El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

La pandemia pornográfica

Compartí este artículo con tus amigos

El humano posee hoy en día la mayor abundancia y accesibilidad a bienes y servicios jamás antes vista, a través del celular o la computadora se pueden encontrar diversas formas de entretenimiento, comedia, streamings, y también, la más conocida de todas, la pornografía.

Este artículo presenta argumentos en contra de este medio de entretenimiento, los cuales surgen de investigaciones científicas y también desde una opinión personal sustentada en gran parte por estos estudios.

Sin lugar a dudas la pornografía en las últimas décadas ha sido un mercado que ha crecido exponencialmente entre productores profesionales y amateurs, llegando a representar en las búsquedas del internet un total del 25%, pero muchos dirían que la pornografía como cualquier otra forma de entretenimiento es completamente sana para el consumidor como para quien se graba en frente de la cámara, sin embargo, este tipo de contenido posee varias desventajas y altera tanto el cerebro de la persona como sus relaciones sexuales y personales.

Efectos en el cerebro

La pornografía funciona como una droga, el estímulo de placer que causa en la persona la incita a repetir la acción de visualizar pornografía repetidamente, lo que genera una adicción de tipo natural, una que como cualquier otra genera una tolerancia e incluso si se deja de consumir la abstinencia. La aseveración de que funciona como una droga no es menor, dado que según el Dr.Eric Nestler en el 2005 afirma que toda adicción ocurre cuando los sistemas cerebrales relacionados con las recompensas y el placer se encuentran alterados debido a estímulos externos como las drogas o también a través de procesos naturales como lo es el sexo o el abuso de comida.

 Aunque el hecho de mirar pornografía sea algo “natural”, el abuso de un comportamiento como el comer o el sexo, han demostrado consecuencias similares en el cerebro, como lo es la pérdida de masa cerebral en los lóbulos frontales las cuales están asociados con el control de las acciones de una persona, una consecuencia que también se presenta en estudios cerebrales centrados en las drogas como la cocaína y la heroína.

También es importante resaltar los efectos que la pornografía desencadena en la neuroplasticidad, donde se ha mostrado que la reacción del cerebro hacia el estímulo de la experiencia sexual genera alteraciones en neuronas espinosas, las cuales responden a los estímulos relacionados con emociones y recompensas. Otro estudio señaló que el aumento excesivo de la proteína delta-FosB, la cual habilita los “antojos” genera un trastorno de hipersexualidad que quien lo padece usa de manera compulsiva la pornografía. 1

Las relaciones sexuales y afectivas

Varios estudios se han llevado a cabo para analizar el comportamiento de quienes consumen pornografía regularmente, se observa cómo se relacionan con sus parejas y como sus gustos se ven alterados por el mal uso de este tipo de entretenimiento.

Existen análisis que confirman la teoría de que hay una relación entre el exceso de pornografía en hombres y una actitud que alienta comportamientos agresivos hacia las mujeres, aquellos que presentaban este comportamiento fueron los que vieron pornografía que presentaba elementos más violentos, aunque ambas tuvieron este efecto en mayor o menor medida.2

Otros estudios también demuestran que la pornografía moldea nuestro comportamiento y los gustos personales, quien la consume percibe a su pareja de distinta manera, menos atractiva, además de que también el rendimiento sexual se ve afectado, pues el tipo de porno puede tener efectos positivos o negativos, el porno orientado y hecho por hombres está negativamente asociado con la calidad sexual de ambos sexos, mientras que aquella que está orientada hacia las mujeres muestran un efecto positivo en la performance femenina.3

Autoestima y superación personal

La pornografía muestra muchos rasgos genitales y corporales exaltados, de grandes tamaños y formas aparentemente perfectas. Tanto hombres como mujeres se encuentran hoy día acomplejados debido a que no poseen los atributos que los actores tienen en cámara, generando un deterioro e inseguridades antes, durante y post las relaciones sexuales.

Esto no es solo por las apariencias, también se ve plasmada en como la persona debería de actuar con su pareja, que incluso si es copiada de la película puede ser violenta o incómoda.

La pornografía carece de responsabilidad, quien la consume puede acceder al placer de ver una relación sexual sin tener que relacionarse con nadie, sin compromiso ni esfuerzo. Esto, aunque es conveniente también tiene un lado negativo, ya que el placer y los desnudos al estar tan disponibles no alientan a la persona a buscar una pareja ni cambiar su apariencia o forma de ser para intimar con alguien, e incluso si puede tener una la rechaza por el miedo causado por las inseguridades mencionadas anteriormente.

Este tipo de entretenimiento no solo presenta en su industria contenidos violentos en cámara y en las relaciones laborales, sino que también en sus propios consumidores y clientes desencadena efectos negativos. Como otras adicciones muchos seguirán sin querer ver la realidad de quienes han sido explotados por esta industria y menos la suya propia, donde se perpetúa un intercambio por el placer que a la larga perjudica a clientes y empleados.

Fuentes:

1.      Pornography addiction: A neuroscience perspective. Donald L. Hilton. Jr and Clark Watts.

2.      Molecular basis of long-term plasticity underlying addiction. E J Nestler.

3.      Pornography and attitudes supporting violence against women: revisiting the relationship in nonexperimental studies. Gert Martin Hald, Neil M. Malamuth, Carlin Yuen.

4.      Associations between young adults’ use of sexually explicit materials and their sexual preferences, behaviors, and satisfaction. Elizabeth M Morgan.

5.      Pornography use: who uses it and how it is associated with couple outcomes. Franklin O Poulsen, Dean M Busby, Adam M Galovan.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *