todos los diferentes elementos de higiene y protección, en la necesidad de que se apliquen regímenes de trabajo alternativos que cuiden la no
aglomeración o exposición al contagio. Si bien algunos reclamos fueron escuchados y tenidos en cuenta, otros no fueron atendidos por la empresa. Vale decir también que, al inicio de la pandemia, los postales no escapamos al nerviosismo general e incertidumbre alimentados
desde los medios. En ese sentido, creo que también desde el sindicato se procuró respaldar desde lo emocional ante distintas problemáticas vinculadas a la pandemia que iban surgiendo, y que quizás hoy, a la distancia, no parezcan de vida o muerte. Pero meses atrás, generaban
preocupación en los compañeros. Allí también se estuvo. Por último, recordar que el sindicato planteó a la empresa la posibilidad de distribuir medicamentos a quienes lo necesitaran, cosa que fue bien recibida y que finalmente se concretó, siendo una enorme experiencia. Agregar
que los funcionarios no percibimos ningún incentivo por estos envíos, como sucede con el resto.

5- ¿Cuáles creen ustedes son los principales problemas que tiene la ANC?

El mayor problema que tiene el Correo uruguayo, es la falta de decisiones políticas para que esta empresa pública tenga los recursos genuinos necesarios para la tarea. La falta de criterio para un crecimiento sostenido comercial, tanto en las oportunidades de trabajo y servicios con
clientes públicos y privados. En la empresa pública con mayor competencia, y con posibilidades claras de crecimiento dentro del mercado postal, es totalmente ilógico que se apliquen restricciones presupuestales en el ingreso de personal, en la carrera funcional, en inversión. La falta de voluntad política hace que se pierdan puestos de trabajo y enormes oportunidades de crecimiento. La asfixia presupuestal que sufre el Correo hace 20 años, hace que importantes negocios que podrían dar ganancia no puedan absorberse. Esto genera bajos ingresos comerciales, los que vuelven a reproducir las restricciones de inversión, en un círculo perverso.
El Correo es un enorme negocio, sino no habría tanto privado que se dedica a esto. Lamentablemente desde el poder político esto no se ve.

6- ¿Cuáles son las principales reivindicaciones que arrastra y tiene para este 2021 AFPU?

Para dar una respuesta concreta, podríamos resumirlo en tres reivindicaciones centrales: ingreso de personal, presupuestación de los compañeros contratados hace años y corrimientos de grado. Vale decir que sobre estos temas hay compromisos de la empresa que desde hace
tiempo no se cumplen y sabemos que vamos a tener que pelear por eso.

7- En la historia ¿está mal pensar que los presidentes, directorios que llegan al Correo, vienen sin ninguna intención de hacer crecer a la empresa, sino que vienen a hacer carrera política, cobrar el sueldo y no complicarse mucho en la gestión?

Podríamos hacer un libro, pero es una síntesis valida sí. Después, ha habido directores o directorios con los que hubo un relacionamiento peor o mejor, pero ninguno en muchos años trajo una idea de qué hacer, cómo hacerlo en los hechos y mucho menos, lo que creo es determinante, respaldo político desde el gobierno central. Por algo, a los directores del Correo no los conoce nadie, en general no tienen trayectoria alguna y después de irse, salvo excepciones, desaparecen de la gestión pública.

8- ¿Por qué piensan qué pasa esto con las autoridades?

Porque a los diferentes gobiernos no les ha importado el Correo en lo más mínimo. La única línea que han bajado es que el déficit sea el menor y que el sindicato no complique mucho con conflictos. La responsabilidad es del poder político que designa y que no controla nada.
Después, entonces, sale cualquier atrevido a decir que hay que cerrar el Correo por el déficit, sin saber que los correos en todo el mundo dan déficit, sin saber tampoco el porqué de ese déficit. Y ante eso, se sigue pateando la pelota para adelante. Porque hay una enorme irresponsabilidad del poder político, hay desidia. Porque si el ejecutivo o los legisladores están
preocupados por el déficit, tampoco hacen nada para solucionarlo. Hemos desfilado decenas de veces por el Parlamento y da vergüenza ajena el desconocimiento de los legisladores y el desinterés total. No ven el potencial que el Correo tiene. Te dicen que el problema del Correo
es que la gente no escribe cartas y que hay mails….si eso te plantean los legisladores que podemos esperar…

9- ¿Esperaban una mejor gestión y relacionamiento con el sindicato en los Directorios de los gobiernos del Frente Amplio por ser de izquierda?

Creo que lo que esperamos era una persona idónea, que hiciera una buena gestión del Correo, que no cayera en falsas promesas a los trabajadores postales. Tuvimos en la última gestión una presidenta que incumplió con la palabra que le dio a los trabajadores, que le mintió a su vez a sus jerarcas e hizo una pésima gestión de la ANC. De cualquier manera, esto no es un tema de partido político, es un tema de visión política. Nosotros somos las única empresa que llega a todos los rincones del país, cumplimos con servicios prioritarios para la población, hoy en plena pandemia llevamos medicamentos de forma gratuita, por ejemplo. Necesitamos tan solo más personal para poder cumplir con todos los servicios de forma adecuada, en los tiempos y forma que la población lo requiere y, para ello, necesitamos que se gestione bien. Pero no que se gestione con recortes sino con presupuesto bien invertido. Se pueden marcar diferencias y semejanzas entre los últimos dos gobiernos colorados y los del Frente que los sucedieron. Te puedo decir que los acomodos groseros y la utilización descarada que se hizo del Correo para beneficio durante los gobiernos colorados, eso no pasó con los gobiernos de izquierda.
Tampoco pasó que el correo, por ejemplo, no tuviese para pagar los sueldos o aguinaldos como pasó también en los gobiernos colorados; eso digamos que se regularizó. Ahora bien, durante los gobiernos del Frente, siguieron en los mandos gerenciales exactamente los mismos que en los gobiernos colorados, con los mismos pésimos resultados en la gestión ya que los
gobiernos del FA no trajeron ningún proyecto serio, ni directores capaces, y dejaron los mismos en la gestión. También se dieron acomodos “de poca monta” si se quiere, no comparables a los del último gobierno de Batlle, pero dolorosos para los que nos sentimos de izquierda. Pero también hicieron la “plancha”.

10- ¿Cómo fue la relación en este año qué pasó con el Directorio de la empresa y cómo lo ven de cara al futuro?

No digo nada nuevo si digo que fue un año “especial”. Más allá de eso, había expectativas de todo tipo respecto de qué iría a hacer el nuevo gobierno y, en especial, un Directorio presidido por un coronel de Cabildo. Única empresa pública el Correo, presidida por un militar… El relacionamiento en sí no podemos decir que fue malo, se habló, se negoció alguna cosa. Pero
es difícil cuando el que manda no tiene idea de a dónde se mete, no tiene ningún plan para desarrollar en serio. Por otro lado, mantiene a su alrededor a los mismos mandos gerenciales que fracasaron en los gobiernos colorados, siguieron con el FA fracasando y ahora
insólitamente siguen atornillados y, tampoco, tiene mucha chance de traer gente de afuera porque eso sería el principio del fin. A veces comentamos mitad en broma y mitad en serio, que la principal habilidad del Directorio es saber quién le miente menos…. Sumemos a esto, que este gobierno viene a profundizar salvajemente los recortes iniciados en 2015, por lo que
se reduce enormemente el margen de acción. Por último, vale decir que al Directorio no le gusta nada asumir errores públicamente y actúa a veces con actitud de fanático religioso, defendiendo posiciones indefendibles.

11- ¿Cómo fue el proceso de la planta única de Pando, cuánto tiempo demoraron las negociaciones y por qué creen que se demoró tanto la mudanza?

Quizás este haya sido el proceso de negociación más claro del período. Fue tremendamente complejo por la sencilla razón de que nadie se va, así como así, de trabajar en Ciudad Vieja, a las cercanías de Pando, a un lugar donde no pasan líneas de ómnibus y donde llegar aún con transporte del correo, insume más de dos horas por jornada. Pero más allá de esto, hay que remarcar que la planta recién estuvo pronta para habitar en los últimos meses. De hecho, cuando se acordaron los términos de la mudanza hubo que comprometer a la empresa a que se iban a hacer ciertos acondicionamientos que aún no estaban. Entonces acá, nuevamente la
mentira y la manija que se dio con que “esto hacía años que estaba pronto y los funcionarios de puro mimosos que son no se habían querido ir”… Eso de ninguna forma fue así. La Planta no estaba lista. Eso se puede comprobar fácilmente.

12- ¿Cuánta fue la inversión que se hizo en esta planta única y cómo se adaptaron los funcionarios?

La información oficial es que se gastaron unos 12 millones de dólares. Vale decir que, desde el primer día, el sindicato discrepó con una planta en ese lugar y argumentó sobradamente ante el Poder Ejecutivo e incluso a nivel parlamentario; pero por supuesto que a ningún legislador le interesó dedicar 5 minutos de su tiempo a profundizar el tema. En cuanto a la adaptación, bastante bien dentro de todo. Pero hay que tener en cuenta lo que decíamos, no es solo lo lejos, que es bastante, sino que estás aislado de todo ahí.

13- ¿Por qué se perdió la distribución de Mercadolibre en exclusividad?

Nosotros decimos que esa fue, junto con la Red de cobros y la distribución de facturas, el otro tren que Correo increíblemente deja pasar. Ahí lo que sucedió fue que nos metimos a agarrar un cliente como ML sin tener la infraestructura mínima para eso y en el medio de un cambio de matriz de transporte que fue muy malo. Vale decir que el sindicato reiteró, infinidad de veces, que esto iba a pasar porque solo un necio no lo veía. Pero ahí las pujas internas llevaron a que se siguiera adelante a pesar de que iba a ser imposible. Dijimos que la matriz en esas condiciones no podía operar y que debían hacerse cambios; dijimos que no se les iba a poder cumplir a los clientes. Cuando se intentaron hacer los cambios, fue tarde. De hecho, hoy día si preguntás a los mandos por qué fracasó, si se animaran a contestar, te van a decir cosas distintas, echándole cada uno la culpa al otro. Lo que te puedo decir, que un fracaso de esas dimensiones en cualquier empresa del mundo termina con uno o varios gerentes afuera. Eso no lo discute nadie. Acá siguen todos firmes en la gestión y asesoramiento del nuevo
Directorio. Y así nos va.

14- ¿Por qué creen que la empresa no crece más en la logística (paquetería)?

La respuesta es la de la pregunta anterior básicamente. Acentuado esto ahora por la falta de personal. El círculo perverso que nos mantiene “enanos” en la logística y que a veces nos hace sospechar si algunas cosas no se hacen a propósito… El negocio de la logística es millonario y
hay muchos intereses…

15- ¿Qué reivindica la corriente que acompaña a AFPU en el ejecutivo del PIT-CNT?

Nosotros integramos dentro del PIT-CNT una tercera corriente que se conoce como “Coordinación de Sindicatos”. Es mucho lo que habría para decir acá, pero en resumen nuestro postulado principal es la independencia de clase. Independencia al decir, pero fundamentalmente al actuar. No implica esto que dé lo mismo quien gobierne, porque lo que pase en el país repercute directamente sobre la clase trabajadora. Pero no es aceptable silenciar una crítica porque tengo una afinidad con este gobierno o porque ha sido mejor que otro en tal o cual cosa.

16-¿Qué es lo principal que se quiere sacar de la LUC?

En realidad nuestro sindicato junto con los sindicatos que integran la “Coordinación”, defendimos con todas nuestras fuerzas la necesidad de ir por la derogación de toda la LUC. Por contenido sí, pero fundamentalmente por la forma en que se procesó y porque intenta a nuestro juicio saldar una serie de debates por la vía del aplastamiento. Pero lo cierto es que
nuestra posición perdió a la interna del PIT por lo que, oficialmente, AFPU está recolectando firmas por los 135 artículos a derogar, más allá de que cualquier compañero pueda hacerlo por la derogación total. Dentro de esos 135 artículos hay algunos vinculados a la “seguridad”, por ejemplo, que a nuestro juicio lejos de solucionar nada, vulneran derechos de las personas y generan un marco subjetivo de que todo vale, donde los excesos represivos serían el precio a pagar. Por otro lado, está el capítulo de educación que introduce modificaciones de fondo en la estructura de la educación pública o se intenta reglamentar el derecho de huelga de manera de coartar algo que ha sido sagrado en nuestro país. Lo cierto es que de toda la norma no hay nada prácticamente que haya sido urgente y nada positivo que haya generado a seis meses ya de su aprobación. También es cierto que no va a ser tarea fácil llegar a las firmas porque no es fácil explicar en pocas palabras algo que refiere a 135 artículos.

17- ¿Creen que el trabajo y la defensa de los trabajadores que hizo el PIT-CNT en los gobiernos frenteamplistas fueron iguales que en anteriores gobiernos?

Desde mi punto de vista, no fue lo mismo para los trabajadores públicos que para los privados.
Por supuesto que también a la interna de estos dos grandes grupos existieron también enormes diferencias en cómo les fue “en la feria”, en los gobiernos progresistas. Quizás hubo sectores de la actividad privada que modificaron considerablemente sus salarios, sus condiciones laborales. Al país quizás le fue mejor también. Los trabajadores públicos, sin embargo, tuvimos importantes diferencias con los gobiernos del FA, y no me refiero
principalmente a lo salarial. Y quizás ante esto el acto reflejo del PIT CNT como organización, fue amortiguar la crítica, relativizar la demanda de los trabajadores. De hecho, algunos compañeros lo planteaban directamente al decir que había que cuidar a “nuestro gobierno”. Sin embargo, en muchos organismos fue muy complicado el relacionamiento con autoridades
puestas y sostenidas por el gobierno del FA. En el Correo sin ir más lejos. Y ante esto no es posible callarse o amortiguar la crítica. Esto para nosotros es la esencia de la independencia de clase. Pero también hay que recordar que el PIT-CNT es la conjunción de decenas de sindicatos que resuelven en el error o el acierto. Digo esto en parte porque hay que hacerse cargo. Acá
los dirigentes principales del PIT-CNT nos pueden gustar más o menos y las decisiones que toma la Convención lo mismo, pero sepamos que alguien puso ahí y sostiene a esos dirigentes; y alguien aprueba mesa tras mesa sus resoluciones. Todo legítimo. En otro nivel, tenemos queridísimos compañeros que, en una actitud poco comprensible, sostenían posiciones
radicalizadas contra los mandos gerenciales del Correo, sus directores frenteamplistas o hasta el propio MEF, pero en forma simultánea sostenían una defensa férrea del gobierno como si se tratase de universos distintos. Algunos, hoy día, entienden incluso que no debió mantenerse un conflicto en período de elecciones para no dañar al gobierno… Desde luego que no
comparto esto, aunque respeto la posición y la respetaría aún más si esa afirmación se hiciese de manera pública y en los ámbitos correspondientes. Lo mismo aplica al PIT.

18- ¿Qué esperan del Gobierno de la Coalición Multicolor en estos 5 años respecto al Correo Uruguayo?

Lo que nos gustaría que pasara es que haya una buena gestión, con ingreso de personal para poder llegar a cada rincón del país, como lo venimos haciendo todos los días, pero en mejores condiciones. Pero lamentablemente a casi un año podemos decir que expectativas positivas
casi que no tenemos ya. Vemos que el gobierno ha aplicado un ajuste salvaje sobre los salarios, que va a profundizar los recortes en las empresas públicas, que en nuestro caso no hay ningún plan para el correo. Por suerte, quizás. Porque a este gobierno tampoco le importa un rábano este organismo. Entonces la expectativa hoy pasa por ver hasta dónde el gobierno logra aplicar el ajuste. Lo que no es expectativa, porque damos ya por descontado, que los postales vamos a dar pelea.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Daniel
    Daniel

    Es una pena que el «periodista»(deportivo) dirigio la entrevista hacia la critica a los directorios frentistas y no al actual directorio donde dejaron vecarios sin trabajo. Tambien olvido preguntar por la inseguridad que sufren los carteros como los robos a mano armada y las mordidas graves que sufren por los perros. Lamentable la entrevista.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *